Mi espada, mi conjuro.
La puerta. Magia.
La mazmorra. Un troll.
Nos gusta la fantasía

"Sabe, oh príncipe, que entre los años en que los océanos anegaron Atlantis y las resplandecientes ciudades [...] hubo una edad no sonada en la que brillantes reinos ocuparon la tierra como el manto azul entre las estrellas."

LA

en la tinta

Mi espada, mi conjuro. La puerta, magia, Igni. La mazmorra,
un troll. El mundo. Nos gusta la fantasía.


- La fantasía es la poción mágica de la literatura -

Nuestra
definiciónde
Fantasía

Dícese de tener la espada a mano y el conjuro aprendido, abrir la puerta a ganzúa, recorrer las mazmorras, enfrentarse al troll, al gnoll y al conjurador de la torre. Explorar un universo imaginario... o no.

La ilustración de arriba
es obra de Russ Nicholson.

El editor
recomienda

Literatura

Nova recuperará
a China Miéville

El sello galardonado con el premio a la mejor editorial europea de ciencia ficción anuncia la adquisición de las novelas ambientadas en el universo ficticio de Bas-Lag del autor de La estación de la calle Perdido.

Literatura

La BBC llevará
Stardust a la radio

Tras el éxito de las adaptaciones radiofónicas de Neverwhere y Buenos presagios, ahora le toca al turno a la novela de fantasía ganadora de un premio Mythopoeic e ilustrada por Charles Vess.

Literatura

Nova seguirá
publicando Malaz

Tras el éxito de las adaptaciones radiofónicas de Neverwhere y Buenos presagios, ahora le toca al turno a la novela de fantasía ganadora de un premio Mythopoeic e ilustrada por Charles Vess.

Cómics

El primer crossover de 'Pathfinder' reúne a Red Sonja, John Carter, Thun'da y Tarzán

Los personajes más icónicos de los cómics de Dynamite Entertainment se unen a los magos y guerreros del juego de rol Pathfinder.

Publihechizo

Publihechizo

Mi espada, mi conjuro. La puerta, magia, Igni. La mazmorra, un troll. El mundo. Nos gusta la fantasía en todas sus formas.

Por Grayskull

Dark Horse publicará las tiras cómicas de 'He-Man y los Masters del Universo'

El sello del caballo negro recupera y recopila en primicia las tiras cómicas de He-Man.

Reinos Olvidados

El elfo oscuro Drizzt Do'Urden vuelve pronto

El drow y los Compañeros de Mithril Hall viajan de nuevo hasta Gauntlgrym para buscar a un viejo amigo.

Literatura

Mark Lawrence renueva mundo y estilo en 'The Book of the Ancestor'

No hará falta haber leído ni "The Broken Empire" ni "The Red Queen's War".

Literatura

Ediciones B publicará novelas de The Expanse

Tras el éxito de la serie en el canal SyFy, la colección Nova publicará al menos el primer libro de la saga escrita.

Las últimas novedades

Grimorio de novedades

marzo 13, 2014

Reseña: «La Huella Blanca», de Ana B. Nieto

Compartir

La Irlanda del siglo V es el escenario de las aventuras de Ciarán y Olwen.

Para todos aquellos que me conozcan al menos un por ciento sabrán que soy una gran apasionada de la cultura irlandesa. Desde pequeña siempre me ha encantado su música, su mitología, sus paisajes y todo ese misterio que parece envolver a esa isla a medio camino entre el mundo de los sueños y la realidad más devastadora. Una tierra muy antigua que ha sufrido mil embates, ya sea en el campo de la religión o de la sociedad que la puebla. En la "antigüedad" se han visto frente a frente con las distintas tribus que no paraban de guerrear entre sí; han tenido que plantarse con mayor o menor fortuna ante distintos imperios que trataron de apoderarse de esa tierra mágica, ya fuese el romano o el inglés, e incluso han tenido que emigrar a todos los rincones del mundo como si les hubiese caído de lleno una maldición de pobreza y hambruna para añorar en la distancia aquel lugar que siempre les llamará como si del canto de una sirena se tratase.

Precisamente por esta razón cuando vi La Huella Blanca–nominada al V Premio de literatura histórica de Hislibris en la categoría de mejor autor novel–, una historia ambientada en el siglo V en Irlanda, escrito por una española, en este caso Ana B. Nieto, sentí un empujón especial. Pensé que quizá ella también se había sentido atraída igual que yo hacia ese lugar encantado, por lo que rápidamente me hice con él para devorarlo en menos de quince días. Puede haber quien diga que mi opinión hacia esta novela esté directamente influenciada por mi amor hacia la cultura irlandesa, algo ante lo que sinceramente no me atrevería a protestar o a enfadarme. Pero abiertamente puedo decir que este libro es de esos que gustan aunque no conozcas nada del lugar en el que está ambientado. Sobre todo si te gustan las novelas de aventuras, y aquellas en las que el concepto de amor como emoción básica esté presente, como la que puede motivar a una persona a superarse a sí misma ante cualquier tipo de obstáculo, ya sea impuesto por dioses o mortales.

“Una única y espectacular novela que recordaré con cariño durante muchísimos años”
De todas formas, dejadme que me organice para explicaros las cosas paso a paso, ya que para aquellos que no saben de lo que estoy hablando o para los que no os habéis decidido a dar el paso a comprarlo o a leerlo en la biblioteca, creo que es algo imprescindible a tener en cuenta. La Huella Blanca, aunque en cierta forma autoconclusivo, es el primer libro de la trilogía "Niño robado". La novela estará ambientada como ya he mencionado anteriormente, en la Irlanda del siglo V. Durante todo este siglo y parte del siguiente, la llamada Isla Esmeralda pasaría de ser completamente pagana a convertirse en uno de los luceros del alba del cristianismo de la vieja Europa. Veremos a personajes tan importantes como Paladio –según aparece en la Crónica de Próspero de Aquitania, sería Palladius, un obispo romano enviado por el Papa Celestino I para atender a los irlandeses católicos de la isla–, Patricio –el que después se convertiría en San Patricio, patrón de Irlanda– y otros personajes muy importantes dentro de la historia irlandesa como serían el rey fundador del castillo de Caisel –lugar que hace de capital a lo largo de toda la novela, hoy en día también conocido como The Rock of Cashel–, Connal Corc, su hijo Nad Froích y el hijo de este, Eochaid; todos ellos pertenecientes a la dinastía Eóganacht. Al final del libro tenéis además un extenso apéndice –reconozco que es de donde he sacado toda esta información– en el que podréis ver toda la genealogía de los Eóganacht, un calendario muy coqueto en el que se os explican las distintas festividades del año según la antigua tradición irlandesa, todo un extenso dramatis personae en el que se nos señalará con asteriscos quienes son las personalidades históricas que aparecen a lo largo del libro, una serie de aclaraciones sobre algunos términos y ciertas licencias narrativas que se ha tomado la escritora, al igual que una extensa bibliografía en la que más de uno nos vamos a perder de lleno en un futuro no demasiado lejano, y que me ha terminado de motivar para continuar con mi aprendizaje del inglés para poder leer todos aquellos títulos que no estén en español.


Como habéis podido ver tras esta exposición, tenéis todos los datos necesarios como para reconstruir en vuestra imaginación esa Irlanda del siglo V, pero con la salvedad de que esta novela no lo hace de una forma tediosa o cansina. Todos aquellos que soléis leer fantasía seguramente habréis probado a leer histórica, encontrándoos con verdaderos ladrillos infumables que únicamente se pueden tragar a fuerza de paciencia y tozudez –también hay gratas excepciones–, llegando a veces a la sorprendente conclusión una vez acabado el libro, de que todo ese esfuerzo invertido en esa novela no compensa para nada los breves pasajes en los que hemos disfrutado o los conocimientos que hemos logrado memorizar para que, al menos, la lectura termine teniendo un propósito práctico y didáctico. En el caso de Ana B. Nieto reconozco que he disfrutado como hacía tiempo que no lo hacía con un libro. Me explicaré mejor.

En una afición como esta en la que leemos mil cosas y reseñamos otras mil, normalmente solemos centrarnos en cosas que nos gustan porque somos nosotros desde la misma revista los que pedimos ciertos títulos para reseñar, no sólo porque sean novedad, sino porque también nos llama el tema en el que se inspiran o porque el escritor/a nos llama la atención. Gracias a esto, es normal que muchas de las cosas que leemos nos gusten, pero normalmente hay pocas que hacen saltar esa chispa. Eso que hace que tengas siempre en mente el libro y que de forma recurrente sacas a tratar en una conversación con tu entorno más cercano. Con La Huella Blanca me ha pasado. Me he visto a mí misma calentándole la oreja –dicho sin florituras– a mi pareja contándole las hazañas de Ciarán y de Olwen, ya que serán estos dos personajes los que nos llevarán de la mano a lo largo de todo el libro para explicarnos los cambios que está experimentando la isla esmeralda. Digamos que seremos conscientes en todo momento de los acontecimientos que marcan ese siglo V, pero de una forma muy sutil. No tendremos que soportar una lección magistral de historia para conocer las incursiones que llevaban a cabo en busca de esclavos y riquezas por toda la costa, de la misionización de la isla en ocasiones, llevada a cabo por esos mismos esclavos que trabajaban en las casas de los más nobles, y cómo se empezarán a crear las primeras comunidades cristianas con la construcción de iglesias campanario y la supresión de ciertos ritos paganos, entre otras muchas cosas. Todo estará bien matizado y tamizado para que el lector pueda ir empapándose cada vez más de todo lo que va aconteciendo en la novela y de cómo la historia sigue su curso hacia un inexorable final, para algunos bueno y para otros quizás no tanto.


A la vez, para hacer las delicias de todos aquellos lectores de fantasía, veremos también cómo el Otro Mundo se inmiscuye de forma deliberada en la vida de Ciarán y Olwen, tirando de ellos en direcciones opuestas, jugando con sus emociones, sus deseos y sus esperanzas –causa por la cual se merecieron un puesto de honor en nuestra lista de relaciones amorosas para San Valentín de 2014–. Veremos en persona a un verdadero avatar de la Diosa Macha, la Señora de los caballos, y cómo los totems sagrados de los guerreros les ayudan a superar una vida plagada de peligros. Seremos conscientes de la importancia que tienen las fechas de Beltine y Samain cuando el límite entre nuestro mundo y el de los seres salidos de las leyendas y los mitos sea mucho más tenue, en un marco en el que los druidas todavía formaban parte de esas antiguas tradiciones, asumiendo casi de forma tácita la aparición del cristianismo. Quizás haya quienes incluso hayan recordado trilogías como "La canción de Albión", escrita por Stephen R. Lawhead, en la que el protagonista atraviesa una puerta mágica dando tres vueltas alrededor de un cairn en la noche de Samain, y otras tantas en las que los llamados Seres Buenos tienen contacto con nuestro mundo de una forma casi etérea. Veremos brujas, cabañas abandonadas en la espesura e incluso a una Pesadilla –caballo demoníaco con crines ardientes, ojos rojos y pezuñas que queman el suelo a su paso–, un ser surgido de nuestros peores sueños.

La Huella Blanca se orienta precisamente hacia este tipo de novelas. No quiero tampoco llevar a engaño, la novela no es de fantasía, al igual que considero que no es enteramente histórica; particularmente la he percibido como una novela de un estilo romántico sin todos esos elementos que suelen echar para atrás de ese tipo de novelas. Digamos que Ana B. Nieto ha cogido únicamente lo mejor de cada uno de los géneros, del fantástico, histórico y el romántico, y los ha entrelazado como en su momento hizo Olwen con su cabello para regalárselo a Ciarán como parte de sus riendas, en una única y espectacular novela que recordaré con cariño durante muchísimos años. Espero con verdadera devoción y expectación la segunda parte ya que es evidente que una novela escrita con pasión provoca la misma emoción en aquellos que la leemos.

* El título La Huella Blanca va en mayúsculas porque en realidad en un nombre propio.

LA HUELLA BLANCA
Ana B. Nieto
Ediciones B
512 págs. 21 €

4 comentarios

Me he comprado el ebook esta mañana así que he leído la reseña un poco en diagonal, para no desvelarme mucho del argumento XD En cuanto encuentre un hueco en ThePila me pongo con él. Me encanta la mitología celta :)

Estoy segura de que el libro te gustará. A mi por lo menos me ha encantado, como bien has podido ver. xDD Y por cierto... seguramente te enamorarás de Ciarán ya verás, a este paso el chico va a tener más seguidores que estos futbolistas tan famosos... (no me acuerdo de ningún nombre xD)

Cuándo publican el siguiente libro de la triología? Gracias.

Hola Sergio, según nos dijo la misma autora hace una semana o así... está pensado para Enero de este mismo año, si no recuerdo mal. ^^

Conversaciones




Si Frank Frazetta hubiera ilustrado la Tierra Media

El legendario artista de fantasía heroica y ciencia ficción podría haber ilustrado El Señor de los Anillos de J. R. R. Tolkien, pero el proyecto nunca salió adelante.

Ilustración

Mi espada, mi conjuro. La puerta, magia, Igni. La mazmorra, un troll.
Nos gusta la fantasía

 

© 2009-2016 La Espada en la Tinta. Todos los textos y arte son propiedad son propiedad de sus respectivos autores.
La web

La Espada en la Tinta lleva desde 2009 acercando la literatura fantástica a
los lectores de habla hispana apasiona-
dos por el género.
Síguenos

No dejes de visitarnos en nuestras redes sociales.

Nosotros

Editor/Redactor
jefe
Loren Sparrow

Más

Qué es
La redacción
Contacto
Guía para
comentar

En breve
activamos
esta sección
Gracias por aceptar las cookies. Puedes cerrar este mensaje o leer más sobre la política de cookies. Más información | Sobre las cookies