Mi espada, mi conjuro.
La puerta. Magia.
La mazmorra. Un troll.
Nos gusta la fantasía

"Sabe, oh príncipe, que entre los años en que los océanos anegaron Atlantis y las resplandecientes ciudades [...] hubo una edad no sonada en la que brillantes reinos ocuparon la tierra como el manto azul entre las estrellas."

LA

en la tinta

Mi espada, mi conjuro. La puerta, magia, Igni. La mazmorra,
un troll. El mundo. Nos gusta la fantasía.


- La fantasía es la poción mágica de la literatura -

Nuestra definición
de fantasía

Dícese de tener la espada a mano y el conjuro apren-
dido
, abrir la puerta a gan-
zúa, recorrer las mazmorras, enfrentarse al troll, al gnoll
y al conjurador de la torre. Explorar un universo imaginario... o no.

#arte de Jakub Rebelka

El editor te
recomienda

Literatura

Marlon James escribirá una trilogía de fantasía inspirada en las leyendas africanas

El autor de Brief History of Seven Killings se prepara
para escribir una trilogía de fantasía épica inspirada en los antiguos mitos y leyendas africanos.

Echa un ojo a nuestra sección
de noticias para estar al día.

También
en Twitter

Publihechizo

Publihechizo

Mi espada, mi conjuro. La puerta, magia, Igni. La mazmorra, un troll. El mundo. Nos gusta la fantasía en todas sus formas.

Literatura

V. E. Schwab cierra
en febrero la trilogía ‘Shades of Magic’

La escritora cuenta en A Conjuring of Light el desenlace de la batalla mágica entre los cuatro Londres alternativos.

Cómics

Yermo Ediciones re-cupera Lanfeust de Troy

El sello del planeta rojo publica una nueva edición
de este clásico de la fantasía francobelga en forma
de viñeta.

Literatura

Booket reeditará los cuentos inconclusos
de J. R. R. Tolkien

Esta importante colección de relatos y ensayos de la Tierra Media saldrá finalmente
en formato de bolsillo.

Literatura

Ediciones B publicará novelas de The Expanse

Tras el éxito de la serie en el canal SyFy, la colección Nova publicará al menos el primer libro de la saga escrita.

Las últimas novedades

Grimorio de novedades

junio 01, 2015

'Black Jack', un relato de medicina pionero en su género

Compartir


Es de conocimiento popular la amplísima variedad de géneros en los que pensamos cuando leemos u oímos mencionar la palabra manga: no solo es uno de los pilares básicos de la industria editorial en Japón, sino que gracias a esa variedad de géneros los lectores japoneses han conseguido llegar a una especie de nirvana con esa diversidad de tramas, series y argumentos.

En esas cinco letras que forman la palabra manga encontramos de todo: desde historias deportivas, aventuras de fantasía épica, romances, historias eróticas, comedias, dramas y hasta historias de medicina. El manga, que es fruto de una longeva evolución cultural, como sucede con el cómic europeo, y cuyas bases empezaron a sentarse hace casi ciento cincuenta años gracias a la revista The Japan Punch, hoy por hoy lo conocemos sobre todo gracias a sus inicios satíricos, aunque eso no quita que el manga haya tomado unos derroteros distintos y sea una de las vertientes del mundo del cómic más completas y ejemplares que existen.


El manga debe mucho a Osamu Tezuka, no por nada está considerado el padre del manga contemporáneo. El éxito que alcanzó con su primera obra —llegó a vender casi un millón de ejemplares, ahí es nada—, la gran expresividad de los personajes (fácilmente identificables a simple vista), la muy conseguida sensación de movimiento en las escenas con más carga de acción y su influencia tomada en parte de Disney, han hecho que sea uno de los autores básicos al que recurrir por todos los aficionados al manga y los que se inician por primera vez: destacan títulos como La canción de Apolo (recientemente reeditado por ECC Ediciones), Astroboy, Metrópolis, Buda, Adolf, Fénix (estas dos últimas recientemente reeditadas por Planeta Cómic en formato de lujo), El libro de los insectos humanos (Astiberri), Kimba, el león blanco y Black Jack (EDT) que si bien debe su nombre al famoso juego de cartas (es frecuente ver las cartas de la baraja de póker en los inicios de capítulo), es un relato donde el propio autor criticó el sistema sanitario de Japón y de paso dio rienda suelta a esa frustración por no dedicarse a la medicina que con tanto empeño estudió de joven en lugar de dedicarse al manga. ¿Pero qué hubiera pasado si Tezuka no se hubiera dedicado por entero al manga y no hubiera ejercido la influencia que aún hoy transmite ejerce autor?

Black Jack es un shōnen (pensado para hombres jóvenes tanto por el dibujo como por el tema) cuya publicación empezó en 1973 y terminó en 1983, está protagonizado por un médico llamado Black Jack que ejerce sin licencia, opera de forma clandestina y cobra millones de yenes, envidiado y rechazado a partes iguales por los que sí ejercen medicina de forma legal. Si bien el conocimiento médico de aquella época nos parece anticuado hoy en día,en la misma razón que una película de los años cincuenta sobre ciencia criminológica (como CSI ) nos daría la impresión de estar obsoleta en cuanto a técnicas y demás parafernalia de la profesión (no en cuanto a historia o cualidades artísticas, ya que esos apartados siempre permanecerán intactos), sigue siendo un relato de medicina pionero en su género, primero por los conocimientos sobre el tema del propio autor, segundo por los diversos elementos fantásticos que en ocasiones adornan sus páginas (¿un tumor que habla telepáticamente al protagonista?) y tercero por los dilemas éticos, que aún estando limitadas las historias a 20 páginas no es motivo para que tenga innumerables matices y transmita al lector que la medicina no presta igual servicio a todo el mundo. La escena en la que el personaje principal se hace una intervención a sí mismo es todo un clásico —situación que hemos podido ver otras ocasiones en el cine, como en la película Master and Commander: Al otro lado del mundo—, por no hablar del momento en que el personaje principal da vida a Pinoko, una niña artificial creada a partir de un tumor y que Black Jack toma como ayudante de quirófano —una de las inspiraciones para el cómic Witch Doctor de Brandon Seifert, sin duda—.

Black Jack fue convertido en anime por Tezuka Productions (la productora fundada por el autor y que actualmente dirige su hijo), y tras terminar ésta dio pie a una continuación llamada Black Jack 21, cuatro películas, una ova de diez episodios y otra de uno llamada Black Jack: El niño que vino del cielo.

Los personajes de Osamu Tezuka, tanto los de Black Jack como los de sus otras obras, forman parte de la cultura popular nipona en la misma medida en que los de Star Wars lo son de la cultura popular estadounidense. En España son también muy conocidos, pero solo hasta cierto punto salvando las distancias culturales, pero Black Jack, Adolf, Fénix y Astro Boy, por citar las historietas de Tezuka que han llegado a más cantidad de gente, son historias a reivindicar y muy recomendables para todo amante del cómic.

0 comentarios

Conversaciones




Si Frank Frazetta hubiera ilustrado la Tierra Media

El legendario artista de fantasía heroica y ciencia ficción podría haber ilustrado El Señor de los Anillos de J. R. R. Tolkien, pero el proyecto nunca salió adelante.

Ilustración

Mi espada, mi conjuro. La puerta, magia, Igni. La mazmorra, un troll.
Nos gusta la fantasía

 

© 2009-2016 La Espada en la Tinta. Todos los textos y arte son propiedad son propiedad de sus respectivos autores.
La web

La Espada en la Tinta lleva desde 2009 acercando la literatura fantástica a
los lectores de habla hispana apasiona-
dos por el género.
Síguenos

No dejes de visitarnos en nuestras redes sociales.

Nosotros

Editor/Redactor
jefe
Loren Sparrow

Más

Qué es
La redacción
Contacto
Guía para
comentar

En breve
activamos
esta sección
Gracias por aceptar las cookies. Puedes cerrar este mensaje o leer más sobre la política de cookies. Más información | Sobre las cookies