Mi espada, mi conjuro.
La puerta. Magia.
La mazmorra. Un troll.
Nos gusta la fantasía

"Sabe, oh príncipe, que entre los años en que los océanos anegaron Atlantis y las resplandecientes ciudades [...] hubo una edad no sonada en la que brillantes reinos ocuparon la tierra como el manto azul entre las estrellas."

LA

en la tinta

Mi espada, mi conjuro. La puerta, magia, Igni. La mazmorra,
un troll. El mundo. Nos gusta la fantasía.


- La fantasía es la poción mágica de la literatura -

Síguenos

Por Crom y los Siete, bús-
canos en las redes sociales y
evitaremos el Sueño Eterno.

¿Dónde están ahora el caballo y el caballero? ¿Dónde está el cuerno que sonaba? ¿Dónde están el yelmo y la coraza, y los luminosos cabellos flotantes? ¿Dónde están la mano en las cuerdas del arpa y el fuego rojo encendido? ¿Dónde están la primavera y la cosecha y la espiga alta que crece? Han pasado como lluvia en la montaña, como un viento en el prado; los días han descendido en el oeste en la sombra de detrás de las colinas. ¿Quién recogerá el humo de la ardiente madera muerta, o verá los años fugitivos que vuelven del mar?

El Señor de los Anillos

Trending
...

Opinión

¿Por qué Tad Williams es uno de los autores de fantasía peor tratados en España?

El autor de Añoranzas y pesares y La canción de Cazarrabo está gafado
por un poder superior.

Esta es nuestra
Definición

de fantasía

Dícese de tener la espa-
da a mano
y el hechizo aprendido, abrir la puer-
ta a ganzúa, recorrer las mazmorras, enfrentarse al troll, al gnoll y al conjurador de la torre. Encontrar la biblioteca del nigromante y aprender sus antiguos y preciados conjuros escritos en lengua dracónica.
Explorar un universo imaginario...
o quizá no.

#arte Jakub Rebelka

#arte de JAKUB REBELKA

No te pierdas

Literatura

The Banner Saga 3
en Kickstarter

Stoic ha iniciado la campaña de mecenazgo para sacar adelante la conclusión de su trilogía de fantasía vikinga.

Cine

La fantasía africana de Marlon James

Será una trilogía de fantasía inspirada en los antiguos mitos y leyendas africanos.

Echa un ojo a nuestra sección
de noticias para estar al día.

También
en Twitter

Publihechizo

Publihechizo

Mi espada, mi conjuro. La puerta, magia, Igni. La mazmorra, un troll. El mundo. Nos gusta la fantasía en todas sus formas.

Literatura

El Mundodisco inconcluso, destruido por una apisonadora

El albacea de Pratchett cumple el deseo del autor.

Literatura

Destino publicará
‘Mitos nórdicos’
de Neil Gaiman

El libro sobre mitología nórdica del autor de American Gods.

Cómics

Elric está de camino hacia su tercera BD

Esto es lo que le espera a Elric de Melniboné en Le Loup Blanc.

28 de febrero de 2014

Reseña: «Los cazahuesos», de Steven Erikson

Compartir

La Factoría de Ideas prosigue imparable en su propósito de editar los diez volúmenes que componen la línea central del universo de “Malaz: El libro de los caídos”. En el mes de febrero ha llegado a librerías su sexta entrega, Los cazahuesos”. La historia arranca en Siete Ciudades, terreno familiar otra vez después de la breve excursión a Lether del tomo anterior (Mareas de medianoche); el ejército Imperial al mando de la consejera Tavore ha acabado con la rebelión de Sha'ik y ahora debe barrer sus restos. Leoman de los Mayales, mano derecha de la profetisa del Apocalipsis, huye a través del desierto en pos de... ¿qué? ?Qué pretende el que fuera considerado el mayor general de todo un continente? ¿Huye sin más, o sigue alguna clase de plan para asestar un nuevo golpe a las fuerzas malazanas? Estas preguntas se las plantean los soldados del ejército de Tavore mientras desconfían de su líder, que no parece tan competente como debiera. Al horizonte, Y'Gathan, la primera de las siete ciudades sagradas, parece ser el objetivo; allí se forjarán los Cazahuesos.

Mientras tanto, Ganoes Paran, señor de la baraja, sigue intentando mantener en equilibro el juego que libran los poderes inmortales que, como siempre, afecta a la humanidad sin consideración alguna. Pero recordemos que en Malaz la línea que separa lo divino de lo humano es muy tenue; los dioses pueden meterse con los mortales, pero no deberían sorprenderse si de vez en cuando, es un mortal quien les para los pies. Paralelamente a la persecución que lleva a cabo su hermana Tavore, Paran también recorre Siete Ciudades siguiendo su propia agenda, que pasa por frustrar los planes de los Sin Nombre y estudiar las intenciones de Poliel, diosa de la pestilencia, que siembra la devastación propagando la enfermedad por doquier.

“En Malaz la línea que separa lo divino de lo humano es muy tenue”
Entre ambos bloques argumentales queda algo de espacio para personajes más pequeños (pequeños en cuanto a su rol en la narración, no en cuanto a poder, en eso sobresalen), con intenciones más mundanas. Es el caso de Kalam Mekhar y Ben el Rápido o Apsalar, y el misterioso Icarium. Diría, de hecho, que Los cazahuesos es el libro donde mayor presencia ha tenido Icarium en lo que llevamos de saga, y ciertamente ya era hora. Aquí por fin empezamos a obtener algunas respuestas y parece que, por fin, empieza a tomar cierto rumbo claro, en su eterno vagar empieza a presentirse un final. Y por supuesto, está Karsa Orlong, el nuevo Conan, el enorme Toblakai que entre matanza y matanza filosofa con sorprendente sabiduría; para muchos, será el mejor personaje del libro.


Los cazahuesos, sin embargo, es quizás una novela menos estructurada que las precedentes: carece de un tronco central claro. Muchas tramas entrelazadas, y sus protagonistas –Ben el Rápido, Karsa Orlong, Kalam, Icarium, Apsalar, Tavore– se mueven, parece, a la deriva, siguiendo instintos puntuales, ideas peregrinas, empujados aquí y allá por la voluntad de algún ser superior. Multitud de pequeñas tramas se abren y se cierran, aparecen y desaparecen personajes que hacen o dicen cosas cuyo significado o importancia no comprendemos pero que seguramente serán revelados en posteriores entregas. Y el caso es que muchos de estos instintos o impulsos que guían a los personajes me parecen cuanto menos cuestionables Parece que a veces, ante un problema, su tendencia natural sea enfrentarlo del modo más grandilocuente posible, el más exagerado. En esto son un reflejo preciso del autor. Cuestiono la necesidad que tenía Paran de recurrir a los Deragoth para contrarrestar a lo que desencadenan los Sin Nombre, y cuestiono la decisión de los Sin Nombre de desencadenarlo. No acabo de ver claro que hubiera ninguna necesidad real detrás de sus decisiones más allá de la de Erikson de proveernos de escenas emocionantes y épicas. Aún así, esto forma parte de la gracia de "Malaz"; el histrionismo mostrado con el despliegue de un mundo tan colorido y plagado de poder bruto se contagia a las decisiones de sus personajes, que por lo menos en este libro, abandonan todo comedimiento y optan por matar moscas a cañonazos.

Otro tema que volvemos a encontrar es el del Apocalipsis de Sha'ik. Es ya un tema recurrente y no estoy seguro de si eso es intencionado, si Erikson quiere reflejar su naturaleza cíclica mencionándolo continuamente, continuamente volviendo a él, o es simplemente una obsesión suya como autor. Personalmente, aunque puede que en futuras novelas se revele una razón válida para insistir tanto en ello, es un punto que empieza a cansarme. Pero en resumen, Los cazahuesos es un libro a la deriva porque muchos de los personajes, muchos de los puntos de vista –más de los habituales– confluyen en un mismo punto, y lo hacen porque Erikson quiere dejarlos bien encaminados, cerrar algunas tramas de tomos anteriores y prepararlas para encarar lo que vendrá; y lo que viene es ya la recta final de la saga, que se intuye superará toda expectativa en cuanto a épica pura y dura. Y no podría estar más impaciente por disfrutarla, de manos de La Factoría de Ideas, cuanto antes mejor.

Información adicional

Fantasía épica Literatura Novela

Leer después de Mareas de medianoche

Los cazahuesos.
(The Bonehunters. A Tale of the Malazan Book of the Fallen).
Traducción de Marta García Martínez.
La Factoría de Ideas, enero de 2014.
864 páginas.
Disponible en ebook.
29,95 € (rústica con solapas), 12,99 € (electrónico).
Sexta entrega de "Malaz: El libro de los caídos".

Primeras páginas

3 comentarios

Muy buena la reseña, ademas esta de lujo para recordar como se quedaron las cosas en "Casa de Cadenas".
Empece ayer con "Mareas de Medianoche" y el único "pero" que de momento he sacado a esta saga (que por cierto me encanta) es que una vez retomas la lectura con un nuevo tomo te las ves y te las deseas para poder recordar todo lo leído con anterioridad.
Es tan grande el mundo de Malaz creado por Erikson que a veces dan ganas de esperar a que estén publicados todos los tomos para leerlo todo de un tirón....pero a ver quien es el guapo que se espera :D
Ayer llegue al punto de ponerme a buscar por internet pequeños resúmenes de los libros anteriores para poder refrescar la memoria XD

Bueno, me has dejado con hambre de Malaz, yo he leído hasta Mareas de Medianoche y estoy esperando con ansiedad que Los Cazahuesos alcancen las costas americanas en dos o tres meses.

Muy buena reseña. Estoy un poco como tu. SPOILERS. En mi caso es la primera vez que me termino un libro de Erikson y me doy cuenta que si no fuera por el universo en que está basado lo hubiera dejado. Disfruto como el que más con esta saga, me gusta que me dejen piezas para montar el puzzle pero lo que no puedo aceptar es el desorden y este continuo "dejo frases en el aire porque el lector ya sabe que quiero decir". Señor Erikson este recurso puede ser utilizado en algunos momentos pero no abusar de ello. Tampoco se puede aceptar el desdibujo de Karsa Orlong. Habitualmente es huraño pero en este libro no tienen ninguna explicación las cosas que hace aparte de ponerlo en situaciones de combate imposibles para otro mortal. Entiendo que este es un libro transitorio para Karsa. De Icarium en cambio nos dan las dos versiones, por una parte le dan un poco más de protagonismo (que agradezco) y por otro lo atontan para que sea una máquina de matar. Realmente su amnesia es tan a corto plazo?
Este libro también adolece de que el clímax (Y'Ghatan) se encuentra antes de la mitad del tomo. Es un momento intenso y épico pero después parece que al escritor le cuesta volver a poner las piezas del juego. Estoy contigo que no se si era necesario liberar a los deragoth cuando hay "mortales" que le dan un repaso al t'robarahl.
Y sí es cierto que el final está bien y te recoloca el tablero pero no me compensan los momentos tediosos para llegar hasta él (Heboric y la troupe, Mappo y Rencor...)
Esperaré al siguiente libro para ver si esto es un pequeño socabón o una tendencia.
Saludos

Conversaciones




Si Frank Frazetta hubiera ilustrado la Tierra Media

El legendario artista de fantasía heroica y ciencia ficción podría haber ilustrado El Señor de los Anillos de J. R. R. Tolkien, pero el proyecto nunca salió adelante.

Ilustración

Mi espada, mi conjuro. La puerta, magia, Igni. La mazmorra, un troll.
Nos gusta la fantasía

 

© 2009-2016 La Espada en la Tinta. Todos los textos y arte son propiedad son propiedad de sus respectivos autores.
La web

La Espada en la Tinta lleva desde 2009 acercando la literatura fantástica a
los lectores de habla hispana apasiona-
dos por el género.
Síguenos

No dejes de visitarnos en nuestras redes sociales.

Nosotros

Editor/Redactor
jefe
Loren Sparrow

Más

Qué es
La redacción
Contacto
Guía para
comentar

En breve
activamos
esta sección
Gracias por aceptar las cookies. Puedes cerrar este mensaje o leer más sobre la política de cookies. Más información | Sobre las cookies