Mi espada, mi conjuro.
La puerta. Magia.
La mazmorra. Un troll.
Nos gusta la fantasía

"Sabe, oh príncipe, que entre los años en que los océanos anegaron Atlantis y las resplandecientes ciudades [...] hubo una edad no sonada en la que brillantes reinos ocuparon la tierra como el manto azul entre las estrellas."

LA

en la tinta

Mi espada, mi conjuro. La puerta, magia, Igni. La mazmorra,
un troll. El mundo. Nos gusta la fantasía.


- La fantasía es la poción mágica de la literatura -

Nuestra
definiciónde
Fantasía

Dícese de tener la espada a mano y el conjuro aprendido, abrir la puerta a ganzúa, recorrer las mazmorras, enfrentarse al troll, al gnoll y al conjurador de la torre. Explorar un universo imaginario... o no.

Russ Nicholson

El editor
recomienda

Literatura

Neil Gaiman retrata la mitología nórdica en su próximo libro

Todos los trabajos del autor británico están influenciados por las diversas mitologías de la humanidad, entre ellas la nórdica, por lo que es natural que su nuevo trabajo sea precisamente un análisis novelado de los mitos nórdicos.

También
en Twitter

Publihechizo

Publihechizo

Mi espada, mi conjuro. La puerta, magia, Igni. La mazmorra, un troll. El mundo. Nos gusta la fantasía en todas sus formas.

Literatura

‘La Espada de la Verdad’ sigue adelante con ‘The Nicci Chronicles’

Ahora que Terry Goodkind ha cerrado la saga principal, es hora de que Nicci tome el relevo.

Por Grayskull

Dark Horse publicará las tiras cómicas de ‘He-Man y los Masters del Universo’

El sello del caballo negro recupera y recopila en primicia las tiras cómicas de He-Man.

Reinos Olvidados

El elfo oscuro Drizzt Do'Urden vuelve pronto

El drow y los Compañeros de Mithril Hall viajan de nuevo hasta Gauntlgrym para buscar a un viejo amigo.

Literatura

Ediciones B publicará novelas de The Expanse

Tras el éxito de la serie en el canal SyFy, la colección Nova publicará al menos el primer libro de la saga escrita.

Las últimas novedades

Grimorio de novedades

abril 18, 2016

'Escamas' de Rachel Hartman, ¿los monstruos nacen o se hacen?

Compartir

La continuación de las aventuras de Seraphina es más oscura y sigue siendo una novela juvenil ejemplar.


Las aventuras de Seraphina Dombegh, esa joven inteligente, resuelta y excepcional que ocultaba secretos lapidarios y sobre cuyas manos descansaba la estabilidad política del reino de Goredd, llegan a su fin. Tengo que decir que me despido de este gran personaje femenino con una resaca literaria como pocas he tenido. He estado dándole vueltas a la reseña como alma en pena desde que terminé la novela, como si el hecho darle palabras a los sentimientos que me ha despertado Escamas me obligara a darles carpetazo, aunque en cierto modo lo es. Terminar una novela, depositarla en la estantería y, finalmente, reseñarla es como despedirse de ella. Y yo no quería dejar Goredd ni despedirme de Phina, Lucian o Glisselda; no quería abandonar el Jardín de los Grotescos ni a sus habitantes, sino continuar junto con Seraphina en su búsqueda por las Tierras del Sur, en su viaje de aceptación personal y la comprensión de los puntos de vista de los demás, sus deseos y razones. 

Si no habéis leído Seraphina quizá deberíais deteneros aquí. Al ser Escamas el desenlace de la bilogía algún detalle del libro anterior tengo que explicar, acercándonos al pantanoso terreno del spoiler. No es que vaya a destripar nada importante pero es posible que algunas cosas del argumento del anterior libro salgan aquí y no quisiera fastidiaros la experiencia lectora. Dicho esto, bajo vuestra responsabilidad dejo que continuéis leyendo la reseña. ¡Allá vamos!

¿De qué va Escamas? La situación política del reino de Goredd pende de un hilo y la paz entre dragones y humanos es casi una utopía. Por deseo de Glisselda y Lucian, Seraphina se embarca en un viaje diplomático hacia las Tierras del Sur (Ninys, Porphyria y Samsan) buscando, en teoría, aliados para Goredd. Sin embargo, su misión es aún más delicada de lo que aparenta: debe buscar a los demás ityasaari, los Grotescos de su Jardín Mental, para crear una telaraña telepática que proteja a Goredd de los dragones y encontrar a Orma, su tío, desaparecido en extrañas circunstancias.


Bajo el clásico viaje de autodescubrimiento del héroe, o en nuestro caso heroína, Rachel Hartman nos presenta varias cuestiones importantes: ¿Todo vale a la hora de asegurar la paz del reino? ¿El bienestar de la mayoría está por encima del de una pequeña minoría? ¿Qué es lícito sacrificar por el bien común? ¿Hemos de encajar en la sociedad o aceptarnos a nosotros mismos como lo que somos? ¿Son nuestras costumbres mejores que las de los demás y, por tanto, han de ser impuestas en aras de una solución pacífica? ¿Y los monstruos? Esos monstruos que acechan en la oscuridad, ¿nacen o han sido creados? Ya veis que bajo esta "dragonada" juvenil se esconden temas importantes sobre la condición de los seres humanos, sobre el racismo, sobre el respeto a otras culturas y condiciones, sobre la aceptación de lo que somos por encima de lo que dicta la sociedad, y sobre todo, esta novela es un canto a la tolerancia. Antes de que cunda el pánico con todo este rollo sobre la levedad del ser, diré que Hartman lo cuenta desde un adecuado punto de vista juvenil sin meterse en camisas de once varas, todo gracias a un personaje muy potente como Seraphina, que sufre una de las mejores evoluciones que he leído en mucho tiempo y que, por desgracia, son escasas de ver en las nuevas hornadas de novela juvenil. Es más, creo que desde la novela Taran el Errante (cuarta entrega de "Las crónicas de Prydain" de Lloyd Alexander) no había visto una evolución tan magnífica en un personaje juvenil.

"La autora nos brinda una novela llena de luz y esperanza, de tolerancia y de amor del bueno"
¿Qué sería de una buena protagonista sin unos secundarios que la arropasen o un buen antagonista? Tengo que decir que he echado de menos una participación más activa de Glisselda, la princesa de Goredd, y de su capitán de la guardia, Lucian Kiggs. Y aunque son el contrapunto romántico, formando uno de los triángulos amorosos juveniles más bonitos y bien resueltos que he tenido la fortuna de leer, me ha faltado que tuvieran más peso en la historia. Pero claro, la parte romántica del asunto queda relegada en aras de lo importante: los esfuerzos que hacen todos los protagonistas por conseguir la paz del reino. Así que, sí, tendremos nuestros momentos de deshojar la margarita, pero supeditados coherentemente a la estructura interna de la novela y a lo que nos quiere realmente Hartman contar, que es un cuento sobre la tolerancia y el amor propio, bien entendido. 

Otra cosa que me ha gustado de Escamas es la relevancia que se le dan a todos los demás Grotescos, especialmente a Abdo, que es un amor de personaje y que llegará, con sus ocurrencias, a quitarle protagonismo a la mismísima Phina, que ya es decir. Este pequeño grotesco nos dará muchas de las escenas más tiernas y otras que serán con las que más llegaremos a sufrir.

Si Seraphina es el lado luminoso de la Fuerza en Escamas, en alguna parte debe existir un reverso tenebroso, tentador, zalamero y manipulador que sea el detonante de todas las dificultades por las que tiene que atravesar Phina y su equipo de Grotescos. Y esta es Jannoula: su triste, oscura y dramática historia es tan cruel que llegaréis a sentir verdadera lástima por ella, empatizando con sus circunstancias e incluso justificando en algunos casos las malvadas cosas que hace. Es muy, pero que muy difícil que un autor cree un antagonista que despierte tantos sentimientos encontrados en el lector, que consiga empatizar con él al tiempo que inspire repulsa y tristeza. No disfrutaba tanto de un antagonista desde Gretel, la malvada gitana nazi de "El tríptico de Asclepia". Claro que aquí el nivel es más juvenil y menos sombrío. La autora no abandona nunca el tono juvenil y algo inocentón, porque esto no es "Canción de hielo y fuego".

¿Y qué decir de la fantástica ambientación de la novela? Aunque en esta segunda parte el tono es más oscuro que en su predecesora, el trabajo de worldbuilding de la novela es soberbio. No solo nos movemos geográfica y culturalmente, ampliando los horizontes de Seraphina, sino que dichos escenarios están tan bien construidos, son tan coherentes y están tan bien perfilados que es una gozada disfrutar del viaje con los protagonistas. Quizá he echado un poco de menos la parte “musical” de la primera novela, con Seraphina centrada en sus clases de música y la interpretación de las partituras, pero el desarrollo de todo lo demás lo compensa la autora con creces, cerrando de forma magistral incluso el marco teológico de la novela.

¿Ha habido algo que no me haya terminado de convencer de Escamas? Sinceramente, tan solo hay un detalle sin importancia que ha empañado ligeramente la novela. El final se me ha hecho corto, incluso algo abrupto, y me he quedado con las ganas de una confrontación más épica entre humanos y dragones. Sin embargo, si habéis leído la reseña, habréis visto que esta nunca ha sido la verdadera intención de la autora. Sin duda es una de las novelas más antibelicistas y tolerantes que he leído últimamente, y lo he agradecido muchísimo.


No puedo terminar la reseña sin mencionar la preciosa edición de Nocturna Ediciones que resulta ser una maravilla: la portada en relieve con letras doradas, el papel suave en tonos crema y la exquisita traducción a cargo de Marta Torres Llopis es casi es música para los ojos. Mi lado bibliófilo da palmas y saltos de alegría ante semejante joya en mis estanterías gracias a la cuidada maquetación con el mapa, el elenco de personajes y el glosario al final con toda la terminología que Rachel Hartman ha creado para las dos novelas.

En definitiva, Escamas es el desenlace perfecto de las aventuras de Seraphina. La autora abandona el tono un tanto alegre y desenfadado del primer libro para hacer la historia más oscura, más comprometida y más emocionante, con un final precioso a la par que inesperado sin apartarse por un momento de tener ese tono juvenil e inocente que la narración requiere. No deja de lado la aventura y la maravilla, y la autora nos brinda una novela llena de luz y esperanza, de tolerancia y de amor del bueno. Y aunque la autora deja todo cerrado, el lector se queda con las ganas de seguir recorriendo los caminos de las Tierras del Sur. Esperemos que la nueva novela que Rachel Hartman está escribiendo ambientada en este mismo mundo no tarde una eternidad en ver la luz. Escamas es un libro de once sobre diez, palabra de dragón.

*Este libro ha sido publicado por Nocturna Ediciones y traducido al castellano por Marta Torres Llopis. Está editado en rústica con solapas, tiene 685 páginas y un precio de 18 doblones. Es la segunda entrega de la bilogía de Seraphina.

0 comentarios

Conversaciones




Si Frank Frazetta hubiera ilustrado la Tierra Media

El legendario artista de fantasía heroica y ciencia ficción podría haber ilustrado El Señor de los Anillos de J. R. R. Tolkien, pero el proyecto nunca salió adelante.

Ilustración

Mi espada, mi conjuro. La puerta, magia, Igni. La mazmorra, un troll.
Nos gusta la fantasía

 

© 2009-2016 La Espada en la Tinta. Todos los textos y arte son propiedad son propiedad de sus respectivos autores.
La web

La Espada en la Tinta lleva desde 2009 acercando la literatura fantástica a
los lectores de habla hispana apasiona-
dos por el género.
Síguenos

No dejes de visitarnos en nuestras redes sociales.

Nosotros

Editor/Redactor
jefe
Loren Sparrow

Más

Qué es
La redacción
Contacto
Guía para
comentar

En breve
activamos
esta sección
Gracias por aceptar las cookies. Puedes cerrar este mensaje o leer más sobre la política de cookies. Más información | Sobre las cookies