Mi espada, mi conjuro.
La puerta. Magia.
La mazmorra. Un troll.
Nos gusta la fantasía

"Sabe, oh príncipe, que entre los años en que los océanos anegaron Atlantis y las resplandecientes ciudades [...] hubo una edad no sonada en la que brillantes reinos ocuparon la tierra como el manto azul entre las estrellas."

LA

en la tinta

Mi espada, mi conjuro. La puerta, magia, Igni. La mazmorra,
un troll. El mundo. Nos gusta la fantasía.


- La fantasía es la poción mágica de la literatura -

Síguenos

Por Crom y los Siete, bús-
canos en las redes sociales y
evitaremos el Sueño Eterno.

¿Dónde están ahora el caballo y el caballero? ¿Dónde está el cuerno que sonaba? ¿Dónde están el yelmo y la coraza, y los luminosos cabellos flotantes? ¿Dónde están la mano en las cuerdas del arpa y el fuego rojo encendido? ¿Dónde están la primavera y la cosecha y la espiga alta que crece? Han pasado como lluvia en la montaña, como un viento en el prado; los días han descendido en el oeste en la sombra de detrás de las colinas. ¿Quién recogerá el humo de la ardiente madera muerta, o verá los años fugitivos que vuelven del mar?

El Señor de los Anillos

Últimas lecturas

Un destacado

Otro destacado

Esta es nuestra
Definición

de fantasía

Dícese de tener la espa-
da a mano
y el hechizo aprendido, abrir la puer-
ta a ganzúa, recorrer las mazmorras, enfrentarse al troll, al gnoll y al conjurador de la torre. Encontrar la biblioteca del nigromante y aprender sus antiguos y preciados conjuros escritos en lengua dracónica.
Explorar un universo imaginario...
o quizá no.

#arte Jakub Rebelka

#arte de JAKUB REBELKA

No te pierdas

Literatura

The Banner Saga 3
en Kickstarter

Stoic ha iniciado la campaña de mecenazgo para sacar adelante la conclusión de su trilogía de fantasía vikinga.

Cine

La fantasía africana de Marlon James

Será una trilogía de fantasía inspirada en los antiguos mitos y leyendas africanos.

Echa un ojo a nuestra sección
de noticias para estar al día.

También
en Twitter

Mi espada, mi conjuro. La puerta, magia, Igni. La mazmorra, un troll. El mundo. Nos gusta la fantasía en todas sus formas.

6 may. 2013

Reseña: «Los caballos celestiales», de Guy Gavriel Kay

Compartir


» Guy Gavriel Kay resume de manera 
impactante toda la dinastía Tang



Hace unas cuantas semanas, terminé de leer Los caballos celestiales, uno de los primeros títulos publicados por la colección Literatura Fantástica RBA en septiembre del año pasado. La razón de que no haya hecho la reseña hasta hoy se debe a que quizás me cueste más trabajo hablar sobre un libro que no me ha entusiasmado mucho que no sobre otro que sí lo haya hecho. No obstante, dejadme explicaros esto, pues no quiero adelantaros acontecimientos.

"El protagonista de nuestra historia es Shen Tai, hijo del general Shen Gao, un verdadero héroe de guerra"
Todos sabréis que la trilogía de fantasía épica "El tapiz de Fionavar" lanzó al estrellato la carrera de Guy Gavriel Kay como escritor. Posteriormente escribió otra novela, ésta autoconclusiva, titulada Tigana, sobre la cual hay muchas personas que la consideran entre las mejores obras de fantasía jamás escritas. En este espacio hemos reseñado la obra, por lo que quien tenga curiosidad le animo a que entre en este enlace y la lea. Lo sorprendente de su evolución como autor es que no prosiguió en la línea de la fantasía pura y dura, sino que se decidió por evolucionar dentro de un subgénero de la fantasía como tal llamado fantasía histórica. Tras haber acudido a algunos certámenes de novela histórica y tras haber leído bastantes cosas de fantasía propiamente dichas, me he planteado cuáles podrían ser las diferencias entre los libros de Guy Gavriel Kay o los de otros autores que toman también la historia como un referente para llevar a cabo sus tramas. Para los que os guste la novela histórica, tendréis que asumir que el autor toma como referencia un determinado periodo histórico y a ciertos personajes, pero a los que luego cambiará el nombre y tratará de adaptar de la mejor forma posible a los acontecimientos para poderos explicar, como ha sido en este caso, el final de la Novena Dinastía, la Dinastía Tang y cómo dio lugar a un nuevo periodo histórico llamado Las Cinco Dinastías y los Diez Reinos.

Evidentemente, Kay se plantearía en su momento qué podría ser mejor, hacer una novela histórica seria, con los nombres de los protagonistas tal y como fueron en realidad, dedicándose a realizar una ardua labor de investigación para hacer coincidir las ciudades y algunas villas con sus localizaciones actuales, para quizás llenar todo el libro de notas a pie de página y una bibliografía interminable al final, o directamente utilizar los datos históricos como un pretexto para narrar una buena aventura. Según he podido comprobar, decidió escoger la segunda opción, para mi gusto la que mejor podría haber escogido, ya que enfrentarse a una carga de documentación tan intensa como la que pudo tener la Dinastía Tang –a la cual se le ha otorgado el privilegio de abanderar una época dorada para el comercio, la literatura y el arte–, podría haber sido realmente inabarcable. Si aún no tenéis una idea aproximada de qué es lo que supuso este periodo para el mundo en general, fijaros en que hasta el cine se ha hecho eco de esta época con películas como La casa de las dagas voladoras o La maldición de la flor dorada.


Antes de empezar a comentaros más cosas sobre el argumento de Los caballos celestiales, permitidme que os revele un dato que puede tener mucha relevancia a medida que vayáis leyendo el libro. El título original es Under Heaven, lo que viene a ser "Bajo el Cielo". Es cierto que en español el nombre habría quedado un poco raro, pero creo que aún así habría sido mejor que el que se ha elegido, ya que a lo largo de toda la historia no veremos que los llamados "caballos celestiales" tengan una especial relevancia, por lo que este nombre nos puede llevar a error. No obstante, el título en inglés sí que nos hace mención a algo que saldrá de forma recurrente en el libro, que nos resumirá de forma realmente impactante toda la Dinastía Tang y que además hará hincapié en la nobleza y la aristocracia en general. "Bajo el cielo" es como se denomina a la familia imperial y a todos los que orbitan en su entorno. Es por lo tanto una descripción mucho más precisa de los acontecimientos que iremos descubriendo a medida que avancemos en la lectura.

"Animales que alcanzarían el rango de místicos dentro de la mitología china por su resistencia y sus aptitudes, han sido retratados incluso en grandes excavaciones de la época Tang"
El protagonista de nuestra historia es Shen Tai, hijo del general Shen Gao, un verdadero héroe de guerra. A la muerte de éste, cada uno de los hijos del general correrá una suerte distinta, formando así los hilos conductores de tres tramas diferenciadas que poder seguir a lo largo de la narración. Hundido por la pena y agobiado por las obligaciones tan estrictas de la gran ciudad, Tai decide pasar su duelo en el valle de Kuala Nor, un lugar en el que los muertos yacen insepultos con sus huesos brillando bajo el sol. Pese a que todos los que le conocieran pudieran pensar que cada vez que enterraba a uno de esos huesos sin nombre enterraba a su padre, no sabían que por las noches los muertos que aún no habían sido atendidos por el hijo del general gemían su pena a los cuatro vientos clamando por descansar finalmente bajo tierra. Como recompensa, la Emperatriz decidirá hacerle un verdadero regalo: doscientos cincuenta caballos de la lejana Sardia, a cobrar por él en persona por su labor a la hora de darle sepultura a tantas almas en pena, ya fueran del enemigo o de su propia patria.


Inicialmente todo parece ir bien, hasta que todos los poderes activos en el imperio Kitan –que es como se llama al imperio poseído por la Novena Dinastía– desean hacerse con los caballos para distintas maniobras políticas. Estos, verdaderos animales que alcanzarían el rango de místicos dentro de la mitología china por su resistencia y sus aptitudes, han sido retratados incluso en grandes excavaciones de la época Tang, por lo que os podréis hacer una idea del lío en el que meten a nuestro personaje. Un estudiante para los exámenes de mandarín realmente pésimo, un soldado que únicamente dirigió una vez a un pelotón en una ocasión y de cuya experiencia no resultó nada contento consigo mismo y un estudiante de la Montaña del Tambor de Piedra al que expulsaron porque tenía problemas para seguir las normas.Como podréis comprobar, nuestro protagonista no es un "héroe" típico, como el que podríamos encontrar en otras novelas de un corte un tanto más clásico, por lo que quizás personalmente esperaba que el libro fuese algo más parecido a El reino prohibido, no una descripción tan fidedigna del final del periodo de los Tang.

Para mi gusto quizás le falte algo a Los caballos celestiales, ya que considero que tiene un final un tanto precipitado. Es posible que Guy Gavriel Kay estuviese presionado por la entrega de la obra o quizás lo que le ocurrió es que no supo cómo encajar los destinos de nuestros tres protagonistas en el comienzo de Las Cinco Dinastías y Los Diez Reinos, como en el caso de nuestro querido An Li "Roshan", al que considero que le da un corte bastante brusco en cuanto a su trama se refiere. No creo que se deba de dar a entender al lector que un personaje es de "x" manera y que de repente, le cambies completamente su rol de la forma más absurda, en mi opinión. El caso es que a mi particularmente me pareció entretenida, pero quizás me habría esperado que el tema fantástico, encarnado por el personaje de Meshag, la manada de lobos que le sigue, la magia de los chamanes, las mujeres zorro, los cisnes espías y los mismos muertos de Kuala Nor, no abarcase quizás doscientas páginas en total de las seiscientas y pico que tiene el libro. Al igual que las intrigas palaciegas, en las cuales creo que el autor se ha confiado mucho en su recreacionismo, ya que considero que una dinastía tan poderosa y a la vez tan corrupta como la Tang, no habría urdido traiciones tan evidentes como las que aparecen en la historia. Quizás les falte un poco de picardía a algunos personajes y otros es posible que si desapareciesen el lector no llegaría a notar su ausencia por la falta de atención que tiene el autor con ellos. Los grandes damnificados en mi opinión son los personajes llamados Bytsan Sri Nespo –al cual considero que se le podría haber dado un mayor protagonismo, ya que su fuerza argumental inicial era bastante considerable. Una pena que no aparezca más que en tres o cuatro páginas en el total de la historia– y Sima Zian, un poeta llamado "El Desterrado Inmortal", ya que el autor lo describe de una forma bastante cercana al papel que desarrolla Jackie Chan en la película que ya os he citado antes, El reino prohibido.

No quiero con esto dar a entender que el libro no me ha gustado, quizás me dejé influenciar demasiado por el título de Los caballos celestiales, ya que como bien os he dicho, en las excavaciones arqueológicas se les daba un valor casi mágico. Esta información, junto con las primeras escenas acontecidas en el entorno del valle de Kuala Nor, quizás me llevó a la errónea conclusión de que la historia sería más fantástica que no histórica, por lo que no descarto que ahora que sabéis esta información y que conocéis el auténtico título del libro, los amantes de la novela histórica podáis llegar a pasar un muy buen rato con la novela.


Título original: Under Heaven.
Edición: 616 págs. Literatura Fantástica RBA, septiembre 2012.
Disponible en ebook: No.
Precio: 21 € (rústica con solapas).
Traductor: Francisco García Lorenzana.
Temática: Fantasía, histórica, dinastía Tang.
Correlación: Independiente.


El emperador Taizu de la Novena Dinastía gobierna sobre Kitai, el reino más rico y poderoso del mundo. Su poder se extiende gracias al empuje de sus ejércitos y a la burocracia de los mandarines, que han traído décadas de paz. En Kuala Nor, un campo de batalla en medio de las montañas, Shen Tai, hijo del difunto general Shen Gao, honra la memoria de su padre enterrando a los muertos, amigos y enemigos, de incontables batallas libradas en esa llanura. Los fantasmas le hablan por las noches, apenados o furiosos, hasta que entierra sus huesos y acalla sus voces. Por su labor recibe el fabuloso regalo de 250 Caballos Celestiales. Este regalo cambiará su vida y le lanzará al torbellino de las intrigas políticas y militares de finales del reinado del anciano emperador.

8 comentarios

A mí me gusta bastante la novela histórica y, como aficionado al fantástico, lógicamente también la fantasía histórica. Pero este subgénero cuenta con una dificultad añadida, y es que hay que ser fiel en una cierta medida a los acontecimientos sobre los que te basas, aunque cambios nombres y adaptes determinadas anécdotas, para que guarde la coherencia.

De tu reseña deduzco que Kay no ha acabado de conseguir este efecto, y más con lo compleja y profusa en episodios, clanes y sucesos que es la historia de la antigua China. Así que creo que me abstendré de leer este libro.

Saludos!

¡Tengo este libro en mi eterna lista de deseos y ahora tengo más ganas de leerlo que antes! No solo porque me encanta la historia china sino por que es Kay, y para mí Kay es absoluto. Podría escribir la lista de la compra, y yo seguiría siendo su más acérrima fan :D

Gran reseña. ¡Me ha encantado!

Vaya, que opiniones tan dispares. ^^ Me alegro que hayas visto la parte buena Eilonwy. Es cierto que Kay escribe muy bien, con lo que si te gustan sus obras, te animo a que pruebes con esta. Si ya estás familiarizada con su forma de tratar el argumento estoy segurísima de que te gustará.

En tu caso Jolan, ya que dices que te gusta mucho la novela histórica, no puedo más que aconsejarte que si le quieres dar una oportunidad, leas poquito a poco en la biblioteca, así no te arriesgas a comprarlo por si no te va a gustar, pero le das la oportunidad de si tú crees realmente si lo ha hecho bien o no. A mi personalmente me faltaron acontecimientos históricos.

No lo he puesto en la reseña, pero a parte de la corrupción en el imperio, las decisiones del primer ministro en cuanto a sus competidores, y las reacciones que todos puedan tener en torno a Shen Tai y sus caballos, de lo que es la propia historia del final de la Novena Dinastía únicamente aparecen los soldados enfadados en la casa de postas por la mala decisión tomada en el Paso del Teng y la revolución llevada a cabo por An Li, al que creo que no le dio el giro de la forma adecuada.

Así que si lo que buscas es algo que te hable de la historia antigua China con fiabilidad (dentro de lo que la misma ficción de la novela histórica te puede proporcionar, ya que es novela al fin y al cabo), no se si este libro es la mejor opción, no. ;)

Pero como siempre digo animo a todo el mundo a que lea los primeros capítulos, no todos los gustos tienen que ser iguales. ^^ Así que nada, gracias por tu elogio Eilonwy. ^^ Así da gusto escribir.

Pues yo siempre he tenido sentimientos encontrados con los libros que escribe Guy Gavriel Kay. Por un lado, me llaman a la primera, pero luego terminan por no gustarme. "El Tapiz de Fionavar" me hastió hasta límites insospechados, aunque sé reconocer una buena historia cuando la veo, pero en este caso sus formas no me gustaron. La novela "Ysabel" no me gustó nada, así que esa la descarto porque la historia tampoco me llamó la atención, creía que acabaría de otra manera o que el autor tiraría hacia otra vertiente y no hacia la novela de relleno.

Pero como tiene que haber de todo, y lo que más me gusta de un autor regular es una novela larga, probaré suerte algún día con "Los Caballos Celestiales", porque a mi también me gusta la mitología china (si alguien no ha leído "Puente de Pájaros", ya está tardando), las películas relacionadas con ella también (como las que se citan en esta reseña y otras muchas).

Buena reseña, aunque ya te lo he dicho en otro lado. XD

Sin duda este autor genera muchas opiniones dispares, a mí me pasa lo mismo con las distintas obras que leí de él. "El Tapiz de Fionavar" no me llegó a enganchar en ningún momento, no me pasó lo mismo que a Loren pero estuvo cerca. Después seguí con "Tigana" que me pareció muy original pero que tampoco me convenció y por último leí "Los Leones de Al-Rassan" que simplemente me maravilló pero está finalizada de modo precipitado... curiosamente lo mismo que pasa en "Los Caballos Celestiales" según la estupenda reseña de Cyram. Yo ya la tengo en la pila porque la historia me llama mucho y no pude resistirme ;)

Hombre, a lo mejor me ha pasado con lo de "me hastió hasta límites insospechados". :D Buscaba algo similar a lo que has dicho, Sawayn, que no me enganchó, pero hubo varios capítulos del segundo volumen que me parecieron bastante rollo porque Guy Gavriel Kay aquí es bastante denso escribiendo. Puede ser igualmente cosa del traductor, pero sería desviarse demasiado, aunque también porque fuese la primera obra del autor, quién sabe.

Yo este libro lo tengo en la pila de "próximos" o "muy próximos", y es que, como lector asiduo que soy de fantasía y de histórica, la mezcla de los dos géneros me atrae como la luz a una polilla.
Yo a Kay ya hace tiempo que lo voy leyendo, de hecho, salvo el Tapiz, cuya temática no me atrae demasiado, he leído todo lo que le han publicado en castellano. He visto que la mayoría conocéis Tigana, Ysabel o Los leones de Al-Rassan, supongo que porque son los más accesibles (gracias a la Factoría), y entiendo vuestras percepciones respecto a Kay. Ysabel me pareció una historia correcta sin más, bien ambientada, pero con poco trasfondo y unos personajes con los que no logré empatizar en ningún momento. Tigana me resultó algo empalagosa, a pesar de que la considero bastante mejor que Ysabel, y los Leones de Al-Rassan ya se acercó más a lo que iba esperando de Kay.
Pero es que yo tuve la suerte (o la desgracia, según se mire) de empezar con Kay por lo mejor que tiene: "Los mosaicos de Sarantium" y su continuación "Reino de luz y tinieblas". Con el imperio bizantino de trasfondo (como habréis podido adivinar por el nombre del primer libro) y el arte de un mosaiquista como hilo conductor, los dos libros tejen una historia de ambición, intrigas, luchas de poder, traiciones, amor y fe, que a día de hoy sigue estando en mi olimpo personal.
Así que la verdad es que tengo muchas ganas de hincarle el diente a este nuevo libro, que además incluye otra de mis pasiones, la cultura e historia oriental.

Vaya, pues la verdad es que yo había escuchado muy buenas críticas sobre Los Mosaicos de Sarantium, pero nunca me había lanzado a leerlo. Supongo que tendré que darle otra oportunidad a este autor. Es posible que mi visión de su obra se haya visto un poco enturbiada porque en mi labor hay ocasiones en la que el mismo hecho de leer continuadamente me cansa y termino por no disfrutar con algunas lecturas que sean un poquito más densas de lo normal.

Me alegro que algunos de vosotros vayáis a leeros Los Caballos Celestiales, creo que refleja muy bien una época dorada en la historia de la antigua china. Con respecto a Los Mosaicos... ¡maldición! otro título que sumar a mis futuribles... a este paso no la acabaré nunca. xD

Conversaciones




Si Frank Frazetta hubiera ilustrado la Tierra Media

El legendario artista de fantasía heroica y ciencia ficción podría haber ilustrado El Señor de los Anillos de J. R. R. Tolkien, pero el proyecto nunca salió adelante.

Ilustración

 

© 2009-2016 La Espada en la Tinta. Todos los textos y arte son propiedad son propiedad de sus respectivos autores.
La web

La Espada en la Tinta lleva desde 2009 acercando la literatura fantástica a
los lectores de habla hispana apasiona-
dos por el género.
Síguenos

No dejes de visitarnos en nuestras redes sociales.

Nosotros

Editor/Redactor
jefe
Loren Sparrow

Más

Qué es
La redacción
Contacto
Guía para
comentar

En breve
activamos
esta sección
Gracias por aceptar las cookies. Puedes cerrar este mensaje o leer más sobre la política de cookies. Más información | Sobre las cookies