Mi espada, mi conjuro.
La puerta. Magia.
La mazmorra. Un troll.
Nos gusta la fantasía

"Sabe, oh príncipe, que entre los años en que los océanos anegaron Atlantis y las resplandecientes ciudades [...] hubo una edad no sonada en la que brillantes reinos ocuparon la tierra como el manto azul entre las estrellas."

LA

en la tinta

Mi espada, mi conjuro. La puerta, magia, Igni. La mazmorra,
un troll. El mundo. Nos gusta la fantasía.


- La fantasía es la poción mágica de la literatura -

Nuestra
definiciónde
Fantasía

Dícese de tener la espada a mano y el conjuro aprendido, abrir la puerta a ganzúa, recorrer las mazmorras, enfrentarse al troll, al gnoll y al conjurador de la torre. Explorar un universo imaginario... o no.

Russ Nicholson

El editor
recomienda

Literatura

Neil Gaiman retrata la mitología nórdica en su próximo libro

Todos los trabajos del autor británico están influenciados por las diversas mitologías de la humanidad, entre ellas la nórdica, por lo que es natural que su nuevo trabajo sea precisamente un análisis novelado de los mitos nórdicos.

También
en Twitter

Publihechizo

Publihechizo

Mi espada, mi conjuro. La puerta, magia, Igni. La mazmorra, un troll. El mundo. Nos gusta la fantasía en todas sus formas.

Literatura

‘La Espada de la Verdad’ sigue adelante con ‘The Nicci Chronicles’

Ahora que Terry Goodkind ha cerrado la saga principal, es hora de que Nicci tome el relevo.

Por Grayskull

Dark Horse publicará las tiras cómicas de ‘He-Man y los Masters del Universo’

El sello del caballo negro recupera y recopila en primicia las tiras cómicas de He-Man.

Reinos Olvidados

El elfo oscuro Drizzt Do'Urden vuelve pronto

El drow y los Compañeros de Mithril Hall viajan de nuevo hasta Gauntlgrym para buscar a un viejo amigo.

Literatura

Ediciones B publicará novelas de The Expanse

Tras el éxito de la serie en el canal SyFy, la colección Nova publicará al menos el primer libro de la saga escrita.

Las últimas novedades

Grimorio de novedades

septiembre 06, 2013

Reseña: «Danza de dragones», de George R. R. Martin

Compartir

Antes de empezar quiero aclarar que en La Espada en la Tinta no introducimos spoilers en las reseñas que realizamos, pero si no habéis llegado al menos hasta Festín de cuervos quizá es aconsejable que no leáis con mucho detenimiento esta reseña de Danza de dragones, más que nada porque mencionando a ciertos personajes podréis atar cabos e imaginar vosotros mismos imaginaros vuestros propios spoilers. Dicho lo cual, prosigamos.

Imagino que a estas alturas, hacer cualquier tipo de introducción sobre la saga de "Canción de hielo y fuego" es simplemente meterle paja a la reseña que os traigo hoy sobre el último libro publicado por Gigamesh en castellano. Razón por la cual creo que voy a plantearos las cosas de una forma algo distinta, por eso de tratarse del primer libro "compartido" que he leído en mi vida. Con "compartido" me refiero precisamente al hecho de que muchos de los acontecimientos narrados en Festín de cuervos suceden al mismo tiempo que Danza de dragones, intercalándose como si fuesen las hebras de un tapiz. Hasta que a cierta altura nos encontramos con que esta última entrega prosigue su curso portando sobre sí todas las consecuencias de la primera parte de la novela –para los que tengamos la edición partida– y de Festín de cuervos.

"Muchos de los acontecimientos narrados en Festín de cuervos suceden al mismo tiempo que Danza de dragones"
Tenemos tres tramas principales, compuestas por los personajes de Daenerys, Tyrion y el propio Jon Nieve. Como recordaréis por muchas de las reseñas de Festín de cuervos que se colgaron por la red, la historia no terminó de calar mucho porque el autor decidió centrarse en personajes más secundarios. Los tres de los que ahora he hablado eran los más esperados, por los que –inteligentemente o no– los dejó para este libro, Danza de dragones. Es posible que haya sido la expectativa después de tanto tiempo entre un libro y el siguiente, o puede que directamente el ser humano tenga más de un gen defectuoso, pero en su momento me encontré especialmente animada con este último volumen, precisamente porque iban a salir algunos de mis personajes favoritos. Es algo que ya me pasó en los primeros libros, cuando me costaba leer a trancas y barrancas los capítulos en los que aparecían Catelyn o Sansa y, sin embargo, disfrutaba de lo lindo con los de Arya o Ned. De todos modos, no quiero adelantarme a mis conclusiones finales, por lo que dejadme que continúe explicándo el resto de tramas presentes en Danza de dragones.


Los personajes de Theon, Ser Barristan, Quentyn y Davos son los que tenderán algún que otro hilo sobre la historia de Daenerys y Jon Nieve, dejando un poco más apartada la de Tyrion, que parece ir un poco "a su aire" a lo largo de toda la novela. Inicialmente se puede pensar, o al menos así lo hice yo, que estas tramas te van a desvelar verdaderas virtudes o secretos inconfesables de esas otras tramas principales de las que hablo, pero en realidad se dedican a mostrarnos elementos de la historia que considero no terminan de encajar o de llevar a ninguna parte. Tendremos, eso sí, descripciones para dar y tomar a lo largo de muchas páginas, de cómo el bastardo de los Bolton tortura a alguno de nuestros personajes de forma bastante explícita, cosa que sinceramente considero absolutamente innecesario, llegando a resultar tediosa haciendo que las tramas principales, que de por sí avanzan poco, se frenen constantemente por este intento bastante deliberado de llamar la atención de ese lector que solo busca morbo en los nuevos escritos de Martin. El resto de los personajes en realidad hablan más de sí mismos y de sus problemas derivados de la relación que tendrán con los grandes favoritos, que no ya de lo que les rodea o del cómo puede afectar sus acciones al argumento principal de la saga. Con esto, a lo que me refiero, es que cuando acababa de leerme estos capítulos tenía en la boca un único sabor: el de un carro entero de paja.

"Hay algunos personajes que lo que hacen en realidad es dispersar la atención del lector por mil acontecimientos distintos"
Finalmente, y para los que estéis quedándoos un poco de plástico con lo que estoy contando, diré que hay algunos personajes como Bran, Jaime, su tío Kevan, Melisandre, Varamyr, Connington, Victarion, Arya y Cersei, que lo que hacen –salvo en gratas excepciones como es en el caso de los dos últimos personajes que he enumerado– en realidad es dispersar la atención del lector por mil acontecimientos distintos que no parecen tener conexión unos con otros. Es cierto que posiblemente Martin nos haya acostumbrado muy mal a todos, ofreciéndonos una ristra de catástrofes tras otra, haciendo que nuestra boca se quede esbozando un perfecto "¡oh!" de asombro, por lo que un libro como éste, al que considero meramente "de transición", puede decepcionar a muchos.

Particularmente, me ha dejado bastante fría. No es ya porque hubiese puesto todas mis esperanzas en que este libro fuese como los demás, sino porque creo que el autor está mareando demasiado la perdiz y no creo que nadie quiera que le pase como a Robert Jordan, que se murió el hombre dejando un lío de tres mil demonios que después tuvo que desenmarañar Brandon Sanderson. Corre el rumor por la red de que en realidad el autor se está dejando mimar demasiado por los de la HBO y por la cantidad de beneficios que le está dando la serie de cara a los miles de fans que tiene alrededor del globo, razón por la cual cada vez hace libros más llenos de paja. No sé si será cierto o no, pero como eso sea así, cuando la HBO llegue a esta altura, van a tener que decirle que escriba otros dos más para poder completar los diez capítulos que tiene cada temporada. Danza de dragones, en cuanto a acontecimientos importantes se refiere, no daría ni para llenar cuatro de ellos, y conste que estoy siendo bastante generosa.


En conclusión, el estilo de George R. R. Martin sigue siendo el mismo, con lo que no creo que vayáis a tener ningún problema en continuar la lectura. La traducción de Cristina Macía es perfecta porque en ningún momento he tenido problemas a la hora de entender ninguna parte del texto y tampoco ha habido nada que me haya desafinado. Con respecto a la portada de Enrique Corominas, coincido tal y como se dijo en su día en que no es ningún spoiler –hay que ser muy obtuso para pensar que se va a colocar en la portada un spoiler como imagen de presentación, pero sobre opiniones no hay nada escrito–, por lo que la veo bastante interesante, más que nada porque en el pasaje en el que aparece esa escena, Daenerys pierde todo el pelo de nuevo por culpa de las llamas de Viserion y en el dibujo sale con su melena blanca al viento. Me parece una forma muy interesante de guiñarle un ojo a los que están pendientes de esos detalles y a los seguidores de la serie, más aún cuando la misma actriz ya dijo en su momento que no pensaba raparse la cabeza bajo ningún concepto. ¿Lo mejor del libro? La aparición de capítulos tales como "El príncipe de Invernalia", "El aspirante del hierro" o "El derrocador de reyes", en los que el lector hace un micro ejercicio mental en el que trata, antes de continuar leyendo, de averiguar de qué puede tratarse el capítulo, sobre qué personaje puede aparecer en la narración y, por supuesto, si va a terminar pasando algo realmente inesperado.

Lo dicho, sería interesante que Martin volviese a sus orígenes, en los que el mundo de "Canción de hielo y fuego" era una saga seria de fantasía en el que nunca podías saber lo que iba a pasar por mucho empeño que le pusieses al asunto, en el que las escenas de sexo y violencia tenían cierta relación con la historia, para que entendieses la forma de ser de tal, o cual personaje o las consecuencias derivadas de esas acciones, y no algo gratuito que sirve para que algunos que nunca han leído fantasía digan: "perdona, yo es que leo fantasía adulta porque sale sexo y violencia". Tendré que hacer un gran esfuerzo de voluntad para motivarme a leer el siguiente cuando salga, cuando ya de por sí me costó trabajo empezar a leer tanto Festín de cuervos como Danza de dragones.
Información adicional

Fantasía épica Literatura Novela

Leer después de Festín de cuervos

Danza de dragones.
(A Dance with Dragons).
Traducción de Cristina Macía.
Ediciones Gigamesh, junio de 2012.
1152 páginas.
Disponible en ebook.
46 € (tapa dura con sobrecubierta), 32 € (rústica con solapas), 21 € (bolsillo), 9,50 € (electrónico).
Quinta entrega de "Canción de hielo y fuego".

8 comentarios

A mí personalmente, Martin no me gusta. Me parece un escritor "telenovelero", de mucho relleno y poca concreción argumentativa. No pasé de los dos primeros libros. Empecé cuando no lo conocía nadie, allá por el 2000 y 13 años después sigue "atascado" con la misma historia... ¿No es eso un fracaso como escritor? No me refiero a la pasta que está ganando, sino en lo personal. ¿No está frustrado por estar 13 años con lo mismo?

En fin, pese a que me arriesgo a que me exilien tras El Muro con lo que he dicho, estoy totalmente de acuerdo con tu reseña. Es de lo más acertada y aunque no he leído este libro, si conozco lo suficiente el estilo "marear la perdiz" de Martin.

¡Concreción, Sr. Martín! ¡Concreción y al grano!

Cierto que Martin introduce demasiada paja en Danza y que podría haberle dado mucho más ritmo a la narración, pero me parece increible que en la reseña no se destaquen los capítulos de Theon, de lo mejorcito de este quinto volumen.
Martin explica a la perfección la destrucción física y mental de un prisionero totalmente derrotado y su evolución hasta una "casi-redención".

Estoy totalmente de acuerdo con la reseña. Tardanza de Dragones es un libro lento y aburrido. Los capítulos de Tyrion no aportan nada, los de Daenerys son lentos y el resto no me importan en absoluto. El libro tiene varios momentos muy salvables, pero desde luego sobran más de la mitad de las páginas.

Antes que nada, me gustaría agradeceros que os hayáis pasado por aquí a dejar vuestras opiniones. Como ya os he dicho en la reseña, es cierto que el libro no avanza, pero en ningún momento he dicho que no haya capítulos que realmente merezcan la pena y que sean algo con lo que cualquiera podría disfrutar leyendo. El tema está, en que el gusto de cada uno es un universo a parte.

En este caso, Daniel, he de comentarte que precisamente la forma en la que está llevado todo el tema de Theon, es algo de lo que más me ha chocado a lo largo del libro. Y sí, claro que lo menciono en la reseña, precisamente en la parte de:

"Tendremos, eso sí, descripciones para dar y tomar a lo largo de muchas páginas, de cómo el bastardo de los Bolton tortura a alguno de nuestros personajes de forma bastante explícita, cosa que sinceramente considero absolutamente innecesario, llegando a resultar tediosa haciendo que las tramas principales, que de por sí avanzan poco, se frenen constantemente por este intento bastante deliberado de llamar la atención de ese lector que solo busca morbo en los nuevos escritos de Martin. "

No considero que el escritor (que conste que me da igual que este sea Martin, que Tolkien que mi tío), haya llevado bien el tema. Sin embargo los capítulos de Bran y Arya, ha vuelto a sus inicios y nos ha deleitado con un vals perfectamente acompasado de cómo se debe de progresar en ciertos aspectos de la historia que parecían olvidados en Festín de Cuervos.

Como conclusión, siempre digo lo mismo, esto es una opinión personal mía, que puede encajar o no con la del resto del mundo, por lo que como es tradición ya, animo a todo aquel que le apetezca, a que se lea el libro (si no lo ha hecho aún) y que decida por sí mismo si le gusta o no como va la historia. En el caso de que seáis los que ya os lo habéis leído los que opináis de forma diferente a mi... respeto. ^^ Cada uno tiene sus gustos.

Igualmente gracias por pasaros por aquí a comentar. *.*

La cuestión es mucho más sencilla, en mi opinión. Una vez, un amigo me dijo, he visto "Iron Man 3", me ha gustado sí, pero hay algo que no me ha terminado de encajar. Y yo le dije, claro, que este Iron Man no es el Iron Man de Los Vengadores, ni de lejos, y tu le estabas esperando.

Pues esto es lo mismo. Leímos Juego de Tronos y nos quedamos boquiabiertos. Automáticamente presos de la tela de araña tan bien tejida por Martin, desde la caída de Bran. En ese momento, el linier levanta el banderín y te deja en fuera de juego. Y lo demás... nosotros luchando por salir de esa tela de araña viendo como cada movimiento de resistencia sólo nos hace estar más y más atrapados, continúa solo, hasta el, sorprendente, final del libro.

Pero en Choque de Reyes nos encontramos con algo diferente: una trama que creíamos compleja, se enrevesa aún más, haciéndonos consultar los apéndices, que Gigamesh nos pone al final, con todas las casas, prácticamente cada 20 páginas. Qué coño, esperábamos dragones de 5 metros de altura a las 20 páginas de Choque de Reyes, y no. Es lo que hay, esto va lento, muy lento y se complica cada vez más. Porque más que literatura parece una crónica. Más que entretenimiento, parece Historia.

Pero lo acabamos, con un sabor agridulce. Y entonces llega Tormenta de Espadas y todo cambia. Ya nada volverá a ser igual. Martin suelta un latigazo en el tercer tomo de la saga que le condena a la comparación, voluntaria o involuntaria. Tormenta de Espadas es PERFECTO. Desde la primera página hasta la última (sobre todo la última, joder). Con una perfección que ni siquiera Juego de Tronos logró atisbar en sus primeros capítulos.

Pasaron muchos años hasta Festín de Cuervos, y la gente esperó que se mantuviera el nivel. Craso error. Nos encontramos con un libro de transición, más bien aburrido y del que, personalmente, un año después de haberlo leído, prácticamente no recuerdo qué ocurre en ese libro. Pero TODOS pensamos "no pasa nada, esto es como Choque de Reyes, es la calma que precede a la Tormenta; en Danza de Dragones se va a liar la de los dioses antiguos y nuevos".

Y no, amigos, ni de lejos.

Y ese es el reto de Martin, o quizá es la propia intención del autor. Quizá tiene otro Tormenta de Espadas preparado para el séptimo libro, quizá incluso para los dos últimos. Pero quizá él crea que será bueno... aunque la sombra de Tormenta de Espadas es demasiado alargada. Es inevitable, no hay otro libro como Tormenta de Espadas, y eso es un problema. Si Martin no consigue otro (al menos uno de los dos) que esté al nivel de Storm of Swords, la Saga será un fracaso. ¿Es por eso que se está... reservando?

Da igual, al final, aquí se va a Jugar a lo que quiera Lord Varys.

Bueno a mi me parece que el bueno de George ha querido estirar el chicle de mala manera aunque estoy de acuerdo en que Tormenta de Espadas es muy muy bueno no hay que olvidar que Festin de Cuervos es un sacacuartos y este libro tambien.No pasa nada y lo que pasa esta mal hilado con unos personajes que han perdido completamente en su evolucion,solo por buscar el giro final de cada capitulo.
Ayss George debo darte las gracias por empezar a hacer que la fantasia epica sea mas conocida pero debes de dejar paso a las nuevas generaciones aunque eso signifique dejar el "Trono de Hierro"pero creo sinceramente que su tiempo ya ha pasado (Ojo pedazo de evolucion de Brent Weeks con el Prisma Negro o los entretenididisimos libros de Abercrombie)

¿No pensáis que quizás las presiones que estará teniendo por parte de la HBO y de los miles de fans enfermos que le amenazan de muerte cuando publica que se ha ido a inflarse a burritos o de vacaciones (y que le tendrían con una esposas atado al ordenador y le azuzarían con un látigo para que siguiese escribiendo...) pueden estar afectando un poco a su forma de desenmarañar la trama?

a mi me encanto danza los capitulos de victarion, el de jaime, la historia de aegon, lo de jon, ver la transformacion de theon de aquel arrogante a este despojo, la descripcion del infierno en la tierra que da quentyn de astapor es espectacular.

para mi cancion nunca fue una historia de "protagonistas" para mi era la historia de ese mundo y sus gentes. me encanta leer sobre muchos y distintos personajes el saber lo que pasa y lo piensan todos esos personajes y lo que sucede en esa historia tan maravilloso. la verdad es lo que mas me gusta de cancion no hay protas todos pueden morir, no hay personajes que todo le salga bien ni una batalla entre el bien y el mal. mas alla de lo que seguro va ser la pelea contra los otros en sueños de primavera

Conversaciones




Si Frank Frazetta hubiera ilustrado la Tierra Media

El legendario artista de fantasía heroica y ciencia ficción podría haber ilustrado El Señor de los Anillos de J. R. R. Tolkien, pero el proyecto nunca salió adelante.

Ilustración

Mi espada, mi conjuro. La puerta, magia, Igni. La mazmorra, un troll.
Nos gusta la fantasía

 

© 2009-2016 La Espada en la Tinta. Todos los textos y arte son propiedad son propiedad de sus respectivos autores.
La web

La Espada en la Tinta lleva desde 2009 acercando la literatura fantástica a
los lectores de habla hispana apasiona-
dos por el género.
Síguenos

No dejes de visitarnos en nuestras redes sociales.

Nosotros

Editor/Redactor
jefe
Loren Sparrow

Más

Qué es
La redacción
Contacto
Guía para
comentar

En breve
activamos
esta sección
Gracias por aceptar las cookies. Puedes cerrar este mensaje o leer más sobre la política de cookies. Más información | Sobre las cookies