Mi espada, mi conjuro.
La puerta. Magia.
La mazmorra. Un troll.
Nos gusta la fantasía

"Sabe, oh príncipe, que entre los años en que los océanos anegaron Atlantis y las resplandecientes ciudades [...] hubo una edad no sonada en la que brillantes reinos ocuparon la tierra como el manto azul entre las estrellas."

LA

en la tinta

Mi espada, mi conjuro. La puerta, magia, Igni. La mazmorra,
un troll. El mundo. Nos gusta la fantasía.


- La fantasía es la poción mágica de la literatura -

Síguenos

Por Crom y los Siete, bús-
canos en las redes sociales y
evitaremos el Sueño Eterno.

¿Dónde están ahora el caballo y el caballero? ¿Dónde está el cuerno que sonaba? ¿Dónde están el yelmo y la coraza, y los luminosos cabellos flotantes? ¿Dónde están la mano en las cuerdas del arpa y el fuego rojo encendido? ¿Dónde están la primavera y la cosecha y la espiga alta que crece? Han pasado como lluvia en la montaña, como un viento en el prado; los días han descendido en el oeste en la sombra de detrás de las colinas. ¿Quién recogerá el humo de la ardiente madera muerta, o verá los años fugitivos que vuelven del mar?

El Señor de los Anillos

Últimas lecturas

Un destacado

Otro destacado

Esta es nuestra
Definición

de fantasía

Dícese de tener la espa-
da a mano
y el hechizo aprendido, abrir la puer-
ta a ganzúa, recorrer las mazmorras, enfrentarse al troll, al gnoll y al conjurador de la torre. Encontrar la biblioteca del nigromante y aprender sus antiguos y preciados conjuros escritos en lengua dracónica.
Explorar un universo imaginario...
o quizá no.

#arte Jakub Rebelka

#arte de JAKUB REBELKA

No te pierdas

Literatura

The Banner Saga 3
en Kickstarter

Stoic ha iniciado la campaña de mecenazgo para sacar adelante la conclusión de su trilogía de fantasía vikinga.

Cine

La fantasía africana de Marlon James

Será una trilogía de fantasía inspirada en los antiguos mitos y leyendas africanos.

Echa un ojo a nuestra sección
de noticias para estar al día.

También
en Twitter

Mi espada, mi conjuro. La puerta, magia, Igni. La mazmorra, un troll. El mundo. Nos gusta la fantasía en todas sus formas.

19 de noviembre de 2012

Calvin y Hobbes: En todas partes hay tesoros – Bill Watterson

Compartir


Título original: There's Treasure EverywhereEdición: 176 págs. Ediciones B, octubre 2012. Disponible en ebook: No. Precio: 21 €. Traducción: Fco. Pérez Navarro. Temática: Humor, tira cómica. Correlación: Primer volumen de la edición española de Calvin y Hobbes.



Supongo que a muchos de vosotros os sonarán las aventuras de este pequeñajo y su peluche, un tigre que parece ser el Pepito Grillo de Calvin. Habrá quienes teníais por costumbre comprar el periódico del fin de semana para buscar nada más empezar la viñeta de Bill Watterson, algo que hacían miles de personas alrededor del mundo cada vez que llegaba esa antesala horrible al lunes que es el domingo.

Si aún no sabéis muy bien de qué os hablo, dejadme que os presente a su autor. Nacido en Washington en julio de 1958, Bill Watterson se licenciaría en Ciencias Políticas para ser contratado como dibujante de viñetas con contenido político un tiempo más tarde. Su carrera no comenzó con buen pie, ya que la competencia de otros dibujantes en la zona y su forma de expresar ciertos asuntos algo peliagudos no terminó de convencer a sus jefes, por lo que se encontraría rápidamente en la calle. No se sabe muy bien cómo empezó a dibujar Calvin y Hobbes, o por lo menos yo no he encontrado ninguna referencia al respecto. Lo que sí que es cierto es que ese niño algo atolondrado y con un amigo imaginario algo más "palpable" que los de otros niños del montón, se convirtió en un auténtico éxito.

En el año 1986, Bill Watterson ganaría el premio Reuben al Mejor Caricaturista del año por parte de la Sociedad Nacional de Caricaturistas de EE.UU, convirtiendo su trabajo en uno de los más afamados por el cual le propusieron todo tipo de merchandising y hasta realizar una serie para la televisión utilizando a Calvin y a su amigo Hobbes. Es bien conocido por todos aquellos que hayan querido buscar datos sobre este autor que Bill Watterson es un genio con una personalidad muy especial. El estrellato nunca le ha parecido especialmente cautivador, por lo que a lo largo de su carrera como caricaturista no ha dado demasiadas entrevistas. Esa fobia ante todo lo que podía ser su fama o la promoción de sus tiras cómicas hicieron que el autor se negase en rotundo a ver cualquier tipo de merchandising relacionado con sus personajes, ya que consideraba que así únicamente se devaluarían tanto su valor como la personalidad propia que habían alcanzado a lo largo de tantas tiras.


De todo esto únicamente podríamos haber sacado la conclusión de que sería un autor que se retiraría pronto, cosa que cumpliría a la edad de treinta y ocho años tras redactar una carta muy explicativa a sus editores donde justificaba las causas de su retiro, agradeciendo finalmente la acogida que las historias de Calvin y Hobbes tuvieron por todo el mundo:

(...)"El que tantos diarios hayan publicado a "Calvin y Hobbes" es algo que siempre me honrará, y agradezco sobremanera su apoyo e indulgencia a lo largo de la pasada década. Dibujar esta tira cómica ha sido un privilegio y un placer, y agradezco que me hayan dado la oportunidad." "Sinceramente, Bill Watterson".


El secreto del éxito de sus tiras cómicas fue algo difícil de predecir en sus inicios. Todas sus historias tienen como protagonista a un niño de seis años llamado Calvin. Como cualquier niño de su edad, sus ganas de jugar, vivir aventuras, descubrir lugares mágicos y en este caso, encontrar tesoros, es algo inherente a su edad, a su capacidad para imaginar y a su energía. Sin embargo, lo que nadie espera al leer sus viñetas es ver como ese tigre de peluche que lleva siempre con él pueda ser su amigo y compañero de juegos. Aquel que le avisa cuando está haciendo algo mal, el que le recuerda que debería estar haciendo los deberes en vez de jugar con la nieve en el jardín de casa y el que le hace comentarios sobre su vecina Susie, a la que nunca deja subir a su fuerte por el hecho de ser una chica, pero a la que siempre espera en la calle cargado con bolas de nieve para pillarla por sorpresa.

Gracias a que el cómic de Calvin y Hobbes nos permite meternos de lleno en la imaginación de ese niño de seis años, Bill Watterson ha conseguido lo que nadie podría haber imaginado. Un cómic para todos los públicos en el que los peques se lo pasarán bomba viendo las aventuras que corren los protagonistas y una serie de tiras para los adultos que, en ocasiones, están cargadas de un doble mensaje que nos harán sonreír al ver la verdad en las palabras inocentes de Calvin. Debido a este éxito se están reeditando los tomos de mano de Ediciones B, con nuevas portadas como motivo del 15º aniversario de su edición en España.


La colección antes estuvo editada de en dos colecciones distintas: Treasury, realizadas en formato vertical recopilando ciertas tiras que más podrían ser pequeñas historias de Calvin al estilo de un cuento ilustrado –principalmente en color–, con alguna que otra viñeta más como las del formato Collection, en este caso de forma apaisada donde se reúnen la totalidad de las tiras aparecidas en los periódicos, dibujadas en blanco y negro. Por esta razón, en el tomo de En todas partes hay tesoros, al igual que en volúmenes siguientes, no tendremos un hilo argumental que se continúe en la siguiente entrega. Debido a la naturaleza de su creación como pequeñas reflexiones dentro del mundo de ese niño de seis años, únicamente nos encontraremos situaciones que pueden alargarse más o menos, pero que en todo caso nunca abarcarán más de dos páginas.

De tal forma, en el cómic de En todas partes hay tesoros nos encontraremos un poco de todo sobre las aventuras que Calvin vivirá con Hobbes, desde sus dotes de escultor a la hora de sorprender a su padre cuando vuelve del trabajo –con verdaderas macabras obras de arte hechas con muñecos de nieve–, como a su madre cuando le da algunas de las razones más justificadas para no hacer los deberes, no ducharse o no poner la mesa. Estoy segura de que os pasará como a mí: en cuanto empecéis a leer una de las viñetas no podréis parar y os leeréis todo el libreto soltando bastante a menudo una sonora carcajada. Podría parecer que no, pero os aseguro que muchos de vosotros os sentiréis identificados con algunas de las hazañas de Calvin y Hobbes. No debéis perderos esta oportunidad para tener un cómic de Bill Watterson en vuestro fondo literario. Un artista que podría ser considerado una estrella fugaz dentro del mundillo del cómic y que pese a quien le pese, se retiró en lo mejor de su carrera para dejar brillando para siempre a estos dos protagonistas tan entrañables.

4 comentarios

Todo el mundo debería leer alguna vez Calvin y Hobbes. Es, así de claro, una obra maestra de la tira cómica. Sus personajes son tan entrañables y transmiten tanto que creo que es imposible que alguien no se sienta cautivado por ellos. A mí me han alegrado más de una tarde de bajón, sinceramente.

El caso es que sólo tengo alguno de los tomos de la anterior tirada de Ediciones B. Si dices que han descabalado un poco las historietas, no sé si es la mejor opción para los que ya teníamos varios números de la edición previa. Para los que la empiecen ahora, lo veo una compra imprescindible.

No te preocupes, creo que quizás me he explicado mal. Las ediciones las han dejado como antes, mi explicación de lo de los distintos formatos iba de acuerdo a lo que lleva cada tipo de tomo (sobre qué llevan los apaisados y qué tipo de contenido llevan los verticales) para la gente que no los tuviera con anterioridad. ^^ Así que no te preocupes, simplemente los han reeditado con tapas nuevas con motivo del aniversario. Por dentro que yo sepa están exactamente igual. (Aunque espero que con una encuadernación algo más firme, porque tengo algunos tomos que peligran).

A mi también me faltan algunos, quizás ahora pueda intentar conseguir los que me quedan. Como bien dices Jolan, Calvin y Hobbes sirve para levantar el ánimo en esos días en los que te dan ganas de mandarlo todo al carajo y ponerte a hacer de mimo en la calle. xD

Uno de mis cómics favoritos. De hecho lo sigo leyendo de vez en cuando =)

Besotes

También a mi me parece uno de los mejores cómics que existen. No sólo te da una visión de los niños pequeños totalmente precisa, sino que puedes aprendes muchas cosas tanto de Calvin como de su tigre. XD Aparte del humor, creo que muchas veces nos sentimos plenamente identificados con el dichoso niño. :D

Conversaciones




Si Frank Frazetta hubiera ilustrado la Tierra Media

El legendario artista de fantasía heroica y ciencia ficción podría haber ilustrado El Señor de los Anillos de J. R. R. Tolkien, pero el proyecto nunca salió adelante.

Ilustración

 

© 2009-2016 La Espada en la Tinta. Todos los textos y arte son propiedad son propiedad de sus respectivos autores.
La web

La Espada en la Tinta lleva desde 2009 acercando la literatura fantástica a
los lectores de habla hispana apasiona-
dos por el género.
Síguenos

No dejes de visitarnos en nuestras redes sociales.

Nosotros

Editor/Redactor
jefe
Loren Sparrow

Más

Qué es
La redacción
Contacto
Guía para
comentar

En breve
activamos
esta sección
Gracias por aceptar las cookies. Puedes cerrar este mensaje o leer más sobre la política de cookies. Más información | Sobre las cookies