Mi espada, mi conjuro.
La puerta. Magia.
La mazmorra. Un troll.
Nos gusta la fantasía

"Sabe, oh príncipe, que entre los años en que los océanos anegaron Atlantis y las resplandecientes ciudades [...] hubo una edad no sonada en la que brillantes reinos ocuparon la tierra como el manto azul entre las estrellas."

LA

en la tinta

Mi espada, mi conjuro. La puerta, magia, Igni. La mazmorra,
un troll. El mundo. Nos gusta la fantasía.


- La fantasía es la poción mágica de la literatura -

Nuestra
definiciónde
Fantasía

Dícese de tener la espada a mano y el conjuro aprendido, abrir la puerta a ganzúa, recorrer las mazmorras, enfrentarse al troll, al gnoll y al conjurador de la torre. Explorar un universo imaginario... o no.

Russ Nicholson

El editor
recomienda

Literatura

Neil Gaiman retrata la mitología nórdica en su próximo libro

Todos los trabajos del autor británico están influenciados por las diversas mitologías de la humanidad, entre ellas la nórdica, por lo que es natural que su nuevo trabajo sea precisamente un análisis novelado de los mitos nórdicos.

También
en Twitter

Publihechizo

Publihechizo

Mi espada, mi conjuro. La puerta, magia, Igni. La mazmorra, un troll. El mundo. Nos gusta la fantasía en todas sus formas.

Literatura

‘La Espada de la Verdad’ sigue adelante con ‘The Nicci Chronicles’

Ahora que Terry Goodkind ha cerrado la saga principal, es hora de que Nicci tome el relevo.

Por Grayskull

Dark Horse publicará las tiras cómicas de ‘He-Man y los Masters del Universo’

El sello del caballo negro recupera y recopila en primicia las tiras cómicas de He-Man.

Reinos Olvidados

El elfo oscuro Drizzt Do'Urden vuelve pronto

El drow y los Compañeros de Mithril Hall viajan de nuevo hasta Gauntlgrym para buscar a un viejo amigo.

Literatura

Ediciones B publicará novelas de The Expanse

Tras el éxito de la serie en el canal SyFy, la colección Nova publicará al menos el primer libro de la saga escrita.

Las últimas novedades

Grimorio de novedades

octubre 09, 2013

Reseña: «Tríptico de Asclepia: La guerra más fría», de Ian Tregillis

Compartir

Título original: The Coldest War (The Milkweed Triptych).
Edición: 464 págs. Random House Mondadori, sello "Random", mayo 2012.
Disponible en ebook: Sí.
Precio: 11,95 € (tapa dura con sobrecubierta) / 8,99 € (electrónico).
Traducción: Manuel Viciano.
Temática: Ucronía dieselpunk, Segunda Guerra Mundial, espionaje, ciencia ficción.
Correlación: Segunda entrega de la trilogía “Tríptico de Asclepia”.


Bienvenidos de nuevo a Asclepia, grumetillos. Hará un par de meses reseñamos por aquí Semillas amargas, la primera entrega de la trilogía “Tríptico de Asclepia”, una novela dieselpunk, original, rompedora, novedosa, llena de claroscuros y más cercana a las novelas de espías que a las de ciencia ficción. Os mencioné que la consideraba una novela bastante introductoria que te dejaba con la miel en los labios y que te preparaba para lo que estaba por venir. Sin lugar a dudas, su continuación en La guerra más fría es insuperable. Desde luego, Ian Tregillis se ha superado. Normalmente, las segundas partes en las trilogías son libros de transición, pero aquí tenemos la excepción que confirma la regla, y sin dudas, esta segunda novela tiene identidad propia y la considero muy por encima de su predecesora, al punto que creo que ha sido una de mis mejores lecturas de este año. Aunque ya sabéis que nuestras reseñas van libres de spoilers, os recomendaría que, si no habéis leído Semillas amargas, os detengáis, ya que es posible y más que probable que algún detalle de la primera quede revelado en La guerra más fría. ¡Id con cuidado!

“El gran acierto de la novela es mostrar la evolución de los personajes veinte años después”
Con La guerra más fría nos situamos veinte años después de todo lo acaecido en Semillas amargas. El contexto mundial ha cambiado y la Unión Soviética es una superpotencia que domina toda Europa (de ahí el título de la novela), al punto que lo único que la separa de Estados Unidos es un desgastado, asfixiado y débil Reino Unido. Los americanos no han tomado partido, son meros observadores, y los países orientales no van a maltraerse con un Telón de Acero que va de punta a punta del continente europeo, desde la Madre Rusia hasta España. Los servicios secretos rusos están jugando una última carta que puede terminar de desequilibrar la balanza global hacia el nacionalsocialismo y solo una jugada maestra de alguien clarividente y paciente podría cambiar el curso de una Historia abocada al más absoluto desastre, sin héroes ni vencidos. Si llegados a este punto, no habéis salido volando a la librería más cercana, mal vamos.



La estructura de la novela es similar a la del primer libro, a mitad camino entre el thriller político, las novelas de espías y la ucronía, recuperando a los cuatro principales protagonistas que ya conocimos en Semillas amargas: Raybould Marsh, agente británico al servicio del SIS, Lord William Beauclerk, el brujo de noble cuna, Klaus y Gretel, los hermanos alemanes transformados en superhombres por los locos experimentos del Dr. Von WestrapEl gran acierto de la novela es mostrar la evolución de los personajes veinte años después, todos ellos muy coherentes con lo que les ha tocado vivir. Justamente por eso, el tono de la novela es mucho más oscuro, desesperanzador y opresivo. No hay protagonista que no se haya visto envuelto, en un momento u otro, en una vorágine de autodestrucción personal por todo lo que hicieron en Asclepia veinte años atrás. Quizá la excepción sea Gretel, pero es que esta extraña mujer medio alemana, medio gitana, es todo un punto aparte. ¡Qué pedazo personaje! Todos están muy, pero que muy bien estructurados y creados, pero Gretel es simplemente… Gretel. No hay adjetivo que mejor defina al personaje que ella misma.

Otro gran acierto es que se atan de forma magistral todos los cabos sueltos que quedaron “a propósito” sin explicar en Semillas amargas y que harán que te quedes, más de una vez, con la boca abierta y con una inenarrable expresión en la cara de “¡¿pero qué me estás contando?!”. Además, el final es de infarto, de esos finales que no ves venir ni de lejos y que te dejan con los ojos abiertos como platos, sosteniendo el libro entre tus manos sin terminar de creerte lo que estás leyendo o de cómo el autor te ha llevado a ese punto sin que te dieras cuenta. Hay muy pocos libros cuyo final me haya sorprendido tanto como este, palabra.

En cuanto a la traducción, tenemos un cambio para mejor a cargo de Manu Viciano. Un trabajo soberbio. Todos los fallitos que arrastraba el primer libro (salvo las notas a pie de página para la nomenclatura alemana que siguen brillando por su ausencia) se solventan, y es una gozada de lectura. Además, la editorial Random House Mondadori mantiene el formato de tapa dura con sobrecubiertas, y se agradece, que últimamente parece que no se presta atención a estos detalles. Sigo echando en falta un mapa o un glosario de términos, pero no se puede tener todo en esta vida.

Os contaría más cosas, más impresiones, pero me metería en el pantanoso terreno del spoiler y en esta trilogía es fundamental ir descubriendo las cosas poquito a poco, saboreándolas. Justo por eso mismo, alejaos como de la peste de la sinopsis del tercer libro, Un mal necesario, que contiene un spoiler mayúsculo y sangrante, de esos que hacen que te acuerdes de toda la familia del que diseñó la portada.

La guerra más fría es la soberbia continuación de Semillas amargas, una ucronía dieselpunk para quitarse el sombrero y disfrutar de la primera a la última hoja, con unos protagonistas potentes, muy bien desarrollados, coherentes, sometidos continuamente a grandes dilemas morales y que emprenden un camino autodestructivo en el que no parece haber ninguna esperanza, salvo la que parece ofrecer el mismísimo diablo en forma de mujer de sangre gitana y aria. Si os gustan las ucronías ambientadas en la Segunda Guerra Mundial, con grandes dosis de espionaje, acción entre bambalinas, brujos y superhombres mutantes, desde luego, “Tríptico de Asclepia” es una trilogía que no podéis ni debéis dejar pasar. Nos vemos en Un mal necesario, la siguiente entrega que promete ser aún mejor.

La imagen de arriba es el boceto para la ilustración de portada original 
de The Coldest War, obra de John Jude Palencar.

Sinopsis

Los brujos británicos, al servicio de la organización gubernamental secreta conocida como Asclepia, lucharon para derrotar y eliminar de la faz de la tierra al Tercer Reich. Tras su victoria, se estableció un precario equilibrio entre el Imperio británico y la Unión Soviética, que ahora se extiende desde el océano Pacífico hasta el canal de la Mancha. Pero la balanza está a punto de desequilibrarse, pues, en silencio y sin descanso, los poderosos brujos mueren uno a uno en misteriosas circunstancias. Y con cada baja la seguridad nacional se compromete cada vez más. Mientras tanto, dos hermanos escapan de su cautiverio más allá del Telón de Acero. Protagonistas en su día de un retorcido experimento nazi para dotar de superpoderes a simples mortales, posteriormente prisioneros de los equipos de investigación soviéticos por sus preciadas habilidades, ahora su único objetivo es llegar a Inglaterra. Porque allí es donde vive Raybould Marsh. Y Gretel, poderosa clarividente, tiene planes para él…

3 comentarios

¡Muchas gracias por la parte que me toca! :) Lo de no incluir notas del traductor para las palabras en alemán viene de que en la novela original tampoco estaban: Marsh sabe alemán y siempre da ambiente y alegría encontrarte monstruos como «gotterelektrongruppe» intercalados en el texto, ¿no?

Totalmente de acuerdo... Como ya dije en mis reseñas (de la trilogía al completo) es de lo mejor que he leído este año. Totalmente recomendable y a un precio envidiable. ¡¡¡¡Corred insensatoooos!!! xD

Hombre, yo creo que todos tenemos claro lo que es un "gotterelektrongruppe", no hace falta decir más. 8) XD

Bromas aparte, muy buena reseña, dan ganas de leer el libro, y además este tipo de historias que mezclan varios géneros y hechos históricos me gustan mucho, qué le voy a hacer. XD

Ah, y gracias por pasarte por aquí, Manu. ;)

Conversaciones




Si Frank Frazetta hubiera ilustrado la Tierra Media

El legendario artista de fantasía heroica y ciencia ficción podría haber ilustrado El Señor de los Anillos de J. R. R. Tolkien, pero el proyecto nunca salió adelante.

Ilustración

Mi espada, mi conjuro. La puerta, magia, Igni. La mazmorra, un troll.
Nos gusta la fantasía

 

© 2009-2016 La Espada en la Tinta. Todos los textos y arte son propiedad son propiedad de sus respectivos autores.
La web

La Espada en la Tinta lleva desde 2009 acercando la literatura fantástica a
los lectores de habla hispana apasiona-
dos por el género.
Síguenos

No dejes de visitarnos en nuestras redes sociales.

Nosotros

Editor/Redactor
jefe
Loren Sparrow

Más

Qué es
La redacción
Contacto
Guía para
comentar

En breve
activamos
esta sección
Gracias por aceptar las cookies. Puedes cerrar este mensaje o leer más sobre la política de cookies. Más información | Sobre las cookies