Mi espada, mi conjuro.
La puerta. Magia.
La mazmorra. Un troll.
Nos gusta la fantasía

"Sabe, oh príncipe, que entre los años en que los océanos anegaron Atlantis y las resplandecientes ciudades [...] hubo una edad no sonada en la que brillantes reinos ocuparon la tierra como el manto azul entre las estrellas."

LA

en la tinta

Mi espada, mi conjuro. La puerta, magia, Igni. La mazmorra,
un troll. El mundo. Nos gusta la fantasía.


- La fantasía es la poción mágica de la literatura -

Nuestra
definiciónde
Fantasía

Dícese de tener la espada a mano y el conjuro aprendido, abrir la puerta a ganzúa, recorrer las mazmorras, enfrentarse al troll, al gnoll y al conjurador de la torre. Explorar un universo imaginario... o no.

La ilustración de arriba
es obra de Russ Nicholson.

El editor
recomienda

Literatura

Nova recuperará
a China Miéville

El sello galardonado con el premio a la mejor editorial europea de ciencia ficción anuncia la adquisición de las novelas ambientadas en el universo ficticio de Bas-Lag del autor de La estación de la calle Perdido.

Literatura

La BBC llevará
Stardust a la radio

Tras el éxito de las adaptaciones radiofónicas de Neverwhere y Buenos presagios, ahora le toca al turno a la novela de fantasía ganadora de un premio Mythopoeic e ilustrada por Charles Vess.

Literatura

Nova seguirá
publicando Malaz

Tras el éxito de las adaptaciones radiofónicas de Neverwhere y Buenos presagios, ahora le toca al turno a la novela de fantasía ganadora de un premio Mythopoeic e ilustrada por Charles Vess.

Cómics

El primer crossover de 'Pathfinder' reúne a Red Sonja, John Carter, Thun'da y Tarzán

Los personajes más icónicos de los cómics de Dynamite Entertainment se unen a los magos y guerreros del juego de rol Pathfinder.

Publihechizo

Publihechizo

Mi espada, mi conjuro. La puerta, magia, Igni. La mazmorra, un troll. El mundo. Nos gusta la fantasía en todas sus formas.

Por Grayskull

Dark Horse publicará las tiras cómicas de 'He-Man y los Masters del Universo'

El sello del caballo negro recupera y recopila en primicia las tiras cómicas de He-Man.

Reinos Olvidados

El elfo oscuro Drizzt Do'Urden vuelve pronto

El drow y los Compañeros de Mithril Hall viajan de nuevo hasta Gauntlgrym para buscar a un viejo amigo.

Literatura

Mark Lawrence renueva mundo y estilo en 'The Book of the Ancestor'

No hará falta haber leído ni "The Broken Empire" ni "The Red Queen's War".

Literatura

Ediciones B publicará novelas de The Expanse

Tras el éxito de la serie en el canal SyFy, la colección Nova publicará al menos el primer libro de la saga escrita.

Las últimas novedades

Grimorio de novedades

febrero 18, 2015

Reseña: 'Hiperbórea y otros mundos perdidos' de Clark Ashton Smith, fantasía de alto nivel

Compartir

Habiendo editado las obras completas de Lovecraft y buena parte de la producción de Robert Howard, en el catálogo de Valdemar Gótica había un vacío obvio que no hace mucho se ha empezado a rellenar: faltaba el tercer grande de la Weird Tales, Clark Ashton Smith. El poeta olvidado, para mi gusto el mejor escritor de los tres.

Valdemar Gótica empezó editando su antología mejor valorada, Zothique, el último continente, que supone la más sublime de las creaciones de Smith. Este que tenemos entre manos, Hiperbórea y otros mundos perdidos es el segundo de sus tres grandes ciclos narrativos –es de esperar que el tercero, "Averoigne", situado en una comarca imaginaria de la Francia medieval, Valdemar lo publique pronto –cuanto más mejor, por favor–. Si Zothique nos llevaba a un continente decadente y crepuscular, en un futuro tan distante que cualquier referencia a nuestro presente había quedado borrada y olvidada por el paso de las eras –en el que Jack Vance se inspiraría, probablemente, para su obra maestra "La tierra moribunda" – en “Hiperbórea” el escenario es igualmente decadente y crepuscular, aunque situado en el extremo opuesto de la historia humana: en sus inicios, en la prehistoria.

Por aquel entonces, según el imaginario de Smith, el continente de Hiperbórea lo compartían los mortales con los dioses alienígenas y deformes y los semihumanos de costumbres aberrantes. Smith pinta Hiperbórea, esta especie de Atlántida antediluviana, como un paraíso de civilización floreciente, exuberante; una fantasía de reinos, príncipes, magos y ladrones, héroes y monstruos, sobre los que pende la amenaza del hielo que va acercándose lentamente desde el norte. Es el ocaso de una civilización anterior a la historia conocida que desaparecerá con el inicio de la era glacial. Incluso cuando Smith escribe fantasía picaresca, como lo es “Hiperbórea”, le da un toque de fatalidad: el humor de estas historias  –negro ya de por sí– se oscurece aún más cuando consideramos el modo en que en todo momento nos habla del destino, la muerte, el fin que se acerca. Todos estos reinos caerán, todos los héroes morirán, las joyas se perderán entre las ruinas devoradas por el hielo. Esto es patente relato tras relato: lo que en los primeros cuentos es un reino próspero y poderoso, en relatos posteriores ya es historia, leyenda: ya ha caído y empieza a olvidarse su misma existencia. De este modo poco a poco Hiperbórea desaparece bajo el hielo y solo ahora –tras una edición anterior de Edaf– reaparece en nuestras estanterías.


Como los relatos que componen el resto de ciclos de Smith, los de "Hiperbórea" se publicaron en la revista Weird Tales y solo fueron recopilados como antología mucho más tarde. El primero de ellos, "La historia de Satampra Zeiros" (1931) fue un éxito y como tal marcó el camino que Smith seguiría, visitando Hiperbórea varias veces más a lo largo de los años. La intención o motivación por la que Smith – igual que Lovecraft o Howard – escribían estos relatos es materia sobre la que intentaré indagar un poco más en un futuro artículo. De momento digamos que fuera cual fuera, no era una empresa planificada y ordenada. Los relatos que componen la antología no se escribieron ni se publicaron en orden cronológico: como "Zothique", fueron recopilados posteriormente, y fueron los antólogos de estas primeras ediciones quienes ordenaron los cuentos de estos ciclos basándose en las pistas que se pueden encontrar en cada uno de ellos.

Es por ello por lo que aunque "El relato de Satampra Zeiros" fue el primero de los cuentos ambientados en Hiperbórea en ser escrito, es "Los siete Geases" el que abre el volumen, siendo el primero cronológicamente. Y qué gran relato para abrir una antología fantástica. Ralibar Vooz, magistrado de Commorión –muchas veces oiremos hablar de este reino en los relatos posteriores– parte de cacería: busca las presas más exóticas lejos de la capital. Tras una serie de infortunios, acaba mezclado en un enredo con el primigenio Tsathoggua –creación de Smith que se acabaría incorporando al panteón de los mitos– y un viaje a las profundidades de la tierra donde va visitando niveles subterráneos a cada cual más delirante. Me gusta este tipo de fantasía: su estructura es simple –un aventurero atrapado en un viaje extraño donde debe seguir adelante sin ver un final claro– pero muy satisfactoria y de gran valor estético. El interés reside en las escenas y conceptos que el autor va presentando.


“Fantasía de reinos, príncipes, magos y ladrones, héroes y monstruos.”
En un primer momento, la ambición es el detonante de las aventuras –o desgracias– que vive el protagonista: es un tema que se repite a lo largo de estos relatos. En "El sino de Avoosl Wuthoqquan", Avoosl, el prestamista, le niega una dádiva a un mendigo, quien según otra antigua tradición acaba siendo algún tipo de mago o profeta que le augura un futuro oscuro. Cuando a Avoosl se le presenta lo que parece una oportunidad de oro para enriquecerse aún más, cae en la tentación y esta le lleva a la perdición. Exactamente lo mismo que sucede con "La historia de Satampra Zeiros". Aquí es un pícaro el que, llevado por la avaricia, perturba escenarios de antiguos dramas que debería haber dejado en paz, puesto que en ellos duermen estas criaturas que pueden yacer eternamente sin morir.

El personaje pícaro –sea un ladrón o un mercader oportunista, o un mago celoso de los talentos de un colega– es algo recurrente en "Hiperbórea" y en toda la prosa de Smith. Se diferencia aquí, y mucho, de las creaciones de Howard y, sobre todo, de las de Lovecraft. Ni rudos matones ni débiles intelectuales, los personajes de Smith son vividores que recurren al ingenio más que a la fuerza. Buen ejemplo de ello son el sacerdote Morghi y el mago Eibon que en "La puerta a Saturno" no dudan en lanzarse de cabeza por una puerta dimensional a éste planeta –que los dioses oscuros llaman Cykranosh–, donde protagonizan una especie de persecución cargada de divertidos malentendidos y situaciones completamente absurdas. O el propio Satampra Zeiros, que vuelve a protagonizar un relato: "El robo de los treinta y nueve cinturones", el cual cierra el ciclo de Hiperbórea. Satampra, ya anciano, recuerda uno de sus mejores momentos cuando con la antigua acólita Vixeela se propuso robar los cinturones de las treinta y nueve vírgenes consagradas al dios de la luna Leniqua en el templo de Uzuldaroum.

Otro relato remarcable es "El gusano blanco"; el hielo, que se acerca ominoso, esta vez no llega solo. Las escenas en las que el frío invaden el poblado me recuerdan un poco a la muy posterior "El sol de medianoche" de Ramsey Campbell, obra maestra de este autor. El pueblo queda arrasado y solo el hechicero Evagh sobrevive para verse convertido en esclavo de la entidad que vive en el hielo. Sus observaciones y resolución hacen de este cuento uno de los mejores del libro.


No pocos relatos conectan con el universo de los mitos de Cthulhu, que recordemos, en estos momentos aún estaba en estado embrionario. "Ubbo-Sathla" es un ejemplo: por la propia criatura que da nombre al relato, tan monstruosa y extravagante como el resto de primigenios, o por el modo como el protagonista, un hombre moderno, llega a enterarse de su existencia a través de un cristal hipnótico que le hace revivir sus encarnaciones pasadas hasta el mismo origen de la vida en la tierra. O Eibon, el mago que protagoniza "La puerta a Saturno", que no es otro que el autor del famoso "El libro de Eibon", uno de los grandes libros malditos del imaginario lovecraftiano.

Finalmente, Valdemar incluye –y es muy de agradecer, dado que de otro modo habrían quedado colgados al no encajar demasiado en ninguno de los tres grandes ciclos ni ser suficientes para formar uno propio– relatos pertenecientes a lo que se ha considerado el cuarto ciclo, menor que los otros, menos conocido; el de Xiccarph, con elementos que lo acercan más a la ciencia ficción que a la fantasía o el terror, y sin embargo, sin prescindir de ambos.

Recomiendo de estos relatos los dos últimos, "El laberinto de Maal Dweb" y "Las mujeres flor", por ser un despliegue impresionante de todo el talento de Smith y me hacen desear que se hubiera recreado más en este escenario.

En resumen, vale la pena reivindicar a Smith. De todos los muchos herederos de Lord Dunsany que vio la primera mitad del siglo XX, Smith fue quizás el más dotado. Sus obras no han llegado al estatus de culto del que gozan las de sus compañeros Howard y Lovecraft; quizás el que su vida no acabara en muerte trágica como la de ellos tiene algo que ver, quizás es simplemente mala suerte. Ahora que Valdemar parece interesada en rescatar sus relatos del olvido, ¿quien podrá negarse a dejarse llevar por su oscuro y decadente atractivo?

6 comentarios

Desconocía por completo a este autor y me han entrado unas ganas tremendas de leerle gracias a tan buen artículo. Gracias.

Enhorabuena por el artículo. Tenía desde hace tiempo a Smith en mi punto de mira, y después de leerte creo que ya tengo más claro por dónde empezar :P

Estupenda reseña.
Ya tenía en la lista a Smith desde lo de Zothique; y me encanta Howard, así que este "tercer mosquetero" tiene que caer pronto en mi estantería :P

A mi también me ha encantado la reseña y me encanta que los que han escrito por aquí lo destaquen. No solo se debe de ver si "el libro/comic/peli mola", sino también cómo lo ha escrito el redactor y con tus reseñas créeme que disfruto. A mi también me han dado unas ganas locas de leer a Smith gracias a lo que he podido leer aquí. Espero poder hacerlo en breve. ^^

Me uno a la opinión de que tu reseña me ha despertado mayor interés sobre este libro, en el que ya me había fijado, de hecho, cuando lo vi publicado.

Bueno, que del ciclo de Xiccarph sean destacables los relatos "El laberinto de Maal Dweb" y "Las mujeres flor" es lógico, sobre todo porque son los únicos relatos que existen del ciclo de Xiccarph. Los otros tres relatos que se han añadido a los "hiperbóricos" (y que dan sentido al "y otros mundos perdidos" de esta edición) pertenecen al ciclo marciano.

Conversaciones




Si Frank Frazetta hubiera ilustrado la Tierra Media

El legendario artista de fantasía heroica y ciencia ficción podría haber ilustrado El Señor de los Anillos de J. R. R. Tolkien, pero el proyecto nunca salió adelante.

Ilustración

Mi espada, mi conjuro. La puerta, magia, Igni. La mazmorra, un troll.
Nos gusta la fantasía

 

© 2009-2016 La Espada en la Tinta. Todos los textos y arte son propiedad son propiedad de sus respectivos autores.
La web

La Espada en la Tinta lleva desde 2009 acercando la literatura fantástica a
los lectores de habla hispana apasiona-
dos por el género.
Síguenos

No dejes de visitarnos en nuestras redes sociales.

Nosotros

Editor/Redactor
jefe
Loren Sparrow

Más

Qué es
La redacción
Contacto
Guía para
comentar

En breve
activamos
esta sección
Gracias por aceptar las cookies. Puedes cerrar este mensaje o leer más sobre la política de cookies. Más información | Sobre las cookies