Mi espada, mi conjuro.
La puerta. Magia.
La mazmorra. Un troll.
Nos gusta la fantasía

"Sabe, oh príncipe, que entre los años en que los océanos anegaron Atlantis y las resplandecientes ciudades [...] hubo una edad no sonada en la que brillantes reinos ocuparon la tierra como el manto azul entre las estrellas."

LA

en la tinta

Mi espada, mi conjuro. La puerta, magia, Igni. La mazmorra,
un troll. El mundo. Nos gusta la fantasía.


- La fantasía es la poción mágica de la literatura -

Síguenos

Por Crom y los Siete, bús-
canos en las redes sociales y
evitaremos el Sueño Eterno.

¿Dónde están ahora el caballo y el caballero? ¿Dónde está el cuerno que sonaba? ¿Dónde están el yelmo y la coraza, y los luminosos cabellos flotantes? ¿Dónde están la mano en las cuerdas del arpa y el fuego rojo encendido? ¿Dónde están la primavera y la cosecha y la espiga alta que crece? Han pasado como lluvia en la montaña, como un viento en el prado; los días han descendido en el oeste en la sombra de detrás de las colinas. ¿Quién recogerá el humo de la ardiente madera muerta, o verá los años fugitivos que vuelven del mar?

El Señor de los Anillos

Trending
...

Cómic

‘The Umbrella Academy’ revoluciona Netflix

La precuela de Cristal oscuro en Netflix es una realidad: llegará el año que viene y contará con la participación de Frank Oz y The Jim Henson Company.

Cómic

‘Dungeons & Dragons’ se prepara para la Tumba de la Aniquilación

La precuela de Cristal oscuro en Netflix es una realidad: llegará el año que viene y contará con la participación de Frank Oz y The Jim Henson Company.

Cómic

Destino publicará
‘Mitos nórdicos’
de Neil Gaiman

La precuela de Cristal oscuro en Netflix es una realidad: llegará el año que viene y contará con la participación de Frank Oz y The Jim Henson Company.

Cómic

La reedición de
Malaz continúa
en septiembre

El estudio español Pendulo Studios está trabajando en una aventura gráfica protagonizada por el detective.

Cómic

‘Cristal oscuro’ tendrá serie precuela en Netflix

La precuela de Cristal oscuro en Netflix es una realidad: llegará el año que viene y contará con la participación de Frank Oz y The Jim Henson Company.

Televisión

El brujo Geralt de Rivia pone rumbo a Netflix

El personaje creado por Andrzej Sapkowski protagonizará su propia serie de televisión bajo el amparo de Platige Image.

‘La Rueda del Tiempo’, camino a Sony

Ya conocemos el nombre de la productora que estará al frente de la ambiciosa serie de televisión que adaptará la macrosaga de Robert Jordan.

Opinión

¿Por qué Tad Williams es uno de los autores de fantasía peor tratados en España?

El autor de Añoranzas y pesares y La canción de Cazarrabo está gafado
por un poder superior.

Esta es nuestra
Definición

de fantasía

Dícese de tener la espa-
da a mano
y el hechizo aprendido, abrir la puer-
ta a ganzúa, recorrer las mazmorras, enfrentarse al troll, al gnoll y al conjurador de la torre. Encontrar la biblioteca del nigromante y aprender sus antiguos y preciados conjuros escritos en lengua dracónica.
Explorar un universo imaginario...
o quizá no.

#arte Jakub Rebelka

#arte de JAKUB REBELKA

No te pierdas

Literatura

The Banner Saga 3
en Kickstarter

Stoic ha iniciado la campaña de mecenazgo para sacar adelante la conclusión de su trilogía de fantasía vikinga.

Cine

La fantasía africana de Marlon James

Será una trilogía de fantasía inspirada en los antiguos mitos y leyendas africanos.

Echa un ojo a nuestra sección
de noticias para estar al día.

También
en Twitter

Publihechizo

Publihechizo

Mi espada, mi conjuro. La puerta, magia, Igni. La mazmorra, un troll. El mundo. Nos gusta la fantasía en todas sus formas.

Cómics

Elric está de camino hacia su tercera BD

Ya podemos frotarnos las manos para saber lo que el destino le tiene guardado a Elric en ‘Le Loup Blanc’.

Videojuegos

Los cómics de ‘Blacksad’ tendrán su propio videojuego

Pendulo Studios trabaja en una aventura gráfica del detective gatuno.

Literatura

La BBC lleva a la tele ‘La ciudad y la ciudad’ de China Miéville

La novela negra del escritor británico contará con una adaptación televisiva...

2 de noviembre de 2012

Reseña: 'Spellwright: La Profecía del Alción', de Blake Charlton

Compartir


La literatura fantástica sobre magos no se termina con Harry Potter. Tampoco tuvo sus comienzos precisamente en la popular saga de J. K. Rowling, ni mucho menos, como atestiguan los homenajes y  alusiones expresas que Blake Charlton realiza hacia algunos destacados autores que abrieron el camino de este subgénero. La novela que nos ocupa, inicio de una nueva trilogía, es la primera piedra que este escritor norteamericano pone en dicho camino. Un digno debut en el campo de la fantasía, que si a ratos coquetea con la aproximación a algún que otro título conocido de la misma vertiente, cuenta también con suficientes elementos propios y originales que hacen de su lectura una experiencia agradable para cualquier aficionado a las aventuras de esos enigmáticos majaderos a los que tan frecuentemente identificamos con varitas de poderes extraordinarios y sombreros de forma cónica.

El vínculo de todo escritor con sus diferentes creaciones narrativas siempre cuenta con alguna historia detrás, a menudo anecdótica y singular, máxime cuando se trata de su estreno en el mundo editorial. El caso de Blake Charlton resulta tan curioso como sorprendente, pues ha sabido hacer de una minusvalía padecida durante la niñez el factor de superación que le ha llevado al final a relatar sin tapujos –aunque sea de un modo alegórico en el uso de la ficción durante este libro– sus frustraciones y anhelos para vencer las dificultades que le aquejaron desde la edad más temprana. El suyo fue un caso especialmente agudo de dislexia que no le permitió leer con la corrección y autonomía necesarias hasta bien entrada la adolescencia. Así, como veremos, el protagonista de esta su primera novela se hace eco de esa incapacitación y de los reveses que supone tal afección. Sin embargo, a Charlton no sólo le fue posible salvar este obstáculo (en gran parte gracias a su obstinado interés por devorar libros de fantasía durante largas horas en un aula de educación especial), sino que su empeño le ha llevado incluso a convertirse hoy día, entre otras muchas ocupaciones, en orientador de niños con problemas de aprendizaje. Para comprender esta determinación del autor, pero principalmente para disfrutar de una aventura amena y absorbente, no tenemos más que sumergirnos en las páginas de Spellwright.

Según decíamos, las novelas "de magos" como tal se han convertido casi en un género en si mismo entre los lanzamientos de este tipo de literatura de los últimos años. No es extraño que de los muchos matices que la fantasía propone a nuestra imaginación, aquellas historias en las que intervienen personajes con extrañas y portentosas cualidades innatas que les permiten manejar los elementos y la materia a su libre albedrío se le antojen al público de lo más atractivas. Hasta la fecha, hemos visto utilizar en manos de multitud de autores toda clase de recursos a tal efecto, desde peculiares sistemas organizados a las más variadas interpretaciones de ese conocimiento chamánico tan ambiaguamente denominado magia. Y, en cuanto a aquellos que la practican, no son pocos los exponentes literarios que se nos podrían venir a la cabeza: del Merlín de las leyendas artúricas medievales, al sabio Dumbledore potteriano o a Gandalf el Gris de la Tierra Media de Tolkien desde mediados del siglo pasado; son sólo algunos ejemplos que cualquiera citaría. Nicodemo y su entorno académico vienen a engrosar esa larga lista, y traen bajo el brazo su toque de frescura en cuanto a las aventuras donde predomina la magia.


Spellwright: La profecía del Alción nos sitúa en la piel de un mago en ciernes, el aprendiz Nicodemo Weal, particularmente dotado para el ejercicio de las artes mágicas, que desde su niñez ha vivido entre los gruesos muros de Bastión Estrella, uno de los colegios más importantes consagrados al estudio de la lexicomagia. Bajo la tutela del magíster Agwu Shannon, el joven novicio asimila con facilidad los intrincados conjuros que, por medio de la composición de runas y lenguajes mágicos, emanan del interior del cuerpo mismo de aquellos que gozan de una vocación congénita para la magia.

Sin embargo, a pesar de que el talento natural de Nicodemo supuso que se le llegara a postular como el propio Alción (el mago que, según se dice, se convertirá en el defensor del orden en la anunciada Guerra de la Disyuntiva), su deficiencia le excluye de esta posibilidad recogida en las profecías. Y es que Nicodemo –para su desgracia– es un cacógrafo: o, dicho de otra forma, corrompe la mayoría de textos mágicos con los que entra en contacto, desbaratando su sintaxis y haciendo que los hechizos se disipen sin efecto en el mejor de los casos, cuando no tienen consecuencias imprevistas.

En este marco se desarrolla un argumento erizado de intrigas, ya que la obra comienza con la muerte de una dignataria de Bastión Estrella, la ilustre decana Nora Finn, durante la celebración de una importante convención de magos llegados de todas partes que está teniendo lugar en la fortaleza. Nicodemo y su maestro, con la inesperada ayuda de algunos miembros de la legación de druidas, entran a formar parte de esta trama de corte casi detectivesco, al proponerse dar con el paradero del homicida mientras efectúan sus pesquisas de espaldas a la multitudinaria asamblea, para evitar que los funestos sucesos alteren su desarrollo. Pero el propio Nicodemo se halla bajo sospecha ante la atenta vigilancia de los centinelas de Astrofel, los censores de toda praxis perniciosa en el uso de la magia, quienes ven en la cacografía del muchacho indicios de sus peores presagios, vaticinando su personificación como el Petrel de las Tormentas, la antítesis del Alción y heraldo del regreso de los demonios en la Disyuntiva. Sin duda, Nicodemo tiene un papel que jugar en el curso de estos acontecimientos, pero ¿de qué bando? ¿Y qué busca el misterioso asesino enfundado en un hábito blanco que recorre los oscuros pasillos de la gran academia? Para saberlo, no os quedará más remedio que someteros al sortilegio de Spellwright.

El ritmo de esta novela de introducción de Blake Charlton se mantiene uniforme durante prácticamente todo el relato, atrapando al lector casi desde el prólogo, si bien posee algunos momentos en los que flojea un poco y la falta de acción se dilata durante demasiadas páginas. Ese tono más pausado tiene como colofón un último capítulo, a mi parecer, un tanto innecesario y que no está todo lo bien estructurado que hubiera sido deseable, cuya intención principal es la de emplazarnos al segundo tomo. No obstante, el desenlace del libro (si obviamos el mencionado capítulo final) es trepidante y presenta giros estimulantes de cara a la segunda entrega, aun cuando, como suele ocurrir con este tipo de historias que sostienen al lector en vilo a lo largo de la mayor parte de la obra –marca propia de cualquier novela de intriga que se precie, al fin y al cabo– todo queda luego correctamente encajado.

La tarjeta de presentación de Nicodemo, el protagonista, nos podría hacer pensar que se trata de la enésima repetición del clásico joven huérfano, acogido por una hermandad que le impele en sus progresos, predestinado a cumplir grandes hazañas y con un sentido especial para algún tipo de destreza... de no ser porque en realidad nos habla de un impedido que, con suerte, apenas sí podrá aspirar a hacerse con la capucha de mago inferior. La línea que divide la posibilidad de que sea el Alción del título o el Petrel que augura la contraprofecía es sumamente delicada, y la narración juega durante toda su extensión con este interrogante, apartándole así de los clichés más acostumbrados. Por lo demás, resulta evidente la asociación de la cacografía del personaje con la dislexia ya curada del autor, hecho del que incluso ha querido dejar constancia a través del juego de palabras en el mismo título (spell-right indica una forma precisa de deletrear).

Se lamenta que sean pocos los personajes que intervienen regularmente en este primer número de la trilogía y que además –al margen del propio Nicodemo y su maestro– apenas queden esbozados. Eso sí, en el magíster Shannon el lector encontrará la figura que encarna al clásico mentor de muchas aventuras de fantasía que dificilmente puede caer antipático (junto a su encantador familiar, el loro Azure, que proporciona vista a su amo ciego). La centinela Amadi Okeke, los druidas Deirdre y Kyran, o los alumnos John y Devin, compañeros también cacógrafos de Nicodemo, son algunos de los escasos personajes con los que, como apuntaba, no habría estado de más que el autor se hubiese explayado.


Un mundo al completo, plasmado en su mapa correspondiente, ha sido creado expresamente para dar cobijo a la historia de Spellwright, pero ocurre de algún modo como con los personajes secundarios: está poco explotado, al menos en esta primera entrega, durante la cual sólo se traspasan tímidamente las murallas de Bastión Estrella, con sus bibliotecas y scriptoria, sus pasadizos, cámaras secretas y poternas, sus torres rematadas en agujas y sus pináculos desafiando a las montañas que la circundan. Ahora bien, la arcaica fortaleza de magos, una colosal construcción en la que, a través de su arquitectura, han dejado huella civilizaciones ya extinguidas e imperios venidos a menos, se revela como una institución imponente y el escenario perfecto sobre el que hacer discurrir una trama de misterio. Un fascinante híbrido entre la escuela Hogwarts y la abadía de El Nombre de la Rosa que, en cualquier caso, nos deja con ganas de saber más sobre este mundo que promete desarrollarse con mayor detalle en los siguientes títulos.

Hay que destacar que uno de los aspectos más innovadores del libro es el desarrollo de todo un código de lenguajes mágicos diferentes que emplean los protagonistas en las combinaciones de hechizos que urden desde el interior de sus articulaciones: el argénteo magnus, con capacidad para afectar el mundo material de un modo tangible (esgrimido, por tanto, en conjuros sobre los que se imprime cualquier fuerza de ataque), o el dorado núminos, más sutil y espiritual, cuya esencia queda imbricada en los sortilegios más complicados, como la invocación de gárgolas y otras construcciones mágicas. Pero también el sencillo y vulgar jájenus u otras lenguas de carácter más desconocido, como los índigos wrixlan y pithan, o las runas secretas de la lengua primigenia. En verdad, el texto se encuentra plagado de términos relacionados con tan particular sistema mágico y con sus practicantes, que por medio de prosas enrevesadas, runas luminiscentes, párrafos defensivos y frases afiladas nos hacen creer en ese poder de la palabra que proclama la base de toda existencia mágica en Spellwright, aunque a veces tanta mención metalingüística puede resultar abrumadora y volver confusos ciertos pasajes del libro, en especial los dedicados a explicar alguno de los complejos procedimientos que llevan a cabo los lexicomagos.

La edición española de Spellwright a cargo de Versátil, en rústica con solapas, es más que correcta. En un libro que contiene referencias constantes a la lengua y la sintaxis, hubiera sido un delito caer en los ya comunes errores tipográficos que venimos sufriendo por parte de no pocas editoriales. Por suerte, podemos afirmar que no se encuentran erratas de importancia que incomoden una lectura fluida (algún que otro imperativo reiteradamente mal formulado, quizás), salvo aquellas impresas a propósito cuando leemos un fragmento que se ha visto afectado por la cacografía de Nicodemo, lo cual no deja de tener su gracia.

La novela se abre con una cita a Ursula K. Le Guin y la verdad es que, salvando la gran distancia entre un novel como Charlton y la consagrada autora, reconozco que algo hay en esta obra del Terramar de la californiana, como el valor que se otorga a la palabra y a los nombres a modo de instrumento de poder para dominar el entorno. De hecho, uno de los ganchos utilizados para publicitar la obra que más me ha gustado es el lema que recalca cómo "las palabras pueden incluso llegar a matarte". Se aprecian otras fuentes de inspiración inconfudibles (ya hemos aludido a Harry Potter y de qué manera su concepto académico de la magia ha sentado cátedra en el mundillo) y han opinado favorablemente sobre este título escritores de fantasía reconocidos como Tad Williams (amigo personal del autor), Terry Brooks o Kevin J. Anderson. Pero no quisiera, en todo caso, que las inevitables comparaciones puedan desanimar a los posibles lectores de esta saga. Spellwright da lo que promete: aventuras de magia e intriga, encaminadas a un perfil juvenil (despojemos de una vez por todas este estigma de su inferior consideración), que previsiblemente no harán sino ir a mejor en las partes siguientes.

7 comentarios

La verdad es que es un libro bastante diferente, el sistema de magia creado por el autor me pareció bastante original (aunque algo complejo) y lo diferencia de otras novelas de magos, como tu dices.

Ahora estoy con el segundo libro, pero se me está haciendo algo pesado. Espero que al final consiga arrancar. Ya nos contarás cuando lo leas.

Pues (leyendo lo que dice Kelemvor) A mi el primero me pareció bastante insulso, pero el segundo me gustó muchísimo. Me pareció una mejora sustancial en todos los aspectos, y estoy esperando con ganas al tercero.

Yo tengo ganas de seguir la historia también. El sistema de magia es muy novedoso y esta primera entrega deja con ganas de saber qué les sucederá a los personajes en el segundo libro. Próximamente hablaremos por aquí de su continuación.

Yo tengo pendiente de leer los dos, pero precisamente por su premisa me hice con el primero (en inglés, eso sí), así que espero que por lo menos me divierta, no espero nada nuevo, tampoco espero que sea una obra maestra, vaya a ser que luego no guste.

Te ha quedado una reseña completísima, ¡has explicado con pelos y señales todo lo que nos podemos encontrar en ella! :)

La verdad es que la reseña me ha gustado mogollón y has hecho que me pique la curiosidad. Algo malo pensando la de cosas que tengo por leerme... aaaaaaaaaaaaaaaarg. Pero bueno, creo que cosas como estas no hay que dejarlas pasar, mucho más después de tener ese sistema de magia tan novedoso. Me gusta que haya cambios dentro de la literatura fantástica, muchos libros clasicones nos hemos leído ya como para que sigamos una y otra vez dándole vueltas a lo mismo. Así que... a ver cuando les echo la mano encima.

Por cierto, ¿soy yo a la única a la que le encanta ese mapa? ggggg... babas....

Cyram, yo también soy un flipado de los mapas de fantasía. :D Es ver uno, y dejar volar la imaginación sobre los sitios y regiones que retrata! Aunque en el primer volumen de Spellwright no hay mucho movimiento en este sentido, la cosa cambia a partir del segundo.

¡Madre mía! Menuda pinta más buena. Con lo que echo yo de menos a Harry Potter esta saga puede ser un sustituto.

Conversaciones




Si Frank Frazetta hubiera ilustrado la Tierra Media

El legendario artista de fantasía heroica y ciencia ficción podría haber ilustrado El Señor de los Anillos de J. R. R. Tolkien, pero el proyecto nunca salió adelante.

Ilustración

Mi espada, mi conjuro. La puerta, magia, Igni. La mazmorra, un troll.
Nos gusta la fantasía

 

© 2009-2016 La Espada en la Tinta. Todos los textos y arte son propiedad son propiedad de sus respectivos autores.
La web

La Espada en la Tinta lleva desde 2009 acercando la literatura fantástica a
los lectores de habla hispana apasiona-
dos por el género.
Síguenos

No dejes de visitarnos en nuestras redes sociales.

Nosotros

Editor/Redactor
jefe
Loren Sparrow

Más

Qué es
La redacción
Contacto
Guía para
comentar

En breve
activamos
esta sección
Gracias por aceptar las cookies. Puedes cerrar este mensaje o leer más sobre la política de cookies. Más información | Sobre las cookies