Mi espada, mi conjuro.
La puerta. Magia.
La mazmorra. Un troll.
Nos gusta la fantasía

"Sabe, oh príncipe, que entre los años en que los océanos anegaron Atlantis y las resplandecientes ciudades [...] hubo una edad no sonada en la que brillantes reinos ocuparon la tierra como el manto azul entre las estrellas."

LA

en la tinta

Mi espada, mi conjuro. La puerta, magia, Igni. La mazmorra,
un troll. El mundo. Nos gusta la fantasía.


- La fantasía es la poción mágica de la literatura -

Síguenos

Por Crom y los Siete, bús-
canos en las redes sociales y
evitaremos el Sueño Eterno.

¿Dónde están ahora el caballo y el caballero? ¿Dónde está el cuerno que sonaba? ¿Dónde están el yelmo y la coraza, y los luminosos cabellos flotantes? ¿Dónde están la mano en las cuerdas del arpa y el fuego rojo encendido? ¿Dónde están la primavera y la cosecha y la espiga alta que crece? Han pasado como lluvia en la montaña, como un viento en el prado; los días han descendido en el oeste en la sombra de detrás de las colinas. ¿Quién recogerá el humo de la ardiente madera muerta, o verá los años fugitivos que vuelven del mar?

El Señor de los Anillos

Esta es nuestra
Definición

de fantasía

Dícese de tener la espa-
da a mano
y el hechizo aprendido, abrir la puer-
ta a ganzúa, recorrer las mazmorras, enfrentarse al troll, al gnoll y al conjurador de la torre. Encontrar la biblioteca del nigromante y aprender sus antiguos y preciados conjuros escritos en lengua dracónica.
Explorar un universo imaginario...
o quizá no.

#arte Jakub Rebelka

#arte de JAKUB REBELKA

No te pierdas

Literatura

The Banner Saga 3
en Kickstarter

Stoic ha iniciado la campaña de mecenazgo para sacar adelante la conclusión de su trilogía de fantasía vikinga.

Cine

La fantasía africana de Marlon James

Será una trilogía de fantasía inspirada en los antiguos mitos y leyendas africanos.

Echa un ojo a nuestra sección
de noticias para estar al día.

También
en Twitter

Mi espada, mi conjuro. La puerta, magia, Igni. La mazmorra, un troll. El mundo. Nos gusta la fantasía en todas sus formas.

enero 13, 2018

‘The Heart of What Was Lost’, el aperitivo con el que Tad Williams nos lleva de vuelta a Osten Ard

Más

También


Corría el cambio de milenio cuando descubrí por primera vez a Tad Williams y su “Añoranzas y pesares”. Recuerdo estar paseando entre las novedades de bolsillo de fantasía épica de mi antro de perdición habitual cuando una serie de ocho libros llamó mi atención. Las portadas eran lo más feo que había visto en mi vida, palabra. Marrones, sosas, sin apenas adornos y con una letra pulga no apta para miopes (seguro que muchos de vosotros sabéis cuales son). Sin embargo, pese a tal decepcionante primera impresión, al leer la sinopsis algo me enganchó. Quizá la analogía de Simón Cabezahueca, el pinche de cocina del castillo de Hayholt, con Taran, mi aprendiz de porquerizo favorito del mundo mundial, o un paralelismo con la épica de Tolkien… No lo sé. El caso es que me llevé el primero por probar y fue un flechazo literario en toda regla: el mundo de Osten Ard había llegado a mi vida para no marcharse jamás.

Imaginaos mi alegría cuando el pasado mes de junio se publicó en inglés The Witchwood Crown, el primer libro de la nueva trilogía “The Last King of Osten Ard”, la cua continúa “Añoranzas y pesares” treinta años después —quien no la haya leído todavía, en este artículo podéis encontrar cinco buenas razones para hacerlo—. Tad Williams siempre había sido muy reticente a escribir una continuación, prefiriendo desarrollar otros universos como el Otherland, Shadowmarch o Bobby Dollar. Han tenido que pasar más de veinte años para que se animara a volver, para que encontrara una historia lo suficientemente buena para ser escrita y poder dedicársela a sus seguidores. Y no es que lo diga yo, lo explica el propio autor en el prólogo de The Heart of What Was Lost. Y eso, querido Tad Williams, me ha llegado a la patata. A mí y a todos tus seguidores, que lo sepas.


Dada la meticulosidad y el cariño que le tiene Tad Williams a Osten Ard, había un hueco argumental entre la trilogía original y la secuela; entre donde termina todo lo acaecido en La torre del ángel Verde y donde empieza The Witchwood Crown. Con The Heart of What Was Lost, la novela corta que sirve de puente entre “Añoranzas y pesares” y “The Last King of Osten Ard”, se subsana ese lapso, esos huecos argumentales y se deja todo bien atado para que tenga sentido la continuación de la historia en la segunda trilogía. ¡Qué grande eres, Tad Williams!

Pero metámonos en faena. ¿De qué va The Heart of What Was Lost? Bien, si no has leído “Añoranzas y pesares” detente ipso facto que vienen los spoilers en la propia contraportada. Si ya la has leído, adelante, sigue con nosotros. La historia comienza aproximadamente medio año después de la caída de La torre del ángel verde y la coronación del rey Seomán y la reina Miriamele. Las nornas o zorras blancas, los primos malvados de los Sitha y aliados de Ineluki, el Rey de la Tormenta, huyen en desbandada hacia el frío y desolado norte, Naggika, sembrando a su paso caos y muerte. Por ello, el duque Isgrimnur de Rimmersgard, con la venia de Hayholt, comanda un ejército formado por rimmerios y mercenarios del sur con el único objetivo de arrinconar a las Nornas en su madriguera y borrarlas del mapa, trayendo definitivamente la paz a los reinos de Osten Ard.

La novela está dividida en cinco partes bien diferenciadas, marcando un tempo narrativo que empieza pausado y se vuelve algo frenético en el fragor de la batalla, para volverse pausado de nuevo en la resolución final, atando todos y cada uno de los cabos. Despacito y con buena letra, al grano y sin floritura, Tad Williams se toma su tiempo para arrancar, centrándose en el desarrollo de los personajes y de los tres puntos de vista sobre los que va a recaer el peso de la narración (Porto, un soldado de bajo rango, el propio duque Isgrimnur y Viyeki, un lugarteniente de las nornas) para después llevarnos, de forma ágil, sin pausa y ni respiración a una confrontación entre humanos e inmortales, con emboscadas, planes dentro de otros planes, estrategias, política, sitios a fortalezas inexpugnables, magia oscura ancestral, sangre y zombis. Y todo ello en apenas doscientas páginas, sin que sobre o falte ni una mísera coma, oye. Ni paja, ni relleno, ni descripciones vacías, ni diálogos superfluos. Cada palabra donde tiene que estar, con el sentido con el que tiene que estar, ni más ni menos. Maestría, dicen que se llama.


¿Algo a destacar? La novela entera, de principio a fin, desde la primera línea al último punto y final. Es que no sé por dónde empezar, si por cálido prólogo del autor, que destila cariño por Osten Ard y la sólida base de seguidores que hay detrás, o por los apéndices, los mapas, el glosario, o por haberse tomado la molestia de escribir The Heart of What Was Lost solo para conseguir coherencia interna entre “Añoranzas y pesares” y la nueva trilogía, “The Last King of Osten Ard”.

¿Algo a mejorar? Dos cosas. Que hayamos tenido que esperar más de veinte años en volver a Osten Ard, aún cuando el propio Tad Williams siempre afirmó que esa puerta estaba bien cerrada, a cal y canto; y que sea difícil ver la traducción por estas tierras, dado el gafe que tiene el autor en España.

Resumiendo: leed la novela, sí o sí. Si ya leísteis “Añoranzas y pesares” , es el momento de regresar, y para ello nada mejor que este pequeño aperitivo que supone The Heart of What Was Lost. Si no, ya puedes empezar a buscar, como si no hubiera un mañana, “Añoranzas y pesares” en castellano (en librerías de viejo), o en inglés (como “Memory, Sorrow and Thorn”) con su múltiples reediciones, porca miseria

Por supuesto, es posible acercarse a la nueva trilogía sin haberse leído la anterior, pero desde luego, no será la experiencia tan disfrutable como si empezaras desde el principio, con personajes tan entrañables como Simón Cabezahueca, Binabik o Miriamele; con un mundo medieval que bebe directamente de nuestra historia, con culturas como el medievo europeo, la sociedad vikinga, romana, galesa, o inuit... y que para más inri, fue una gran influencia en toda la fantasía que se escribió en los noventa, incluyendo a George R. R. Martin y su “Canción de hielo y fuego”, ahí es nada.

La ficha


The Heart of What Was Lost
Tad Williams

Editorial:
DAW
ISBN:
978-0756412487
Fecha de publicación:
Enero 2017
Encuadernación:
Tapa dura/rústica
Páginas:
224
Precio:
22 $/15 $
Traducción:
-
Serie:
Osten Ard
Género/temática:
Novela, fantasía

0 comentarios

Conversaciones




Si Frank Frazetta hubiera ilustrado la Tierra Media

El legendario artista de fantasía heroica y ciencia ficción podría haber ilustrado El Señor de los Anillos de J. R. R. Tolkien, pero el proyecto nunca salió adelante.

Ilustración

 

© 2009-2016 La Espada en la Tinta. Todos los textos y arte son propiedad son propiedad de sus respectivos autores.
La web

La Espada en la Tinta lleva desde 2009 acercando la literatura fantástica a
los lectores de habla hispana apasiona-
dos por el género.
Síguenos

No dejes de visitarnos en nuestras redes sociales.

Nosotros

Editor/Redactor
jefe
Loren Sparrow

Más

Qué es
La redacción
Contacto
Guía para
comentar

En breve
activamos
esta sección
Gracias por aceptar las cookies. Puedes cerrar este mensaje o leer más sobre la política de cookies. Más información | Sobre las cookies