Mi espada, mi conjuro.
La puerta. Magia.
La mazmorra. Un troll.
Nos gusta la fantasía

"Sabe, oh príncipe, que entre los años en que los océanos anegaron Atlantis y las resplandecientes ciudades [...] hubo una edad no sonada en la que brillantes reinos ocuparon la tierra como el manto azul entre las estrellas."

LA

en la tinta

Mi espada, mi conjuro. La puerta, magia, Igni. La mazmorra,
un troll. El mundo. Nos gusta la fantasía.


- La fantasía es la poción mágica de la literatura -

Nuestra
definiciónde
Fantasía

Dícese de tener la espada a mano y el conjuro aprendido, abrir la puerta a ganzúa, recorrer las mazmorras, enfrentarse al troll, al gnoll y al conjurador de la torre. Explorar un universo imaginario... o no.

Russ Nicholson

El editor
recomienda

Literatura

Neil Gaiman retrata la mitología nórdica en su próximo libro

Todos los trabajos del autor británico están influenciados por las diversas mitologías de la humanidad, entre ellas la nórdica, por lo que es natural que su nuevo trabajo sea precisamente un análisis novelado de los mitos nórdicos.

También
en Twitter

Publihechizo

Publihechizo

Mi espada, mi conjuro. La puerta, magia, Igni. La mazmorra, un troll. El mundo. Nos gusta la fantasía en todas sus formas.

Literatura

‘La Espada de la Verdad’ sigue adelante con ‘The Nicci Chronicles’

Ahora que Terry Goodkind ha cerrado la saga principal, es hora de que Nicci tome el relevo.

Por Grayskull

Dark Horse publicará las tiras cómicas de ‘He-Man y los Masters del Universo’

El sello del caballo negro recupera y recopila en primicia las tiras cómicas de He-Man.

Reinos Olvidados

El elfo oscuro Drizzt Do'Urden vuelve pronto

El drow y los Compañeros de Mithril Hall viajan de nuevo hasta Gauntlgrym para buscar a un viejo amigo.

Literatura

Ediciones B publicará novelas de The Expanse

Tras el éxito de la serie en el canal SyFy, la colección Nova publicará al menos el primer libro de la saga escrita.

Las últimas novedades

Grimorio de novedades

mayo 22, 2015

Reseña: 'El libro de Lovecraft' de Richard A. Lupoff, reescribiendo el 'Mein Kampf'

Compartir


El libro de Lovecraft
Género: Ficción histórica; Editor: Valdemar; Edición: Rústica, 416 páginas, 11,60 €; Traducción: Elías Sarhan

Howard Philips Lovecraft, además de uno de los mayores nombres de la literatura de terror, era un xenofobo convencido. Esto es un hecho innegable: cualquiera que sepa algo de su vida puede constatarlo —el famoso episodio de su visita a Nueva York, donde la visión de inmigrantes de variadas nacionalidades le asqueó profundamente— e incluso resulta evidente en su obra, donde a menudo insiste en temas de raza y mestizaje.

Siendo un autor importante y con una obra extensa y muy querida, no le han faltado defensores. Se suele decir que era simplemente “un hombre de su tiempo”, y que en aquel entonces estos temas estaban poco evolucionados, que se crió en un entorno conservador donde pensar de aquel modo era lo habitual e incluso que su prejuicio era únicamente intelectual, implicando que en el trato personal nunca habría cometido la descortesía de insultar o apalear a alguien que no fuera anglosajón. Gran consuelo.

Richard A. Lupoff

Pero el hecho es que “su tiempo” son los años treinta, su tiempo es el siglo XX. No estamos hablando de un burgués nacido en una plantación del sur profundo a mediados del XIX. La gran depresión aún coleaba en los estados unidos, se presionaba para que el poco trabajo disponible fuera para los blancos, había segregación en escuelas y sitios públicos. Pero Lovecraft no trabajaba más que para la ocasional revista de relatos Weird Tales o para algún patrón para quien ejercía de negro literario, y raramente salía de su Providence natal. Difícilmente se podría haber encontrado en alguna situación desfavorable que pudiera atribuir, al retorcido modo de los racistas, a una mala distribución de los recursos entre “locales” y “extranjeros”.

Una actitud tan xenófoba en aquel contexto se podría haber llegado a comprender mejor en alguien iletrado, pero Lovecraft, aunque careciera de estudios superiores, era un estudioso autodidacta, lector consumado, un hombre muy ilustrado. Resumiendo: no se puede excusar a Lovecraft. Sus ideas respecto a estos temas eran tan repugnantes como lo son sus descripciones de las distintas etnias con que se iba cruzando. Lovecraft solo era “un hombre de su tiempo” entendiéndolo de forma completamente literal: “su” tiempo. Un tiempo que nunca existió, una especie de arcadia feliz que había montado a partir de fragmentos de costumbres victorianas, de la era georgiana, de actitud caballeresca, de nociones sobre la supremacía anglosajona derivada directamente de los peores delirios de grandeza del Imperio Británico, todo mezclado con una personalidad antisocial e introvertida y la influencia de una familia cuanto menos disfuncional.

Como personaje, Lovecraft es fascinante: su biografía —la de L. Sprague de Camp, por ejemplo, también la publicó Valdemar y recomiendo su lectura— es muy interesante. De sus neurosis supo sacar mucho jugo, y de su personalidad Lupoff saca una excelente novela histórica.

Lovecraft, los nazis y la reescritura del Mein Kampf

El libro de Lovecraft, de Richard A. Lupoff (Brooklyn, 1935), reeditado recientemente en la colección Diógenes de Valdemar, es una novela histórica de ficción, pero soberbiamente ambientada. No hay elemento sobrenatural alguno, ni se intenta construir una historia de terror. Dicho queda como advertencia, porque podría llevar a engaño el nombre de Lovecraft en el título.


Antes de entrar a comentar la premisa, decir que Lupoff se documentó a conciencia para escribir esta novela. Y se nota. Es vívido el retrato que pinta de aquellos años tan convulsos en los que Mussolini acababa de tomar el poder en Italia, Alemania seguía arrastrando las consecuencias del tratado de Versalles que facilitarían el ascenso de Hitler y la revolución Rusa, que al estallar había mandado un mensaje de alarma por todo el mundo, estaba en un momento decisivo con la lucha por el poder entre Stalin y Trotsky.

Todos estos problemas, lejos de quedarse en Europa, ya habían cruzado el Atlántico y estaban muy presentes en las calles de Estados Unidos. Camisas negras, defendiendo el fascismo, los rojos, el comunismo, el Ku Klux Klan radicalizándose. Sumemos los fanáticos religiosos, el desempleo y un miedo generalizado al conflicto que efectivamente acabaría llegando y convirtiéndose en la Segunda Guerra Mundial y tendremos una situación de extrema tensión.

Solo por esto ya merece la pena leer este libro. Dejando de lado la trama, los personajes, el fondo es muy interesante y creo que poco conocido: la siniestra excentricidad del KKK y el submundo de los ultraderechistas.

La trama en sí es interesante. Como decía, las ideologías extremistas gestadas en Europa estaban penetrando en América: una América con las defensas bajas tras la crisis. Pero para ciertos individuos afines al nacionalsocialismo esta penetración era demasiado lenta: se requería de algún golpe de efecto. Y cuando el editor George Sylvester Viereck, con conexiones con el anterior régimen alemán y con el nuevo régimen germánico en gestación descubre a Lovecraft, cree haber encontrado el modo de lograr este golpe.


La ideología Nazi tenía que difundirse, pero no llegaría al gran público si lo hacía de la mano de un inmigrante alemán, de un extranjero. Siendo Lovecraft un Americano de pura cepa, descendiente de Ppuritanos de la vieja Providence, el impacto sería mucho mayor. Un estadounidense con pedigrí para escribir el remake americano del Mein Kampf.

Y, como reza el prólogo, Lovecraft realmente se lo plantea; en este tal Hitler ve paralelismos que le inspiran. El que HPL se condene definitivamente a ojos de la historia o esquive la bala dependerá únicamente de un grupo de amigos legendarios por derecho propio: Robert E. Howard, Clark Ashton Smith, Frank Belknap Long... y su esposa, la olvidada Sonia Lovecraft. Y Hardeen, hermano de Houdini. Todos personajes reales y muy bien caracterizados: a Howard lo vemos paranoide y de gatillo facil en su papel de Bob Dos Pistolas; Ashton Smith, bohémio y discreto; en Sonia Lovecraft recaerá el papel trágico, enamorada de un hombre tan peculiar para quien ella apenas existe, y Hardeen es el héroe con más recursos de los previsibles.

Naturalmente, Lupoff inventa la mayor parte de la trama, pero adornada con suficientes elementos de verdad como para hacerla creíble; el unterwasserprojekt es tan fantástico como verosímil y el modo como Lupoff lo conecta con la gestación de la más conocida de las obras de HPL, La llamada de Cthulhu, es un detalle memorable.

El propio autor busca formas de redimir a su personaje principal, Lovecraft. Tenemos que reconocerlo, era un hombre que no vivía en la realidad. Varias veces se le recuerda a lo largo de esta novela que una cosa son las ideas y otra el efecto que estas puedan tener sobre la gente, y aquí es donde el hermitaño de Providence falla. Él existe en su arcadia mental anglosajona y pergeña teorías cuya injusticia —y trágicas consecuencias— no le preocupan porque no llega a vincularlas con seres humanos reales. Dicho lo cual, que quede claro: es mi opinión y normalmente (hay excepciones, y uno no es perfecto) es conveniente separar a un autor de su obra. La ideología del primero no tiene por qué inspirarnos rechazo por la segunda.  

5 comentarios

Es curioso pero mucha gente en esa era tenia bastantes prejuicios a pesar de que algunos fueran intelectuales, para empezar serian muy pocos que leyeran novelas escritas por habitantes de otras culturas dando un punta de vista único sobre gentes y esos lugares; lo normal era leerse crónicas de viajeros y aventureros que relataban sus experiencias desde su punto de vista. A medida que avanzaba el siglo XX los escritos con otros puntos de vista culturales se harian mas comunes ayudando asi a empatizar y conocer a la gente y costumbres que parecían totalmente extrañas a los occidentales. Hay un ejemplo aparte de Lovecraft sobre un famoso escritor conocido socialista y respetuoso con los hispanos y asiáticos exceptuando a los chinos que al parecer este hombre se asusto cuando irrumpieron en la California del sigloXIX y dio origen al dicho del "peligro amarillo". Este escritor es Jack London y relato en una novela que en un futuro a raíz de la masiva inmigración china estos querían hacerse con el mundo, y asi en una reunión de las naciones del resto del mundo orquestan un plan para realizar un genocidio a China atacándoles con armas bacteriológicas algo que en el fondo lamentan pero que justifican en la novela. Yo si que creo que en parte casi todo ciudadano era mas o menos racista y los que se salvaban eran gente que había vivido entre ellos : H Rider Haggard por ejemplo ya que conocio a muchos zulúes. Y si no veréis que el propio creador de Tarzan cuando creo con su fortuna la población de Tarzana en California puso de condición que ningún negro pudiera comprarse un hogar allí. Recordar que la segregación racial duro hasta en los años 60 en los USA

Tampoco hay que olvidar que Sonia Greene era judía, Lovecraft era un cumulo de contradicciones y le gustaba recrearse en su imagen de tipo excéntrico.

Claro, esto es en parte lo que quería decir con lo de su arcadia feliz; sus ideas eran contradictorias en este y en otros tantos puntos. Y sobretodo, desligadas de la realidad. Es lo que dices, ella era judía, y Ucraniana, y pese a ello HPL se casó con ella. Pero me pregunto si realmente eran contradicciones o omisiones convenientes: el mirar para otro lado cuando su teoría se encontraba con un hecho de la vida real que la desafiaba. Mirar para otro lado para no tener que profundizar en los problemas de su visión del mundo.

Las opiniones e ideología de Lovecraft son bien conocidas, así como el ambiente de ebullición política que le tocó vivir.

Pero aparte de todo eso, pienso que la reseña es un tanto pobre, dicho con el mayor de los respetos al autor de la misma y a los responsables de esta web.

Bien está hablar de la época en la que se sitúa una novela o de la personalidad e ideas del individuo en que se basa. Pero no creo que deba ocupar las tres cuartas partes del artículo. Y es que tras leerlo no me queda claro si la trama está bien hilvanada, los secundarios encajan en la historia -sólo hay una breve referencia a que están "bien caracterizados"- o si sólo se les saca por ser escritores de renombre -como ocurría con otra novela también protagonizada por Lovecraft y editada hace poco-, si el final cierra adecuadamente la narración, si la acción se encuentra bien dosificada, etc.

En suma, tras leer la reseña me ha quedado clara la opinión del autor sobre Lovecraft y sus ideas, pero no tanto sobre la novela en cuestión.

Esto es sólo un comentario que pretende ser constructivo, espero que nadie se lo tome como un ataque ni nada por el estilo.

Al contrario, muchas gracias :) sin critica constructiva es imposible mejorar.
Aunque esta es una buena novela, muy bien construida, lo más interesante me pareció esto, el contexto: no solo las ideas de Lovecraft que como dices son bien conocidas, sino sobretodo el ambiente de aquel entonces en Estados Unidos, y seguramente me dejé llevar más de lo debido por este interés.
Respondiendo a algo de lo que planteas como ejemplo, los escritores de renombre que aparecen a parte del propio HPL lo hacen de forma bastante justificada, que encaja con la trama, no se ve forzado; y en cualquier caso, hacen mas que nada un breve cameo.

Conversaciones




Si Frank Frazetta hubiera ilustrado la Tierra Media

El legendario artista de fantasía heroica y ciencia ficción podría haber ilustrado El Señor de los Anillos de J. R. R. Tolkien, pero el proyecto nunca salió adelante.

Ilustración

Mi espada, mi conjuro. La puerta, magia, Igni. La mazmorra, un troll.
Nos gusta la fantasía

 

© 2009-2016 La Espada en la Tinta. Todos los textos y arte son propiedad son propiedad de sus respectivos autores.
La web

La Espada en la Tinta lleva desde 2009 acercando la literatura fantástica a
los lectores de habla hispana apasiona-
dos por el género.
Síguenos

No dejes de visitarnos en nuestras redes sociales.

Nosotros

Editor/Redactor
jefe
Loren Sparrow

Más

Qué es
La redacción
Contacto
Guía para
comentar

En breve
activamos
esta sección
Gracias por aceptar las cookies. Puedes cerrar este mensaje o leer más sobre la política de cookies. Más información | Sobre las cookies