Mi espada, mi conjuro.
La puerta. Magia.
La mazmorra. Un troll.
Nos gusta la fantasía

"Sabe, oh príncipe, que entre los años en que los océanos anegaron Atlantis y las resplandecientes ciudades [...] hubo una edad no sonada en la que brillantes reinos ocuparon la tierra como el manto azul entre las estrellas."

LA

en la tinta

Mi espada, mi conjuro. La puerta, magia, Igni. La mazmorra,
un troll. El mundo. Nos gusta la fantasía.


- La fantasía es la poción mágica de la literatura -

Síguenos

Por Crom y los Siete, bús-
canos en las redes sociales y
evitaremos el Sueño Eterno.

¿Dónde están ahora el caballo y el caballero? ¿Dónde está el cuerno que sonaba? ¿Dónde están el yelmo y la coraza, y los luminosos cabellos flotantes? ¿Dónde están la mano en las cuerdas del arpa y el fuego rojo encendido? ¿Dónde están la primavera y la cosecha y la espiga alta que crece? Han pasado como lluvia en la montaña, como un viento en el prado; los días han descendido en el oeste en la sombra de detrás de las colinas. ¿Quién recogerá el humo de la ardiente madera muerta, o verá los años fugitivos que vuelven del mar?

El Señor de los Anillos

Esta es nuestra
Definición

de fantasía

Dícese de tener la espa-
da a mano
y el hechizo aprendido, abrir la puer-
ta a ganzúa, recorrer las mazmorras, enfrentarse al troll, al gnoll y al conjurador de la torre. Encontrar la biblioteca del nigromante y aprender sus antiguos y preciados conjuros escritos en lengua dracónica.
Explorar un universo imaginario...
o quizá no.

#arte Jakub Rebelka

#arte de JAKUB REBELKA

No te pierdas

Literatura

The Banner Saga 3
en Kickstarter

Stoic ha iniciado la campaña de mecenazgo para sacar adelante la conclusión de su trilogía de fantasía vikinga.

Cine

La fantasía africana de Marlon James

Será una trilogía de fantasía inspirada en los antiguos mitos y leyendas africanos.

Echa un ojo a nuestra sección
de noticias para estar al día.

También
en Twitter

Mi espada, mi conjuro. La puerta, magia, Igni. La mazmorra, un troll. El mundo. Nos gusta la fantasía en todas sus formas.

24/2/11

"Los Elixires del Diablo", de E.T.A. Hoffmann

Más

También

Título Original: Die Elixiere des Teufels.
Edición:
El Barquero. José J. de Olañeta, Editor / Formato: Rústica con solapas, 267 pág.
Fecha de publicación:
2005.
Precio: 14,00 €.
Traducción:
Carmen Bravo-Villasante.


La aparición de la novela gótica estuvo relacionada con el surgimiento de una nueva sensibilidad estética. El racionalismo extendido por la Ilustración empezó su declive a mediados del siglo XVIII, culminando su decadencia tras la Revolución Francesa. En su lugar, empezó a crecer un sentimiento contrario a la objetividad con que los racionalistas miraban su entorno: una nueva sensiblidad que exaltaba el yo interior; una nueva mirada relacionada con los ideales del liberalismo. Esta concepción, llamada romanticismo, cultivó una literatura con características propias: las pasiones del sujeto, los sueños o el amor tortuoso e inalcanzable eran temas recurrentes entre los escritores e intelectuales de la época. La novela gótica se desarrolló en este nuevo ambiente, tomando como elementos frecuentes los parajes fantasmales, los bosques, la oscuridad, los misteriosos monasterios medievales o las intensas emociones de sus personajes y su desenfrenado comportamiento. Fue en el Reino Unido e Irlanda donde prosperó con más intensidad el movimiento gótico -Los Misterios de Udolfo, de Ann Radclife, El Monje, de Matthew Lewis, o Melmoth el errabundo, de Charles Robert Maturin, son las principales obras de referencia de esta corriente literaria-. Su influencia se extendió por la actual Alemania. Muestra de ello es el relato que ahora nos ocupa, Los Elixires del Diablo.

E.T.A. Hoffmann, conmovido por la lectura de El Monje -publicada en 1796-, decidió escribir una obra con las formas propias de la novela gótica. Para ello, inventó un personaje traumatizado, el hermano Medardo, de la orden de los capuchinos. Su historia se nos transmite a través de unos papeles póstumos que el propio monje escribió al final de su vida a modo de expiación. En estos escritos se nos cuenta como Medardo nació cerca del monasterio de los capuchinos de B. en algún momento del siglo XVIII. Su madre, pobre, viuda y sin recursos, lo entregó al cuidado de una abadesa, noble mujer que inmediatamente impresionó al pequeño. Allí vivió sus primeras experiencias con lo sobrenatural; unas experiencias que acompañarían a diario los pensamientos del joven Medardo. Cuando tuvo suficiente edad, realizó los votos pertinentes y entregó su vida a la espiritualidad monástica. Pronto destacó su inteligencia y su habilidad con el discurso; virtudes que le proporcionaron la amistad del prior Leonardo, y la oportunidad de oficiar la misa. Su capacidad oratoria impresionó a los fieles que se reunían en la iglesia: Medardo, inspirado por una especie de pasión interior, engrandecía sus discursos y exponía la palabra de Dios rodeándola de puro sentimiento.

La gente creía que era un Santo y el propio Medardo, sumergido en su altivez, llegó a pensar que era el mismísimo San Antonio. Lo que antaño eran virtudes se habían convertido ahora en obsesiones; pronto cayó en la tentación. Hacía pocos días que se había convertido en el custodio de las reliquias del monasterio, entre las cuales se encontraba una cajita que contenía un exilir de extraña procedencia. Muy pocos conocían su existencia; se decía que estaba relacionado con un episodio de las tentaciones de San Antonio y el diablo. Así pues, el monje, cumpliendo con su destino, provó lentamente el fatal elixir; un exilir que transformaría su antigua vida en una nueva llena de episodios desgraciados. Viendo su cambio de actitud, el prior le recomendó un viaje de peregrinación a Roma, gracias al cual aumentarían sus conocimientos del mundo terrenal. Influido por Satanás, se encaminó hacia su nuevo destino. Más, cuál sería nuestra sorpresa. Medardo, al aproximarse al borde de un precipicio, se encontró con alguien extraordinariamente parecido a él, el conde Victorino. Sin pensarlo, lo arrojó al vacío y, adoptando su identidad, llegó al castillo más próximo.

Los actos criminales del joven monje Medardo continuan desarrollándose en las páginas sucesivas. E.T.A. Hoffmann teje una historia llena de pasajes emblemáticos y personajes rocambolescos. En la vida del fraile llegarán a cruzarse individuos con una personalidad fuera de lo común, como el peluquero Belcampo. El autor se sumerge en la conciencia de cada uno de ellos para proporcionarnos un retrato introspectivo de las obsesiones; la lucha desatada en el interior, la locura, lo siniestro, la expiación de los pecados, el lúgubre impulso del amor -sublime, atrayente, destructivo-, la tentación del demonio, la inquietud de la venganza, la lucha contra las fuerzas oscuras o la pérdida de los seres queridos son tan sólo algunos de los elementos utilizados por Hoffmann para crear esta historia extravagante, romántica, fantástica, y llena de oscuros pensamientos.

Sin embargo, el tema más recurrente en la obra es el desdoblamiento del yo, conocido en alemán como "doppelgänger": el autor se obsesiona con el doble fantasmagórico del protagonista -que le empuja a realizar actos horribles- y abusa claramente de este recurso; no sólo nos perdemos en la narración ante la abundancia del propio desdoblamiento, sino que la aparición de múltiples personajes, todos relacionados entre sí por vínculos lejanos de parentesco, proporciona al lector una buena cantidad de confusión que sólo será plenamente aclarada tras una nueva relectura. Los Elixires del Diablo, a pesar de ofrecernos una interesante historia, puede hacerse densa y pesada para todos aquellos que no estén habituados a la particular narración de la novela gótica. Teniendo en cuenta todos estos elementos, pienso que es una buena lectura, indispensable para conocer la literatura gótica realizada en Alemania. Sólo hay que tener paciencia, sabiendo de antemano que nos encontramos ante una historia complicada y de difícil comprensión.

2 comentarios

Que buena reseña. Este es otro de esos relatos góticos que tengo pendiente de leer, en cuanto baje la pila de pendientes que tengo en casa, que son muchos. xD

Me recuerda en algo al argumento de El Monje, aunque son distintos.

Supongo que es normal que recuerde a la novela de Lewis por el hecho de que Hoffmann se "basó" en ella para Los Elixires...(incluso la nombra en el mismo libro). Como aún no la he leído no sabría decir cuáles son exactamente las semejanzas, pero está claro que ambas tienen un monje como protagonista y un monasterio como ambientación de fondo. Quizá El Monje tiene más elementos góticos que Los Elixires...

Gracias, Loren :)

Conversaciones




Si Frank Frazetta hubiera ilustrado la Tierra Media

El legendario artista de fantasía heroica y ciencia ficción podría haber ilustrado El Señor de los Anillos de J. R. R. Tolkien, pero el proyecto nunca salió adelante.

Ilustración

 

© 2009-2016 La Espada en la Tinta. Todos los textos y arte son propiedad son propiedad de sus respectivos autores.
La web

La Espada en la Tinta lleva desde 2009 acercando la literatura fantástica a
los lectores de habla hispana apasiona-
dos por el género.
Síguenos

No dejes de visitarnos en nuestras redes sociales.

Nosotros

Editor/Redactor
jefe
Loren Sparrow

Más

Qué es
La redacción
Contacto
Guía para
comentar

En breve
activamos
esta sección
Gracias por aceptar las cookies. Puedes cerrar este mensaje o leer más sobre la política de cookies. Más información | Sobre las cookies