Mi espada, mi conjuro.
La puerta. Magia.
La mazmorra. Un troll.
Nos gusta la fantasía

"Sabe, oh príncipe, que entre los años en que los océanos anegaron Atlantis y las resplandecientes ciudades [...] hubo una edad no sonada en la que brillantes reinos ocuparon la tierra como el manto azul entre las estrellas."

LA

en la tinta

Mi espada, mi conjuro. La puerta, magia, Igni. La mazmorra,
un troll. El mundo. Nos gusta la fantasía.


- La fantasía es la poción mágica de la literatura -

Síguenos

Por Crom y los Siete, bús-
canos en las redes sociales y
evitaremos el Sueño Eterno.

¿Dónde están ahora el caballo y el caballero? ¿Dónde está el cuerno que sonaba? ¿Dónde están el yelmo y la coraza, y los luminosos cabellos flotantes? ¿Dónde están la mano en las cuerdas del arpa y el fuego rojo encendido? ¿Dónde están la primavera y la cosecha y la espiga alta que crece? Han pasado como lluvia en la montaña, como un viento en el prado; los días han descendido en el oeste en la sombra de detrás de las colinas. ¿Quién recogerá el humo de la ardiente madera muerta, o verá los años fugitivos que vuelven del mar?

El Señor de los Anillos

Últimas lecturas

Un destacado

Otro destacado

Esta es nuestra
Definición

de fantasía

Dícese de tener la espa-
da a mano
y el hechizo aprendido, abrir la puer-
ta a ganzúa, recorrer las mazmorras, enfrentarse al troll, al gnoll y al conjurador de la torre. Encontrar la biblioteca del nigromante y aprender sus antiguos y preciados conjuros escritos en lengua dracónica.
Explorar un universo imaginario...
o quizá no.

#arte Jakub Rebelka

#arte de JAKUB REBELKA

No te pierdas

Literatura

The Banner Saga 3
en Kickstarter

Stoic ha iniciado la campaña de mecenazgo para sacar adelante la conclusión de su trilogía de fantasía vikinga.

Cine

La fantasía africana de Marlon James

Será una trilogía de fantasía inspirada en los antiguos mitos y leyendas africanos.

Echa un ojo a nuestra sección
de noticias para estar al día.

También
en Twitter

Mi espada, mi conjuro. La puerta, magia, Igni. La mazmorra, un troll. El mundo. Nos gusta la fantasía en todas sus formas.

12 oct. 2017

Anhelando las estrellas con ‘El despertar del Leviatán’ de James S. A. Corey

Compartir

La primera entrega de la obra de ciencia ficción en que se basa la serie de televisión The Expanse es un compendio de personajes carismáticos y escenarios inabarcables que encantará a los seguidores del género.



No me considero una experta en lo que a ciencia ficción se refiere. He leído muchas cosas a lo largo de mi vida, pero siempre me he decantado por la vertiente más fantástica de la literatura —y creedme cuando digo que no voy a discutir sobre las teorías que algunos tienen sobre si la ciencia ficción es también otra forma de fantasía o no—. El caso es que mi despertar al género no se dio con la literatura, sino con los videojuegos, más concretamente con la saga “Mass Effect”. Está plagada de referencias literarias y cinematográficas de esta temática y me hizo descubrir un mundo verdaderamente infinito de emociones, sensaciones y reflexiones.

Tras deglutir algún que otro clásico del género de aquí y de allá —véanse Dune, Fundación, El juego de EnderLas estrellas son la estigia y algún otro—, pasé directamente a The Expanse, la famosa serie que emite Syfy, y como no puede ser de otra manera esto fue lo que me lanzó directamente a los brazos de James S. A. Corey y su El despertar del Leviatán en cuanto me comentaron que era la novela en la que se basaba la serie de televisión.


Como buena novata que soy en esto, rezaba por no encontrarme miles de datos científicos complejos que dificultasen la lectura a lo largo de la narración, que hubiese intrigas y politiqueos sin volver a sumergirme en una saga del estilo de Dune y que se alejase del concepto de space opera que había podido llegar a paladear con algunas novelas de Star Wars que, por suerte o por desgracia, han pasado por mis manos. Esperaba, precisamente, algo más del estilo “Mass Effect”, algo que tuviese acción y exploración, peligro hacia lo conocido y lo desconocido, que me hiciese contener el aliento cuando hubiese operaciones en el vacío espacial o que mostrase en cierta forma la evolución que podía haber tenido la humanidad, teniendo en cuenta que en realidad solo habían llegado hasta “la puerta de casa”.

Los límites terrestres se habían cruzado, pero aún no existía la tecnología suficiente como para poder salir de nuestra galaxia; quería tener información de primera mano sobre cómo reaccionan las personas cuando han conseguido llegar a poblar Marte y ocupar el cinturón de Ceres, aún sin haber descubierto nada como la velocidad de curvatura, los relés de masa o la velocidad de la luz. Deseaba algo que pese a ambientarse en el espacio y en un futuro lejano, me pareciese a la vez real y quizás hasta realizable. Eso lo conseguí fácilmente con la serie. Lo que hizo el libro sin embargo fue aumentar mi perspectiva, otorgarme mil detalles y ricas descripciones, hacer que mi cerebro explotase como si se encontrase en un entorno despresurizado y no pudiese absorber aún más información. Puedo decir sin rubor que El despertar del Leviatán ha plantado en mí la semilla con el gusanillo por las novelas de ciencia ficción, y se ha convertido en uno de los mejores libros que he tenido el placer de leer en los últimos años.


Es inevitable hacer una comparativa con la serie, sobre todo pensando que los personajes cambian levemente de un formato a otro. En el caso de Miller, por ejemplo, se ha suavizado su mal carácter, su vida torturada, sus prácticas de policía corrupto y sus sentimientos de impotencia, obsesión y soledad. Sin embargo, otros protagonistas como Amos han sufrido un proceso opuesto: en la novela no es un grandullón agresivo sin cerebro con ciertos problemillas de autocontrol. En cambio podemos identificarlo como un soldado no especialmente listo, pero tampoco una masa de músculos sin cerebro y vicioso, un hombre pragmático que también hace labores de mantenimiento mecánico de las naves espaciales en las que sirve y que siente obsesión con Naomi, la segunda al cargo de la famosa Rocinante —la cual por cierto, pasará a la historia junto con otras naves épicas como el Halcón Milenario, la Enterprise o la Normandy—. Tanto a Naomi como al capitán Holden se les ha dejado más o menos igual en la serie, salvo por la relación especial que mantienen entre ellos.

The Expanse, un apunte
Para los que alberguéis dudas sobre si leer el libro mientras veis la serie, hay que tener en cuenta que los guionistas han utilizado una forma curiosa de adaptar la historia a las pequeña pantalla. La primera temporada equivaldría a la primera mitad del libro —página arriba, página abajo—, por lo que la segunda temporada de The Expanse en realidad mostraría la segunda mitad del primer libro y la primera mitad del segundo —La guerra de Calibán—. Esto no va a ser un problema para los que vean directamente la serie, pero si también pensáis leer los libros tened en cuenta que será mucho mejor que los leáis antes de ver The Expanse.
La serie de televisión The Expanse es una buena forma de comprobar cómo evolucionan determinadas obras escritas hacia un medio como puede ser la pequeña pantalla. Es la necesidad que tienen los guionistas que adaptan toda la narración, de simplificar los roles de los protagonistas y de sintetizar ciertos contenidos, como si dejasen claro que las personas que eligen el formato cinematográfico no fuesen capaces de entender los conceptos de la misma forma que los comprenden quienes leemos la novela. Esto, por cierto, daría para una muy buena conversación junto a unas cervezas.

En resumen, animo a todas las almas que estén leyendo esta reseña o que hayan mostrado cierto interés en ella a que se lancen de cabeza a leer El despertar del Leviatán. Las razones están bien claras: no es solo una historia atípica con unos personajes carismáticos y un entorno inabarcable, sino que se tocan temas tan importantes como la moral, el honor, el respeto, la duda, el miedo, la desesperación, el desafío y la supervivencia. La forma en la que está escrito no requiere precisamente saber hebreo bíblico. Es apto para cualquier persona que tenga un poquito de interés, mucho más para todos los que nos enamoramos de las lecciones sobre el universo de Carl Sagan o que flipamos con cualquier serie, película o videojuego donde salga el espacio en toda su magnitud. Además, no sé si sabéis que aparte de no tener prácticamente erratas, la traducción a cargo de David Tejera es perfecta: no hay gazapos en los términos más complejos y no os vais a complicar la vida intentando dilucidar si tal o cual escena no la habéis entendido bien porque el traductor haya tenido alguna que otra ida de olla. Está niquelado de principio a fin y eso hace que te sumerjas tanto en la historia que en realidad te olvidas de que estás leyendo una obra traducida, lo cual siempre es bueno.

También recomiendo El despertar del Leviatán porque aparte de naves espaciales que se disparan entre sí, también hay politiqueos como los que surgen cuando la guerra parece alzarse entre la Tierra y Marte, porque paladearéis ese sabor que os dejan las historias policíacas cuando sigáis la investigación de Miller sobre Julie Mao, y pasaréis verdadero miedo cuando cierta molécula decida dar un golpe “sobre la mesa” y decir “aquí estoy yo”. Es un libro imprescindible, fácil de leer, regalar y recomendar, una pasada de lectura.


EL DESPERTAR DEL LEVIATÁN
James S. A. Corey (Daniel Abraham y Ty Franck)
Trad. de David Tejera Expósito
Nova, octubre de 2016
Rústica con solapas, 608 págs.
21.50 €

0 comentarios

Conversaciones




Si Frank Frazetta hubiera ilustrado la Tierra Media

El legendario artista de fantasía heroica y ciencia ficción podría haber ilustrado El Señor de los Anillos de J. R. R. Tolkien, pero el proyecto nunca salió adelante.

Ilustración

 

© 2009-2016 La Espada en la Tinta. Todos los textos y arte son propiedad son propiedad de sus respectivos autores.
La web

La Espada en la Tinta lleva desde 2009 acercando la literatura fantástica a
los lectores de habla hispana apasiona-
dos por el género.
Síguenos

No dejes de visitarnos en nuestras redes sociales.

Nosotros

Editor/Redactor
jefe
Loren Sparrow

Más

Qué es
La redacción
Contacto
Guía para
comentar

En breve
activamos
esta sección
Gracias por aceptar las cookies. Puedes cerrar este mensaje o leer más sobre la política de cookies. Más información | Sobre las cookies