Nuevas series Entrevistas Especiales Ilustración En inglés Librojuegos Premios Portadas Franquicias Arte en la tinta

Últimas novedades

RSS

"El Gato con Botas", de Chris Miller

Título original: Puss in Boots.

Fecha de estreno (España): Noviembre de 2011 (ver tráiler).

Duración: 90 min.

Temática: Fantasía, aventuras, capa y espada, comedia, cuentos, animación.

Correlación: Independiente. Protagonista originario de Shrek 2.

* * * * * * *

Pese a que Shrek Tercero me pareció una cinta algo discreta, lo que no quiere decir que no me lo pasara bien en su momento, Chris Miller sí que ha conseguido esta vez engancharme a El Gato con Botas con sus alocadas aventuras, mezcla fantasía de cuento de hadas con los mejores tópicos de la capa y espada. Y es que el gato amigo del ogro verde de la Dreamworks tiene mucho que contar, como demuestra este spin-off que se desbanca totalmente de la (cuestionable, por supuesto) agotada serie del ogro tras el buen poso que personalmente me dejó Shrek: Felices para Siempre. No nos hace falta conocer las previas aventuras del gato a raíz de Shrek 2, pues se trata de una película totalmente independiente, con carácter propio, pero si ya conocemos a este gato de armas tomar antes de esta nueva entrega, algo nos llevamos.

El personaje surge a raíz del clásico cuento de Charles Perrault (entre cuya bibliografía también encontramos a Caperucita Roja o Barba Azul), aparecido por vez primera a finales del siglo XVII en Cuentos de Mamá Ganso. Un relato, alejado en su origen de las versiones Disney que ha conocido un sinfín de adaptaciones en multitud de medios, así como apariciones esporádicas, alusiones, y un largo etcétera. Cómo no, el gato de las botas, espada en ristre y sombrero emplumado, también ha hecho sus apariciones en las películas del ogro Shrek como secundario de lujo, convirtiéndose rápidamente en un personaje altamente querido por todos, gracias a su avanzada técnica de poner mirada suplicante, con enormes ojos tiernos (sí, ESA mirada), amén de su destreza con la espada y aire español.


Con El Gato con Botas se pone de nuevo de manifiesto que la fórmula de los cuentos todavía no está agotada. Las aventuras del gato demuestran que el cine de animación está cada vez en mayor alza, a tenor de las adaptaciones en formato 3D que habitualmente se estrenan en las salas de cine, como es el caso. Sea en 3D o en formato tradicional (analógico o digital), El Gato con Botas es una película que todo espectador que haya disfrutado con las aventuras de Shrek, Fiona, Asno y compañía, no debe perderse. Su seña de identidad es su deliciosa mezcla entre cuento de hadas, aventuras y fantasía. Pero por encima de todo, la capa y espada. Un género a veces satirizado en El Gato con Botas, que parece estar gozando de cierto revival en la actualidad (gracias en parte a todos esos videojuegos como "Assassin's Creed", series de televisión como "Águila Roja", o las novelas del Capitán Alatriste), que lo acercan al gran público con sus modas pasadas, sus sombreros de ala ancha, sus personajes embozados, sus duelos y sus pugnas de honor.

El ahora gato más famoso de Dreamworks consigue protagonizar un filme con entidad propia, con abundantes referencias a obras clásicas para niños (ahí tenemos al huevo Humpty Dumpty con su hábito de subirse a un muro, en otra de las alusiones a Perrault, apareciendo a su vez en Alicia en el País de las Maravillas), con numerosos gags que conseguirán sacar de nosotros más de una carcajada, así como de una apuesta segura por el cine de animación de fantasía. Es al mismo tiempo una precuela del propio Gato con Botas, sus orígenes antes de conocerle por vez primera en Shrek 2, desde su infancia en el pueblo de San Ricardo, pasando por sus alocadas aventuras en pos de las habichuelas mágicas que conducen al reino de los gigantes.


Debemos resaltar también ese aire español que impregna El Gato con Botas, gracias sobre todo a la elección original, desde Shrek 2, del intencionado acento andaluz que dota de personalidad al personaje principal equiparándolo al mismísimo Zorro (no por nada, el actor interpretó al personaje en La Máscara del Zorro). Hablamos, cómo no, de Antonio Banderas. Pero también debemos decir que gran parte del metraje, aparte de los orígenes posiblemente españoles del gato, transcurren en una ficticia tierra mejicana, con ciertos aires de western, como también demuestra Salma Hayek dando voz a otro de los personajes principales de marcado acento latino: Kitty Zarpas Suaves. A eso le sumamos pueblos llenos de polvo, guitarreo, bailes españoles y un personaje que por momentos nos recuerda al Alatriste de Pérez-Reverte, pero con más brío (por aquello de las siete vidas del gato y la agilidad inusitada) y de humor fácil por la condición del protagonista (¡hablamos de una película de dibujos animados!). La única pega que le pongo a la cinta es su clímax final, algo predecible teniendo en cuenta la frescura que venía arrastrando ya desde el comienzo, lo que no quita que siga teniendo el mismo verdor hasta la última letra de los créditos finales (donde por cierto no aparece nada, pero tiene unas simpáticas sencuencias animadas que vale la pena ver).


Nada que decir sobre su apartado técnico, sencillamente perfecto, desde las expresiones faciales a los gestos, haciendo hincapié en el mundo animal (¿captura de movimientos?), hasta el desgaste del cuero o el brillo del metal. En la misma onda que Cómo Entrenar a tu Dragón, Enredados o Kung Fu Panda 2, por citar algunas de las últimas películas de fantasía de animación semejantes, pero con la cualidad de lo dinámico de muchos de sus planos, claramente destinados a favorecer el sistema 3D, pero que sin embargo quedan estupendamente sin las correspondientes gafas. Respecto a su banda sonora, Henry Jackman consigue plasmar ese poso a lo "Mediaventures" que ya indujo Harry Gregson-Williams en las cuatro entregas del ogro verde (con colaboración de John Powell en la segunda), con piezas divertidas y originales. Jackman ha sido el artífice del excelente apartado musical de X-Men: Primera Generación (cuyo tema principal, "First Class", ha estado sonando en mis altavoces durante bastante tiempo).

En resumen, una de las películas de fantasía y aventuras del año junto a Enredados o Las aventuras de Tintín: El Secreto del Unicornio, convirtiéndose en el estreno de capa y espada del momento. Este gato se las sabe manejar, y esperemos (yo por lo menos) que vuelva en una hipotética "El Gato con Botas 2". Tienen un espectador asegurado.



Puntuación: 9,2/10

9 Comentarios

Uohooooooo, a mi me ha flipado esta peli y tengo que reconocer que la reseña también. El que no la haya ido a ver aún ya está tardando. xD

Terminé muy desencantada con las dos últimas películas de Sherk y no tenía intención de ver esta última. Pero creo que me habéis picado y la terminaré viendo, aunque sea en DVD :)

No me esperaba nada, pero tras leer esta reseña, le daré una oportunidad.

Un saludo.

Sin duda tu reseña ha conseguido meternos el gusanillo por verla, pues yo tampoco le pensaba conceder mucha atención y ahora me has dejado con ganas de verla, pues parece -como poco- divertida de principio a fin, por lo que cuentas.

Tienes razón en que el mundo de los cuentos clásicos parece no estar aún agotado, a pesar de haber supuesto el recurso más frecuente en la animación yanki de los últimos tiempos.

Por cierto, qué bueno incluir a ese Humpty Dumpty! (...sat on a wall) :)

Para que estéis sobre aviso, hay que aclarar que la peli no tiene un humor tan directo y tan "casposo" como el que tiene Shrek, es algo más sutil y más relacionado con los gestos y con la entonación de los personajes que no por el guión en sí. Ya nos contaréis que tal os ha parecido. ^^

Suscribo lo que dice Cyram, pero aparte le añado el que el protagonista sea una suerte de Zorro, Alastriste, etc, pero en versión gato de dibujo animado.

Para mi gusto superior a las últimas entregas de Shrek, aunque debo decir que la cuarta, Felices para Siempre, me pareció superior a Shrek 3, pero se les notaba ya un cansancio arrastrado en la saga desde Shrek 2, cosa que no ocurre con El Gato con Botas, al tratarse de una película totalmente independiente.

Yo, como ya dije, espero que si Shrek tuvo cuatro partes, Gato tenga como mínimo las mismas *___*

Oh Dios, si es que cuando era chiquitito era una auténtica monada *_*

En mi caso tengo que decir que no me ha gustado mucho, comparada con otras películas me ha parecido floja en exceso.

Vaya, pues es una pena, Welzen. Acabo de leer tu crítica y creo que no coincidimos demasiado. Yo sí que me reí en bastantes ocasiones, todo el asunto me pareció llevado con mucha originalidad, y aparte, la cuarta entrega de Shrek me pareció que salvó el conjunto tras la el "psché" de la tercera entrega. Eso sí, la pega que le he visto a "El Gato con Botas" es lo que digo más arriba, que no es del todo original, resulta de hecho bastante predecible.

Contra gustos ya se sabe. ¡Menos mal que tenemos diversidad de opinión!

Yo también querría más partes de "El Gato con Botas", Alexia. Creo que se presta a ello por lo solitario del personaje, así nos sorprenderían con nuevas caracterizaciones.

Escribe un comentario

Los comentarios son sometidos a moderación. Para evitar errores en los mensajes, recomendamos que revises y copies tu texto antes de publicarlo. Por ante mí, el presente escribano, y habiéndolo hecho y prometido decir verdad, declaro lo siguiente:


Nuestras reseñas


Índices | Literatura, Cómic