Mi espada, mi conjuro.
La puerta. Magia.
La mazmorra. Un troll.
Nos gusta la fantasía

"Sabe, oh príncipe, que entre los años en que los océanos anegaron Atlantis y las resplandecientes ciudades [...] hubo una edad no sonada en la que brillantes reinos ocuparon la tierra como el manto azul entre las estrellas."

LA

en la tinta

Mi espada, mi conjuro. La puerta, magia, Igni. La mazmorra,
un troll. El mundo. Nos gusta la fantasía.


- La fantasía es la poción mágica de la literatura -

Síguenos

Por Crom y los Siete, bús-
canos en las redes sociales y
evitaremos el Sueño Eterno.

¿Dónde están ahora el caballo y el caballero? ¿Dónde está el cuerno que sonaba? ¿Dónde están el yelmo y la coraza, y los luminosos cabellos flotantes? ¿Dónde están la mano en las cuerdas del arpa y el fuego rojo encendido? ¿Dónde están la primavera y la cosecha y la espiga alta que crece? Han pasado como lluvia en la montaña, como un viento en el prado; los días han descendido en el oeste en la sombra de detrás de las colinas. ¿Quién recogerá el humo de la ardiente madera muerta, o verá los años fugitivos que vuelven del mar?

El Señor de los Anillos

Trending
...

Opinión

¿Por qué Tad Williams es uno de los autores de fantasía peor tratados en España?

El autor de Añoranzas y pesares y La canción de Cazarrabo está gafado
por un poder superior.

Esta es nuestra
Definición

de fantasía

Dícese de tener la espa-
da a mano
y el hechizo aprendido, abrir la puer-
ta a ganzúa, recorrer las mazmorras, enfrentarse al troll, al gnoll y al conjurador de la torre. Encontrar la biblioteca del nigromante y aprender sus antiguos y preciados conjuros escritos en lengua dracónica.
Explorar un universo imaginario...
o quizá no.

#arte Jakub Rebelka

#arte de JAKUB REBELKA

No te pierdas

Literatura

The Banner Saga 3
en Kickstarter

Stoic ha iniciado la campaña de mecenazgo para sacar adelante la conclusión de su trilogía de fantasía vikinga.

Cine

La fantasía africana de Marlon James

Será una trilogía de fantasía inspirada en los antiguos mitos y leyendas africanos.

Echa un ojo a nuestra sección
de noticias para estar al día.

También
en Twitter

Publihechizo

Publihechizo

Mi espada, mi conjuro. La puerta, magia, Igni. La mazmorra, un troll. El mundo. Nos gusta la fantasía en todas sus formas.

Literatura

Akal publica la edición anotada de las obras
de H. P. Lovecraft

Las notas de la edición corren a cargo de Leslie S. Klinger.

Literatura

Brandon Sanderson rememora a Robert
Jordan

El creador del Cosmere recalca la impronta que
le dejó el autor.

Cómics

‘The Book of Swords’ es un homenaje a la fantasía de espada y brujería

La antología está editada por Gardner Dozois.

29 de septiembre de 2017

El Hobbit: Quién es quién en la Batalla de los Cinco Ejércitos

Compartir

Enanos, elfos, humanos, trasgos, huargos y Beorn... todos ellos se enfrentan en la batalla que marcó el final de la novela de fantasía de J. R. R. Tolkien El Hobbit.



El acontecimiento conocido como la Batalla de los Cinco Ejércitos es uno de los acontecimientos clave de El Hobbit de J. R. R. Tolkien, no solo por tratarse del dramático desenlace de la novela, sino porque transforma el devenir de los personajes para siempre y le da un giro imprevisto a la historia. Tolkien narró la batalla valiéndose de un ritmo muy preciso que pone de manifiesto la habilidad del profesor a la hora de contarnos este tipo de situaciones, a medio camino entre un cuento y una historia antigua.

[...] Así empezó una batalla que nadie había esperado; la llamaron la Batalla de los Cinco Ejércitos, y fue terrible. De una parte luchaban los trasgos y los lobos salvajes, y por la otra, los Elfos, los Hombres y los Enanos.”

Basta decir que Tolkien no entorpece el ritmo de la batalla narrando momentos concretos dentro de la misma. Es decir, no nos cuenta cómo X personaje rebana el pescuezo de Y —sí cuenta, en cambio, algunos hechos concretos con apenas unas líneas—, sino que narra la batalla como un todo, explicando quién es quién, como van vestidos y donde si sitúa cada uno de los cinco ejércitos que participan en la batalla.

“Las nubes estallan”, así se llama el capítulo donde transcurre la Batalla de los Cinco Ejércitos, es uno de los momentos más emotivos de El Hobbit, novela que, por cirto, es todo un clásico de la literatura fantástica que todo apasionado del género debe leer por lo menos una vez en la vida.

Los siguientes párrafos contienen spoilers de El Hobbit, por lo que si todavía no has leído la novela o no has visto la última y película de Peter Jackson que cierra su última trilogía, ¡sigue bajo tu propia responsabilidad, insensato!


Las cinco facciones involucradas


Las cinco facciones que pelearán a los pies de Erebor, la Montaña Solitaria, son nada más y nada menos que cinco: trasgos y huargos por un lado, y enanos, humanos y elfos por el otro. En determinado momento de la refriega Beorn y a las Águilas se involucran activamente en el conflicto, cambiando de esta forma el curso de la batalla y aportando de paso un resultado inesperado, sobre todo las Águilas, quienes una vez más acuden en ayuda de los Pueblos Libres de la Tierra Media como han hecho —y harán— en otras ocasiones que merecen ser contadas en otro momento.

El motivo de la disputa


Como pasa con el Anillo Único de El Señor de los Anillos, la razón de que en El Hobbit tenga lugar una batalla a los pies de Erebor no solo la tiene la Piedra del Arca, motivo de la locura del padre de Thorin II Escudo de Roble, sino el mismo tesoro que durante tantos años ha custodiado el dragón Smaug. Por otra parte, el rey elfo Thranduil y Bardo de Ciudad del Lago reclamaban para sí una parte del tesoro de los enanos como compensación por los daños sufridos y porque parte del tesoro también pertenecía a ambos pueblos, aunque Thorin no parece estar muy dispuesto a compartir semejante botín.

Los enanos de las Colinas de Hierro


No ayudaron a la compañía de Thorin a recuperar Erebor de las garras del dragón Smaug, pero sí acuden en socorro de Thorin cuando el tesoro ya no tiene un dragón encima. La tropa es enviada y comandada por Dain hijo de Nain a petición de Thorin al saber que el reino enano de Erebor podrá ser habitado de nuevo una vez eliminado el problema del dragón. El autor describe de manera muy precisa el equipamiento de los enanos de la Colinas de Hierro:

“Todos los enanos de la tropa estaban ataviados con cotas de malla de acero que les llegaban a las rodillas; y unas calzas de metal fino y flexible, tejido con un procedimiento secreto que sólo la gente de Dain conocía, les cubrían las piernas.”

Tolkien tampoco escatima palabras a la hora de decirnos el armamento que utilizan los enanos en la batalla, aparte de otros detalles que sirven para hacernos una idea de su aspecto:

“En las batallas empuñaban pesados azadones que se manejaban con las dos manos; además, todos tenían al costado una espada ancha y corta, y un escudo redondo les colgaba en la espalda. Llevaban la barba partida y trenzada, sujeta al cinturón. Las viseras eran de hierro, lo mismo que el calzado; y las caras eran todas sombrías.”

La forma de batallar de los enanos, sumado al terror y odio a partes iguales que despiertan en los trasgos, no deja lugar a dudas de su ferocidad (no por nada es uno de los pueblos más capaces para la lucha):

“Con gritos de «¡Moria!» y «¡Dain, Dain!», los enanos de las Colinas de Hierro se precipitaron sobre el otro flanco, empuñando los azadones [...].”

Pese a la ferocidad de los enanos, la Batalla de los Cinco Ejércitos se cobra muchísimas vidas de todos los bandos, sobre todo del de los vencidos.

Una vez llegan los repugnantes trasgos, Dain se une a los Hombres y los Elfos para hacer frente a la amenaza.

Los despreciables trasgos y huargos


Las tres facciones que al principio pensaban pelear entre sí en caso de no cumplirse los términos —cosa que parecía mucho más que probable, aunque ninguno lo deseaba—, no tienen más remedio que unirse ante la enorme avalancha de trasgos y huargos que llegan de improviso a los pies de Erebor, oscureciendo el paisaje e incluso sorprendiendo al poco impresionable Gandalf. Es la sombra funesta y amenazadora que estaba presente en la novela casi desde el principio, el enemigo que por fin hace su aparición de forma arrolladora y comandado por Bolgo, hijo de Azog. Tolkien nos los describe así:

“¡Pero todavía más pronto, una sombra creció con terrible rapidez! Una nube negra cubrió el cielo. El trueno invernal rodó en un viento huracanado, rugió y retumbó en la Montaña y relampagueó en la cima. Y por debajo del trueno se pudo ver otra oscuridad, que se adelantaba en un torbellino, pero esta oscuridad no llegó con el viento; llegó desde el Norte, como una inmensa nube de pájaros, tan densa que no había luz entre las alas.”

El propio Gandalf, sorprendido, exclama ante esta repentina aparición:

[...] ¡Deteneos —dijo con voz de trueno, y la vara se le encendió con una luz súbita como el rayo—. ¡El terror ha caído sobre vosotros! ¡Ay! Ha llegado más rápido de lo que yo había supuesto. ¡Los trasgos están sobre vosotros! Ahí llega Bolgo del Norte, cuyo padre, ¡oh, Dain!, mataste en Moria.”

Pero los trasgos no van a pie, sino que cabalgan terribles monturas que les dan buena ventaja:

“Luego la vanguardia se arremolinó en el extremo de la estribación y entró atropelladamente en Valle. Éstos eran los jinetes más rápidos, que cabalgaban en lobos, y ya los gritos y aullidos hendían el aire a los lejos.”

Lo único bueno de la aparición de los trasgos en la batalla es que tanto elfos como enanos sienten un odio ancestral por ellos, lo que les da fuerzas renovadas a la hora de combatirles —como si de una bonificación racial de personaje se tratara en una partida de rol de D&D o El Señor de los Anillos—.

Los hombres de Esgaroth


El ejército de hombres que se alía con Thranduil, el rey élfico del Bosque Negro, está comandado por Bardo el Arquero, responsable de la muerte de Smaug y ahora gobernador de Esgaroth, la Ciudad del Lago. Él es el responsable de que nadie escape de Erebor hasta que las negociaciones con Thorin Escudo de Roble lleguen a buen término, y lo único que pide es una parte del tesoro de Smaug, ya que antaño una buena porción del mismo fue también robada de Esgaroth.

“Alrededor de mediodía, los estandartes del Bosque Negro y el Lago se adelantaron de nuevo. Una compañía de veinte se aproximaba. Cuando llegaron al sendero, dejaron a un lado espadas y lanzas y se acercaron a la Puerta. Admirados, los enanos vieron que entre ellos estaban tanto Bardo como el Rey Elfo. [...]

Bardo es un consumado estratega, y es él quien hubiera llevado la ventaja en la batalla en caso de pelear entre sí enanos, humanos y elfos.

Los elfos del Bosque Negro


Thranduil, junto a Bardo de la Ciudad del Lago, reúne a sus tropas de elfos y acude a Erebor para reclamar parte del botín que el dragón Smaug también les había robado, pero ante la negativa de Thorin no tiene más remedio que aguardar una respuesta que llegará en algún momento:

“Pero el Rey Elfo dijo: —mucho esperaré antes de pelear por un botín de oro. Los enanos no pueden pasar, si no se lo permitimos, o hacer algo que no lleguemos a advertir. Esperaremos a ver si la reconciliación es posible. Nuestra ventaja en número bastará , si al fin hemos de librar un desgraciado combate.”

Las acciones de Thranduil y sus elfos no pasan desapercibidas en la batalla, como se puede ver:

“Los elfos fueron los primeros en cargar. Tenían por los trasgos un odio amargo y frío. Las lanzas y espadas brillaban en la oscuridad con un helado reflejo, tan mortal era la rabia de las manos que las esgrimían. Tan pronto como la horda de los enemigos aumentó en el valle, les lanzaron una lluvia de flechas, y todas resplandecían como azuzadas por el fuego.”

Beorn y la muerte de Bolgo


El cambiapieles Beorn, entra a escena durante la Batalla de los Cinco Ejércitos como único representante vivo de la raza de los beórnidas. Aunque su aparición no transcurre directamente en el capítulo “Las nubes estallan”, es referido posteriormente al contar Gandalf a Bilbo lo que ocurrió durante los últimos momentos de la batalla, una vez el mediano pierde el conocimiento tras ser golpeado en la cabeza por una piedra:

“En aquella última hora el propio Beorn había aparecido; nadie sabía cómo o de dónde. Había llegado solo, en forma de oso; y con la cólera parecía ahora más grande de talla, casi un gigante.”

Estamos ante una aparición épica donde las haya, y Tolkien continúa relatando las proezas del personaje en la batalla:

“El rugir de la voz de Beorn era como tambores y cañones; y se abría paso echando a los lados lobos y trasgos como si fueran pajas y plumas. Cayó sobre la retaguardia, y como un trueno irrumpió en el círculo. [...] Entonces Beorn se agachó y recogió a Thorin, que había caído atravesado por las lanzas, y lo llevó fuera del combate.”

Continúa un poco más adelante su furia implacable tras rescatar el cuerpo casi sin vida del recién nombrado Rey bajo la Montaña:

“Retornó en seguida, con una cólera redoblada, de modo que nada podía contenerlo y ninguna arma parecía hacerle mella. Dispersó a la guardia, arrojó al propio Bolgo al suelo, y lo aplastó. Entonces el desaliento cundió entre los trasgos, que se dispersaron en todas direcciones.”

Y así es como termina sus días el comandante del ejército trasgo.

Las Águilas acuden al rescate


En no pocas ocasiones hemos visto a las Águilas acudir en ayuda de los protagonistas. Las vimos cuando Gandalf, Bilbo y los enanos abandonan la Puerta de los Trasgos y pasan de la sartén a las brasas, o cuando el mago escapa de la torre de Saruman en El Señor de los Anillos. Incluso cuando acuden para socorrer a los Pueblos Libres a las puertas de la fortaleza de Sauron en El Señor de los Anillos.

La llegada de tan oportuno y bienvenido aliado es para gritar de emoción, o al menos eso le pasa a Bilbo —aunque con el anillo puesto nadie percibe su júbilo—:

[...] Advirtiendo el brillo repentino en las tinieblas, Bilbo miró alrededor y chilló. Había visto algo que le sobresaltó el corazón, unas sombras oscuras, pequeñas aunque majestuosas, en el resplandor distante.
         —¡Las Águilas,! ¡Las Águilas! —vociferó—. ¡Vienen las Águilas!”

Este tipo de recursos, el de la llegada inesperada que salva la situación y donde la emoción te embarga, fueron acuñados por Tolkien con un término de su invención: eucatástrofe. Se trata de un feliz giro en los acontecimientos gracias al cual los cuentos de hadas pueden tener un final feliz —para más información, se recomienda echar un ojo al ensayo Sobre los cuentos de hadas—. Como Bilbo, el propio Tolkien se emocionó con la llegada de las Águilas, una vez el autor regresó a El Hobbit tras muchos años en que lo dejó abandonado por dedicarse a otros menesteres.

“Las Águilas venían con el viento, hilera tras hilera, en una hueste tan numerosa que todos los aguileros del norte parecían haberse reunido allí.”

Y por otro lado... Bilbo, Thorin y los enanos


Los personajes que iniciaron la aventura junto al mago Gandalf están desperdigados por el campo de batalla. Mientras que Thorin y su tropa de enanos se hallan tras los parapetos de la fortaleza de Erebor, Gandalf, por su parte, llegó al principio de la contienda junto a los regimientos de Bardo y Thranduil “envuelto en una capa y con un capuchón en la cabeza”, es decir, como a él le gusta aparecer en los momentos clave de la historia. En la Colina del Cuervo es donde se encuentra el mago, junto a los elfos y Bilbo, quien en mitad de la batalla se había puesto el anillo para desaparecer de la vista y no morir pisoteado, o incluso alcanzado por una flecha —aunque recibe igualmente una pedrada en la testa—.

Thorin, el Rey bajo la Montaña, y sus compañeros enanos, se unen poco después a la batalla, e incluso Thorin intenta pelear poco tiempo más tarde contra la guardia personal de Bolgo:

[...] Las capas y capuchones habían desaparecido; llevaban brillantes armaduras y una luz roja les brillaba en los ojos. El gran enano centelleaba en la oscuridad como oro en un fuego mortecino. [...] Thorin manejaba el hacha con mandobles poderosos, y nada parecía lastimarlo.”

Y es aquí cuando, pese a la tensión creada por el propio enano entre los que deberían haber sido sus aliados desde el principio, demuestra un poder de convocatoria, pues pese a que Bardo dirige a los hombres de Esgaroth y Dain a los enanos de las Colinas de Hierro, la mera visión de Thorin ataviado como un gran rey guerrero hace que todos acudan a ayudarlo, ¡incluso los elfos!

—¡A mí! ¡A mí! ¡Elfos y hombres! ¡A mí! ¡Oh, pueblo mío! –gritaba, y la voz resonaba como una trompa en el valle.
         Hacia abajo, en desorden, los enanos de Dain corrieron a ayudarlo. Hacia abajo fueron también muchos de los hombres del Lago, pues Bardo no pudo contenerlos; y desde la ladera opuesta, muchos de los lanceros elfos.

Y con esta última y épica cita, esta ha sido la Batalla de los Cinco Ejércitos. ¿Qué ha supuesto para vosotros este importante acontecimiento de la Tierra Media en su Tercera Edad?

Notas

Para ilustrar este artículo se ha hecho uso de imágenes de la batalla a cargo de diferentes artistas, por lo que procedemos a enumerar a todos ellos a través de los apartados donde aparecen: Justin Gerard (cabecera), Lucas Graciano (“Las cinco facciones involucradas”), Ted Nasmith (“El motivo de la disputa”), Justin Gerard (“Los enanos de las Colinas de Hierro”), Matt Stewart (“Los despreciables trasgos y huargos”), Alan Lee (“Los hombres de Esgaroth”), Jon Hodgson (“Los elfos del Bosque Negro”), Justin Gerard (“Beorn y la muerte de Bolgo”), Ted Nasmith (“Las águilas acuden al rescate”) y Chris Rahn (“Y por otro lado... Bilbo, Thorin y los enanos”).

Nota: Este artículo fue publicado originalmente el 18 de diciembre de 2014, un día después del estreno de la tercera parte de la trilogía El Hobbit de Peter Jackson. Hemos revisado el estilo del texto y actualizado algunas imágenes.

12 comentarios

La peli no iré a verla que la última siesta me salió cara ahora bien. El artículo MARAVILLOSO. Casi me tienta ir a verla

tor.

Las peliculas, un aburrimiento impresionante, hinchadas con escenas y argumentos sacados de la manga que desvirtuan la grandeza del libro y reducen la fidelidad a la obra de Tolkien al mínimo.
Ahora bien, el libro El Hobbit es una maravillosa novela de fantasía, perfecta en su pequeño tamaño y redonda en muchos de sus aspectos. El artículo un diez, perfectamente explicado, y con unas citas preciosas y más que apropiadas.

Que fácil seria hacer las películas igual. Aún de verdad no entiendo, como es posible que la carguen tanto y tanto. Es que duele ver las cosas así de mal. Se pasan por el forro la historia de un grande como Tolkien. Azog esta muerto pues por que cojones aparece en la película, es que es tan difícil hacerlo bien. Para mi el señor Tolkien merece mucho más que éstas patéticas películas. Ojalá algún día alguien hiciera las cosas en condiciones. Ojo lo mismo opino de la trilogía del Señor de los Anillos.

Digo lo mismo que el 2º anónimo.

Eso sí, como curiosidad, decir que los "azadones" que llevaban los enanos, bueno.... Sí, a mí también me retumbó en su momento al leerlo, pero ya sabéis, cosa de la traducción, que tiene ya un tiempo, que por entonces el género no estaba muy arraigado en el país....
Porque si no me equivoco la palabra en inglés original es "mattock", y una traducción más aproximada (y lógica) sería, en vez de azadones, zapapicos:
http://img2.wfrcdn.com/lf/49/hash/9985/4057843/1/Pick+Mattock+with+Wood+Handle.jpg

Típicos "enanos piqueros" del warhammer, vaya. Lo cual tiene más sentido que no ver una tropa de "enanos con azadones", que sólo les falta la boina y ponerse a preparar unas migas camperas... XD

Lo del término eucatástrofe, digo yo que serviría también el clásico "deus ex machina", ese recurso tan utilizado, y en no pocas ocasiones cansino xD

Magnífico artículo. Muy buen repaso previo a ver la peli (que aún no he visto y me está dando miedo por los comentarios leídos en las redes sociales...)

¡Gracias por vuestras palabras! Me alegro que os haya gustado.

Contestando a Aedriano: efectivamente, muchas cosas son temas de traducción, como el tema de los azadones, que sí que serían los típicos picos enanos que pueden clavarse en cabezas como si fueran de mantequilla. XD Los azadones serían muy engorrosos en mitad de un campo de batalla, así que sí, cosas de la traducción. Pero bueno, creo que por esas cosas se le tiene más cariño, es la inocencia del género fantástico de entonces. 8) (otra cosa son los fallos garrafales de traducción, pero oye, enanos con azadones no quedan tan mal visualmente hablando).

Sobnre los deus ex machina, yo no los considero como tal: un deus ex machina es el típico recurso sacado de la manga y que fuerza la historia, sin embargo a lo que se refiere Tolkien es a la aparición inesperada que salva la situación, no tiene necesariamente que ser un deus ex machina.

Joaquín Torrecilla García: Si, el director y su equipo se han tomado demasiadas licencias, lo que da al traste con la historia original.

Jolan: ¡Gracias! Ya te la comento yo en un rato, a ver si opinas igual cuando la veas. ;)

Bueno, hay errores garrafales que más de uno quisiera tener... Como aquella edición argentina de El Hobbit traducida como "El Hobito" y que a día de hoy se vende por una pasta xDD.
Uy si pillara uno de esos en esas librerías que venden libros aniguos a bajo precio.... ¡Comía jamón en ñugar de paletilla estas fechas! jajajaja

Bueno, en definitiva como un deus ex machina pero especificando que sirve para salvar una situación... Aunque entiendo que tampoco tiene por qué ser un deus ex machina, ya que si es un elemento que está bien metido en la historia, no tiene por qué chirriar ni nada.
No es como el típico DeExMa de "iba por el campo, me econtré con X y ahora soy el elegido y debo salvar el mundo" (p.e. el huevo de Éragon; aunque este es un buen ejemplo de DeExMa que no chirria, sino que es necesario).
Pero aun así hay que reconocer que lo de las águilas de Tolkien..... va un poco de sobrado. Anda que no hay parodias por la red respecto a ESDLA:
- ¿Tienes un problema? ¡Mejor llama a las águilas!
- ¿No puedes llegar hasta X? ¡Pues usa las águilas!
- ¿No eres rival contra X? ¡Pues que te ayuden las águilas!
- ¡Águilas, águilas, águilas! Valen para todo, y se las puede colar en casi cualquier situación

Creo que Tolkien era un fan de las aves rapaces :)

Yo prefiero dejar que sea Loren quien os comente la última película. Creo que yo no tendría suficientes palabras "políticamente correctas" para poder definirla. Y eso que normalmente soy demasiado buena con las pelis que me leo y les paso la mano que ni con aloe vera encima... pero uf... si, mejor me espero a que os lo cuente El Capitán. xD

Me parecieron muy buenas tus críticas de El Hobbit: La batalla de los cinco ejércitos, y tu Quién es quién en la batalla de los cinco ejércitos. Coincido contigo en muchos de los puntos que tocaste. Ayer vi la película y hoy por la mañana me fui directo a la Guía completa de la Tierra Media y no encontré absolutamente nada sobre gusanos come-tierra. ¿¿¿¿De dónde carajos sacaron eso???? ¿¿¿Existe alguna referencia??? En la misma guía busqué sobre los gigantes de piedra, y dice que son tan ficticios como el hobbit que inventó el golf. Saludos desde México.

¡Muchas gracias! :) Se agradece compartir puntos de vista y coincidir con la opinión de los lectores, ¡Esto da sin duda ganas de seguir escribiendo sobre el tema!

Y no, Anónimo (al último, me refiero), los gusanos come tierra (o como yo los llamo "gusanos-Dune), no existen en la Tierra Media, pero sin embargo los gigantes sí salen en El Hobbit (la novela). El caso es que yo siempre los he tratado como leyendas, exageraciones de los enanos al relatar una tormenta especialmente fuerte: ¡y los truenos parecían gigantes de piedra aporreando la montaña! parecen decir.

Contestando a Aedriano sobre los deus ex machina: las Águilas es verdad que a lo mejor han sido demasiado explotadas en la mitología de Tolkien, en los dos libros que ha escrito, pero hay que reconocer que queda como un recurso bastante molón. XD A mi por lo menos me gusta, y es cierto que podrían haber salvado más situaciones o haber evitado otras, pero como raza independiente de la Tierra Media que no parece tener que ver con nada... así son y así nos las han contado.

Y vos sabés todo pelotudo!! Por que no haces las películas vos??? Así vemos de qué sos capaz...

Y vos sabés todo pelotudo!! Por que no haces las películas vos??? Así vemos de qué sos capaz...

Conversaciones




Si Frank Frazetta hubiera ilustrado la Tierra Media

El legendario artista de fantasía heroica y ciencia ficción podría haber ilustrado El Señor de los Anillos de J. R. R. Tolkien, pero el proyecto nunca salió adelante.

Ilustración

Mi espada, mi conjuro. La puerta, magia, Igni. La mazmorra, un troll.
Nos gusta la fantasía

 

© 2009-2016 La Espada en la Tinta. Todos los textos y arte son propiedad son propiedad de sus respectivos autores.
La web

La Espada en la Tinta lleva desde 2009 acercando la literatura fantástica a
los lectores de habla hispana apasiona-
dos por el género.
Síguenos

No dejes de visitarnos en nuestras redes sociales.

Nosotros

Editor/Redactor
jefe
Loren Sparrow

Más

Qué es
La redacción
Contacto
Guía para
comentar

En breve
activamos
esta sección
Gracias por aceptar las cookies. Puedes cerrar este mensaje o leer más sobre la política de cookies. Más información | Sobre las cookies