Mi espada, mi conjuro.
La puerta. Magia.
La mazmorra. Un troll.
Nos gusta la fantasía

"Sabe, oh príncipe, que entre los años en que los océanos anegaron Atlantis y las resplandecientes ciudades [...] hubo una edad no sonada en la que brillantes reinos ocuparon la tierra como el manto azul entre las estrellas."

LA

en la tinta

Mi espada, mi conjuro. La puerta, magia, Igni. La mazmorra,
un troll. El mundo. Nos gusta la fantasía.


- La fantasía es la poción mágica de la literatura -

Síguenos

Por Crom y los Siete, bús-
canos en las redes sociales y
evitaremos el Sueño Eterno.

¿Dónde están ahora el caballo y el caballero? ¿Dónde está el cuerno que sonaba? ¿Dónde están el yelmo y la coraza, y los luminosos cabellos flotantes? ¿Dónde están la mano en las cuerdas del arpa y el fuego rojo encendido? ¿Dónde están la primavera y la cosecha y la espiga alta que crece? Han pasado como lluvia en la montaña, como un viento en el prado; los días han descendido en el oeste en la sombra de detrás de las colinas. ¿Quién recogerá el humo de la ardiente madera muerta, o verá los años fugitivos que vuelven del mar?

El Señor de los Anillos

Últimas lecturas

Destacado

Esta es nuestra
Definición

de fantasía

Dícese de tener la espa-
da a mano
y el hechizo aprendido, abrir la puer-
ta a ganzúa, recorrer las mazmorras, enfrentarse al troll, al gnoll y al conjurador de la torre. Encontrar la biblioteca del nigromante y aprender sus antiguos y preciados conjuros escritos en lengua dracónica.
Explorar un universo imaginario...
o quizá no.

#arte Jakub Rebelka

#arte de JAKUB REBELKA

No te pierdas

Literatura

The Banner Saga 3
en Kickstarter

Stoic ha iniciado la campaña de mecenazgo para sacar adelante la conclusión de su trilogía de fantasía vikinga.

Cine

La fantasía africana de Marlon James

Será una trilogía de fantasía inspirada en los antiguos mitos y leyendas africanos.

Echa un ojo a nuestra sección
de noticias para estar al día.

También
en Twitter

Publihechizo

Publihechizo

Mi espada, mi conjuro. La puerta, magia, Igni. La mazmorra, un troll. El mundo. Nos gusta la fantasía en todas sus formas.

6 abr. 2015

Pues sepa Vuestra Merced que a mí llaman Lázaro de Tormes: 'El Ministerio del Tiempo', episodio 6

Compartir



Una de las cosas positivas que mantiene El Ministerio del Tiempo desde el inicio de su emisión es que la serie no está sujeta a una gran trama general que pretenda tener la última palabra en cuestiones de trascendencia. Cada episodio de El Ministerio del Tiempo es una aventura autoconclusiva, que va al grano y cuando la misión de los protagonistas termina, la siguiente no tendrá nada que ver con la anterior salvo por algún que otro cabo suelto.

Esto lo digo porque el espíritu y temática de la serie sigue incólume después de varias semanas en antena y Tiempo de pícaros —así es como se titula el presente episodio— es el buen ejemplo de que se puede seguir siendo fiel a una obra sin cambiar su rumbo. Los mismos elementos de siempre funcionan una vez más: un viaje a una época pasada concreta, un problema a resolver y evitar que el fracaso de la misión afecte a algo del presente. En este caso, Julián, Amelia y Alonso se trasladan hasta la Salamanca del siglo XVI para detener al dueño de un teléfono móvil que ha sido hallado en una excavación arqueológica del presente, apartado que fue perdido hace varios siglos. Por el camino se encuentran con el mismísimo Lázaro de Tormes, enlazando así una misión secundaria a la que hay que prestar suma atención, porque en caso de morir dicho personaje la obra literaria que lleva su nombre no será escrita jamás, sea quien sea su autor.

Tiempo de pícaros, episodio que se centra más en la figura del ladrón, el pícaro y el estafador que en otras ocasiones, tiene diferentes cualidades que merecen ser comentadas por separado:

1) El episodio empieza con un gancho magnífico que llama inmediatamente la atención del espectador, haciéndole estar pendiente del momento en que conectará dicha escena con la que vendrá después —y que tendrá lugar en el pasado—. Misterio y enigmas a partes iguales, ¿a quién no le gusta?


2) El capítulo tiene muchas semejanzas con el protagonizado por Lope de Vega: una figura histórica, en este caso literaria, a la que hay que salvar para que la historia de la literatura no cambie —si esta se empobrece apaga y vámonos—. La elección de Juan Blanco como encarnación de Lázaro de Tormes es perfecta y la personalidad festiva y agradable del personaje le viene como anillo al dedo.

3) La intención de los creadores de la serie por relacionar ciertos episodios con la literatura española es digna de alabanza: más literatura y menos corazón, cotilleos y programación basura es lo que hace falta en la televisión pública.

4) Un plan nunca sobrevive al contacto con el enemigo, y en este caso se cumple esa máxima. Las misiones que encarga el Ministerio a los protagonistas siempre parecen sujetas con pinzas, por lo que siempre habrá algo que se escape de las manos. Esa es una de las cosas divertidas que tiene la serie, que el guión es dinámico y da pie a la sorpresa.


5) El Lazarillo de Tormes sigue siendo anónimo aunque se le ponga rostro al autor, pero es sumamente divertido poder ponerle rostro —aunque sea ficción— a uno de los misterios más grandes de la literatura española.

6) Con cada episodio aprendemos algo nuevo del propio Ministerio, y en este caso se nos habla de un tal Armando Leiva que, dicen, se rebeló contra las normas del Ministerio —o los que dirigen el Ministerio—. Esto plantea muchos interrogantes. ¿Por qué está encarcelado en una prisión medieval de Huelva? El espectador tiene la sensación de que aquí hay algo encerrado y que hay algún misterio que todavía no conoce. ¿Habrá algún personaje malvado dentro del Ministerio? ¿Hay algún complot mayor que será desvelado al final de la temporada? Interrogantes sin respuesta de momento.


7) Por fin podemos ver a Alonso de Entrerríos en acción. Es extraño, pero desde el comienzo de la serie apenas le hemos visto hacer uso de sus habilidades como veterano de los tercios de Flandes. Es algo muy breve y ni siquiera se nos enseña una escena de lucha —salvo el momento del rifle de caza—, pero le añade cierto grado de emoción y épica el grito de "¡Santiago y cierra España!", como si viéramos un fogonazo de las aventuras del capitán Alatriste —ciertamente el referente que han tomado para construir al personaje—. Cada protagonista tiene su rol en la serie, y el de Alonso es el del guerrero.

Es, en resumen, un capítulo bastante intenso centrado en un personaje literario —muchos años después de sus aventuras en papel—, que hace uso de los tres personajes principales de forma equitativa, algo que en anteriores episodios no se consigue del todo. En mi opinión, la pega del episodio es que no se recrea demasiado en el escenario de la época, y se desaprovecha en cierta forma sus posibilidades.

Ahora tan solo quedan dos episodios para el final de temporada, pero todavía faltan muchos interrogantes que resolver relacionados con el Ministerio y con algunos de los personajes secundarios, los cuales son tan interesantes como los principales.

0 comentarios

Conversaciones




Si Frank Frazetta hubiera ilustrado la Tierra Media

El legendario artista de fantasía heroica y ciencia ficción podría haber ilustrado El Señor de los Anillos de J. R. R. Tolkien, pero el proyecto nunca salió adelante.

Ilustración

Mi espada, mi conjuro. La puerta, magia, Igni. La mazmorra, un troll.
Nos gusta la fantasía

 

© 2009-2016 La Espada en la Tinta. Todos los textos y arte son propiedad son propiedad de sus respectivos autores.
La web

La Espada en la Tinta lleva desde 2009 acercando la literatura fantástica a
los lectores de habla hispana apasiona-
dos por el género.
Síguenos

No dejes de visitarnos en nuestras redes sociales.

Nosotros

Editor/Redactor
jefe
Loren Sparrow

Más

Qué es
La redacción
Contacto
Guía para
comentar

En breve
activamos
esta sección
Gracias por aceptar las cookies. Puedes cerrar este mensaje o leer más sobre la política de cookies. Más información | Sobre las cookies