Mi espada, mi conjuro.
La puerta. Magia.
La mazmorra. Un troll.
Nos gusta la fantasía

"Sabe, oh príncipe, que entre los años en que los océanos anegaron Atlantis y las resplandecientes ciudades [...] hubo una edad no sonada en la que brillantes reinos ocuparon la tierra como el manto azul entre las estrellas."

LA

en la tinta

Mi espada, mi conjuro. La puerta, magia, Igni. La mazmorra,
un troll. El mundo. Nos gusta la fantasía.


- La fantasía es la poción mágica de la literatura -

Síguenos

Por Crom y los Siete, bús-
canos en las redes sociales y
evitaremos el Sueño Eterno.

¿Dónde están ahora el caballo y el caballero? ¿Dónde está el cuerno que sonaba? ¿Dónde están el yelmo y la coraza, y los luminosos cabellos flotantes? ¿Dónde están la mano en las cuerdas del arpa y el fuego rojo encendido? ¿Dónde están la primavera y la cosecha y la espiga alta que crece? Han pasado como lluvia en la montaña, como un viento en el prado; los días han descendido en el oeste en la sombra de detrás de las colinas. ¿Quién recogerá el humo de la ardiente madera muerta, o verá los años fugitivos que vuelven del mar?

El Señor de los Anillos

Últimas lecturas

Un destacado

Otro destacado

Esta es nuestra
Definición

de fantasía

Dícese de tener la espa-
da a mano
y el hechizo aprendido, abrir la puer-
ta a ganzúa, recorrer las mazmorras, enfrentarse al troll, al gnoll y al conjurador de la torre. Encontrar la biblioteca del nigromante y aprender sus antiguos y preciados conjuros escritos en lengua dracónica.
Explorar un universo imaginario...
o quizá no.

#arte Jakub Rebelka

#arte de JAKUB REBELKA

No te pierdas

Literatura

The Banner Saga 3
en Kickstarter

Stoic ha iniciado la campaña de mecenazgo para sacar adelante la conclusión de su trilogía de fantasía vikinga.

Cine

La fantasía africana de Marlon James

Será una trilogía de fantasía inspirada en los antiguos mitos y leyendas africanos.

Echa un ojo a nuestra sección
de noticias para estar al día.

También
en Twitter

Mi espada, mi conjuro. La puerta, magia, Igni. La mazmorra, un troll. El mundo. Nos gusta la fantasía en todas sus formas.

9 de abril de 2015

Reseña: 'El libro del cementerio, vol. 2', de Neil Gaiman, P. Craig Russell y otros

Compartir

Hace unos meses Roca Editorial nos traía el primer volumen de la adaptación al cómic de la exitosa novela de Neil Gaiman El libro del cementerio (que también había publicado antes). Dirigida por P. Craig Russell, archiconocido dibujante especialmente valorado por sus adaptaciones de Elric y de otras obras de Gaiman, la adaptación resultó ser un éxito que combino el talento de sus artistas con un guión sólido.

El primer volumen recogió la parte del libro en que el niño protagonista, Nadie, crecía. Es el lapso entre la infancia y la adolescencia temprana en que un héroe en potencia vive pequeñas aventuras iniciáticas que le enseñan algo sobre el mundo y forman su personalidad. En el cómic este período toma la forma de pequeños episodios autoconclusivos, sensación acentuada al encargar cada uno a un dibujante diferente.

En esta segunda –y última– entrega Nadie ya ha llegado a la etapa en que se considera más adulto que niño, un adolescente como suelen ser los de Gaiman: independiente, maduro para su edad, leal, imaginativo, curioso y con un fuerte sentido de la moralidad. Empieza a preguntarse acerca de su pasado y a plantearse su futuro. La historia de como llegó al cementerio y del hombre que asesinó a su familia, que hasta ahora era un hecho casi ajeno, la personaliza decidido a no dejar que se olvide, a investigar qué pasó exactamente y, sobre todo, por qué. Mientras tanto, como todo personaje que ha llevado una vida extraordinaria y particularmente llena de magia y emoción, Nadie ambiciona ser un chico normal y se inscribe en un instituto: sus encuentros con los matones locales son la otra línea argumental del segundo libro.


En una de estas resonancias marcadas por el destino, a la vez que Nadie se interesa por su pasado los actores que tomaron parte de aquella tragedia vuelven a entrar en la historia: el misterioso Señor J ronda el cementerio otra vez, y Nadie se reencuentra con viejos amigos de su infancia. Sus sobrenaturales tutores no estarán presentes para ayudarle, embarcados en una misión secreta cuya finalidad solo se revelará en las últimas páginas del cómic. A partir de este punto, el reencuentro entre dos amigos, las cosas se precipitan: Nadie y J estarán finalmente cara a cara para saldar las cuentas pendientes, y con la resolución final sabremos la respuesta a (casi) todas las preguntas.

Sobre este final, comentar un par de cosas (cuidado con algún spoiler): En primer lugar, no me acaba de convencer. Se suele decir que lo importante es el camino, y suelo estar de acuerdo. Pero la historia del Señor J me sabe a poco, y la explicación de la organización que tiene detrás y sus razones para querer a Nadie y a su familia muertos es un poco trillada. Me esperaba algo más cuando hablamos de un escritor de tanta solvencia como Gaiman, que si algún defecto tiene, sin duda no es la falta de imaginación u originalidad. En segundo, cuando los hechos se precipitan hacia el final, lo hacen hacia una resolución previsible: no hay demasiada sorpresa, ninguna revelación particularmente chocante. No hay que olvidar al fin y al cabo que El libro del cementerio es una novela de fantasía juvenil, y esto que a mi me parecen defectos, leídos por el público a quien va dirigida pueden ser virtudes.


Tanto el cómic como la novela, fantasía juvenil o no, me parecen obras muy disfrutables. El cómic es una lectura muy placentera, con un elenco de dibujantes perfecto, cuyo estilo casa perfectamente con el del guión. El lector adulto seguramente se fijará más en el contexto que en la historia: es un planteamiento muy atractivo el del cementerio arcaico donde se cría un niño cuyos tutores son fantasmas y vampiros, y donde no faltan las referencias a temas más oscuros.

Roca Editorial. Tapa dura con sobrecubierta, 176 páginas en color, 16,90 €.

0 comentarios

Conversaciones




Si Frank Frazetta hubiera ilustrado la Tierra Media

El legendario artista de fantasía heroica y ciencia ficción podría haber ilustrado El Señor de los Anillos de J. R. R. Tolkien, pero el proyecto nunca salió adelante.

Ilustración

 

© 2009-2016 La Espada en la Tinta. Todos los textos y arte son propiedad son propiedad de sus respectivos autores.
La web

La Espada en la Tinta lleva desde 2009 acercando la literatura fantástica a
los lectores de habla hispana apasiona-
dos por el género.
Síguenos

No dejes de visitarnos en nuestras redes sociales.

Nosotros

Editor/Redactor
jefe
Loren Sparrow

Más

Qué es
La redacción
Contacto
Guía para
comentar

En breve
activamos
esta sección
Gracias por aceptar las cookies. Puedes cerrar este mensaje o leer más sobre la política de cookies. Más información | Sobre las cookies