Mi espada, mi conjuro.
La puerta. Magia.
La mazmorra. Un troll.
Nos gusta la fantasía

"Sabe, oh príncipe, que entre los años en que los océanos anegaron Atlantis y las resplandecientes ciudades [...] hubo una edad no sonada en la que brillantes reinos ocuparon la tierra como el manto azul entre las estrellas."

LA

en la tinta

Mi espada, mi conjuro. La puerta, magia, Igni. La mazmorra,
un troll. El mundo. Nos gusta la fantasía.


- La fantasía es la poción mágica de la literatura -

Síguenos

Por Crom y los Siete, bús-
canos en las redes sociales y
evitaremos el Sueño Eterno.

¿Dónde están ahora el caballo y el caballero? ¿Dónde está el cuerno que sonaba? ¿Dónde están el yelmo y la coraza, y los luminosos cabellos flotantes? ¿Dónde están la mano en las cuerdas del arpa y el fuego rojo encendido? ¿Dónde están la primavera y la cosecha y la espiga alta que crece? Han pasado como lluvia en la montaña, como un viento en el prado; los días han descendido en el oeste en la sombra de detrás de las colinas. ¿Quién recogerá el humo de la ardiente madera muerta, o verá los años fugitivos que vuelven del mar?

El Señor de los Anillos

Últimas lecturas

Un destacado

Otro destacado

Esta es nuestra
Definición

de fantasía

Dícese de tener la espa-
da a mano
y el hechizo aprendido, abrir la puer-
ta a ganzúa, recorrer las mazmorras, enfrentarse al troll, al gnoll y al conjurador de la torre. Encontrar la biblioteca del nigromante y aprender sus antiguos y preciados conjuros escritos en lengua dracónica.
Explorar un universo imaginario...
o quizá no.

#arte Jakub Rebelka

#arte de JAKUB REBELKA

No te pierdas

Literatura

The Banner Saga 3
en Kickstarter

Stoic ha iniciado la campaña de mecenazgo para sacar adelante la conclusión de su trilogía de fantasía vikinga.

Cine

La fantasía africana de Marlon James

Será una trilogía de fantasía inspirada en los antiguos mitos y leyendas africanos.

Echa un ojo a nuestra sección
de noticias para estar al día.

También
en Twitter

Mi espada, mi conjuro. La puerta, magia, Igni. La mazmorra, un troll. El mundo. Nos gusta la fantasía en todas sus formas.

18 nov. 2013

Reseña: «Frankenstein, agente de S.H.A.D.E.: La guerra de los monstruos», de Jeff Lemire, Alberto Ponticelli y otros

Compartir

Título original: Frankenstein, Agent of S.H.A.D.E. Vol. 1: War of the Monsters (The New 52).
Guión: Jeff Lemire, Dan DiDio, Keith Giffen, Matt Kindt.
Dibujo: Alberto Ponticelli, Keith Giffen, Tom Derenick.
Color: José Villarrubia, Hi-Fi.
Edición: 232 págs, color. ECC Ediciones, mayo 2013.
Precio: 19,95 € (rústica).
Traducción: Felip Tobar Pastor.
Temática: Fantasía, terror.
Correlación: Primera entrega de "Frankenstein, agente de S.H.A.D.E.".


La criatura creada por Mary Shelley para su novela Frankenstein o el moderno Prometeo sigue, y seguirá, dando mucho juego tanto en el mundo del cine, la literatura y la televisión. Pero también en el mundo del cómic, como demuestra el tebeo que ahora tenemos entre manos, y que no es otro que Frankenstein: Agente de S.H.A.D.E., una serie de aventuras, acción y toques sobrenaturales que pretende hacernos pasar un buen rato más que interesante por su inicial premisa de poner un grupo de monstruos clásicos al servicio de la organización gubernamental secreta de S.H.A.D.E., o el Comité de Defensa Avanzada Superhumana. El propio Frankenstein (todos sabemos que ese no era su nombre, pero la cultura popular de este siglo le ha bautizado como tal), surgido de las páginas del númeo 135 de Detective Comics y de Los siete soldados de la victoria de Grant Morrison, lidera este grupo de monstruos, o bien trabaja en solitario en algunas ocasiones, pero siempre al mando de su padre, el cual cambia de cuerpo cada década. En el momento de dar inicio esta historia está reencarnado en el cuerpo de una niña, aunque su personalidad sigue intacta. Reconoceremos a Frank por su voluminosa estatura, sus remaches, sus partes cosidas, su agrio humor (esto es, ninguno en absoluto), su pistolón y su enorme espada, la cual procede de un arcángel. Listo para repartir leña a diestro y siniestro a cualquier monstruo que amenace la paz mundial.

“La intención del tebeo es la de ofrecer un conjunto de aventuras, sucesos y encuentros donde los monstruos sean protagonistas”
La serie, aunque cancelada en Estados Unidos, puede ser disfrutada igualmente en los volúmenes en rústica a los cuales tenemos acceso gracias a ECC Ediciones, quien se ha encargado de traer la serie en castellano atendiendo a las peticiones de los sus lectores. Acción, tortas, monstruos, elementos sobrenaturales y algo de ciencia ficción, todo esto podemos encontrarlo en esta primera entrega en rústica que recoge los números 1 a 8 de Frankenstein, Agent of S.H.A.D.E., el número 5 de O.M.A.C., y el número 8 de Men of War. La serie principal es lo que nos importa ahora mismo, y aunque los otros números que no forman totalmente parte de ella, sirven para ofrecer otros puntos de vista sobre la ambientación y la premisa del escenario en el que tiene lugar la historia.


Frankenstein, agente de S.H.A.D.E. es una serie de puñetazos y de monstruos que sueltan ocurrencias durante el fragor del combate, ni más ni menos. Es la propia esencia del pulp. Coge a un puñado de criaturas clásicas con numerosas similitudes con los monstruos de la Universal como la Momia o el Hombre Lobo, y tienes el producto servido en bandeja. La intención del tebeo no es más que esa, la de ofrecer un conjunto de aventuras, sucesos y encuentros donde estos monstruos sean los protagonistas, contemplar cómo resuelven el momento, y esperar a que haya otra ocasión para lucirse. Intercala por el medio elementos sobrenaturales, más criaturas a las que combatir, y algo del pasado de Frankenstein con su ex-novia, y eso es justamente lo que tenemos con Frankenstein, agente de S.H.A.D.E.: La guerra de los monstruos. Quien busque otra cosa diferente, planteamientos filosóficos sobre la condición del monstruo o temas diversos que hagan pensar al lector más allá de lo necesario, tendrán que mirar hacia otro lado. Pulp directo y sin complicaciones, esa la palabra. La esencia del tebeo es muy parecida a la del Hellboy de Mike Mignola, por si buscamos referentes inmediatos o somos amigos de las comparaciones.

El dibujo, por otra parte, cumple a la perfección con la intención del cómic. Diversos artistas ilustran las aventuras de Frankenstein y su equipo de monstruos, consiguiendo un tebeo interesante y variado en lo que se refiere al apartado gráfico. El dibujante que más sobresale en el este volumen en rústica es sin duda Alberto Ponticelli, que es quien lleva en realidad todo el grueso del apartado, con un estilo de dibujo algo sucio, pero que le viene como anillo al guión de Jeff Lemire. El color de José Villarrubia consigue dar volumen al fumetto de Ponticelli, aunque en unas cuantas escenas de acción, las composiciones del italiano resultan algo confusas.

Y queda poco más que decir sobre este tebeo que puede ser recomendable para lectores que busquen historias donde la acción es lo que prima. La revisión del personaje creado por Edmond Hamilton y Bob Kane y llevada a cabo por DC Comics es sugerente, aunque podría haber sido interesante que, como en Hellboy, hubiera habido momentos de más investigación y menos "saja-raja", quizá por eso la serie del demonio rojo gane más enteros. En cualquier caso, no deja de ser un interesante punto de vista sobre el monstruo creado por Mary Wollstonecraft Shelley.

0 comentarios

Conversaciones




Si Frank Frazetta hubiera ilustrado la Tierra Media

El legendario artista de fantasía heroica y ciencia ficción podría haber ilustrado El Señor de los Anillos de J. R. R. Tolkien, pero el proyecto nunca salió adelante.

Ilustración

 

© 2009-2016 La Espada en la Tinta. Todos los textos y arte son propiedad son propiedad de sus respectivos autores.
La web

La Espada en la Tinta lleva desde 2009 acercando la literatura fantástica a
los lectores de habla hispana apasiona-
dos por el género.
Síguenos

No dejes de visitarnos en nuestras redes sociales.

Nosotros

Editor/Redactor
jefe
Loren Sparrow

Más

Qué es
La redacción
Contacto
Guía para
comentar

En breve
activamos
esta sección
Gracias por aceptar las cookies. Puedes cerrar este mensaje o leer más sobre la política de cookies. Más información | Sobre las cookies