Mi espada, mi conjuro.
La puerta. Magia.
La mazmorra. Un troll.
Nos gusta la fantasía

"Sabe, oh príncipe, que entre los años en que los océanos anegaron Atlantis y las resplandecientes ciudades [...] hubo una edad no sonada en la que brillantes reinos ocuparon la tierra como el manto azul entre las estrellas."

LA

en la tinta

Mi espada, mi conjuro. La puerta, magia, Igni. La mazmorra,
un troll. El mundo. Nos gusta la fantasía.


- La fantasía es la poción mágica de la literatura -

Nuestra
definiciónde
Fantasía

Dícese de tener la espada a mano y el conjuro aprendido, abrir la puerta a ganzúa, recorrer las mazmorras, enfrentarse al troll, al gnoll y al conjurador de la torre. Explorar un universo imaginario... o no.

Russ Nicholson

El editor
recomienda

Literatura

Neil Gaiman retrata la mitología nórdica en su próximo libro

Todos los trabajos del autor británico están influenciados por las diversas mitologías de la humanidad, entre ellas la nórdica, por lo que es natural que su nuevo trabajo sea precisamente un análisis novelado de los mitos nórdicos.

También
en Twitter

Publihechizo

Publihechizo

Mi espada, mi conjuro. La puerta, magia, Igni. La mazmorra, un troll. El mundo. Nos gusta la fantasía en todas sus formas.

Literatura

‘La Espada de la Verdad’ sigue adelante con ‘The Nicci Chronicles’

Ahora que Terry Goodkind ha cerrado la saga principal, es hora de que Nicci tome el relevo.

Por Grayskull

Dark Horse publicará las tiras cómicas de ‘He-Man y los Masters del Universo’

El sello del caballo negro recupera y recopila en primicia las tiras cómicas de He-Man.

Reinos Olvidados

El elfo oscuro Drizzt Do'Urden vuelve pronto

El drow y los Compañeros de Mithril Hall viajan de nuevo hasta Gauntlgrym para buscar a un viejo amigo.

Literatura

Ediciones B publicará novelas de The Expanse

Tras el éxito de la serie en el canal SyFy, la colección Nova publicará al menos el primer libro de la saga escrita.

Las últimas novedades

Grimorio de novedades

octubre 05, 2014

Reseña: «Máquinas del tiempo», de Nina Allan

Compartir

La primera obra de Nina Allan traducida al español, donde nos habla con pasión de esos complejos mecanismos que son los relojes.

El viaje en el tiempo, clásico tema de la ciencia ficción. Los autores amantes de la historia mandan a sus personajes al pasado, normalmente solo como observadores de hechos trascendentes (con la gran advertencia «¡no toques nada!» pesando siempre sobre ellos). Si se busca un efecto de inquietud, incluso de terror, se puede recurrir a visitar futuros distópicos, con un tono admonitorio; o peor aún, a castigar al insensato que recorre la línea temporal a contracorriente con la visión de lo que su injerencia ha provocado, presentar un escenario terrible en el clímax –y desenlace– del relato. Desde obras maestras fundacionales como La máquina del tiempo de Wells, Un yanqui en la corte del rey Arturo de Twain y clásicos modernos como El libro del día del juicio final de Connie Willis, El fin de la eternidad de Asimov o El ruido de un trueno de Bradbury a intentos mediocres como la reciente 22/11/63 de Stephen King o Rescate en el tiempo (1999-1357) de Michael Crichton, el subgénero del turismo temporal nos ha acompañado siempre; como novela juvenil (Cruzada en jeans de Thea Beckman es un buen ejemplo) o reflexiva ciencia ficción hard, nunca ha dejado de estar en boga.

Como muchos de los grandes temas, al final ya no queda nada original por decir; todas las posibilidades, todas las interpretaciones, todas, se han tratado previamente, con mayor o menor acierto. A veces el viaje en sí y sus aspectos técnicos es el centro de la trama; otras, una mera excusa para disfrutar de épocas pasadas o futuras desde la perspectiva actual.


El cambiar el pasado es un peligro a evitar o un método seguro de crear un futuro mejor, el viaje es obra de un genio solitario o la labor supervisada de una agencia secreta atemporal. La gracia consiste en buscar un enfoque, una revisión y renovación de los clásicos que tenga la suficiente personalidad propia como para sustentarse por si misma. Esto no lo consiguió un autor de tanto renombre como King con su libro sobre Kennedy, que era tópico, previsible y lleno de contradicciones y situaciones poco creíbles. Nina Allan es, en Maquinas del tiempo, más ambiciosa y mucho más talentosa: el suyo es un libro que parece moverse entre el viaje temporal introspectivo a lo Magdalena de Proust, la distopía clásica y la maquina temporal de Wells: su objetivo, su mirada original, se centra en los personajes y su vida interior, y quien se desplaza en el tiempo y el espacio es el lector.

Pero antes de fijarnos en ellos, centrémonos nosotros en Nina Allan, un misterio que Nevsky nos ayuda a desentrañar con Máquinas del tiempo, su primera obra traducida al español. Nacida en Londres y criada entre las Midlands y West Sussex (el regusto a novela inglesa se nota, y mucho, en esta primera obra suya que nos llega), actualmente vive con Christopher Priest, reputado autor de obras maestras tales como El prestigio o La afirmación. Aún con varios relatos publicados y el premio British Science Fiction Association a la mejor ficción corta en 2014 por la novela corta Spin, es una autora novel cuyo nombre aún no es muy conocido ni siquiera en los círculos de amantes del género.

La editorial Nevsky, que ofrece un catálogo extremadamente cuidado que se mueve entre lo clásico (El Maestro y margarita de Bulgakov) y lo moderno (Una edad difícil de Anna Starobinets) nos descubre ahora una autora que, como Starobinets, dará mucho que hablar.

Maquinas del tiempo se estructura en capítulos autoconclusivos. Cada uno es un relato independiente que comparte con los demás ciertos temas: la pérdida, el paso del tiempo, el amor y distintos desarrollos de unos mismos personajes, Martin Newland y su hermana, sus padres, sus amigos, el misterioso relojero Owen Andrews. Y los relojes.


Nina Allan habla con pasión de los relojes, maquinas del tiempo cotidianas. A mi también me han fascinado siempre, los mecánicos “vintage” de bolsillo en particular. Sostener uno en la mano, darle cuerda y verlo funcionar puntualmente mediante unos engranajes tan precisos me transmite una idea de progreso, de logro, complejidad y al final de satisfacción, que otros aparatos modernos técnicamente más avanzados no me producen en absoluto; es como si estos relojes tuvieran una personalidad de la que sus descendientes carecen. Quizás es el tipo de encanto que favorece el auge del steampunk. En Maquinas del tiempo esta personalidad es tal que hasta cierto punto comparten protagonismo con los personajes: de unos, descubrimos los entresijos sentimentales, emocionales, lo que impulsa sus vidas. De los otros, los engranajes, las complicaciones, las genialidades de las que relojeros como Breguet les dotaron. Ambos se combinan en un gran mecanismo, piezas cumpliendo su función en la maquinaria imposiblemente compleja del tiempo y el espacio que a Nina Allan le sirve para someter a sus criaturas a distintas influencias, experiencias a veces traumáticas y ver como cambian de una versión a otra.

El tema también es la memoria: cómo cambiamos ante sucesos impactantes, ante la muerte o el amor, y como el recuerdo de estos hechos moldea nuestra vida entera. Como puede evolucionar un mismo individuo sometido a experiencias algo distintas; cuanto hay en su vida de “natural”, genético, impreso en su mismo ser, y cuanto de adquirido. Para responder a estas incógnitas, Nina Allan recurre a la idea del multiverso, compuesto por infinitas variaciones de la realidad que conocemos, adelante o atrás, o en paralelo, en la corriente temporal. En este sentido esta novela es un libro costumbrista. El viaje es sutil; el objetivo, explorar la naturaleza humana. Es un viaje del tiempo introspectivo. Aún así, el contenido de ciencia ficción tampoco está ausente: Allan describe la idea del viaje temporal aportando ideas muy interesantes, que desliza a lo largo de toda la narración (y desarrolla en algunos puntos con mayor atención). Usando el recurso que tan bien le funcionara a Lovecraft o a Caitlin McKiernan, Allan mejora la sensación de realismo de su historia haciendo referencia a autores y a obras inexistentes con tal convicción que uno acaba buscando en Google, y y de paso refuerza la inmersión en la historia.

En resumen, Maquinas del tiempo no es una novela de ciencia ficción al uso, es una obra sensible, tranquila, con una narración bien llevada de las que apetece seguir una tarde otoñal. Muy recomendable, y más cuando uno encuentra tan buen equilibrio entre una edición cuidada y estéticamente atractiva y un precio razonable.

Ficha técnica
Fecha de publicación: 26 mayo, 2014. Editor: Nevsky Prospects. Géneros: Ciencia ficción.
Traducción: Carmen Torres y Laura Naranjo. Páginas: 208. Precio: 19 €. Electrónico: Sí. Correlación: Lectura independiente.
Valoración
★★★★★

comentarios

Me parece una novela (si es que es novela) magnífica. ¡Buena reseña!

Conversaciones




Si Frank Frazetta hubiera ilustrado la Tierra Media

El legendario artista de fantasía heroica y ciencia ficción podría haber ilustrado El Señor de los Anillos de J. R. R. Tolkien, pero el proyecto nunca salió adelante.

Ilustración

Mi espada, mi conjuro. La puerta, magia, Igni. La mazmorra, un troll.
Nos gusta la fantasía

 

© 2009-2016 La Espada en la Tinta. Todos los textos y arte son propiedad son propiedad de sus respectivos autores.
La web

La Espada en la Tinta lleva desde 2009 acercando la literatura fantástica a
los lectores de habla hispana apasiona-
dos por el género.
Síguenos

No dejes de visitarnos en nuestras redes sociales.

Nosotros

Editor/Redactor
jefe
Loren Sparrow

Más

Qué es
La redacción
Contacto
Guía para
comentar

En breve
activamos
esta sección
Gracias por aceptar las cookies. Puedes cerrar este mensaje o leer más sobre la política de cookies. Más información | Sobre las cookies