Mi espada, mi conjuro.
La puerta. Magia.
La mazmorra. Un troll.
Nos gusta la fantasía

"Sabe, oh príncipe, que entre los años en que los océanos anegaron Atlantis y las resplandecientes ciudades [...] hubo una edad no sonada en la que brillantes reinos ocuparon la tierra como el manto azul entre las estrellas."

LA

en la tinta

Mi espada, mi conjuro. La puerta, magia, Igni. La mazmorra,
un troll. El mundo. Nos gusta la fantasía.


- La fantasía es la poción mágica de la literatura -

Síguenos

Por Crom y los Siete, bús-
canos en las redes sociales y
evitaremos el Sueño Eterno.

“¿Dónde están ahora el caballo y el caballero? ¿Dónde está el cuerno que sonaba? ¿Dónde están el yelmo y la coraza, y los luminosos cabellos flotantes? ¿Dónde están la mano en las cuerdas del arpa y el fuego rojo encendido? ¿Dónde están la primavera y la cosecha y la espiga alta que crece? Han pasado como lluvia en la montaña, como un viento en el prado; los días han descendido en el oeste en la sombra de detrás de las colinas. ¿Quién recogerá el humo de la ardiente madera muerta, o verá los años fugitivos que vuelven del mar?”

Recomendados...

Televisión

Geralt de Rivia se
dirige a Netflix

El personaje creado por Andrzej Sapkowski protagonizará su propia serie de televisión bajo el amparo del estudio Platige Image.

Televisión

La serie de ‘La Rueda
del Tiempo’ en Sony

Ya conocemos el nombre de la productora que estará al frente de la ambiciosa serie de televisión que adaptará la macrosaga de Robert Jordan.

Cómic

Hellboy se las verá con vampiros en Halloween

El Castillo Golga es donde transcurre Mr. Higgins Comes Home, un homenaje de Mike Mignola a las viejas películas de la Hammer.

Rol

Wizards of the Coast libera la quinta edición de ‘Dungeons & Dragons’

La compañía de los magos de la costa ha decidido que es el momento de que otros países publiquen el nuevo D&D.

Literatura

‘Los pequeños hombres libres’ en bolsillo

La novela fue publicada en
la colección Toro Mítico de Almuzara, pero hace años
que estaba descatalogada.

Opinión

¿Por qué Tad Williams es uno de los autores de fantasía peor tratados en España?

El autor de "Añoranzas y pesares" y La canción de Cazarrabo está gafado
por un poder superior.

Esta es nuestra
Definición

de fantasía

Dícese de tener la espa-
da a mano
y el hechizo aprendido, abrir la puer-
ta a ganzúa, recorrer las mazmorras, enfrentarse al troll, al gnoll y al conjurador de la torre. Encontrar la biblioteca del nigromante y aprender sus antiguos y preciados conjuros escritos en lengua dracónica.
Explorar un universo imaginario...
o quizá no.

#arte Jakub Rebelka

#arte de JAKUB REBELKA

No te pierdas

Literatura

The Banner Saga 3
en Kickstarter

Stoic ha iniciado la campaña de mecenazgo para sacar adelante la conclusión de su trilogía de fantasía vikinga.

Cine

La fantasía africana de Marlon James

Será una trilogía de fantasía inspirada en los antiguos mitos y leyendas africanos.

Echa un ojo a nuestra sección
de noticias para estar al día.

También
en Twitter

Publihechizo

Publihechizo

Mi espada, mi conjuro. La puerta, magia, Igni. La mazmorra, un troll. El mundo. Nos gusta la fantasía en todas sus formas.

Cómics

El Juez Dredd tendrá serie de televisión

La serie se centrará en un grupo de jueces del futuro.

Televisión

La BBC lleva a la tele ‘La ciudad y la ciudad’ de China Miéville

La novela negra del escritor británico en cuatro partes.

Cómics

Hellboy se las verá con vampiros en Halloween.

Mike Mignola homenajea a las películas de la Hammer en lo nuevo del demonio rojo.

7 de febrero de 2014

Reseña: «Mareas de medianoche», de Steven Erikson

Compartir

Título original: Midnight Tides. A Tale of the Malazan Book of the Fallen.
Edición: 800 págs. Debolsillo, febrero 2014.
Disponible en ebook: Sí.
Precio: 14,95 € (bolsillo) / 12,95 € (electrónico) / 27,95 € (rústica con solapas).
Traducción: Marta García Martínez.
Temática: Fantasía épica.
Correlación: Quinta entrega de "Malaz: El libro de los caídos".


El mundo de Malaz, gestado por Steven Erikson y Ian C. Esslemont durante los ochenta, sirvió como escenario para campañas de rol y evolucionó hasta una serie de novelas, la saga de “Malaz: el libro de los caídos”, que Erikson escribiría en solitario a partir de aquel material creado conjuntamente. Pronto sus libros se convirtieron en un gran éxito de ventas y crítica a nivel mundial, y en un referente en cuanto a literatura fantástica adulta de calidad. No sería, sin embargo, hasta 2009 que triunfarían también en España, de la mano de La Factoría de Ideas, quien entonces editó su primer volumen, Los jardines de la luna. La astucia de La Factoría al recuperarla tras la fallida edición anterior de Timun Mas y ofrecerla en un formato y una publicidad adecuados dicen mucho acerca del hecho de que una obra que no vende bien depende en mayor medida, además de su calidad, del enfoque que le dé su editorial. Desde 2009, La Factoría ha publicado puntualmente los siguientes volúmenes, intercalando recientemente los pertenecientes a la saga “Malaz: el Imperio” de Esslemont, de cuyas dos primeras entregas, El regreso de la Guardia Carmesí y La noche de los cuchillos, ya hablamos. 

Malaz es exceso, en positivo. Más historia que casi ningún otro libro del género”
Mareas de medianoche es un volumen clave y a la vez inusual dentro de la saga. Siguiendo con su grandilocuencia habitual, Erikson lo usa para introducir no un puñado de nuevos héroes y localizaciones, sino un continente entero, el de Lether, y lo hace narrando unos hechos que tienen lugar antes de lo sucedido en la primera entrega, Los jardines de la luna. Uno de sus protagonistas, Trull Sengar, el Tiste Edur, lo encontrábamos a la orilla del mar Creciente rechazado por su tribu, al principio del volumen cuarto. ¿Cómo llegó allí? Parte de las respuestas están en Mareas de medianoche. Un poco retorcido, pero es su estilo; una excentricidad cronológica exactamente de la clase de las que abundan en Malaz y que sus fieles seguidores hemos aprendido a amar, quizás con un toque masoquista. Uno adora los miles de momentos en que, leyendo, se encuentra pensando “no me entero de nada”. Forma parte de su encanto, este modo de contar una historia a partir de pequeñas piezas dispersas que tienes que montar mentalmente para ver cómo encajan. Algo así como un método narrativo arqueológico.


La trama es quizás algo más simple –en cuanto a menor cantidad de subtramas– que la de los volúmenes anteriores. Resumiendo, en el continente de Lether hay dos grandes culturas enfrentadas; por un lado los nativos Tiste Edur (emparentados con los Tiste Andii), una raza ancestral no humana; por el otro, los humanos del reino de Lether. Los primeros, que en su día fueron conquistadores, llevan milenios viviendo en estas tierras; son un pueblo primitivo, cerrado, aferrado a sus tradiciones y en franca decadencia. Los segundos, industriosos, sofisticados e imperialistas, les han ido usurpando sus tierras poco a poco, por medio del engaño, la traición y la fuerza. Ni más ni menos que el típico escenario de un choque entre culturas, como el que protagonizaron los colonos americanos y los nativos. La cultura más “débil” (la más resistente al cambio, aquella cuya tecnología y capacidades militares y económicas no pueden compararse a las de la fuerte) se ve invadida y despersonalizada, lentamente corrompida. De este modo, los Tiste Edur ven como sus tribus periféricas, las colindantes al imperio humano, van perdiendo su personalidad, asimilándose a aquel, tomando sus costumbres. Parece un proceso imparable hasta que surge de entre los Edur un gran líder que intentará invertir la tendencia; el Rey Hechicero, que ha unido a las tribus y planea llevarlas a la guerra. Antes de emprender su campaña definitiva, el Rey envía a los hermanos Sengar a recuperar una espada perdida cuyo poder contribuirá a la victoria. Mientras tanto, entre los Letherii, Tehol Beddict, famoso por haber ganado una fortuna mediante la especulación y haberla perdido acto seguido, aparenta ser un vago inútil que vive en el tejado de su casa y pasa el día discutiendo con su criado; secretamente gesta un plan para poner fin a lo que percibe como una sociedad injusta. Sus hermanos, explorador proscrito uno, y jefe de la guardia real el otro, se encontrarán luchando en bandos opuestos en la guerra que se avecina.

Toda la novela gira por tanto entre estas dos famílias: los Sengar, de los Tiste Edur, y los Beddict, de los humanos. Ambas verán cuestionadas sus lealtades; por los demás y por sí mismos. Un hermano contra otro; la locura de Rhulad Sengar, de la mano de su siniestro patrón, en contraste con la sensatez de su hermano Trull, o la fidelidad a prueba de bomba de Brys Beddict y la duplicidad de Tehol. Como es muy propio de Erikson, el libro está plagado de personajes memorables (los dos grupos de hermanos, el Ceda, los soldados de la Guardia Carmesí); ciertos roles se repiten a lo largo de la saga (personaje hiperpoderoso oculto bajo una apariencia inofensiva, dioses ancestrales codeándose con los mortales, magos y guerreros sobrehumanos), y como en todos y cada uno de sus libros, uno puede disfrutar enormemente los diálogos cargados de ingenio y las escenas de desbordante fantasía. Quizás se haga un poco raro que todos, desde el mendigo más zarrapastroso hasta el sabio más encumbrado, hablen con una misma agilidad, o uno se puede encontrar preguntándose como, ante tanto poder desatado, ha logrado este mundo sobrevivir al paso de las eras. Es fantasía, es ficción, y algunas preguntas sobran. En resumen, "Malaz" es exceso, en positivo. Más magia, más épica, más humor, más poder, más sangre, más personajes, más criaturas, más historia que casi ningún otro libro del género. Hay que leer "Malaz" o morir en el intento.

5 comentarios

Malaz siempre te pide más, al menos a mi.

Por cierto, muy buena reseña ;)

Buena reseña ;)
¡Que ganas de tenerlo para seguir con la saga! A mi me encantan estos saltos temporales que te dejan descolocado, como al comienzo de La casa de cadenas 8)

Cierto es, el inicio de Casa de Cadenas te deja totalmente desconcertado... hasta que poco a poco van encajando las piezas del puzzle.

Yo todavía tengo pendiente unirme a los fieles a Malaz. Con estas reseñas me dan aún más ganas. xD

Para entrar en Malaz hace falta tener cierta tendencia al desequilibrio, al caos. Es como disfrutar del surrealismo o de una película de los Monty Python: no sabes ni lo que estás viendo, pero cuando terminas, todo acaba extrañamente teniendo sentido. Otra más que apuntar en la lista.

Conversaciones




Si Frank Frazetta hubiera ilustrado la Tierra Media

El legendario artista de fantasía heroica y ciencia ficción podría haber ilustrado El Señor de los Anillos de J. R. R. Tolkien, pero el proyecto nunca salió adelante.

Ilustración

Mi espada, mi conjuro. La puerta, magia, Igni. La mazmorra, un troll.
Nos gusta la fantasía

 

© 2009-2016 La Espada en la Tinta. Todos los textos y arte son propiedad son propiedad de sus respectivos autores.
La web

La Espada en la Tinta lleva desde 2009 acercando la literatura fantástica a
los lectores de habla hispana apasiona-
dos por el género.
Síguenos

No dejes de visitarnos en nuestras redes sociales.

Nosotros

Editor/Redactor
jefe
Loren Sparrow

Más

Qué es
La redacción
Contacto
Guía para
comentar

En breve
activamos
esta sección
Gracias por aceptar las cookies. Puedes cerrar este mensaje o leer más sobre la política de cookies. Más información | Sobre las cookies