Mi espada, mi conjuro.
La puerta. Magia.
La mazmorra. Un troll.
Nos gusta la fantasía

"Sabe, oh príncipe, que entre los años en que los océanos anegaron Atlantis y las resplandecientes ciudades [...] hubo una edad no sonada en la que brillantes reinos ocuparon la tierra como el manto azul entre las estrellas."

LA

en la tinta

Mi espada, mi conjuro. La puerta, magia, Igni. La mazmorra,
un troll. El mundo. Nos gusta la fantasía.


- La fantasía es la poción mágica de la literatura -

Síguenos

Por Crom y los Siete, bús-
canos en las redes sociales y
evitaremos el Sueño Eterno.

¿Dónde están ahora el caballo y el caballero? ¿Dónde está el cuerno que sonaba? ¿Dónde están el yelmo y la coraza, y los luminosos cabellos flotantes? ¿Dónde están la mano en las cuerdas del arpa y el fuego rojo encendido? ¿Dónde están la primavera y la cosecha y la espiga alta que crece? Han pasado como lluvia en la montaña, como un viento en el prado; los días han descendido en el oeste en la sombra de detrás de las colinas. ¿Quién recogerá el humo de la ardiente madera muerta, o verá los años fugitivos que vuelven del mar?

El Señor de los Anillos

Últimas lecturas

El destacado

Esta es nuestra
Definición

de fantasía

Dícese de tener la espa-
da a mano
y el hechizo aprendido, abrir la puer-
ta a ganzúa, recorrer las mazmorras, enfrentarse al troll, al gnoll y al conjurador de la torre. Encontrar la biblioteca del nigromante y aprender sus antiguos y preciados conjuros escritos en lengua dracónica.
Explorar un universo imaginario...
o quizá no.

#arte Jakub Rebelka

#arte de JAKUB REBELKA

No te pierdas

Literatura

The Banner Saga 3
en Kickstarter

Stoic ha iniciado la campaña de mecenazgo para sacar adelante la conclusión de su trilogía de fantasía vikinga.

Cine

La fantasía africana de Marlon James

Será una trilogía de fantasía inspirada en los antiguos mitos y leyendas africanos.

Echa un ojo a nuestra sección
de noticias para estar al día.

También
en Twitter

Publihechizo

Publihechizo

Mi espada, mi conjuro. La puerta, magia, Igni. La mazmorra, un troll. El mundo. Nos gusta la fantasía en todas sus formas.

6 jul. 2015

'Wayward Pines. El paraíso' de Blake Crouch, es difícil ser amnésico

Compartir


Wayward Pines. El paraíso es la perfecta lectura veraniega: breve —que no os engañen las casi cuatrocientas páginas, porque la tipografía es grande y muy espaciada—, ligera, entretenida y, sobre todo, muy adictiva.

Dice Blake Crouch, el autor, que su libro bebe mucho de Twin Peaks. Es cierto que entre sus páginas hay mucho de aquella mítica serie de Mark Frost y David Lynch, pero también hay mucho de muchas otras fuentes como The Prisoner (1967) o La otra parte (1909), la mayoría de las cuales no puedo revelar ahora sin sugerir spoilers que os estropearían completamente la lectura.

De lo que sí se puede hablar es de los clichés, ya que los hay por todas partes. Tenemos a un protagonista con un pasado militar, cuyas experiencias vividas en la guerra le dejaron cicatrices emocionales, está el millonario elusivo que parece tener alguna importancia en la trama pero se mantiene en las sombras, una atractiva chica rebelde, enfermeras sociópatas, niños problemáticos y muchedumbres con costumbres poco sanas. Todo esto lo encontramos en un millar de otras obras, en la literatura, cine, series y en el cómic. Y por encima de todo, está la atmósfera de moda: muchos elementos inexplicables, muchas sorpresas tipo oopart, pistas engañosas, cambios de narrador diseñados para añadir más desconcierto, etcétera. Si todo este popurrí juega a favor o en contra de la historia, si le añade interés o le resta originalidad, lo tendrá que decidir cada lector. Para mi es un demérito tolerable y la principal razón de que la considere más una lectura de verano que un futuro clásico del género.


Vayamos a por el argumento en sí. Ethan Burke despierta cerca del río, magullado y aturdido, con lo puesto y sin ningún recuerdo de su nombre, profesión o pista sobre donde se encuentra. Cerca ve un pequeño pueblo, y se dirige allí. El cartel de bienvenida reza "Wayward Pines". Todo en el pueblo es acogedor, bucólico: el césped parece más verde, las montañas más majestuosas, el aire más puro: y la gente es cien por cien americana, con sus barbacoas en el patio y una hospitalidad cordial. Burke intenta recordar, y para describir el proceso Blake Crouch demuestra habilidad para comprender el funcionamiento de la memoria y las consecuencias de la amnesia. Pero es imposible manejar un personaje que no recuerde siquiera qué o quien es, por lo que pronto —y tras pasar por el hospital— Burke recobra parte de sus recuerdos, sabe a qué a venido a Wayward Pines y que es un agente federal.

Y aquí, en realidad, comienzan los problemas. Burke es como un pitbull tozudo que no deja escapar a su presa: muerde y gruñe y sin importar cuanto le castiguen sigue sin soltarla. Burke tiene una misión, pero sobre todo, quiere saber qué va mal en el pueblo. Pronto empieza a descubrir pequeños detalles extraños que parecen atestiguar alguna clase de trama oculta. El desarrollo de la trama a partir de este punto es, en realidad, previsible, ya que redime cualquier disgusto que arrastráramos durante la lectura. Sí, siguen habiendo incoherencias, lo que nos explican es creíble y entendemos muchas cosas, pero algunas quedan en el aire y otras no encajan. Blake Crouch, simplemente, tenía que hacer lo habitual en estos casos: sacrificar algo de coherencia interna en pro del entretenimiento y de mantener el misterio hasta el último momento.


Insistiré en ello: Wayward Pines. El paraíso es un libro sumamente entretenido, y se lee en una tarde. Sus defectos, que los tiene, se pueden sobrellevar. Sus personajes —o personaje, en singular... puesto que de principal solo hay uno, Burke, y un par de secundarias con quien pocas veces comparte el foco— están bien llevados; me parecen tópicos pero se puede empatizar con ellos. Y lo que es más importante: ¡las decisiones de Burke son lógicas! A menudo tenemos que lidiar con el hastío de un protagonista estúpido que hace, en cada situación, lo peor que podía hacer, o que ante decisiones con tintes morales, toma el atajo del policorrectismo. No es el caso de Burke. El final puede gustar o no, pero a mi me ha dejado satisfecho.

Es posible que sigamos oyendo hablar de este nombre, “Wayward Pines”, porque ya se ha adaptado a la pequeña pantalla, parece que con éxito. No puedo opinar sobre la serie porque he esperado a terminar el libro para empezarla, pero es de prever que por pocas ganas y talento que le pongan salga un producto decente. Si es un éxito, no me sorprendería que tanto ésta como el libro vieran una continuación.
Wayward Pines. El paraíso

Editor: Destino
Género: Novela negra
Lanzamiento: Abril 28, 2015
Idioma: Español
Edición: Rústica con solapas
Páginas: 400
Precio: 19€

Traducción: Aleix Montoto
Serie: Lectura independiente


El agente federal Ethan Burke se dirige a Wayward Pines en busca de dos de sus colegas desaparecidos, cuando el coche en el que viaja con un compañero se sale de la carretera. Unas horas más tarde Ethan despierta en medio de un pueblo encantador, un pueblo en el que los pájaros cantan y los niños corretean por las calles.

0 comentarios

Conversaciones




Si Frank Frazetta hubiera ilustrado la Tierra Media

El legendario artista de fantasía heroica y ciencia ficción podría haber ilustrado El Señor de los Anillos de J. R. R. Tolkien, pero el proyecto nunca salió adelante.

Ilustración

Mi espada, mi conjuro. La puerta, magia, Igni. La mazmorra, un troll.
Nos gusta la fantasía

 

© 2009-2016 La Espada en la Tinta. Todos los textos y arte son propiedad son propiedad de sus respectivos autores.
La web

La Espada en la Tinta lleva desde 2009 acercando la literatura fantástica a
los lectores de habla hispana apasiona-
dos por el género.
Síguenos

No dejes de visitarnos en nuestras redes sociales.

Nosotros

Editor/Redactor
jefe
Loren Sparrow

Más

Qué es
La redacción
Contacto
Guía para
comentar

En breve
activamos
esta sección
Gracias por aceptar las cookies. Puedes cerrar este mensaje o leer más sobre la política de cookies. Más información | Sobre las cookies