Mi espada, mi conjuro.
La puerta. Magia.
La mazmorra. Un troll.
Nos gusta la fantasía

"Sabe, oh príncipe, que entre los años en que los océanos anegaron Atlantis y las resplandecientes ciudades [...] hubo una edad no sonada en la que brillantes reinos ocuparon la tierra como el manto azul entre las estrellas."

LA

en la tinta

Mi espada, mi conjuro. La puerta, magia, Igni. La mazmorra,
un troll. El mundo. Nos gusta la fantasía.


- La fantasía es la poción mágica de la literatura -

Nuestra
definiciónde
Fantasía

Dícese de tener la espada a mano y el conjuro aprendido, abrir la puerta a ganzúa, recorrer las mazmorras, enfrentarse al troll, al gnoll y al conjurador de la torre. Explorar un universo imaginario... o no.

La ilustración de arriba
es obra de Russ Nicholson.

El editor
recomienda

Literatura

Nova recuperará
a China Miéville

El sello galardonado con el premio a la mejor editorial europea de ciencia ficción anuncia la adquisición de las novelas ambientadas en el universo ficticio de Bas-Lag del autor de La estación de la calle Perdido.

Literatura

La BBC llevará
Stardust a la radio

Tras el éxito de las adaptaciones radiofónicas de Neverwhere y Buenos presagios, ahora le toca al turno a la novela de fantasía ganadora de un premio Mythopoeic e ilustrada por Charles Vess.

Literatura

Nova seguirá
publicando Malaz

Tras el éxito de las adaptaciones radiofónicas de Neverwhere y Buenos presagios, ahora le toca al turno a la novela de fantasía ganadora de un premio Mythopoeic e ilustrada por Charles Vess.

Cómics

El primer crossover de 'Pathfinder' reúne a Red Sonja, John Carter, Thun'da y Tarzán

Los personajes más icónicos de los cómics de Dynamite Entertainment se unen a los magos y guerreros del juego de rol Pathfinder.

Publihechizo

Publihechizo

Mi espada, mi conjuro. La puerta, magia, Igni. La mazmorra, un troll. El mundo. Nos gusta la fantasía en todas sus formas.

Por Grayskull

Dark Horse publicará las tiras cómicas de 'He-Man y los Masters del Universo'

El sello del caballo negro recupera y recopila en primicia las tiras cómicas de He-Man.

Reinos Olvidados

El elfo oscuro Drizzt Do'Urden vuelve pronto

El drow y los Compañeros de Mithril Hall viajan de nuevo hasta Gauntlgrym para buscar a un viejo amigo.

Literatura

Mark Lawrence renueva mundo y estilo en 'The Book of the Ancestor'

No hará falta haber leído ni "The Broken Empire" ni "The Red Queen's War".

Literatura

Ediciones B publicará novelas de The Expanse

Tras el éxito de la serie en el canal SyFy, la colección Nova publicará al menos el primer libro de la saga escrita.

Las últimas novedades

Grimorio de novedades

diciembre 14, 2013

Reseña: «Lo que encontré bajo el sofá», de Eloy Moreno

Compartir

Título original: Lo que encontré bajo el sofá.
Edición: 320 págs. Espasa, septiembre 2013.
Disponible en ebook: Sí.
Precio: 19,90 € (rústica con solapas) / 9,99 € (electrónico).
Traducción: Obra original en castellano.
Temática: Drama, crítica social.
Correlación: Lectura independiente.


Cuando en 2011 se publicó El bolígrafo de gel verde, Eloy Moreno era alguien totalmente desconocido para la gran mayoría de lectores, incluso para mí. Supe de él y de su novela por una entrevista que escuché en la radio, cómo se había atrevido a auto editar su libro e ir puerta por puerta con una maleta llena de ejemplares intentando vender, más que una novela, su propio sueño. Eloy Moreno creyó, y tal vez por eso hoy tengo el privilegio de reseñar yo mismo su nueva novela. El bolígrafo de gel verde me sorprendió no solo por su curioso título, sino también por el críptico resumen y la curiosa presentación del autor en las tapas, que no hacían más que incrementar mis ansias por leer esa obra de la que todos empezaban a hablar tan bien. Algo especial debía de contener ese texto escrito por alguien que nunca se había dedicado profesionalmente a escribir. Y vaya si lo tenía. Me fascinó, me enganchó, me encantó. Es ahora, dos años después, cuando Espasa publica su segundo título, Lo que encontré bajo el sofá. Contando con la experiencia de haber leído el libro anterior, uno no sabe muy bien que esperar del argumento antes de empezar. Y he de decir que me gusta que esto sea un punto fuerte, pues solo hay lugar para las sorpresas.

“Eloy Moreno somete claramente al lector a su juego, al de sentir”
Junto con un título al estilo de su libro anterior, en Lo que encontré bajo el sofá Eloy Moreno sigue aprovechando ese espacio en las tapas “reservado para hablar de él” para hablar de otras cosas. Y continúa siendo críptico en lo que al avance del argumento se refiere. Quizás con un par de novelas más convierta estos detalles en parte de su sello personal. Lo que puedo asegurar es que cuando sostienes este libro en la mano, bien podrías estar sosteniendo un hacha muy afilada sin darte cuenta. “La novela de una generación indignada” reza la propaganda.

Plaza Zocodover, con el McDonald's al fondo, inicio de la novela / Calle del Hombre de palo.

Nos situamos en Toledo. Con su genial prosa y constantes juegos de palabras Eloy Moreno se adentrará por sus estrechas calles para hacer un recorrido, una especie de genial visita turística en la que, a través de sus personajes, acompaña al lector por los lugares más característicos, partiendo de la Plaza Zocodover. Sin pretenderlo consigue que uno desee realizar esa visita. Y créanme, toda la culpa tiene que un servidor haya decidido viajar hasta allí para pasar el puente de diciembre...

Además de adentrarnos en Toledo, también vamos a conocer mejor esa cara mística de la ciudad, y haremos un recorrido por algunas de sus leyendas más conocidas como “las tres fechas de Bécquer”, “el zapatero y el cardenal”, “el hombre de palo”, “la leyenda del beso” o “las calles que desaparecen”. El hecho de que haga tan partícipe a la ciudad y a todo lo que la rodea hace que por momentos ésta se convierta en un personaje más.

Es complicado hablar sobre el argumento sin desvelar demasiados detalles. Profesora que va a cubrir una vacante a una ciudad lejos de su casa y allí observa determinadas situaciones y le ocurren otras muchas. Cualquier otra cosa que diga puede influir. Definiría a Eloy Moreno como un escritor de lo cotidiano, pues en sus dos novelas trata temas del día a día de una persona, explora las facetas más habituales y a la vez más tabúes de las personas, convirtiéndolas así en cruciales para desarrollar un argumento que la mayoría de las veces pasaría desapercibido por ser tan rutinario. En un mensaje que le mandé a su página web cuando leí “El bolígrafo” definí su novela como “un thriller de sentimientos” y él se mostró muy contento con mi definición. Quizás esta novela continúe ese género pero perdiendo en giros inesperados para ganar en profundidad psicológica. Y como no, cuando uno cree que todo lo previsible ha sido previsto, siempre va a quedar lugar para una última sorpresa inesperada.

Los personajes que aparecen son todos gente muy corriente, totalmente verosímiles, pues bien podrían existir. De destacar es que al hablar no caen en estereotipos sino que reproducen conversaciones verdaderamente lógicas, maneras de hablar actuales y reales, sin dejarse llevar en ningún momento por lo que se consideraría arquetipo. La profundidad psicológica de su protagonista es admirable y teniendo en cuenta las situaciones en las que se va a encontrar puedo decir que Eloy Moreno somete claramente al lector a su juego, al de sentir, e incluso en ciertos momentos le hace replantearse las cosas, hasta esos sentimientos que uno cree tener más claros y controlados.

La manera de narrar es tan caótica como original. El narrador más importante es su protagonista principal, y es curioso que tardemos muchas páginas en conocer cosas tan simples como su sexo o su nombre. En determinados momentos otro narrador externo es quién nos cuenta los hechos. Pero detrás de ambos se esconde un Eloy Moreno gamberro en muchos momentos, que no se corta ni para escribir escenas de sexo, y que utiliza a su protagonista principal para soltar con una sutileza admirable unas indirectas muy directas.

Plaza de Santo Domingo el Real, origen de la leyenda Tres fechas de Gustavo Adolfo Bécquer.

Cuando necesita crear tensión, ansia, adicción, adelanta el devenir de sus personajes varios capítulos, sin desvelar gran cosa, pero dejándote con la miel en la boca y la curiosidad necesaria para que no bajes la guardia. ¿He dicho ya lo de gamberro? Los hechos transcurren en un tiempo bastante actual, aunque se introducen algunos momentos en el pasado que obviamente van a ir ligados a la trama principal pero que no vamos a descubrir hasta el final.

El tema del paralelismo está muy presente a lo largo de todo el libro. Muchos capítulos tienen una estructura paralela, los personajes actúan de la misma manera o utilizan el mismo objeto, todos ellos en el mismo momento. Así consigue que vivan la misma situación desde su propio punto de vista. Es ahí cuando la historia empieza a coger una magnitud considerable. También es habitual ver cómo empieza a contar las cosas desde el punto de vista de un personaje y las acaba desde el de otro, sin perder en ningún momento el sentido de esa original narrativa que propone. 

La historia, lejos de la profundidad sentimental que tiene, revela otro aspecto: el crítico, el de la protesta. Eloy Moreno aprovecha esa voz de sus personajes para simular una realidad en la que se intuyen muchas críticas al sistema político, a la iglesia, a la monarquía, etc, todas ellas muy ciertas, y leeremos sobre personajes afectados por los recortes en sanidad y educación o veremos escritas palabras “prohibidas” a nivel político en determinadas provincias españolas como “lotería”. Entre esas palabras se ocultan situaciones bastante actuales y escándalos políticos muy concretos, incluso más que intuir, hay momentos en los que se ven claramente.

Encuentro muy acertado el hecho de que no sepamos qué tipo de libro nos estamos encontrando antes de leer, que sea totalmente imprevisible. Lees, avanzas pero no sabes hacia dónde vas ni cómo acabará todo, y en cada momento te rodea una sensación de realidad que no todos saben recrear en una novela. Quiero resaltar que, al encontrar en la página 130 lo que me ha parecido un guiño a su libro anterior, como fan y lector he esbozado una sonrisa; esperaba que no nos hubiese olvidado. 

Esta es una novela de personas y para personas. Desde un particular tablero de juego en forma de Toledo los personajes, piensan, sienten y actúan, nosotros leemos, sentimos y actuamos, y es Eloy Moreno quién, como si acercase su ojo a la mirilla, todo lo ve.


comentarios

Primero debo decir que estás guapísimo en la foto. xD Segundo, que la reseña me ha llamado mucho la atención por cómo la has expresado, y pensando en el montón de veces que he visitado Toledo y la gran cantidad de trabajos que tuve que hacer para la carrera... el libro despierta aún más mi interés. Como dijo alguien famoso con malas pulgas... "seguiré sus pasos con gran interés". xD

Conversaciones




Si Frank Frazetta hubiera ilustrado la Tierra Media

El legendario artista de fantasía heroica y ciencia ficción podría haber ilustrado El Señor de los Anillos de J. R. R. Tolkien, pero el proyecto nunca salió adelante.

Ilustración

Mi espada, mi conjuro. La puerta, magia, Igni. La mazmorra, un troll.
Nos gusta la fantasía

 

© 2009-2016 La Espada en la Tinta. Todos los textos y arte son propiedad son propiedad de sus respectivos autores.
La web

La Espada en la Tinta lleva desde 2009 acercando la literatura fantástica a
los lectores de habla hispana apasiona-
dos por el género.
Síguenos

No dejes de visitarnos en nuestras redes sociales.

Nosotros

Editor/Redactor
jefe
Loren Sparrow

Más

Qué es
La redacción
Contacto
Guía para
comentar

En breve
activamos
esta sección
Gracias por aceptar las cookies. Puedes cerrar este mensaje o leer más sobre la política de cookies. Más información | Sobre las cookies