Mi espada, mi conjuro.
La puerta. Magia.
La mazmorra. Un troll.
Nos gusta la fantasía

"Sabe, oh príncipe, que entre los años en que los océanos anegaron Atlantis y las resplandecientes ciudades [...] hubo una edad no sonada en la que brillantes reinos ocuparon la tierra como el manto azul entre las estrellas."

LA

en la tinta

Mi espada, mi conjuro. La puerta, magia, Igni. La mazmorra,
un troll. El mundo. Nos gusta la fantasía.


- La fantasía es la poción mágica de la literatura -

Síguenos

Por Crom y los Siete, bús-
canos en las redes sociales y
evitaremos el Sueño Eterno.

¿Dónde están ahora el caballo y el caballero? ¿Dónde está el cuerno que sonaba? ¿Dónde están el yelmo y la coraza, y los luminosos cabellos flotantes? ¿Dónde están la mano en las cuerdas del arpa y el fuego rojo encendido? ¿Dónde están la primavera y la cosecha y la espiga alta que crece? Han pasado como lluvia en la montaña, como un viento en el prado; los días han descendido en el oeste en la sombra de detrás de las colinas. ¿Quién recogerá el humo de la ardiente madera muerta, o verá los años fugitivos que vuelven del mar?

El Señor de los Anillos

Esta es nuestra
Definición

de fantasía

Dícese de tener la espa-
da a mano
y el hechizo aprendido, abrir la puer-
ta a ganzúa, recorrer las mazmorras, enfrentarse al troll, al gnoll y al conjurador de la torre. Encontrar la biblioteca del nigromante y aprender sus antiguos y preciados conjuros escritos en lengua dracónica.
Explorar un universo imaginario...
o quizá no.

#arte Jakub Rebelka

#arte de JAKUB REBELKA

No te pierdas

Literatura

The Banner Saga 3
en Kickstarter

Stoic ha iniciado la campaña de mecenazgo para sacar adelante la conclusión de su trilogía de fantasía vikinga.

Cine

La fantasía africana de Marlon James

Será una trilogía de fantasía inspirada en los antiguos mitos y leyendas africanos.

Echa un ojo a nuestra sección
de noticias para estar al día.

También
en Twitter

Mi espada, mi conjuro. La puerta, magia, Igni. La mazmorra, un troll. El mundo. Nos gusta la fantasía en todas sus formas.

marzo 14, 2019

Skottie Young no deja títere con cabeza en ‘I Hate Fairyland: Loca para siempre’

Publihechizo

Más

Publihechizo

También


Es imposible resistirse a los encantos gráficos de Skottie Young, y es que no podemos olvidar su fantástica recreación visual de las adaptaciones que hizo Eric Shanower para Marvel hace una década, y que todo buen lector de fantasía —y sobre todo los lectores de las aventuras de Dorothy y compañía de L. Frank Baum— no debería perder la pista.

Por las manos de Young han pasado las versiones cabezonas de los iconos de la Casa de las Ideas, además de una serie propia de Mapache Cohete y una novela infantil escrita por Neil Gaiman, El galáctico, pirático y alienígena viaje de mi padre —más recientemente ha escrito Bully Wars, de cuyo dibujo se encarga Aaron Conley— . Pero el artista americano quería tener su propia serie, en la que su propia creatividad estuviera limitada tan solo por sí mismo, donde pudiera hacer lo que quisiese, y en el que la protagonista pudiera devorar a policías con cabeza de seta o partir cosas a hachazos sin que nadie haga nada al respecto.


El resultado fue I Hate Fairyland —la serie empezó a publicarse en 2015 dentro del sello independiente Image—, una comedia de fantasía protagonizada por una niña llamada Gertrude cuya vida —esto se deduce de la primera viñeta— es la típica de una chiquilla que sueña con visitar el país de las hadas, hasta que su sueño se hace realidad y su vida se convierte, literalmente, en un infierno. O más bien, el mundo al que viaja se convierte en un infierno, porque Gertrude pasa de ser un alma pura e inocente a todo lo contrario: Gertrude tiene ecos de Dorothy y Alicia, pero está amargada y como una chota, no sin motivo.

Una vez hechas las preliminares, vamos con el cómic. Loca para siempre es el título del primer arco argumental en que se van dividiendo los números que se publican en Estados Unidos. Este en concreto recopila los números 1 a 5 de la serie original, lo cual supone una buena carta de presentación de Gertrude y sus correrías en el país de las hadas. Es decir, que si Young no nos convence con esta primera toma de contacto podemos parar aquí o seguir con el siguiente volumen, De mal en peor.

Esto es un cómic en el que los diálogos sesudos sobran, es un tebeo de acción en el que la protagonista se abre paso a hachazos hacia su objetivo [...]
En vez de lanzarnos a una disertación deconstructiva del cómic —lo cual sería un despilfarro de tinta innecesario—, seamos directos en cuanto a I Hate Fairyland se refiere. En primer lugar, decir que no es en absoluto un cómic para niños, ya que hay sangre, vísceras y diversos personajes típicos de las historias de fantasía que salen malparados al cruzarse en el camino de Gertrude —o más bien ellos están ahí tan ricamente y Gertrude los atraviesa, sin más—. I Hate Fairyland es muy gore, no por nada es una parodia, así que no es una lectura apta para los más pequeños de la casa pese a sus colorines y estilo cartoon.

En segundo lugar tenemos el apartado visual, lo que sin lugar a dudas más llama la atención de I Hate Fairyland. Si en anteriores ocasiones Young nos ha dejado enzarzados en su red, ahora es imposible resistirse. Young ha perdido aquí toda sutileza y lleva el estilo personal a cotas más salvajes, con viñetas grandes en las que destacan plenamente las formas de los personajes y el escenario. Es un deleite para la vista a cuyo apartado contribuye enormemente el coloreado de Jean-François Beaulieu, como ya hiciera en los cómics de Oz de Shanower. En resumen, que prácticamente nos tenemos que quitar las gotas de sangre de la cara y oír el plotch que hace el hacha al sajar.


Como último de los tres grandes apartados del cómic a comentar, vamos con los elementos de este desvirtuado cuento. I Hate Fairyland es ante todo un cuento de hadas, en el que no falta una reina de las hadas, un país lleno de criaturas mágicas, una búsqueda, un compañero de viaje y un largo etcétera. Los temas están ahí, pero transformados y pervertidos: la reina del país de las hadas no es tan buena, la búsqueda es una imposición más que un sentido moral del deber, el compañero de viaje es de todo menos elegante o servicial, y por supuesto, somos testigos de que la visita al país de las hadas de Gertrude es un asco total.

I Hate Fairyland no es como Fábulas, por si se os ha pasado por la cabeza la comparación. Esto quiere decir que no hay diálogos reposados, una trama complicada, innumerables referencias al folclore tradicional, personajes tridimensionales que evolucionan con la trama, tensión dramática... Tenéis que quitaros eso de la cabeza, porque I Hate Fairyland es un reflejo de como Gertrude hace las cosas: todo lo que toca, allá por donde pasa, todo se estropea, se rompe, lo aniquila. Esto es un cómic en el que los diálogos sesudos sobran, es un tebeo de acción en el que la protagonista se abre paso a hachazos hacia su objetivo. Es simple y llanamente, diversión descerebrada en estado puro con un apartado artístico a rebosar de azúcar.


I Hate Fairyland, vol. 1: Loca para siempre

I Hate Fairyland 1: Madly Ever After , 2016. Skottie Young y Jean-François Beaulieu. Traducción de Santiago García. Panini Cómics, 2017, col. “Evolution”, 160 págs. Tapa dura, 16,00 €.


¿Hay lectura previa? No. ¿Es una serie? Sí.
Las impresiones:

0 comentarios

Conversaciones




Si Frank Frazetta hubiera ilustrado la Tierra Media

El legendario artista de fantasía heroica y ciencia ficción podría haber ilustrado El Señor de los Anillos de J. R. R. Tolkien, pero el proyecto nunca salió adelante.

Ilustración

 

© 2009-2016 La Espada en la Tinta. Todos los textos y arte son propiedad son propiedad de sus respectivos autores.
La web

La Espada en la Tinta lleva desde 2009 acercando la literatura fantástica a
los lectores de habla hispana apasiona-
dos por el género.
Síguenos

No dejes de visitarnos en nuestras redes sociales.

Nosotros

Editor/Redactor
jefe
Loren Sparrow

Más

Qué es
La redacción
Contacto
Guía para
comentar

En breve
activamos
esta sección
Gracias por aceptar las cookies. Puedes cerrar este mensaje o leer más sobre la política de cookies. Más información | Sobre las cookies