Mi espada, mi conjuro.
La puerta. Magia.
La mazmorra. Un troll.
Nos gusta la fantasía

"Sabe, oh príncipe, que entre los años en que los océanos anegaron Atlantis y las resplandecientes ciudades [...] hubo una edad no sonada en la que brillantes reinos ocuparon la tierra como el manto azul entre las estrellas."

LA

en la tinta

Mi espada, mi conjuro. La puerta, magia, Igni. La mazmorra,
un troll. El mundo. Nos gusta la fantasía.


- La fantasía es la poción mágica de la literatura -

Nuestra
definiciónde
Fantasía

Dícese de tener la espada a mano y el conjuro aprendido, abrir la puerta a ganzúa, recorrer las mazmorras, enfrentarse al troll, al gnoll y al conjurador de la torre. Explorar un universo imaginario... o no.

Russ Nicholson

El editor
recomienda

Literatura

Neil Gaiman retrata la mitología nórdica en su próximo libro

Todos los trabajos del autor británico están influenciados por las diversas mitologías de la humanidad, entre ellas la nórdica, por lo que es natural que su nuevo trabajo sea precisamente un análisis novelado de los mitos nórdicos.

También
en Twitter

Publihechizo

Publihechizo

Mi espada, mi conjuro. La puerta, magia, Igni. La mazmorra, un troll. El mundo. Nos gusta la fantasía en todas sus formas.

Literatura

‘La Espada de la Verdad’ sigue adelante con ‘The Nicci Chronicles’

Ahora que Terry Goodkind ha cerrado la saga principal, es hora de que Nicci tome el relevo.

Por Grayskull

Dark Horse publicará las tiras cómicas de ‘He-Man y los Masters del Universo’

El sello del caballo negro recupera y recopila en primicia las tiras cómicas de He-Man.

Reinos Olvidados

El elfo oscuro Drizzt Do'Urden vuelve pronto

El drow y los Compañeros de Mithril Hall viajan de nuevo hasta Gauntlgrym para buscar a un viejo amigo.

Literatura

Ediciones B publicará novelas de The Expanse

Tras el éxito de la serie en el canal SyFy, la colección Nova publicará al menos el primer libro de la saga escrita.

Las últimas novedades

Grimorio de novedades

julio 24, 2014

Reseña: «Sortilegios, tomo 1», de Jean Dufaux y José Luis Munuera

Compartir

Los cuentos de antaño tenían connotaciones oscuras, pero hubo un momento en la historia de la ficción en que dejaron de contarse para asustar a los niños y se utilizaron para complacerlos. Juegos, películas, libros, los cuentos dirigidos a un público infantil plasman una historia con final feliz, donde el príncipe y la princesa se casan juntos, tienen muchos retoños (o si acaso un par) y comer perdices hasta su ancianidad. Es por esa razón que Sortilegios, uno de los últimos trabajos del guionista belga Jean Dufaux (Murena, Djinn) y el español José Luis Munuera (El juego de la luna, Los Campbell) es una serie más que bienvenida en el mundo de ese tipo de cuentos que no por obligación deben tener un desarrollo o un final feliz. El desenlace de Sortilegios todavía no lo conocemos porque se trata de una serie abierta (el segundo álbum está en la calle desde finales de esta semana), pero su desarrollo tiene muchos elementos agridulces y deja plantada la semilla de un futuro no demasiado halagador para los actores del cuento. Sortilegios, hablando claro, tiene todos los toques posibles de un cuento tradicional, y gracias a las pinturas de Munuera parece que estamos ante una superproducción animada, de las que veríamos en el cine o la televisión.

“Un espectáculo visual difícil de olvidar”

Una historia de amor destinada a fracasar es el elemento con el que arranca Sortilegios: él un simple campesino y ella una princesa que en la segunda página ya nos dice que hereda el reino y por tanto no puede seguir viendo a su chico, por más que quiera; sus obligaciones se lo impiden. Esa violenta situación es el punto de inflexión de este álbum con el que empieza la serie, gracias al cual nos ahorramos paseos innecesarios por un guión lleno de florituras. Eso es lo que más me gusta de Sortilegios, que va directo al grano, como un mazazo. El que creíamos el príncipe de la historia, el Aladdín del cuento, no es más que el detonante de las desgracias que le son reservadas a la princesa: celos, venganza y un amor truncado son elementos terribles de un cuento, destinados a cambiar el final feliz por otro de diferente índole, y que se va descubriendo poco a poco.


Por supuesto, este cuento que es Sortilegios no es únicamente un vaivén de personajes que se desplazan de aquí para allá o son partícipes de diálogos vacuos. Para nada en absoluto: cada segundo del metraje está perfectamente medido y no hay ningún momento extra, todo tiene su razón de ser, como en los cuentos de toda la vida. Sortilegios es una historia de personajes, pero como en toda narración que se precie, el escenario juega un papel muy importante. Lugares lúgubres, un misterioso lago, la estatua de un rey caído, una tienda misteriosa, un castillo de la realeza... todo ello forma un excelente conjunto para desarrollar una buena historia, la cual no sería la misma sin los dibujos de Munuera y el color de Sedyas. No me podría haber imaginado a cualquier otro artista para ilustrar Sortilegios, parece hecha a medida para él y la pericia del mismo se pone de manifiesto en la composición de las escenas o en la construcción de los decorados, por no hablar del color con el que Sedyas deleita nuestras retinas. Sortilegios cuenta con un artista de renombre que combina perfectamente con el guión de Dufaux, dando como resultado un espectáculo visual difícil de olvidar.

Pero el primer álbum de Sortilegios nos deja con la miel en los labios, es lo único que podemos reprocharle, y queremos más. Queremos saber qué ocurre con la princesa, si le saldrá algo bien; queremos saber qué ocurre con el extraño de ojos amarillos con el que casualmente se ha topado la joven, ahora reina de Entremundo; queremos saber qué es lo siguiente que hará la bruja (porque en todo cuento tiene que haber una que haga maldades o simplemente se siente a observar). Y, por supuesto, queremos la segunda parte del cuento y deleitarnos cual espectáculo animado.

Información adicional
Editado por Norma Editorial en abril de 2013.
Tapa dura, 64 págs, 16 €. No disponible en ebook
Traducido por Albert Agut.
Primera entrega de 'Sortilegios'.
Nuestra valoración: 

0 comentarios

Conversaciones




Si Frank Frazetta hubiera ilustrado la Tierra Media

El legendario artista de fantasía heroica y ciencia ficción podría haber ilustrado El Señor de los Anillos de J. R. R. Tolkien, pero el proyecto nunca salió adelante.

Ilustración

Mi espada, mi conjuro. La puerta, magia, Igni. La mazmorra, un troll.
Nos gusta la fantasía

 

© 2009-2016 La Espada en la Tinta. Todos los textos y arte son propiedad son propiedad de sus respectivos autores.
La web

La Espada en la Tinta lleva desde 2009 acercando la literatura fantástica a
los lectores de habla hispana apasiona-
dos por el género.
Síguenos

No dejes de visitarnos en nuestras redes sociales.

Nosotros

Editor/Redactor
jefe
Loren Sparrow

Más

Qué es
La redacción
Contacto
Guía para
comentar

En breve
activamos
esta sección
Gracias por aceptar las cookies. Puedes cerrar este mensaje o leer más sobre la política de cookies. Más información | Sobre las cookies