Mi espada, mi conjuro.
La puerta. Magia.
La mazmorra. Un troll.
Nos gusta la fantasía

"Sabe, oh príncipe, que entre los años en que los océanos anegaron Atlantis y las resplandecientes ciudades [...] hubo una edad no sonada en la que brillantes reinos ocuparon la tierra como el manto azul entre las estrellas."

LA

en la tinta

Mi espada, mi conjuro. La puerta, magia, Igni. La mazmorra,
un troll. El mundo. Nos gusta la fantasía.


- La fantasía es la poción mágica de la literatura -

Nuestra
definiciónde
Fantasía

Dícese de tener la espada a mano y el conjuro aprendido, abrir la puerta a ganzúa, recorrer las mazmorras, enfrentarse al troll, al gnoll y al conjurador de la torre. Explorar un universo imaginario... o no.

Russ Nicholson

El editor
recomienda

Literatura

Neil Gaiman retrata la mitología nórdica en su próximo libro

Todos los trabajos del autor británico están influenciados por las diversas mitologías de la humanidad, entre ellas la nórdica, por lo que es natural que su nuevo trabajo sea precisamente un análisis novelado de los mitos nórdicos.

También
en Twitter

Publihechizo

Publihechizo

Mi espada, mi conjuro. La puerta, magia, Igni. La mazmorra, un troll. El mundo. Nos gusta la fantasía en todas sus formas.

Literatura

‘La Espada de la Verdad’ sigue adelante con ‘The Nicci Chronicles’

Ahora que Terry Goodkind ha cerrado la saga principal, es hora de que Nicci tome el relevo.

Por Grayskull

Dark Horse publicará las tiras cómicas de ‘He-Man y los Masters del Universo’

El sello del caballo negro recupera y recopila en primicia las tiras cómicas de He-Man.

Reinos Olvidados

El elfo oscuro Drizzt Do'Urden vuelve pronto

El drow y los Compañeros de Mithril Hall viajan de nuevo hasta Gauntlgrym para buscar a un viejo amigo.

Literatura

Ediciones B publicará novelas de The Expanse

Tras el éxito de la serie en el canal SyFy, la colección Nova publicará al menos el primer libro de la saga escrita.

Las últimas novedades

Grimorio de novedades

noviembre 19, 2014

Reseña: «Moby Dick», de Olivier Jouvray y Pierre Alary

Compartir

Una versión libre del clásico de Herman Melville que se centra más en el carácter demente del capitán Ahab.

«Llamadme Ismael». Así comenzaba la obra cumbre de Herman Melville y así es como empieza también la adaptación que el guionista Olivier Jouvray y el dibujante Pierre Alary llevan a cabo de esta clásica novela de aventuras del autor estadounidense, publicada en 1851. Una vez más, el cómic se revela un medio idóneo para (re)contar una historia que, siendo de sobra conocida por el público en general, adquiere nuevos matices desde su perspectiva gráfica. Cuando además el título llevado hasta el mundo de las viñetas es de procedencia universal, como en el caso de la célebre narración que nos ocupa, se diría que el valor añadido de su enfoque ilustrado es aún mayor.

Por tanto es Moby Dick, la gran historia de aventuras de Melville que han disfrutado varias generaciones, la que conoce ahora su versión adaptada de la mano de Jouvray (autor de Lincoln, también en Dibbuks) y con los sublimes pinceles de Alary. Y es Dibbuks, editorial que siempre ha apostado fuerte por el dibujante francés (Belladona, Simbad, Silas Corey) quien presenta este bello volumen único que a partir de ahora permitirá acercar a los lectores —que no lo hubieran hecho ya en su formato convencional— a este clásico indiscutible de la literatura. Para aquellos que en cambio ya lo conocieran, seguro que será una agradable sorpresa revisitar el mítico relato gracias a esta adaptación.

El tomo se divide en tres partes y se inicia con la llegada de Ismael al puerto de Nantucket (Massachussets) para enrolarse en el barco ballenero Pequod junto al pecualiar Queequeg, arponero procedente de las antípodas, a quien conoce de forma accidentada en la víspera de la singladura marítima y vital. Dejando atrás sus experiencias en la marina mercante, el joven marinero busca un cambio de aires que dé sentido a su existencia, así como vivir emociones fuertes a bordo de uno de los navíos que parten en busca de los grandes monstruos de los océanos. Pero la travesía en busca del aceite que proporcionan estas gigantescas criaturas abisales se convierte en la historia de una persecución obsesiva, la del capitán del barco, Ahab, tras los pasos de la famosa ballena blanca que años atrás le arrebató una pierna y el resto de su cordura. Ismael, Queequeg, Starbuck y el resto de la variopinta tripulación asisten a la caída en el abismo de su capitán mientras surcan inexorablemente el horizonte austral sin más rumbo que el marcado por la locura del desquiciado comandante.


“Se lee con intensidad y constituye un modo ameno y una elección visual muy interesante”
No es esta la primera ni única adaptación existente de la búsqueda del cachalote albino, pero Olivier Jouvray está a la altura del relato y consigue darle un giro con una versión libre que se centra en el carácter ofuscado y demente del capitán, prescindiendo de las connotaciones técnicas del oficio naval que incorporaba el relato original. Pero como parece lógico, es Pierre Alary el que aporta a la historia la belleza que le es propia a toda la imaginería que rodea la novela, con atardeceres deslumbrantes en alta mar, recreaciones de impresionantes veleros y escenas que parecen sacadas del mismo cuaderno de bitácora de un navegante con ese toque aventurero que define el perfil del ilustrador, y que deleitará tanto a sus seguidores como a los amantes de las estampas marineras.

Si hay algo que destacar por sentido propio en esta adaptación es evidentemente el dibujo realizado por Alary. Y si tenemos que resaltar algo del mismo, enseguida salta a la vista que en esta ocasión ha optado por un intencionado trazo abocetado, que apenas entra en detalles ni definiciones expresivas (exceptuando quizás al propio Ahab), pero que pretende arrancarle fuerza a las páginas, particularmente en las secuencias de mayor acción y dinamismo, como las cacerías de ballenas. Para el color, del que ya hemos destacado los espectaculares crepúsculos que se vislumbran desde la borda del Pequod, ha contado con la colaboración de Didier Gonord, que ayuda a contrastar esa plácida calma que precede a la tormenta originada por la enajenación de Ahab y la impotencia de sus hombres hasta el momento del trágico desenlace esperado.


Sin embargo, siendo seguidor de la trayectoria profesional de Alary, que se recrea en su faceta Disney con títulos como Simbad, o se muestra como un excelente exponente de línea europea actual en la genial historieta de aventuras que creó durante la primera entrega de Silas Corey, he de admitir que objetivamente me esperaba un enfoque gráfico distinto en éste Moby Dick, su último cómic hasta la fecha. Y es que llama mucho la atención, poniendo sobre la mesa los anteriores trabajos del autor, que nos encontremos viñetas enteras en las que raya el mero bosquejo, y que a secuencias de indiscutible vigor y belleza les sigan otras donde cierta llaneza gráfica salta a la vista.

Es tal vez ese aspecto el que hace que mi apreciación de la obra en su conjunto no alcance el esplendor que hubiera imaginado inicialmente. Queda clara la intención de otorgar a esta adaptación un sentido ágil, con la omisión de detalles propios de manual enciclopédico por lo que respecta al guión y con ese diseño deliberadamente precipitado del dibujo. Pero tal planteamiento acarrea una falta de profundidad que ha supuesto que la valoración de esta novela gráfica tampoco haya sido especialmente entusiasta en su mercado de origen. Falta el ardor de la novela en la que se inspira, aunque uno no quiera entrar en comparaciones entre libro y cómic.


No obstante lo dicho, el álbum se lee con intensidad y constituye un modo ameno y una elección visual muy interesante para conocer esta famosa historia de gran carga filosófica. Si bien es cierto que nos hubiera gustado encontrar aquí al Alary más puro de obras anteriores, no se puede reprochar que el autor haya querido darle una vuelta a su estilo y desarrollar un encuadre diferente esta vez, no exento —que quede claro— de calidad.

Una lectura recomendable, que no consigue alcanzar la globalidad del título al que versiona, pero tampoco lo necesita para hacernos disfrutar de su contenido. Un buen tomo más que pasa a engrosar nuestra colección Alary, niño mimado con pleno derecho de Dibbuks (muy correcta edición, por cierto, como es costumbre) al que sin duda todavía le queda mucho más por ofrecer, aunque este no constituya su mejor trabajo. A fin de cuentas, la segunda parte de Silas Corey ya está a la vuelta de la esquina.

MOBY DICK
Olivier Jouvray, Pierre Alary
Dibbuks
Trad. Diego Álvarez Fernández.
124 págs. 18 €

2 comentarios

Buah, le tengo unas ganas locas a este cómic. Me gusta mucho tanto el dibujo como el color que tienen todas las viñetas. A ver si para estas navidades se lo pido a Papá Noel o a los Reyes Magos que se llevan de lujo. xD

Pues será un regalo al que seguro le sacarás partido, Cyram. Para mí Alary ya es un dibujante a tener muy en cuenta, a pesar de que este no sea mi cómic preferido del autor.

Y si además os gustan las historias de barcos balleneros, no olvidéis que Norma acaba de anunciar el primer integral de Esteban para diciembre.

Conversaciones




Si Frank Frazetta hubiera ilustrado la Tierra Media

El legendario artista de fantasía heroica y ciencia ficción podría haber ilustrado El Señor de los Anillos de J. R. R. Tolkien, pero el proyecto nunca salió adelante.

Ilustración

Mi espada, mi conjuro. La puerta, magia, Igni. La mazmorra, un troll.
Nos gusta la fantasía

 

© 2009-2016 La Espada en la Tinta. Todos los textos y arte son propiedad son propiedad de sus respectivos autores.
La web

La Espada en la Tinta lleva desde 2009 acercando la literatura fantástica a
los lectores de habla hispana apasiona-
dos por el género.
Síguenos

No dejes de visitarnos en nuestras redes sociales.

Nosotros

Editor/Redactor
jefe
Loren Sparrow

Más

Qué es
La redacción
Contacto
Guía para
comentar

En breve
activamos
esta sección
Gracias por aceptar las cookies. Puedes cerrar este mensaje o leer más sobre la política de cookies. Más información | Sobre las cookies