Mi espada, mi conjuro.
La puerta. Magia.
La mazmorra. Un troll.
Nos gusta la fantasía

"Sabe, oh príncipe, que entre los años en que los océanos anegaron Atlantis y las resplandecientes ciudades [...] hubo una edad no sonada en la que brillantes reinos ocuparon la tierra como el manto azul entre las estrellas."

LA

en la tinta

Mi espada, mi conjuro. La puerta, magia, Igni. La mazmorra,
un troll. El mundo. Nos gusta la fantasía.


- La fantasía es la poción mágica de la literatura -

Nuestra
definiciónde
Fantasía

Dícese de tener la espada a mano y el conjuro aprendido, abrir la puerta a ganzúa, recorrer las mazmorras, enfrentarse al troll, al gnoll y al conjurador de la torre. Explorar un universo imaginario... o no.

La ilustración de arriba
es obra de Russ Nicholson.

El editor
recomienda

Literatura

Nova recuperará
a China Miéville

El sello galardonado con el premio a la mejor editorial europea de ciencia ficción anuncia la adquisición de las novelas ambientadas en el universo ficticio de Bas-Lag del autor de La estación de la calle Perdido.

Literatura

La BBC llevará
Stardust a la radio

Tras el éxito de las adaptaciones radiofónicas de Neverwhere y Buenos presagios, ahora le toca al turno a la novela de fantasía ganadora de un premio Mythopoeic e ilustrada por Charles Vess.

Literatura

Nova seguirá
publicando Malaz

Tras el éxito de las adaptaciones radiofónicas de Neverwhere y Buenos presagios, ahora le toca al turno a la novela de fantasía ganadora de un premio Mythopoeic e ilustrada por Charles Vess.

Cómics

El primer crossover de 'Pathfinder' reúne a Red Sonja, John Carter, Thun'da y Tarzán

Los personajes más icónicos de los cómics de Dynamite Entertainment se unen a los magos y guerreros del juego de rol Pathfinder.

Publihechizo

Publihechizo

Mi espada, mi conjuro. La puerta, magia, Igni. La mazmorra, un troll. El mundo. Nos gusta la fantasía en todas sus formas.

Por Grayskull

Dark Horse publicará las tiras cómicas de ‘He-Man y los Masters del Universo’

El sello del caballo negro recupera y recopila en primicia las tiras cómicas de He-Man.

Reinos Olvidados

El elfo oscuro Drizzt Do'Urden vuelve pronto

El drow y los Compañeros de Mithril Hall viajan de nuevo hasta Gauntlgrym para buscar a un viejo amigo.

Literatura

Mark Lawrence renueva mundo y estilo en ‘The Book of the Ancestor’

No hará falta haber leído
ni "The Broken Empire" ni
"The Red Queen's War".

Literatura

Ediciones B publicará novelas de The Expanse

Tras el éxito de la serie en el canal SyFy, la colección Nova publicará al menos el primer libro de la saga escrita.

Las últimas novedades

Grimorio de novedades

octubre 04, 2015

Jordi Bayarri descubre el universo a golpe de viñeta: Colección Científicos

Compartir


Recuerdo que hace mucho tiempo disfrutaba de lo lindo viendo los dibujos animados de Érase una vez la vida y Érase una vez el espacio del francés Albert Barillé. En el primero descubrí el funcionamiento del cuerpo humano, el milagro de la reproducción, la causa por la que todos los años en primavera no paro de estornudar o la razón por la que comer demasiado puede hacernos enfermar. En la segunda pude descubrir, entre otras muchas cosas, las diferencias entre un cometa, un asteroide, un satélite o un planeta. Es lo que los hacía destacar sobre los demás, ya que por aquel entonces, cuando seguíamos teniendo algo más recientes las publicaciones de El libro gordo de Petete, o programas tan chulos como El mundo de Beackman (aunque este era con personas de carne y hueso), eran de los pocos dibujos animados que se podrían considerar didácticos y divulgativos.

Es por lo tanto algo comprensible, que en estos inicios del siglo XXI me asquee la escasa calidad de los dibujos que se emiten a día de hoy, tanto que los he desterrado de ese espacio destinado para el aprendizaje que guardaba en mi parte racional del cerebro, y los he reubicado en ese oscuro rincón de "dibujos para idiotizar a los niños" del que desgraciadamente dispongo desde hace algún tiempo. Gracias a esta forma de ver las cosas, cuando me encontré con el primer cómic publicado por Jordi Bayarri en su "Colección Científicos" me quedé bastante maravillada y desconcertada. Se suelen ver cómics "protesta", en los que se narran las desventuras políticas o sociales que nos han traído años de desevolución moral, pero pocas veces he visto cómics que se dediquen voluntariamente a tratar de descubrir a grandes genios de la ciencia a un público de todas las edades que normalmente considera la vida de estas personalidades como algo tedioso a estudiar. De eso precisamente quería hablar.


No ha habido ni una sola de estas publicaciones que no me haya descubierto algo nuevo sobre esos personajes
Llevo ya algún tiempo atesorando con avaricia los cómics que Jordi Bayarri consigue publicar gracias al apoyo de muchas personas que deciden colaborar con sus proyectos, y puedo decir sin lugar a dudas que no ha habido ni una sola de estas publicaciones que no me haya descubierto algo nuevo sobre esos personajes. Es cierto, es posible que haya adultos a los que les pueda sonar los acontecimientos de la vida de Marie Curie o la forma en la que Newton descubrió su Teoría de la gravedad, pero puedo asegurar que os quedaréis boquiabiertos cuando empecéis a conocer un poco más sobre sus vidas. Por eso creo que estos cómics son una genialidad: sirven para abrir un universo realmente inabarcable a los peques de la casa y además ofrecen algo sesudo a los adultos para que de vez en cuando sigan manteniendo nuestra curiosidad y nuestra inteligencia algo más entrenada de lo que la tenemos normalmente. Por ejemplo, no necesitamos leer un interminable libro sobre las aventuras y desventuras de Ramón y Cajal, ya que con la publicación de Bayarri tenemos una idea bastante buena de cuales fueron sus inicios, cuál fue el momento en el que cosechó su gran éxito sin perder de vista su personalidad y sus relaciones personales con su entorno más cercano. Reunir estas pinceladas en un cómic de no más de treinta y cuatro páginas es sencillamente una proeza.

Por si fuese poco, el autor tiene a bien incluir al final una sección en la que nos presenta un muestrario de algunos de los bocetos que ha utilizado para cada uno de los álbumes, incluyendo notas como la ropa de los personajes, sus expresiones, la planificación de las viñetas por página, etcétera. Por mi parte cuenta con una ferviente fan y de hecho, si puedo, trataré de colaborar en la elaboración de su siguiente proyecto: Aristóteles. El deseo de saber. Mucho más ahora que la asignatura de filosofía está a punto de desaparecer de los planes de estudio de nuestro país. Aunque todos los títulos que he leído son fantásticos, espero que se acerque a la calidad del que para mi gusto es el mejor: Galileo. El mensajero de las estrellas. Desde que lo acabé sigo teniendo en mente la imagen de un anciano barbudo que mira hacia el cielo con melancolía y anhelo.


Por cierto, aprovecho la ocasión para comentar que Bayarri está participando en un proyecto muy interesante llamado #YoEstrellaCervantes, en el que junto a un cartel donde se pueden ver los principales personajes de El Quijote, trata de revindicar la importancia del conocimiento sobre la segmentación que las autoridades gubernamentales y la propia sociedad hace de él. Como bien dice en la página de la Colección Científicos:

El proyecto #YoEstrellaCervantes aúna la literatura y la ciencia apostando por la cultura global. Darlo a conocer a los niños significa comunicar la importancia de la misma, transmitirles que el conocimiento es conjunto e igual de importante y hermoso. No hay gente de ciencias y gente de letras, simplemente somos personas interesadas en descubrir, en aprender.

El proyecto en concreto consiste en darle nombre a una estrella recién descubierta. Para ello simplemente debéis pinchar en la candidatura de Cervantes, que será el nombre principal, apostando por el de Quijote, Dulcinea, Rocinante y Sancho para las otras que la rodean. Una forma de unir la literatura y la ciencia en un lugar en el que todos podamos verlo.

0 comentarios

Conversaciones




Si Frank Frazetta hubiera ilustrado la Tierra Media

El legendario artista de fantasía heroica y ciencia ficción podría haber ilustrado El Señor de los Anillos de J. R. R. Tolkien, pero el proyecto nunca salió adelante.

Ilustración

Mi espada, mi conjuro. La puerta, magia, Igni. La mazmorra, un troll.
Nos gusta la fantasía

 

© 2009-2016 La Espada en la Tinta. Todos los textos y arte son propiedad son propiedad de sus respectivos autores.
La web

La Espada en la Tinta lleva desde 2009 acercando la literatura fantástica a
los lectores de habla hispana apasiona-
dos por el género.
Síguenos

No dejes de visitarnos en nuestras redes sociales.

Nosotros

Editor/Redactor
jefe
Loren Sparrow

Más

Qué es
La redacción
Contacto
Guía para
comentar

En breve
activamos
esta sección
Gracias por aceptar las cookies. Puedes cerrar este mensaje o leer más sobre la política de cookies. Más información | Sobre las cookies