Mi espada, mi conjuro.
La puerta. Magia.
La mazmorra. Un troll.
Nos gusta la fantasía

"Sabe, oh príncipe, que entre los años en que los océanos anegaron Atlantis y las resplandecientes ciudades [...] hubo una edad no sonada en la que brillantes reinos ocuparon la tierra como el manto azul entre las estrellas."

LA

en la tinta

Mi espada, mi conjuro. La puerta, magia, Igni. La mazmorra,
un troll. El mundo. Nos gusta la fantasía.


- La fantasía es la poción mágica de la literatura -

Nuestra
definiciónde
Fantasía

Dícese de tener la espada a mano y el conjuro aprendido, abrir la puerta a ganzúa, recorrer las mazmorras, enfrentarse al troll, al gnoll y al conjurador de la torre. Explorar un universo imaginario... o no.

Russ Nicholson

El editor
recomienda

Literatura

Neil Gaiman retrata la mitología nórdica en su próximo libro

Todos los trabajos del autor británico están influenciados por las diversas mitologías de la humanidad, entre ellas la nórdica, por lo que es natural que su nuevo trabajo sea precisamente un análisis novelado de los mitos nórdicos.

También
en Twitter

Publihechizo

Publihechizo

Mi espada, mi conjuro. La puerta, magia, Igni. La mazmorra, un troll. El mundo. Nos gusta la fantasía en todas sus formas.

Literatura

‘La Espada de la Verdad’ sigue adelante con ‘The Nicci Chronicles’

Ahora que Terry Goodkind ha cerrado la saga principal, es hora de que Nicci tome el relevo.

Por Grayskull

Dark Horse publicará las tiras cómicas de ‘He-Man y los Masters del Universo’

El sello del caballo negro recupera y recopila en primicia las tiras cómicas de He-Man.

Reinos Olvidados

El elfo oscuro Drizzt Do'Urden vuelve pronto

El drow y los Compañeros de Mithril Hall viajan de nuevo hasta Gauntlgrym para buscar a un viejo amigo.

Literatura

Ediciones B publicará novelas de The Expanse

Tras el éxito de la serie en el canal SyFy, la colección Nova publicará al menos el primer libro de la saga escrita.

Las últimas novedades

Grimorio de novedades

julio 22, 2013

Reseña: «Malaz, el Imperio. El regreso de la Guardia Carmesí», de Ian C. Esslemont

Compartir

Título original: Return of the Crimson Guard: A Novel of the Malazan Empire.
Edición: 672 págs. La Factoría de Ideas, junio 2013.
Disponible en ebook: Sí.
Precio: 29,95 € (rústica con solapas) / 15,19 € (electrónico).
Traducción: Marta García Martínez.
Temática: Fantasía épica.
Correlación: Segundo libro de la serie "Malaz: El Imperio".


El regreso de la Guardia Carmesí es el segundo libro de Ian C. Esslemont en su saga “Malaz: El Imperio”, que corre paralela a la saga central “Malaz: El libro de los caídos”, de Steven Erikson. En la primera novela de Esslemont (La noche de los cuchillos) asistíamos a ciertos hechos previos a Los jardines de la luna (primer volumen de “Malaz: El libro de los caídos”) que podían considerarse complementarios e interesantes para quienes disfruten del universo de Malaz, pero que no era imprescindible leer para seguir el hilo general de la saga madre. Constituían más un añadido, una historia atractiva pero que en esencia no suponía demasiada novedad. El regreso de la Guardia Carmesí es todo lo contrario, aquí ambas sagas se entrelazan. Hay que leerlo, y hay que hacerlo con atención, porque revela toda clase de puntos importantes que afectan, y mucho, a la saga madre.

En El regreso de la Guardia Carmesí, Esslemont da un paso adelante más arriesgado y comprometido, tomando para sí la responsabilidad de relatarnos el regreso de este grupo mercenario del que poco habíamos visto en la saga madre. La Guardia Carmesí vuelve de su exilio para reclamar sus antiguas tierras y enfrentarse al Imperio, al que pretenden derrocar y así cumplir el juramento que décadas atrás los apartó del común de los mortales. Parece ser, sin duda, el momento adecuado para atacar; el Imperio se desmorona cuando por doquier se alzan los pueblos que subyugó, dirigidos a menudo por miembros de la vieja guardia, ahora enfrentada entre sí, la misma generación legendaria a la que pertenecen Kellanved o Danzante. Aquel era un grupo no tan diferente a los que podemos encontrar en la fantasía clásica, desde la Comunidad del Anillo a los Compañeros de la Dragonlance; una serie de talentos, hábiles en la magia o en el combate, que emprenden una gran misión que cambia sus vidas. Malaz le da un giro a este arquetipo; aquí el objetivo no era tanto ayudar al prójimo como satisfacer unas ambiciones personales. Si uno es un mago poderoso, un Gandalf o un Kellanved, si uno maneja la espada como nadie, ¿por qué limitarse al heroísmo? Es la clase de planteamiento al que se ha empezado a someter al género recientemente, una visión menos ingenua de las cosas; en el cómic, fue en el Authority de Warren Ellis, donde los superhéroes se preguntaron por qué arreglar el mundo luchando contra villanos grandes y pequeños cuando es el orden mundial el que hay que combatir, y tomaron el poder para sí; en Malaz, este grupo que salió de la ciudad homónima usó sus habilidades para fundar un imperio y luego lo dirigió con mano de hierro.


"Este segundo libro de Esslemont es en resumen muy, muy distinto del primero; más extenso, mucho más complejo, mucho más complicado"
El conflicto, pues, tiene múltiples frentes, y a diferencia de libros anteriores, aquí transmite una sensación de agotamiento, de desgaste; hay menos magos (muchos han muerto en tantas décadas de guerra), menos destrucción a gran escala y más soldados cansados, más recursos agotados, más sueños rotos. El Imperio de Malaz aquí ya no es el agresor, el conquistador, sino un poder acorralado, que empieza a parecer vacío. Tampoco es un poder unificado. En su seno, hay espacio para todo tipo de mentalidades, desde el infinitamente ambicioso Korbolo Dom, que se propone exterminar la guardia carmesí para augmentar su prestigio al teniente Rillish, que decide seguir su conciencia y ponerse de parte de los débiles cuando las luchas intestinas, que mantienen la atención del trono en otra parte, dejan aparentemente desemparados a los Wickanos, aún diezmados tras la trágica cadena de perros (acontecimiento que podíamos seguir en el segundo tomo de la saga de Erikson, Las puertas de la casa de la muerte).

Entre ambos extremos, muchos otros personajes, como el capitán Storo, que se encuentra en una posición nada envidiable cuando tiene que elegir entre antiguas lealtades y su actual posición como oficial Malazano destacado a la sitiada ciudad de Li Heng: él y sus hombres tomarán decisiones que les perseguirán el resto de la vida. O Kyle, soldado reclutado por la Guardia Carmesí para luchar en un conflicto que no es el suyo, y que se ve implicado con poderes demasiado enormes para comprenderlos siquiera, y mucho menos qué papel se le ha asignado en sus juegos. Y, en un segundo plano, no nos olvidemos de Mallik Rel, quienes los lectores de la saga central recordarán bien, y sus maniobras y traiciones para aposentarse en el núcleo mismo del poder imperial, ni de este clásico de los libros de Malaz, el arquetipo de la pareja de viajeros que resultan ser mucho más de lo que aparentan; en esta ocasión, encarnados por Ereko y Viajero. Y aún podría hablar de la serenidad de Laseen, o del mago supremo Tayschrenn, tan taciturno en este libro, o de Despellejador y Trémula, o de K'azz, líder de la guardia (que personalmente me ha parecido algo soso), pero no acabaríamos nunca; en cada libro de esta saga hay decenas de personajes y todos tienen importancia.


En El regreso de la Guardia Carmesí nos podemos preguntar acerca de cuales pueden ser los objetivos imperiales (o en cualquier caso, los de la Emperatriz Laseen; los de su predecesor ya los conocemos), si busca perpetuarse a través de la guerra y la expansión continuadas, encontrando así una salida a la tensión interna, o si persigue un objetivo concreto. Si Laseen quiere ser un Alejandro o un Octavio Augusto; un conquistador o un constructor. Para mi, es en este libro, más que en los otros de la saga, donde mejor se plantea esta pregunta; donde mejor se ven las complicaciones y turbulencias de la política Imperial, y es que aquí vemos el Imperio como un ente más humano y menos omnipotente, y eso nos permite juzgarlo mejor. Encontraremos también multitud de escenas, situaciones y personajes memorables; algunas de ellas épicas. Personalmente, me ha gustado mucho la idea del juramento de la Guardia Carmesí, y el modo como puede llegar a ser una carga; me ha recordado el caso de la Escolta de Sangre de la saga “Thomas de Covenant, el incrédulo” de S. R. Donaldson, que sufría de un problema similar. Los magos en la mina de Otataralita me parecen otro acierto, así como el desembarco de Kyle, Viajero y Ereko a la costa de Jackuruku y el recibimiento que les da esa extraña cultura de magos y sus siniestros guerreros silenciosos, y los misteriosos Dolmans de Tien. En escenarios exóticos e inspiradores Malaz nunca se queda corta. Ni en su punto fuerte, la épica, que brilla con intensidad en el asalto a Li Heng, en la idea de la muralla de Korelri contra los jinetes de Tormentas o en el duelo que libra Tayschrenn cuando al fin decide hacer acto de presencia.

Este segundo libro de Esslemont es en resumen muy, muy distinto del primero; más extenso, mucho más complejo, mucho más complicado. Adopta directamente el estilo de Erikson; lo imita al detalle, desde los toques de humor absurdo que a veces se aprecian y a veces parecen fuera de lugar a los saltos de escenario súbitos con una miríada de personajes. En parte, la finalidad de este método es facilitar la exposición de distintos puntos de vista; Malaz no es nada maniquea. Es difícil establecer qué bandos son los “buenos” y cuales los “malos”, por lo menos entre los que forman los mortales. Los inmortales son otro tema, pero incluso entre ellos, incluso entre los más deleznables, se puede encontrar una chispa de justificación que ayuda a comprender sus motivos. 

Hay algunas cosas que no me terminan de convencer, como algunos viajes o decisiones divinas que parecen estériles, o el hecho de que tanto Erikson como Esslemont parecen usar el Dios Tullido como deus ex machina; o simplemente el hecho de que por más que imite, Esslemont no llega al nivel de su compañero. Es un poco difícil entrar en la historia, pasa bastante antes no te acostumbras, pero este ya es un problema común de toda la saga. 

Otro punto que hay que aclarar es que es aconsejable leer este libro después del sexto de la saga madre, “Bonehunters” (Los cazahuesos, aún inédito en español; está previsto para otoño), ya que cronológicamente narra unos hechos posteriores; también es cierto que Malaz usa tan a menudo saltos cronológicos y formas narrativas poco convencionales que no supone un gran problema leerlo ahora, no es algo a lo que un lector de Malaz no esté acostumbrado.

Para ir acabando, decir que El regreso de la Guardia Carmesí me ha parecido apasionante, aunque casi había olvidado esa sensación de fatiga que a veces te embarga cuando abres un libro de Malaz y te encuentras con tal avalancha de personajes, datos históricos, hechos aparentemente disconexos y cambios bruscos de escenario. Cuando logras sobreponerte a ella, empieza un disfrute que pocas series pueden igualar.

3 comentarios

La verdad es que a mi los spin-off me suelen gustar bastante, porque dan un poco de vista sobre la historia global distinto que de otra forma nunca se hubiera mostrado. Además de que permite explorar otros temas, organizaciones, lugares, etc.

Todavía no me he puesto en serio con la saga madre de Malaz (leí el primero y poco más), pero en cuanto me ponga con ella tendré en cuenta los de "Malaz, el Imperio", faltaría más.

Tiene muy buena pinta el mundo creado por Erikson y Esslemont.

Es imposible cogeros chicos, me faltan horas para leer todo lo que me gustaría. Estupenda reseña

Bueno, este libro es el siguiente en mi pila, y esta reseña me pareció genial. Ya estoy preparado para afrontarlo con cautela y disfrutarlo de cabo a rabo.

Conversaciones




Si Frank Frazetta hubiera ilustrado la Tierra Media

El legendario artista de fantasía heroica y ciencia ficción podría haber ilustrado El Señor de los Anillos de J. R. R. Tolkien, pero el proyecto nunca salió adelante.

Ilustración

Mi espada, mi conjuro. La puerta, magia, Igni. La mazmorra, un troll.
Nos gusta la fantasía

 

© 2009-2016 La Espada en la Tinta. Todos los textos y arte son propiedad son propiedad de sus respectivos autores.
La web

La Espada en la Tinta lleva desde 2009 acercando la literatura fantástica a
los lectores de habla hispana apasiona-
dos por el género.
Síguenos

No dejes de visitarnos en nuestras redes sociales.

Nosotros

Editor/Redactor
jefe
Loren Sparrow

Más

Qué es
La redacción
Contacto
Guía para
comentar

En breve
activamos
esta sección
Gracias por aceptar las cookies. Puedes cerrar este mensaje o leer más sobre la política de cookies. Más información | Sobre las cookies