Internet Aquí

22 de julio de 2013

Reseña: «Inferno», de Dan Brown

Título original: Inferno.
Edición: 640 págs. Planeta, mayo 2013.
Disponible en ebook: Sí.
Precio: 22,50 € (rústica con solapas) / 12,99 € (electrónico).
Traducción: Aleix Montoto.
Temática: Thriller, misterio.
Correlación: Una aventura protagonizada por Robert Langdon tras El símbolo perdido.


Que Dan Brown es una máquina de hacer dinero, eso no se puede negar. A la vista está cada vez que se anuncia una nueva publicación suya. Empiezan envueltas de un secretismo y un misterio casi comparables al de sus argumentos y en cuanto el libro sale a la venta, las librerías forman montones, pilas, torres, montañas con cientos de ejemplares de la nueva novela del escritor norteamericano. Y además las venden. No iba a ser menos esta última: Inferno.

Dan Brown explotó literariamente hablando en nuestro país allá por el año 2003 cuando se publicó su hoy obra insignia El Código Da Vinci. A continuación se editaron también sus anteriores libros, vista el alcance y la repercusión. Y si bien es cierto que su bibliografía está formada actualmente por seis únicas novelas, el autor ya se ha convertido en uno de los más vendidos, traducidos y probablemente ricos de todos los tiempos.

“El alma necesita emoción, y nunca deja de buscar combustible, bueno o malo, para esa emoción. Tu problema es que le proporcionas el combustible equivocado”
Con Inferno, Brown nos trae de vuelta a su personaje más carismático, quién vuelve a ser protagonista, ya por cuarta vez. Robert Langdon, el elegante y tímido profesor de simbología religiosa de Harvard se verá envuelto en una nueva trama que le llevará esta vez a Florencia, y que está relacionada con Dante Alighieri y su mayor obra La Divina Comedia.

La primera novela en la que Robert Langdon es protagonista es Ángeles y demonios, donde trataba de impedir por toda Roma el asesinato de los candidatos a nuevo Papa, a la vez que alguien quería usar el mayor experimento de la historia de la ciencia para hacer el mal. En El Código Da Vinci, un asesinato en el Louvre servía de punto de partida para lanzarse por París en busca del Santo Grial. Como ya dije antes, ésta novela se publicó en España antes, pero cronológicamente es la segunda. Más tarde vimos cómo en El símbolo perdido Langdon trataba de impedir a contrarreloj un asesinato en Washington, al mismo tiempo que evitar que uno de los mayores secretos de la humanidad cayera en manos equivocadas. Ahora en Inferno, Florencia es el marco para otra nueva aventura que tendrá como objetivo desvelar un enigma relacionado con el poema de Dante, clave para contener una catástrofe mundial.


Las otras dos novelas en las que el protagonista no es Robert Langdon son La fortaleza digital y La conspiración, menos aclamadas por el gran público quizás. En cualquier caso, las seis novelas están pensadas para poderse leer de manera independiente, y si es posible que en alguna de ellas puede haber algún mínimo comentario referente a otra, para nada esto influye en la lectura.

Centrándonos en esta nueva publicación, lo primero que hay que comentar es lo evidente. La novela es como las demás. Dan Brown tiene una única fórmula, pero ésta le funciona a la perfección. Puedo entender que a la gente le guste un libro suyo y los quiera leer todos, de la misma manera que puedo entender que la gente se lea un libro suyo y piense que los demás son todos iguales. Lo que no se puede discutir es que detrás de cada una de sus obras hay un trabajo documental brutal y que, aunque se inventen las tramas, cualquier obra de arte nombrada se describe tal y como es, y la mayoría de los lugares son reales.

Una recomendación personal que hago cuando uno lee a Brown es tener a mano algún dispositivo con conexión a internet, pues está muy bien acompañar al protagonista cuando está analizando un cuadro, estatua o lugar. El lector lo puede visualizar a la vez y lo entenderá mucho mejor (y con algo de suerte hará la deducción antes que el profesor).

Estableciendo un paralelismo con las demás novelas, en Inferno también vamos a encontrar los elementos típicos que hacen que la fórmula funcione. Hay una muerte inicial que encierra la clave del misterio, en este caso se trata de un suicidio. Hay una chica que le acompañará en su investigación. La primera aparición de Langdon siempre suele ser despertándose, y aquí encontramos una novedad, pues esta vez el profesor está recuperando el conocimiento y padece una amnesia temporal que le impide recordar las últimas cuarenta y ocho horas, por tanto el inicio es algo más enigmático y Brown trata de innovar. Y una cosa que los fans van a echar de menos es la ausencia del reloj de Mickey Mouse. En ese periodo de olvido transitorio, Langdon lo debió perder y no sabe dónde está.

La estructura del  libro es la ya conocida, capítulos cortos o muy cortos que te dejan con la miel en los labios y hacen que quieras leer uno más, hasta que sin darte cuenta son las cinco de la madrugada. El ritmo narrativo es muy ágil, desmarcándose por completo de toda calidad literaria y como siempre hay una buena dosis de acción, suspense, misterio y carreras a toda prisa para evitar la muerte. Los giros de la trama están más presentes que nunca pues nada es lo que parece incluso cuando crees que ya nada era lo que parecía.


Físicamente, el ejemplar presenta algunos cambios. Esta vez Planeta ha decidido prescindir del típico mapa de la ciudad y ha añadido unos preciosos dibujos en las guardas. Los gigantes números de capítulos han sido reemplazados por números pequeños, aunque siguen habiendo más de cien capítulos. Y en las anotaciones iniciales nos informa que la organización de la que se habla en esta historia no ha permitido usar su verdadero nombre y por tanto se ha cambiado.

Del argumento no quiero hablar demasiado pues cualquier comentario puede ser un spoiler, y más en este tipo de libros. Con Dan Brown ya se sabe, un  supermisterio y un  superproblema a la vista, siempre el “más” de toda la historia de la humanidad. Lo ya mencionado, el profesor Robert Langdon recobra la conciencia y no sabe ni dónde se encuentra ni porqué, pues tiene una herida de bala que le ha rozado la cabeza y no recuerda las últimas horas. Apenas comenzado el libro se verá obligado a huir, ya que alguien le persigue para matarle. Habrá que ir poco a poco para entender y desvelar todos estos misterios. Mientras tanto, por otro lado, alguien que parece poderoso acaba de ver un vídeo muy preocupante que puede estar ligado a una catástrofe de magnitudes estratosféricas.

En definitiva, una lectura ideal para combinar con otras mucho más densas, para no complicarte leyendo, simplemente disfrutar del rato y si acaso sentir la adicción. Y bueno, por supuesto aprender muchas curiosidades históricas y sentir ganas de viajar. Me da la impresión que en Inferno, Dan Brown ha buscado combinar los mejores elementos de cada una de sus novelas para tratar de hacer el libro perfecto.


Fotoreseña




15 Comentarios

¡Me encantan los libros de Dan Brown!... Este es el único que me falta leer... Muchos saludos
Atte
Gustavo.- Hojas Mágicas.-

Como a Gustavo, me encantan los libros de este señor. Es cierto que la fórmula es siempre la misma, pero mientras siga gustando...
Éste en concreto lo terminé hace unos días; me gustó mucho todo lo referente a la superpoblación, aunque sigo diciendo que me quedo con El código... No sé si es porque fue el primero que leí, pero le tengo un cariño especial :)
Gracias por la reseña
Besos

Me iba gustando (menos que el Código) pero el final es penoso (vaya bluff de infierno!!!), y total tanto correr para nada, porque después de todo resulta que le dan la razón a quien ya sabéis.

Y para qué deja quien ya sabéis las pistas? Es absurdo. Si yo quisiera destruir el mundo no me dedicaría luego a ir dejando pistas en piezas de arte para que mi creación fuera eliminada.

En fin, es algo mejor que el panfleto pro-masónico de El símbolo perdido, pero no le llega a El código ni a las sandalias de María Magdalena.

El código Da Vinci me gustó en su momento, pero he sido incapaz de releerlo, por no decir de los libros siguientes. Siempre la misma estructura, como dices, y para mí, originalidad cero. Tiene su mérito el ir enganchando a los lectores, pero no es un autor que a mí me haga especial gracia.

La reseña es genial, pero creo que Dan Brown no es para mí ;)

A mi el libro me encantó, tanto que me lo leí en una semana y creé el siguiente blog con los lugares del libro: Lugares del Libro Inferno de Dan Brown. Espero les guste!

Ya lo termine de leer, y me gusto, pero comparado con los demas, se queda.
Mi Ranking:
-Angeles y Demonios
-El Codigo Da Vinci.
-El Simbolo Perdido.
-Inferno.
XD, como el orden de publicacion. Para mi la parte del helicoptero, despues de que encuentran la antimateria, en Angeles y Demonios, es inigualable.

Las sandalias de Margía Magdalena jajaja me dio risa ese comentario
Yo solo me leí el Código y fue meses antes que saliera la película, todo fue por recomendación de mi hermana y como mencionas no puedes parar, eso me encantó del libro y mucha historia interesante, además que los temas religiosos-paganos me atrapan.
Ya no sigue con los demás por que ya no me llamó la atención, que luego lo vi con malos ojos, es como el Cohelo ese, siempre la misma shit ¬¬, aunque son diferentes estilos e historias. Este lo he visto en muchas librerías, pero ya leyendo la reseña me animaré a comprarlo mas adelante.

Saludos

No entendi sobre el caso de Ferris, era homosexual?? y Siena tuvo la misma experiencia?? O como, no entendi, debo leerlo otra vez, creo.

Daniel ruiz, con respecto a tu comentario, no Ferris no era homosexual, se cree eso al principio, pero si te das cuenta al relatar la experiencia con Zobrist no hacen mencion directa a Ferris, sino a FS-2080, que son, como discuten la doctora Sinskey y el Preboste ,las iniciales de un nombre mas un promedio de vida estimado (100 años) y despues de eso nos enteramos de que el nombre de Sienna en realidad es Felicity Sienna Brooks una joven de 30 años nacida en el 80', ya de alli no es dificil atar cabos, espero haber aclarado tu duda.

es un libro genial, lo leí en tres días como todos los otros, es un gran orgullo para mí haberlos leído todos! es intenso, y debes releer algunas partes para entender que tus propios sesgos te han dado a entender otra cosa, como es el caso de ferris "el no homosexual" :D les invito a aventurarse en él. es cierto que el final deja algo perplejo y con un sabor de boca que manifiesta que aún falta algo. pero es una historia maravillosa que deleita en cada palabra estampada en el papel.. tengo claro, como me pasó con ángeles y demonios y con el código da vinci, que los libros son mejores que las películas, pero espero con ansias la película que están rodando, para comprobar una vez más que mi imaginación y la historia de brown, son más brillantes que una producción

Con lo de Ferris me pasó exactamente lo mismo, admiro la escritura de Dan Brown por esto, engancha y te hace confundirte a la vez. a mi gusto Inferno es mucho mejor que el Símbolo Perdido pero no alcanza al Código Da Vinci ni a Ángeles y Demonios.

Mi únicas deducciones para lo que menciona Mrband es que el tipo estaba tan obsesionado con su obra maestra que quiere que el mundo la observe y sepa llegar a la zona cero, no era en ningún momento pensado en que lo impidieran. Una reflexión personal solamente.

En cuanto al final, inesperado, bastante inesperado y que no calza en la típica fórmula del escritor.

Acabo de terminar Inferno. Hay un tema que me ha dejado fría. Resulta que cuando el comandante y Ferris llegan a la furgoneta que les ha facilitado el consorcio para escapar, la bolsa con el líquido pardo està tapada en la parte trasera. Osea, que no se extendió el virus. Qué pasó con esa bolsa? Eso me ha dejdo como ya he dicho, muy fría.

Sofiliqui, tengo la misma duda que tú.... ¿Al final la bolsa estaba en poder del comandante y Ferris en la furgoneta, en Turquía?

sofiliqui, la bolsa de la cual hablan era una bolsa que tenia unas cosas y documentos que el comandante había pedido, dentro de ellos había un whisky, la parte donde dice textual "miro el liquido color ámbar" se refiere a la botella de whiscky

Acabe hace 2 días de leer la novela y me dejo una duda con el tema de Ferris si bien es cierto que no se hace alusión a el cuando recuerda su experiencia con Bertrand Zobrist, a quien llaman es a Ferris y no ha Siena, tampoco entiendo la necesidad de mentirse en Siena y Ferris, si ya se conocían del hospital, y la escena en la plaza en Venecia, Langdon se pierde entre la gente y Siena y Ferris se quedan atrás y Siena sin que Langdon la viera para nada actúa como si no conociera de nada a Feris, incluso se oculta para ver lo que hace Ferris y no entiende sus propósitos. Hay que tener en cuenta que el consorcio en ese momento aun no había empezado a colaborar con la OMS y seguía los planes de Bertrand, con lo cual no tenía sentido ir a espaldas de Siena.

Otra cuestión peliaguda es el falso rapto de Elizabeth Sinskey, segun ella había tomado una medicación pero cuando estaba en el coche ella pidió ayuda y se la negaron, no tiene sentido si ella es la que manda, por otro lado a Christoph Brüde nos lo presentan como un soldado del consorcio, en contacto constante con el director del Consorcio, pero luego resulta que no tiene relación alguna y que en realidad trabaja para el OMS, entonces por que no paraba de poner al tanto todo el rato al directo del Consorcio.

Y por ultimo esta el disparado en la cabeza Langdon, eso no se aclaro...

Los comentarios son sometidos a moderación. Para evitar errores en los mensajes, recomendamos que revises y copies tu texto antes de publicarlo. Por ante mí, el presente escribano, y habiéndolo hecho y prometido decir verdad, declaro lo siguiente: