fantasíaincipit

Mi espada, mi conjuro.
La puerta. Magia.
La mazmorra. Un troll.
Nos gusta la fantasía

"Sabe, oh príncipe, que entre los años en que los océanos anegaron Atlantis y las resplandecientes ciudades [...] hubo una edad no sonada en la que brillantes reinos ocuparon la tierra como el manto azul entre las estrellas."

LA

en la tinta

Mi espada, mi conjuro. La puerta, magia, Igni. La mazmorra,
un troll. El mundo. Nos gusta la fantasía.


- La fantasía es la poción mágica de la literatura -

Síguenos

Por Crom y los Siete, bús-
canos en las redes sociales y
evitaremos el Sueño Eterno.

¿Dónde están ahora el caballo y el caballero? ¿Dónde está el cuerno que sonaba? ¿Dónde están el yelmo y la coraza, y los luminosos cabellos flotantes? ¿Dónde están la mano en las cuerdas del arpa y el fuego rojo encendido? ¿Dónde están la primavera y la cosecha y la espiga alta que crece? Han pasado como lluvia en la montaña, como un viento en el prado; los días han descendido en el oeste en la sombra de detrás de las colinas. ¿Quién recogerá el humo de la ardiente madera muerta, o verá los años fugitivos que vuelven del mar?

El Señor de los Anillos

Esta es nuestra
Definición

de fantasía

Dícese de tener la espa-
da a mano
y el hechizo aprendido, abrir la puer-
ta a ganzúa, recorrer las mazmorras, enfrentarse al troll, al gnoll y al conjurador de la torre. Encontrar la biblioteca del nigromante y aprender sus antiguos y preciados conjuros escritos en lengua dracónica.
Explorar un universo imaginario...
o quizá no.

#arte Jakub Rebelka

#arte de JAKUB REBELKA

No te pierdas

Literatura

The Banner Saga 3
en Kickstarter

Stoic ha iniciado la campaña de mecenazgo para sacar adelante la conclusión de su trilogía de fantasía vikinga.

Cine

La fantasía africana de Marlon James

Será una trilogía de fantasía inspirada en los antiguos mitos y leyendas africanos.

Echa un ojo a nuestra sección
de noticias para estar al día.

También
en Twitter

Mi espada, mi conjuro. La puerta, magia, Igni. La mazmorra, un troll. El mundo. Nos gusta la fantasía en todas sus formas.

Cultura fantástica, por y para lectores de espadas y conjuros

Fantasía

Íncipit

26 de octubre de 2010

Watchmen – Alan Moore y Dave Gibbons

Qué es fantasía

Es tener la espada a mano y el hechizo aprendido, abrir la puerta a ganzúa, recorrer los oscuros salones del castillo abandonado, deslizarse hasta la mazmorra, enfrentarse al troll, al dragón antiguo y anotar los conjuros del último nigromante de la torre olvidado por las eras que van y vienen.

Temas más

Lo + leído

1

Las aventuras de
Conan el Bárbaro se contarán finalmente
en Netflix

JuegosEl bárbaro creado por Robert E. Howard ya tiene rumbo fijo: Netflix. Por lo visto, el líder del strea... ...Más

2

Ron Howard y Warwick Davis se reunirán de nuevo en la secuela de ‘Willow’ para Disney+

CineEl género de la fantasía está en alza, y una buena forma de celebrarlo es enterarse de que Walt Disn... ...Más

3

Mantic Games y Dark Horse han hecho un
nuevo juego de rol
de ‘Hellboy’

JuegosEl demonio rojo creado por Mike Mignola ya ha conocido a su nuevo juego de rol. Mantic Games... ...Más

Lecturas

También

Título original: Watchmen.
Guión: Alan Moore.
Dibujo: Dave Gibbons.
Color: Dave Gibbons.
Edición: 464 págs, color. Planeta DeAgostini, edición "Absolute", 2009.
Precio: 35 €.
Disponible en ebook: No.
Traducción: Raúl Sastre.
Temática: Thriller, policíaco, superhéroes.
Correlación: Independiente.


"Diario de Rorschach, 12 de Octubre de 1985: Esta mañana me he encontrado un cadáver de perro en un callejón, sobre su estómago reventado había huellas de neumático. Esta ciudad me teme. He visto su verdadero rostro."

Con estas palabras da comienzo una de las obras de ficción más importantes del siglo XX, que pertenece al ámbito del cómic (creada para DC), pero que incluso trasciende géneros por su calidad narrativa, acercándose al terreno literario (teniendo en cuenta que el cómic es otra modalidad literaria en sí misma) e incluso el cine. Alan Moore, autor de otras obras de renombre como V de Vendetta o From Hell, junto a los lápices de Dave Gibbons (color de John Higgins), crean una obra perdurable en el tiempo que puede ser perfectamente sujeto de análisis de numerosos recursos estilísticos, componentes gráficos revolucionarios (recordemos que data de mediados de los años ochenta), e incluso de la psicología humana. Porque de eso trata Watchmen ("Los Vigilantes"), del ser humano, de la justicia, de un montón de temas que deberemos explorar por nosotros mismos al abordar esta obra de ficción. Es muy difícil hacer una reseña justa o completa sobre tan magna obra, así que por lo menos que este texto sirva de aproximación al conjunto y suscite el interés.

Comentar cualquier relación sobre su argumento incurriría, según mi opinión, en un atentado contra todos aquellos a los que no les gusta que les cuenten absolutamente nada sobre el mismo. Precisamente, Watchmen es una obra para dejarse llevar por su hilo narrativo (a la vez que gráfico), en una serie de capítulos (la obra estaba originalmente dividida en doce números) que van acercándose poco a poco hasta la inesperada e inusitada, a la vez que original, conclusión. Watchmen es una novela gráfica que toca varios palos, entre ellos el género negro, la ciencia-ficción o la novela de aventuras. Pero uno de los más evidentes es el acercamiento hacia el género superheroico. Los personajes de la obra no poseen poderes más allá de lo que una persona normal pudiera tener. Sus virtudes residen en una motivación, algo que les impulsó en los años cuarenta a ser lo que son hasta el momento (con una serie de sucesores que toman la máscara de nuevo). Más allá de eso, lo superheroico (dejémoslo simplemente en “héroes”) se convierte en un juego inteligente que hace referencia directa al auge que sufrieron los cómics de superhéroes que aparecieron allá por los años treinta o cuarenta. El papel que han venido teniendo hasta entonces, su función en la sociedad, y que cobró vida propia gracias a los aventureros enmascarados que se unieron para luchar contra el crimen y los bajos fondos.


Con esta relación hacia el propio mundo del cómic, Moore desarrolla una trama donde los enmascarados de antaño (retirados por el gobierno gracias a una ley que les impide volver a actuar) están sufriendo una serie de asesinatos que parece ir mermando el grupo poco a poco. El primero en caer es Edward Blake, anteriormente conocido como “el Comediante”, pero ante este desafortunado acontecimiento se plantea una serie de cuestiones: ¿Quién querría ver muerto al Comediante? Y lo más importante… ¿Porqué?

Tanto el ilustrador como el guionista demuestran una calidad excepcional en su trabajo. Posiblemente Gibbons se muestre algo estático al representar a los personajes, expresiones o posturas (al igual que ocurre en V de Vendetta, por ejemplo), pero es algo que yo personalmente achaco a su estilo, al que nos acostumbraremos enseguida porque el autor es capaz de ofrecernos viñetas realmente espectaculares y que por sí ya merece echarle siquiera un vistazo a la obra. Por otra parte, Watchmen no es una obra de fácil digestión, no es un tebeo donde se sucedan las tortas o las secuencias de acción gratuitas, no. Es una obra madura, con multitud de referencias a la cultura popular de la época, montones de recursos narrativos y visuales (magistral el uso de una historieta como comparación entre el mundo real y el de ficción), planos subjetivos que nos sumergen como espectadores en lo que acontece en ese momento, flashbacks (el tiempo tiene cierta importancia), metáforas, símbolos, símiles… Todo tiene cabida en Watchmen, incluso el famoso logo del "smiley".

Otro de los recursos que más llama la atención en la obra es la inclusión de bastantes textos en prosa (tales como entrevistas, dossiers, recortes de periódicos…) al final de cada uno de los capítulos, y cuya función es la de psicoanalizar a los personajes, aportar más datos al conjunto de la trama o el entorno en el que se mueve este microcosmos creado para tal efecto, o simplemente aportar un efecto que amplíe la concepción que tiene el lector que se enfrenta a tan compleja obra. Porque de seguro que ningún lector quedará indiferente ante las acciones tomadas por los protagonistas (los cuales responden a unos perfiles psicológicos bastante humanos y completos, véase por ejemplo el personaje de Rorschach o el Dr. Manhattan), ni siquiera ante la obra en sí, un tebeo de superhéroes, que ni deja de serlo, ni lo es completamente.

Para todos aquellos que tengan reparos a la hora de acercarse al Watchmen de Moore y Gibbons, mi recomendación está clara: es una obra que merece ser leída al menos una vez. Una segunda (o tercera) si deseamos volver a disfrutar de las avanzadas técnicas narrativas, referencias o juegos literarios. Una obra moderna e inteligente que no deja (ni debe) dejar indiferente a nadie, seamos aficionados o no al mundo del cómic. Personalmente creo que cualquiera debería leerla más allá de sus gustos lectores.

Notas sobre la edición. Pese a ser un volumen encuadernado en tapa dura, según mi más sincera opinión, el contenido pesa más que el continente, y pudiera darse el caso de una rotura que diera al traste con todo el volumen (en caso de tratarse del "absolute" de Planeta). Recomiendo leerlo en una superficie lisa, que no deforme para nada el volumen, y que en definitiva tampoco suponga un esfuerzo demasiado constante para nuestras maltrechas muñecas, pues si no pesa cuatro kilos el tomo, poco le falta. He oído muchas quejas sobre el papel, no satinado, quejas que no comparto en cierta forma, puesto que un papel satinado hubiera encarecido el producto sobremanera (nos iríamos perfectamente a los cincuenta euros), aunque la calidad de la obra habla por sí misma. En cualquier caso, para los menos cuidadosos... cuidado con no deformar el volumen para no llevarse sorpresas innecesarias.


¿Quién vigila a los vigilantes?

11 comentarios

Watchmen es sin duda el mejor comic que he leído.

A mí me encantan las historias de heroes y aunque esta solo la he visto en película, la tengo pendiente de leer.

Como bien digo, Watchmen es una obra imprescindible. Dudo que pudiera defraudar a alguien.

Un saludo.

Si, como he leído alguna vez, consideraramos el Ulises de Joyce fue la novela que mató al mundo de las novelas, por considerarse la definitiva en su momento por su perfección, es desde luego Watchmen el comic que ha matado a los comics de superheroes.

No estoy de acuerdo en que ni las novelas ni el género superheróico estén muertos, pero desde luego hay un antes y un después de Watchmen.

Yo tampoco creo que el género de superhéroes esté muerto, ni mucho menos. La prueba está en que Watchmen es de los ochenta y después de eso han venido otras obras realmente buenas. xD

Grande la obra y muro para que algunos escriban que el género está muerto tras Watchmen. Cosa que no creo para nada, pero bueno.

Sin duda uno de los mejores comics de todos los tiempos.... cuando lo leí quedé simplemente maravillado con la capacidad de creación de Alan Moore y Dave Gibbons...

Una obra maestra, sin duda. Y esta vez, si que el término de obra maestra es más que adecuado. Que, en mi opinión, dicho término se da con demasiada facilidad a otras obras.

Un cómic perfecto. Incluida su perfecta simetria... tigre, tigre ;)

La novedad de Watchmen, y de ahí mucha de su fama, es que se caracterizó por la deconstrucción y la desmitificación de los superhéroes. Sacaron una parte oscura de ellos; los héroes no eran lo que parecían hasta entonces.

Esa vuelta de tuerca al cómic de ese género hace de Watchmen un cómic imprescindible; no solo por esa característica, sino también por el magistral planteamiento narrativo y la fuerza de sus protagonistas.

A ver, repito, no digo que el género superheróico esté muerto, sino que Watchmen supuso en su momento un cambio tan sustancial que se podría emplear la misma frase hecha que se utilizó con el Ulises de James Joyce.

Sólo es un simil.

Sí, si está claro. Después de esta obra, muchas sabrán a poco, aunque cada cosa deberíamos analizarla por separado.

Hay un antes y un después con este cómic porque supone toda una revolución, un "palabras mayores" que puede llegar a encumbrar muchas cosas de género, aunque eso no quita, por supuesto, que haya cosas excelentes igualmente, y cada uno disfrutemos perfectamente con lo que más nos guste.

Incluso hasta dentro del propio Watchmen hay algo de crítica hacia todo eso. xD

Conversaciones



 

© 2009-2016 La Espada en la Tinta. Todos los textos y arte son propiedad son propiedad de sus respectivos autores.
La web

La Espada en la Tinta lleva desde 2009 acercando la literatura fantástica a
los lectores de habla hispana apasiona-
dos por el género.
Síguenos

No dejes de visitarnos en nuestras redes sociales.

Nosotros

Editor/Redactor
jefe
Loren Sparrow

Más

Qué es
La redacción
Contacto
Guía para
comentar

En breve
activamos
esta sección
Gracias por aceptar las cookies. Cierra este mensaje o lee más sobre el tema. Más información · Las cookies

Ir a lo
alto

Fantasía

íncipit