Mi espada, mi conjuro.
La puerta. Magia.
La mazmorra. Un troll.
Nos gusta la fantasía

"Sabe, oh príncipe, que entre los años en que los océanos anegaron Atlantis y las resplandecientes ciudades [...] hubo una edad no sonada en la que brillantes reinos ocuparon la tierra como el manto azul entre las estrellas."

LA

en la tinta

Mi espada, mi conjuro. La puerta, magia, Igni. La mazmorra,
un troll. El mundo. Nos gusta la fantasía.


- La fantasía es la poción mágica de la literatura -

Síguenos

Por Crom y los Siete, bús-
canos en las redes sociales y
evitaremos el Sueño Eterno.

¿Dónde están ahora el caballo y el caballero? ¿Dónde está el cuerno que sonaba? ¿Dónde están el yelmo y la coraza, y los luminosos cabellos flotantes? ¿Dónde están la mano en las cuerdas del arpa y el fuego rojo encendido? ¿Dónde están la primavera y la cosecha y la espiga alta que crece? Han pasado como lluvia en la montaña, como un viento en el prado; los días han descendido en el oeste en la sombra de detrás de las colinas. ¿Quién recogerá el humo de la ardiente madera muerta, o verá los años fugitivos que vuelven del mar?

El Señor de los Anillos

Últimas lecturas

El destacado

Esta es nuestra
Definición

de fantasía

Dícese de tener la espa-
da a mano
y el hechizo aprendido, abrir la puer-
ta a ganzúa, recorrer las mazmorras, enfrentarse al troll, al gnoll y al conjurador de la torre. Encontrar la biblioteca del nigromante y aprender sus antiguos y preciados conjuros escritos en lengua dracónica.
Explorar un universo imaginario...
o quizá no.

#arte Jakub Rebelka

#arte de JAKUB REBELKA

No te pierdas

Literatura

The Banner Saga 3
en Kickstarter

Stoic ha iniciado la campaña de mecenazgo para sacar adelante la conclusión de su trilogía de fantasía vikinga.

Cine

La fantasía africana de Marlon James

Será una trilogía de fantasía inspirada en los antiguos mitos y leyendas africanos.

Echa un ojo a nuestra sección
de noticias para estar al día.

También
en Twitter

Publihechizo

Publihechizo

Mi espada, mi conjuro. La puerta, magia, Igni. La mazmorra, un troll. El mundo. Nos gusta la fantasía en todas sus formas.

29 ago. 2017

‘La ciudad más fría’, la novela gráfica que inspiró ‘Atómica’

Compartir

Antony Johnston y Sam Hart presentan una historia de espías a la antigua usanza que se ambienta poco antes de la caída del muro de Berlín y de la antigua URSS.

Finales de los años 90. Imaginad que desde que terminó la guerra trabajáis como espías para uno de los dos bandos. Durante todo ese tiempo habéis conseguido mantener el statu quo gracias a la paranoia de unos y a la avaricia de otros. Da igual que no hayáis podido tener familia, haber podido ir de vacaciones o haber disfrutado en general de vuestra propia vida como el más común de los ciudadanos, porque os ha salido rentable la jugada.

Hasta que llega a vosotros el rumor de que la URSS se deshace; se dice que un tal Gorbachov tiene pensado tirar el propio muro. Es sólo cuestión de tiempo que todo por lo que habéis trabajado y todos aquellos a los que habéis “molestado” a un lado y al otro del muro puedan encontrarse con vosotros.

De repente, cuando las cosas no podían ponerse “mejor”, desde vuestras centrales se envían agentes para investigar cierta información sensible que afirma que por ahí pulula una lista con todos los agentes a ambos lados del telón de acero en Berlín. Como si fuese un terremoto incipiente que casi no se nota, pero comienza a hacerse más fuerte, se empieza a rumorear que hay agentes que se han vuelto independientes, y que en realidad son los mercenarios más peligrosos que ha podido llegar a conocer esta era contemporánea: los llamados “hombres de hielo”. Todo sumado da como resultado una historia de espías perfecta titulada La ciudad más fría firmada por Antony Johnston (Wasteland, The Coldest Winter, esta última la precuela de La ciudad más fría).

Hace exactamente lo que se podría esperar en una historia literaria de espías.

Por supuesto, y como no podía ser de otro modo, el dibujo de Sam Hart es en blanco y negro —muy bien elegido para representar la guerra entre bloques—, consiguiendo con ello reflejar en el cómic toda la tensión de aquella época mediante líneas muy rectas, dando a los personajes una apariencia casi hierática. Hart juega a la vez con esas mismas líneas para la expresión de los rostros y para hacer entrever en los escenarios de la viñeta un Berlín oscuro y frío que es quien acoge a nuestra protagonista, Lorraine, una mujer en apariencia normal sin nada digno que destacar que podría pasar completamente desapercibida e incluso dar la sensación de ser una extranjera indefensa. Es, para mi gusto, el detalle que más me ha gustado de La ciudad más fría: deshacer el mito de la femme fatale para mostrar una mujer capaz de igualar en habilidad al propio James Bond, de mente despierta y que necesita moverse entre anguilas para encontrar la famosa lista de nombres bajo una apariencia de lo más anodina.


Es cierto que a medida que se avanza en la lectura de La ciudad más fría se podría esperar algo que impactase mucho más en la mente del lector, pero, y lo digo sinceramente, haberlo encontrado hubiera supuesto un error fatal a tener en cuenta. Al fin y al cabo, la literatura de espías no es algo plagado de tiros, puñetazos, explosiones y persecuciones, nunca lo ha sido. Otra cosa es que actualmente nos hayan acostumbrado a ese tipo de espectáculos gracias a las películas de 007, Bourne y otras tantas de calidad dudosa: desde siempre la labor de un espía ha sido la de recopilar información y la de sabotear recursos de forma discreta, intentando por todos los medios pasar desapercibido. ¿Qué sentido tendría si no? Siempre se ha dicho que el lenguaje del cine es muy distinto del literario y he de reconocer que La ciudad más fría hace exactamente lo que se podría esperar en una historia literaria de espías. Sí, hay acción, pero la justa y necesaria como para no resultar algo relevante para la narración.


Estas son las razones por las cuales recomiendo a todo aquel que lea esta crítica que no se deje influenciar por Atómica, la película de David Leitch (John Wick) con Charlize Theron y James McAvoy basada en La ciudad más fría. Todavía no he podido ir al cine, pero según tengo entendido ha sido un verdadero exitazo, cosa que no me extraña al tener involucrado a tal plantel de actrices y actores. Pero más allá de la mera inspiración, según cuenta el tráiler, no hay mucho más con lo que poder encontrar semejanza alguna con el cómic. Es, en definitiva, una forma excelente de ver cómo algo surgido en la literatura de espías necesita mutar para pasar al despampanante y caótico cine de espías. Nada malo, por supuesto, en todo caso complementario.

Así y todo no deja de ser un cómic decente para echar el rato, aunque creo que pega más leerlo con fresquito o bien lloviendo, más que sudando la gota gorda a cuarenta y pico grados en verano. Pero ya sabéis, sobre gustos no hay nada escrito.


La ciudad más fría
Antony Johnston (guión) y Sam Hart (dibujo)
Trad. de V. M. García de Isusi
Planeta Cómic, junio de 2017
Rústica con solapas, B/N, 176 págs.
17.95 €

0 comentarios

Conversaciones




Si Frank Frazetta hubiera ilustrado la Tierra Media

El legendario artista de fantasía heroica y ciencia ficción podría haber ilustrado El Señor de los Anillos de J. R. R. Tolkien, pero el proyecto nunca salió adelante.

Ilustración

Mi espada, mi conjuro. La puerta, magia, Igni. La mazmorra, un troll.
Nos gusta la fantasía

 

© 2009-2016 La Espada en la Tinta. Todos los textos y arte son propiedad son propiedad de sus respectivos autores.
La web

La Espada en la Tinta lleva desde 2009 acercando la literatura fantástica a
los lectores de habla hispana apasiona-
dos por el género.
Síguenos

No dejes de visitarnos en nuestras redes sociales.

Nosotros

Editor/Redactor
jefe
Loren Sparrow

Más

Qué es
La redacción
Contacto
Guía para
comentar

En breve
activamos
esta sección
Gracias por aceptar las cookies. Puedes cerrar este mensaje o leer más sobre la política de cookies. Más información | Sobre las cookies