Mi espada, mi conjuro.
La puerta. Magia.
La mazmorra. Un troll.
Nos gusta la fantasía

"Sabe, oh príncipe, que entre los años en que los océanos anegaron Atlantis y las resplandecientes ciudades [...] hubo una edad no sonada en la que brillantes reinos ocuparon la tierra como el manto azul entre las estrellas."

LA

en la tinta

Mi espada, mi conjuro. La puerta, magia, Igni. La mazmorra,
un troll. El mundo. Nos gusta la fantasía.


- La fantasía es la poción mágica de la literatura -

Síguenos

Por Crom y los Siete, bús-
canos en las redes sociales y
evitaremos el Sueño Eterno.

¿Dónde están ahora el caballo y el caballero? ¿Dónde está el cuerno que sonaba? ¿Dónde están el yelmo y la coraza, y los luminosos cabellos flotantes? ¿Dónde están la mano en las cuerdas del arpa y el fuego rojo encendido? ¿Dónde están la primavera y la cosecha y la espiga alta que crece? Han pasado como lluvia en la montaña, como un viento en el prado; los días han descendido en el oeste en la sombra de detrás de las colinas. ¿Quién recogerá el humo de la ardiente madera muerta, o verá los años fugitivos que vuelven del mar?

El Señor de los Anillos

Últimas lecturas

Un destacado

Otro destacado

Esta es nuestra
Definición

de fantasía

Dícese de tener la espa-
da a mano
y el hechizo aprendido, abrir la puer-
ta a ganzúa, recorrer las mazmorras, enfrentarse al troll, al gnoll y al conjurador de la torre. Encontrar la biblioteca del nigromante y aprender sus antiguos y preciados conjuros escritos en lengua dracónica.
Explorar un universo imaginario...
o quizá no.

#arte Jakub Rebelka

#arte de JAKUB REBELKA

No te pierdas

Literatura

The Banner Saga 3
en Kickstarter

Stoic ha iniciado la campaña de mecenazgo para sacar adelante la conclusión de su trilogía de fantasía vikinga.

Cine

La fantasía africana de Marlon James

Será una trilogía de fantasía inspirada en los antiguos mitos y leyendas africanos.

Echa un ojo a nuestra sección
de noticias para estar al día.

También
en Twitter

Mi espada, mi conjuro. La puerta, magia, Igni. La mazmorra, un troll. El mundo. Nos gusta la fantasía en todas sus formas.

10 de septiembre de 2012

Halcyon – Marc Guggenheim, Tara Butters y Ryan Bodenheim

Compartir

Título original: Halcyon.
Guión: Marc Guggenheim, Tara Butters.
Dibujo: Ryan Bodenheim.
Color: Mark Englert.
Edición: 128 págs, color. Planeta DeAgostini, julio 2012.
Precio: 12,95 €.
Disponible en ebook: No.
Traducción: Nacho Bentz.
Temática: Ciencia-ficción, superhéroes.
Correlación: Independiente.


Todos nos hemos preguntado alguna vez: "¿Y si los superhéroes dejasen de existir? ¿Y si de pronto la paz mundial, en lugar de ser una lejana utopía imposible de alcanzar, se convirtiese de la noche a la mañana en una realidad palpable? Estas son las preguntas que Halcyon, un cómic escrito por Marc Guggenheim y Tara Butters que, a la sombra de otros gigantes como Watchmen, pretende dar respuesta en sus poco más de cientoveinte páginas.

Estamos ante un cómic de poca profundidad comparado con el gigante del que toma referencia, y es que la sombra del increíble Watchmen es sumamente alargada. Tampoco pretende desbancar ni mucho menos a la obra de Alan Moore, solo que bebe de un concepto explotado en otras ocasiones como en El Regreso del Caballero Oscuro –de Frank Miller–, o Dinastía de M, en menor medida –aunque también con ligeros símiles–, y eso por poner tan sólo un par de ejemplos, por lo que cualquier tipo de iniciativa a la hora de presentar una historia en la que los héroes entran en un estado francamente crepuscular donde sus servicios ya no son requeridos (al menos la mayoría de ellos), siempre resulta un ejercicio a la par interesante.

En esta ocasión, "Halcyon" es el nombre que recibe la base de operaciones del heterogéneo grupo de superhéroes que protagoniza esta miniserie dividida en cinco episodios. En dicho grupo encontramos habilidades tan diversas como la velocidad asombrosa, el ingenio extraordinario, la fuerza bruta o las capacidades de volar de algunos de los personajes. Un grupo que tiene muchas semejanzas con otros grupos de personajes surgidos de las factorías Marvel o DC. Y por supuesto, no debe faltar el villano extremadamente hábil a la hora de poner en jaque a los personajes, aunque en el caso de Halcyon, sus posibilidades se reflejan de manera anecdótica, sin tener un papel demasiado fundamental en el conjunto de la historia, aunque en cierta manera relevante.


La influencia de Watchmen (mencionado en la introducción del propio autor, cuidado con los spoiler del mismo al leerla por si no habéis terminado el cómic de Moore, avisados quedáis) es evidente. Por un lado, ese tono crepuscular, como decíamos al principio, en el que asistimos al ocaso de los superhéroes, mientras que por el otro, las pesquisas de uno de los protagonistas, que como si de un Rorschach se tratase (sustituimos la muerte del Comediante por la desaparición del mal en la Tierra), quien trata de averiguar la verdad sobre la extraña e instantánea paz mundial al entregarse a la justicia el mayor villano criminal del planeta, Oculus.

Sin embargo, aunque se demuestra una buena intención del autor a la hora de crear una historieta con sabor propio, la propia limitación de su escasa extensión le resta varios enteros al conjunto. En tan sólo cinco episodios se nos cuenta una historia completa con introducción, nudo y desenlace (mientras que Watchmen necesitó doce largos números con bien aprovechadas viñetas), algo que francamente le queda pequeño. Halcyon esconde una muy buena idea de fondo, aunque no del todo original, pero debido a su limitada extensión y el uso que se le da a las viñetas –enormes la mayoría de las veces, y con poco diálogo–, se queda a medio camino entre lo que es y lo que podría haber sido. Una oportunidad desaprovechada, aunque la idea está ahí. En caso de haber utilizado los recursos al cien por cien y haber dotado a los personajes de una mayor personalidad, estaríamos hablando de un cómic notable. Pero con este resultado, Halcyon se convierte en una lectura ligera, entretenida, que deja buen sabor de boca, pero a la que no podemos pedir más.

El arte de Ryan Bodenheim, por otro lado, resulta demasiado estático en algunas ocasiones y con fondos poco detallados, pero luce algunas viñetas estupendas en especial con el interesante colorido que imprime Mark Englert. Sólo por eso y por la vuelta de tuerca que supone el final, Halcyon es una lectura recomendable aunque demasiado ligera y con poca personalidad para quienes busquen algo de estas características en un cómic de superhéroes. Debería haber dado mucho más de sí, pero es lo que hay: los superhéroes ya no son necesarios.

2 comentarios

"los superhéroes ya no son necesarios"

Secundo la moción. ;-)

A mi me llama mucho la atención este tipo de historias, a ver cuando puedo cazarlo y devorarlo. ^^

Conversaciones




Si Frank Frazetta hubiera ilustrado la Tierra Media

El legendario artista de fantasía heroica y ciencia ficción podría haber ilustrado El Señor de los Anillos de J. R. R. Tolkien, pero el proyecto nunca salió adelante.

Ilustración

 

© 2009-2016 La Espada en la Tinta. Todos los textos y arte son propiedad son propiedad de sus respectivos autores.
La web

La Espada en la Tinta lleva desde 2009 acercando la literatura fantástica a
los lectores de habla hispana apasiona-
dos por el género.
Síguenos

No dejes de visitarnos en nuestras redes sociales.

Nosotros

Editor/Redactor
jefe
Loren Sparrow

Más

Qué es
La redacción
Contacto
Guía para
comentar

En breve
activamos
esta sección
Gracias por aceptar las cookies. Puedes cerrar este mensaje o leer más sobre la política de cookies. Más información | Sobre las cookies