Mi espada, mi conjuro.
La puerta. Magia.
La mazmorra. Un troll.
Nos gusta la fantasía

"Sabe, oh príncipe, que entre los años en que los océanos anegaron Atlantis y las resplandecientes ciudades [...] hubo una edad no sonada en la que brillantes reinos ocuparon la tierra como el manto azul entre las estrellas."

LA

en la tinta

Mi espada, mi conjuro. La puerta, magia, Igni. La mazmorra,
un troll. El mundo. Nos gusta la fantasía.


- La fantasía es la poción mágica de la literatura -

Nuestra
definiciónde
Fantasía

Dícese de tener la espada a mano y el conjuro aprendido, abrir la puerta a ganzúa, recorrer las mazmorras, enfrentarse al troll, al gnoll y al conjurador de la torre. Explorar un universo imaginario... o no.

Russ Nicholson

El editor
recomienda

Literatura

Neil Gaiman retrata la mitología nórdica en su próximo libro

Todos los trabajos del autor británico están influenciados por las diversas mitologías de la humanidad, entre ellas la nórdica, por lo que es natural que su nuevo trabajo sea precisamente un análisis novelado de los mitos nórdicos.

También
en Twitter

Publihechizo

Publihechizo

Mi espada, mi conjuro. La puerta, magia, Igni. La mazmorra, un troll. El mundo. Nos gusta la fantasía en todas sus formas.

Literatura

‘La Espada de la Verdad’ sigue adelante con ‘The Nicci Chronicles’

Ahora que Terry Goodkind ha cerrado la saga principal, es hora de que Nicci tome el relevo.

Por Grayskull

Dark Horse publicará las tiras cómicas de ‘He-Man y los Masters del Universo’

El sello del caballo negro recupera y recopila en primicia las tiras cómicas de He-Man.

Reinos Olvidados

El elfo oscuro Drizzt Do'Urden vuelve pronto

El drow y los Compañeros de Mithril Hall viajan de nuevo hasta Gauntlgrym para buscar a un viejo amigo.

Literatura

Ediciones B publicará novelas de The Expanse

Tras el éxito de la serie en el canal SyFy, la colección Nova publicará al menos el primer libro de la saga escrita.

Las últimas novedades

Grimorio de novedades

julio 12, 2013

Reseña: «Tríptico de Asclepia: Semillas amargas», de Ian Tregillis

Compartir

Título original: Bitter Seeds (The Milkweed Triptych).
Edición: 446 págs. Random House Mondadori, sello "Random", marzo 2013.
Disponible en ebook: Sí.
Precio: 11,95 € (tapa dura con sobrecubierta) / 8,99 € (electrónico).
Traducción: Gabriel Dols Gallardo.
Temática: Ucronía dieselpunk, Segunda Guerra Mundial, espionaje, ciencia ficción.
Correlación: Primera entrega de la trilogía “Tríptico de Asclepia”.


En los albores de la Segunda Guerra Mundial las fuerzas nazis cuentan con superhombres y las británicas con demonios de la naturaleza. Pronto, un hombre normal y corriente se verá atrapado entre los dos bandos. Con esta breve sinopsis y completamente a ciegas me metí de cabeza en Semillas amargas, el primer libro de la trilogía “El Tríptico de Asclepia”, de Ian Trigillis, un astrofísico con gusanillo por la literatura y que ha publicado bajo las alas de George R.R. Martin. Esto puede ser un hándicap o no, depende de si os o no gusta el autor de "Canción de Hielo y Fuego". Personalmente, no hay cosa que me aleje más de un libro que sus “padrinos” famosos y sus reclamos editoriales. Por experiencia, los “herederos de” suelen traer subproductos de baja calidad que terminan por hacer que me cabree por haber gastado tiempo y dinero en algo que ni por asomo se acerca a lo que se promete. Pues bien, he aquí la honrosa excepción que confirma la regla. No me gusta Martín (sí, ya os estoy viendo afilar las espadas y exiliándome tras el Muro) pero me ha encantado esta novela de Ian Tregillis, una ucronía dieselpunk ambientada en la Segunda Guerra Mundial, y su introducción a los misterios de Asclepia.

"Una historia intimista, sombría, que plantea serias cuestiones morales"
Vayamos por partes, que hay muchas cosas que quiero contar y no sé si me dejaré algo en el tintero. En primer lugar, lo primero que tenemos que considerar es que esta novela es completamente introductoria. La sensación general de “no pasa nada” nos va a acompañar durante gran parte de la historia, especialmente en los primeros capítulos, en los que iremos un poco a la deriva. Quizá la sinopsis nos engañe y nos dé la idea de una épica confrontación entre dos fuerzas superpoderosas que destrozan todo a su paso, mientras de fondo se oye algún tema orquestal de Hans Zimmer clamando sangre, vísceras y acero. Pues olvidaos. Con esa idea iba yo, y me quedé con tres palmos de narices. Estamos ante una historia más cercana a las novelas de espías de Le Carré, llena de subterfugios, planes de espionaje y contraespionaje, pequeños actos de personas muy, pero que muy concretas, que tienen en sus manos el devenir de una guerra más por la información que poseen que por la fuerza bélica. El tono es sombrío, oscuro y preparaos, fuera ideas preconcebidas. Ni lo todos los Aliados son unos angelitos ni todos los Nazis unos desalmados. Aquí hablamos de personas reales, con un background a sus espaldas, que son siempre coherentes consigo mismas, que están condicionadas por las circunstancias y que en muchos casos se ven en el filo de la navaja, enfrentándose a verdaderos dilemas morales. ¿El fin justifica los medios? ¿El bienestar de la mayoría justifica el sacrificio de una minoría? ¿Todo vale, como dice el refrán, en el amor y en la guerra, con tal de obtener la victoria? ¿Estamos dispuestos a pagar el precio que vale nuestra libertad? La novela toca temas muy peliagudos de forma muy personal, muy cercana a los personajes, planteando temas espinosos, sin soluciones fáciles y dejando de lado batallas campales entre ejércitos de superhombres y demonios, que era más que nada lo que prometía la sinopsis. Esto ha sido una sorpresa muy grande, y muy satisfactoria. Esperaba algo mucho más superfluo y vanal, y lo que escondía la contraportada ha sido ambrosía divina.

Klaus (C) Christian McGrath. Ilustración de portada para la edición americana de Semillas amargas.

Los personajes son otro punto fuerte en la novela. Tanto los protagonistas del bando aliado como los alemanes están muy bien construidos, son coherentes, son humanos, tienen motivaciones que les hacen actuar de una determinada forma, se equivocan, aciertan y están llenos de luces y sombras. El peso de la novela, al menos en su mayor parte, recae sobre el capitán de corbeta Raybould Marsh, un joven británico que trabaja para el SIS (el famoso MI6). Es un hombre de arraigados principios morales que en ocasiones no he podido evitar compararlo con James Bond al servicio de Su Graciosa Majestad. Su evolución, dada por las circunstancias, es bastante coherente con el argumento de la novela y de un joven bastante idealista terminaremos por tener un hombre atormentado por su trabajo, al que no le importa el precio que haya que pagar después de las circunstancias a las que se ha tenido que enfrentar. Es la perdición de la inocencia en la guerra. Otro personaje importante es lord William Beacuclerk, compañero de andanzas universitarias de Marsh, que esconde en su linaje de alta cuna una estirpe de brujos.

"Una apuesta adulta dentro del género de ciencia-ficción ambientado en la Segunda Guerra Mundial".
Lejos de la visión general que tenemos de estos, aquí los brujos son “negociadores”, consiguen dominar los fenómenos naturales a cambio de algo, normalmente costoso y cruento, que ofrecen a los eidolones (reconozco que al llegar a este punto tuve un momento fandomero rememorando "Final Fantasy" y sus invocaciones). Respecto al bando alemán, que es mi preferido en esta historia, tenemos a dos hermanos de origen gitano, Klaus y Gretel, que pese a no tener sangre cien por cien aria, son seleccionados para un monstruoso experimento que les transforma en algo parecido al superhombre de Nietzsche. No han nacido con dones especiales, salvo quizá Gretel, que es psíquica y tiene visiones del futuro, pero han sido potenciados mediante dolorosa experimentación y sus poderes funcionan con aparatosas “baterías” que se enchufan a la cabeza. Son la apuesta del doctor Von Westarp ante el Reichsführer-SS Himmler. De los dos hermanos, quizá sea Klaus, el protagonista del bando alemán, pero queda absolutamente eclipsado por su misteriosa, desequilibrada, inteligente y visionaria Gretel, al punto que no sabremos ni a qué juega ni en qué bando está, salvo en el suyo propio.

Gretel - (C) Christian McGrath. Ilustración de portada para la edición americana de La guerra más fría.

Otro acierto, y esta vez corresponde a Random House Mondadori, es la rápida publicación de la trilogía al completo, con un precio más que competitivo, en tapa dura y con sobrecubiertas la mar de atractivas. Desde que se publicó esta primera novela, Semillas Amargas, hasta su conclusión con Un mal necesario, que salió el 4 de julio, no han pasado ni seis meses. Esto se agradece porque son libros muy ágiles, dinámicos, que enganchan y tener al lector esperando lo indecible es arriesgarse a que busque las continuaciones en el mercado angloparlante. 

Metiéndonos con el espinoso tema de la traducción, que es la espinita que he tenido clavada durante toda la lectura, os diré que a mí no me ha gustado nada. Quizá soy una lectora demasiado exigente y quisquillosa, pero hay cosas que son superiores a mí y esta es una de ellas. No es de recibo encontrar laísmos, falta de guiones en algunos diálogos o que tengas que ponerte a contarlos para saber a qué personaje corresponde la frase en algunas ocasiones. También hay frases hechas traducidas de forma demasiado literal, forzadas, alguna que otra falta tipográfica y gran cantidad de palabras alemanas que ni siquiera llevan un glosario o una mísera nota al pie de página del traductor. Tener que dejar de leer para buscar en internet qué significa por ejemplo el Obergruppenfüher (General como rango militar) o la Reichsbedhörde fur die Erweinterung Germanichen Potenzials (Autoridad del Reich para la expansión del potencial germánico o algo así) no es ponérselo fácil al lector, nada fácil. Y doy fe de la cantidad de terminología bélica alemana que trae la novela… Uf.

En conclusión, Semillas Amargas es una apuesta adulta dentro del género de ciencia-ficción ambientado en la Segunda Guerra Mundial. Aunque es una novela introductoria, donde se nos presenta el marco de la historia y los personajes, conforme avanza la novela nos encontramos con un verdadero diamante en bruto, una historia intimista, sombría, que plantea serias cuestiones morales y que mantiene continuamente tanto al lector como a los personajes en el filo de la navaja. El segundo libro lo tengo esperando en la estantería y el tercero encargado en la librería, así que no tardaré mucho en continuar con la trilogía, que lo merece. ¡No os la perdáis!

2 comentarios

¡¡¡Bieeeeeeennn!!! ¡¡Alguien más en el mundo a quien no le gusta el señor Martin!! :D :D :D Ya sólo con esa parte me has hecho feliz jajajaja me sentía totalmente un bicho raro xDDD Qué pesada y lenta me resulta su forma de escribir... bufff!!!
Con respecto a Semillas amargas, yo también tenía esa idea que has puesto al principio, que iba a ser pura acción, así que gracias por avisar, porque tengo intención de leerlo y es mejor ir "con los pies en la tierra". Y lo de la traducción, en fin... a veces es de traca. Yo no sé si me he vuelto más tiquismiquis o si es que cada vez lo hacen peor, pero era un tema que antes me pasaba totalmente inadvertido y que ahora, en 2 de los 3 últimos libros que he leído he notado (y mucho). Todos los fallos que comentas. Me sacan de quicio!!
Un besito!!!

Personalmente, Martin no me gusta. Lo descubrí a la vez que Sapkowski (Geralt de Rivia) y me gusta más el estilo conciso y al grano del polaco que el circunloquio que monta siempre Martin con cada escena CdHyF :D

Semillas amargas me ha gustado mucho, y aunque la traducción es mejorable, a mi entender, es una apuesta segura para leer este verano. A mí me ha encantado y tengo las continuaciones en casa listas para hincarles el diente. ¡Espero que te guste!

Conversaciones




Si Frank Frazetta hubiera ilustrado la Tierra Media

El legendario artista de fantasía heroica y ciencia ficción podría haber ilustrado El Señor de los Anillos de J. R. R. Tolkien, pero el proyecto nunca salió adelante.

Ilustración

Mi espada, mi conjuro. La puerta, magia, Igni. La mazmorra, un troll.
Nos gusta la fantasía

 

© 2009-2016 La Espada en la Tinta. Todos los textos y arte son propiedad son propiedad de sus respectivos autores.
La web

La Espada en la Tinta lleva desde 2009 acercando la literatura fantástica a
los lectores de habla hispana apasiona-
dos por el género.
Síguenos

No dejes de visitarnos en nuestras redes sociales.

Nosotros

Editor/Redactor
jefe
Loren Sparrow

Más

Qué es
La redacción
Contacto
Guía para
comentar

En breve
activamos
esta sección
Gracias por aceptar las cookies. Puedes cerrar este mensaje o leer más sobre la política de cookies. Más información | Sobre las cookies