Últimas actualizaciones

17 de julio de 2011

De Libro-Juegos (I): Regreso al noble arte del libro-juego o de la aventura sin fin


Artículo dedicado a los libro-juegos, cuyo propósito es el de avivar la llama del interés por este pasatiempo lúdico tan de moda en los años ochenta y noventa.


[...] Claro que también te horroriza imaginar la sensación que han de producirte las enormes y velludas manos del troll al apretar tu garganta. Te mueves incómodo porque una roca se te clava en la espalda. ¿Vas a enfrentarte al troll o prefieres volver a la tierra de Oon?

1. Si quieres utilizar tu magia para burlar al troll, pasa a la página 31.

(de El Tributo del Dragón, Timun Mas, 1986)


Uno de los mitos literarios más recordados de los ochenta: el libro-juego. Los más jóvenes posiblemente no recordarán esta faceta de una de las variantes de ocio más populares de la penúltima década del siglo veinte, pero sin duda habrán oido hablar de ellos, o más seguramente, habrán jugado a unos cuantos libro-juegos gracias a las reediciones de hace unos años por ciertas editoriales españolas. En cualquier caso, vamos a hacer un poco de remembering...

A mi los libro-juegos me pillaron a finales de los ochenta, principios de los noventa. Ya de muy joven siempre me había gustado la lectura, en cuanto tuve ocasión de unir más de dos letras seguidas y que aquello tuviera sentido. Mi género favorito siempre ha sido la fantasía en todas sus vertientes: épica, cuentos, fábulas, o de aventuras. Pero siempre guardo un especial recuerdo para los libro-juegos, afición que perdura aún hoy, pues para los que crecieron con ellos es imposible quitárse de encima esa "cruz".

Como decía, después de saber juntar palabras y letras, la biblioteca fue el templo del consumismo lector por aquel entonces. Más la biblioteca de la casa de la cultura de la pequeña ciudad que no la del colegio, que no andaba demasiado surtida de este tipo de materiales. Pero en la biblioteca del pueblo... ahí estaba todo. Absolutamente todas las colecciones de Elige tu propia aventura de Timun Mas, las de Dungeons & Dragons, las de Middle Earth Quest, las de La Máquina del Tiempo, las de La Búsqueda del Grial y Lobo Solitario de la desaparecida Altea, así como otras muchas que no recuerdo y que aún hoy no he podido recordar, aunque me gustaría. Sobre la serie Aventura sin Fin de "Dungeons & Dragons", mis favoritos siempre han sido Retorno a Brookmere, El Tributo del Dragón, Las Columnas del Pentegarn y Las Alas del Dragón.

Con toda esa posibilidad de ocio al alcance de la mano (junto a toneladas de tebeos) por el módico precio de un único carnet gratuito de socio de la bilicoteca... era de esperar que las horas pasadas en sentado a una mesa leyendo fueran muchas, tantas como posibilidades había en ese tipo de historias interactivas. Hablo, claro está, de los típicos si quieres tratar de engañar al goblin con un hechizo, pasa a la sección 135, nada de dados ni lápices como vinieron después, pues rodar dados en el perpetuo silencio de la biblioteca, con su rasgar de lápices y toses oportunas (irritantes muchas de las veces) de fondo, era cuanto menos imposible si no querías granjearte de por vida la enemistad del guardián del templo. Como digo, esos "elige tu propia aventura" con dados llegaron casi al mismo tiempo, pero no en la biblioteca, sino en las librerías habituales (tanto especializadas como sin especializar), y aunque por aquel entonces ya hacía tiempo que muchos de esos libros estaban a punto de descatalogarse, todavía quedaba en catálogo un buen surtido de ellos. Ni qué decir tiene que gracias a todo ese material, la llama de la pasión por los juegos de rol, nuevas aventuras de fantasía, ya en terreno novelístico, creció y creció hasta devorarlo todo. Los años ochenta y los noventa fue una gran época de descubrimiento y afirmaciones. Cuando llegó mi atesorada copia de HeroQuest a casa... eso sí que fue la panacea.

Estos dados pertenecen al juego de mesa Dicemaster.

¿Que por qué hablo de todo esto justo ahora? Por el simple y sano placer de hacerlo. Los libro-juegos siempre han tenido, y tendrán, un hueco especial en el género fantástico-épico (aunque también había de ciencia-ficción, de terror, de misterio...), que con el tiempo caerán en el más remoto de los olvidos (en cuanto se renueven las generaciones), pero hasta que el raciocinio de los que gustan de ellos desaparezca... los libro-juegos todavía serán unos abanderados en el género de la fantasía, por muchos años. Por supuesto, las ilustraciones de Gary Chalk, entre otros, con sus achaparrados personajes, sus recargados fondos plagados de detalles, un mundo de fantasía al alcance de tus ojos, conseguían sumergirte en la ambientación de forma inmediata.


¿Qué es un libro-juego?

Lo primero es lo primero. Un libro-juego, podríamos decir, es una forma de entretenimiento que surgió a raíz de la popularidad de los juegos de rol y el auge de la fantasía épica. Un libro-juego es una experiencia para un sólo lector/jugador (aunque hace tiempo surgieron un par de publicaciones para dos jugadores), donde tras una introducción, se lanza a la aventura, que por regla general suele constar de un preludio, un nudo y un desenlace. Una historia con un uno o dos objetivos que te hace avanzar por una serie de dificultades que hay que superar a base de inteligencia o suerte en los dados. Esta posibilidad ha sido explotada en sucesivas historias, a cada cual más complicada, elaborando tramas más complejas y posibilidades superiores. Estamos hablando del dungeon crawl más clásico, esto es, recorrer una mazmorra espada en mano en busca de monstruos y tesoro, con un villano al final de la misma. Esto nos hace recordar el inicio de los juegos de rol, la variante más tópica de los mismos, aunque todos sabemos que sus posibilidades sin ilimitadas, pudiendo desarrollar (dependiendo de la habilidad del director de juego y los jugadores) grandes tramas al estilo de George R. R. Martin y "Canción de Hielo y Fuego".


El presente y pasado de los libro-juegos

Por lo que pudiera parecer, los libro-juegos siguen vivos. Eso sí, para poder seguirles la pista es imprescindible dominar el inglés (desconozco en profundidad si en otros idiomas como el francés, el italiano o el alemán se continúa con la tradición con publicaciones patrias). La comunidad de aficionados a los libro-juegos sigue especialmente viva, con multitud de aplicaciones para las tecnologías modernas (como iPad), reediciones, nuevas propuestas, etc. Uno de esos lugares es http://www.fightingfantasy.com/, la página oficial de una de las colecciones más míticas, Fighting Fantasy, que ha conocido su adaptación en forma de juego de rol el pasado 2010. Pero no sólo de esa colección vive el aficionado, pues si ahora nos lanzamos a buscar títulos inéditos, podemos encontrar cientos de los que a lo mejor no conocíamos, como la serie Prince of Shadows, de David Kerrigan y Gary Chalk, Sagard the Barbarian, de Gary Gygax y Flint Dille, Duel Master, de Mark Smith y Jamie Thomson (con portadas de Josh Kirby, atención), incluso libros basados en el videojuego "Sonic the Hedgehog" o "Lemmings" (estos más modernos), incluso Sherlock Holmes.


En España la verdad es que no hemos tenido tanta suerte, más que nada porque tras varios intentos fallidos de recuperar a los clásicos, podemos decir sin tapujos que esta forma de ocio no ha vuelto a cuajar entre los aficionados a la literatura o los juegos de rol. Timun Mas reeditó un total de cinco volúmenes de Fighting Fantasy, a saber: El Hechicero de la Montaña de Fuego (que conoció una reedición en inglés y en tapa dura con motivo del 25 aniversario), La Ciudadela del Caos, Laberinto Mortal (Deathtrap Dungeon, uno de los más populares de Ian Livingstone), Criatura del Caos (donde encarnamos a un monstruo con todas sus virtudes) y La Ciudad de los Ladrones. Además, también recuperó las cinco primeras entregas de la serie Lobo Solitario, a saber: Huida de la Oscuridad, Fuego sobre el Agua, Las Cavernas de Kalte, El Abismo Maldito y El Desierto de las Sombras.

Por otro lado, Devir hizo lo propio con otros cuatro títulos del "Fighting Fantasy" de Steve Jackson, en concreto cuatro títulos que forman algo así como una saga, los de la colección ¡Brujería!: Las Colinas de Shamutanti, Kharé, la Ciudad de las Trampas, Las Siete Serpientes y La Corona de los Reyes. Aunque la calidad de impresión de las ilustraciones dejan que desear, supusieron una excelente incorporación a la revitalización de los libro-juegos.

Todas estas reediciones fueron muy bienvenidas en su momento, lástima que no pasaran de ahí por la baja acogida, pero se agradece el gesto. Por otra parte, Wizards Books ha llegado por el momento a la reedición de unos veinte títulos de esta mítica serie, lo mismo está haciendo Mongoose Publishing en Reino Unido con el rescate de Lobo Solitario con nuevas portadas en edición para coleccionistas, así como un juego de rol. Para saber más sobre "Fighting Fantasy", no dejéis de visitar su web, donde podréis encontrar, en inglés, todo tipo de información sobre los libros, su historia, sus ediciones, sus personajes, etc.

Nosolorol, más recientemente, ha sacado nuevas propuestas de autores españoles (en su colección "Singular"), como son los dos volúmenes de la saga Leyenda Élfica, de José Luis López Morales, El Bosque en Llamas y El Emisario, así como un par ambientados en el juego de rol de Slang, Cuando vengan a por mí y Ángeles Caídos, también de José Luis López Morales, así como El Oro y el Acero, de Ricard Ibáñez, ambientado en el Madrid de los Austrias.

Incluso sabemos que han publicado nuevos libro-juegos ambientados en el mundo de Águila Roja, esto ya para lectores más jóvenes, pero que sin duda ahí están.


El futuro de los libro-juegos

El futuro de esta forma de entretenimiento es incierto. Por un lado, se siguen publicando nuevas propuestas (en España se va con cuentagotas), que tienen que competir con el duro tirón de las nuevas tecnologías, pues desgraciadamente es más fácil que un joven se aficione a tirarse diez horas delante de una pantalla de televisión, que no a lanzar dados delante de un libro que te incita a pasar de página cada dos por tres. Parece que estos libros juegan mucho con el factor nostalgia de los que crecieron con ellos, aunque aún hay mucha gente que se interesa por las nuevas publicaciones y busca los ya descatalogados.

Con el avance de la sociedad y el auge de los MMORPG como World of Warcraft, The Lord of the Rings, Guild Wars, Conan, Dungeons & Dragons Online, se ha intentado plasmar este feeling en algún que otro nuevo libro-juego. Uno de los títulos más recientes de el primero de la serie DestinyQuest, titulado The Legion of Shadow, de Michael J. Ward, publicado en febrero de 2011 por Matador (cuyos derechos han sido adquiridos por la prestigiosa Gollancz). Este nuevo concepto de libro-juego toma como referente el sabor de los clásicos de antaño pero añadiéndole ciertas características inherentes a los citados MMORPG, actualizando sus referentes para dirigirse a un público mayor (queramos o no, la forma de ver las cosas cambian). Este tipo de libro-juego, aparte de contar con más de quinientas páginas, deja de lado el concepto de "misión única" para lanzarnos a la elección de diversas misiones que podemos elegir en el orden que prefiramos (teniendo en cuenta su dificultad mediante colores, como en "World of Warcraft"), gracias a un mapa a todo color. La elección de personajes también es más amplia, pudiendo personalizarlo con hasta diez páginas plagadas de habilidades, sin contar con los contenidos descargables desde su página oficial, las variantes de juego, etc.

Mención aparte para la serie Beast Quest, o Fable Lands, de Dave Morris, de la que desgraciadamente sólo llegaron a publicarse cuatro títulos de la más de una docena previstos. Una serie en la que el mundo se expandía con cada nueva entrega, con diversas misiones a realizar (al estilo de "DestinyQuest"), y con un personaje en contínuo progreso.


Variantes en los libro-juegos

Por si no os gusta jugar solos a estas cosas, existen muchas maneras de pasárselo bien en grupo. Como si de un juego de rol se tratara, todos los libro-juegos existentes pueden adaptarse para jugarlo con varias personas. Con un poco de maña, alguien que haga de director de juego puede perfectamente adaptar una historia ya publicada, leerla en voz alta, crear mayores interacciones, tirar los dados por los monstruos, crear más peligros, interpretar a los personajes no jugadores que se encuentren los personajes protagonistas, etc. Las posibilidades son diversas, y estoy seguro de que con las opciones que se os ocurran podréis crear grandes historias. Es lo mismo que una partida de rol, pero con todo ya hecho.


Conclusión

La sangre nueva a los libro-juegos siempre será bienvenida, nuevas propuestas, nuevas variantes... Siempre estaré interesado en los libro-juegos, razón de más para echar de vez en cuando una partida a alguno de los libros que pueblan las estanterías de la biblioteca. Lo único que hay que hacer es rodar dados, dejarse llevar por los vericuetos de la historia, y tratar de pasárselo bien. Creo que tratar de disfrutar de estas historias como si uno tubiera ocho, diez o más años es una tarea algo ardua, pues ha llovido mucho desde entonces. Si la magia sigue ahí, no dudéis en que el libro-juego que tengáis entre las manos sabrá hacer su trabajo a la perfección. En mi opinión personal, uno de esos hobbies que rara vez pasan de moda, tanto como puede hacerlo la novela propiamente dicha.

No dudéis en que próximamente hablaremos de más cosas relacionadas con el mundo del libro-juego. Sin ir más lejos pensamos reseñar, aquí en La Espada en la Tinta, varios títulos de los ya publicados, así como otros nuevos que difícilmente se publicarán en España.

9 Comentarios

Yo todavía tengo un par de esos libros, me los compré de pequeñaja para ver cómo eran, y me encantaba hacer trampa XD
Pues me gusta ese librazo de 500 páginas, The Legion of Shadow, tiene muy buena pinta.
Saludos fantásticos.

Me alegra que con este artículo reivindiques la memoria de los librojuegos. Yo he sido, y sigo siendo, un gran aficionado a estos primitivos juegos de rol individuales, y puedo decir orgulloso que debo tener en torno a ciento y pico títulos de este tipo de libros. Aunque la inmersión en estos juegos no es la misma que en nuestra juventud, continúo -cuando el tiempo lo permite- echándome mis partidillas, jeje.

Más allá de nuestras fronteras están experimentando un cierto resurgir; como ya has comentado, sobre todo los Lobo Solitario de Mongoose Publishing, pero también otras populares sagas del pasado (la última de la que se ha anunciado reedición, por ejemplo, es Fabled Lands).

Sin embargo, mucho me temo que estas series están destinadas a nostálgicos y que difícilmente volverán a alcanzar los niveles de su edad de oro, que se sitúa entre mediados de los 80 y principios de los 90. Hoy en día, la oferta lúdica actual hace muy complicado que la afición se retome como antaño, pero bueno, mientras seamos unos cuantos recordándolos, seguirán vivos en la memoria colectiva.

Muy interesante ese DestinyQuest... me lo apunto para mantenerle la pista.

Curiosamente estoy preparando estos días un artículo para mi blog acerca del último librojuego que he re-jugado recientemente, el primer volumen de una de mis colecciones favoritas: La Búsqueda del Grial, de J.H. Brennan.

Espero con ganas futuras reseñas sobre el tema! A ver si entre unos cuantos animamos a la gente a echar un vistazo a los maravillosos librojuegos.

Saludos.

Madre mía, que recuerdos! Yo aún conservo un ejemplar de aquellos "Vive tu propia aventura" como oro en paño. La de veces que los leí e hice trampas. Nunca pude evitarlo, soy muy mala perdedora XDDDD

Coño, pero si hace un tiempo yo me compré uno en castellano de esa colección:

La ciudadela del Caos, de Steve Jackson.

http://frikisinside.blogspot.com/2008/08/elige-tu-propia-aventura.html

"Reto Crucial" (The Soulforge): Ricewind antes de convertirse en el mago de ojos dorados. Después de haber estado en su piel, mi experiencia con la Dragonlance fue muy diferente a la de otros lectores de la trilogía sin ninguna duda.

Jolan, más de cien títulos en libro-juegos en tu biblioteca debe ser todo un gustazo de contemplar, envidia me das! Mi colección sobrepasa en algún que otro punto el cuarto de centena, porque de aquella época me fue imposible conseguir nada más allá de algunos títulos.

La Búsqueda del Grial estaba entre mis favoritos, sí, pero tengo dos títulos fotocopiados, eso sí. xDD Se pueden jugar perfectamente! Estaré pendiente de ese artículo.

Uno de los próximos títulos a los que juegue será esa primera entrega de DestinyQuest, que me llama mucho la atención.

Jolan, creo que "Fabled Lands" ya ha sido reeditada a finales de 2010 ¿no? Esa serie también es a tener en cuenta. Está visto que en todo hay que pasarse al inglés. xD

Panta, "Reto Crucial" está protagonizado por Raistlin, no Rincewind. xDD Te has confundido con el mago de Tontorrón de Mundodisco, aunque su nombre se parece al del bárbaro de las llanuras, Riverwind. Ese libro falta en mi biblioteca, aunque tengo los otros tres que sacaron ambientados en Dragonlance (y que eran la versión avanzada de la serie negra de Timun Mas).

Raistlin!! Jooooopeee!! Que lapsus gordooo!!

Bueno, pues lo que te digo. Como yo leí el libro-juego antes que la trilogía, y pasé las de Caín para salir vivo de la prueba de magia, Raistlin nunca me pareció antipático.

Uooooh, ¡Libro juegos! Aún me acuerdo de cuando intenté hacer un "foro-juego" en el grupo de Dragonlance para los nostálgicos, como bien dice Jolan. La verdad es que para mi estos libros tienen un significado especial, ya que fueron las primeras cosillas que me hicieron adentrarme en el mundo de la lectura, y para que nos vamos a engañar, también de la fantasía.
Y eso si, nunca hice trampas. No no no, no digais "ya ya" que os oigo ¬¬. En serio que jamás hice trampas, cosa de la que me enorgullezco, y de hecho mi padre y yo nos tirábamos tardes enteras leyendo estos libros y echándonos unas risas.

Los libros que menciona Loren que vinieron después he de reconocer que ya se me escapaban un poquito a mi comprensión porque hacía falta tirar dados y esto de los números nunca se me dio bien. Pero eso sí, donde mi hermana siempre se moría a la segunda página, yo duraba todo un libro. MUAHAHAHA.

Qué cosas tan curiosas, que al final terminara jugando a rol, escribiendo en un blog como este, y con la colección de fantasía que tengo. ¿Sería una señal? xDD

Pues si alguien pensó que el sistema literario libro juego no tiene una actualización, y un poder especial, pasaos por aquí.
http://vulcanodelvalle.blogspot.com

Deja un comentario

Los comentarios son sometidos a moderación. Para evitar errores en los mensajes, recomendamos que revises y copies tu texto antes de publicarlo. Por ante mí, el presente escribano, y habiéndolo hecho y prometido decir verdad, declaro lo siguiente:

'

Nuestras Reseñas


Índices | Literatura, Cómic


Reportajes

Últimas noticias

Ver todas

'

'