Mi espada, mi conjuro.
La puerta. Magia.
La mazmorra. Un troll.
Nos gusta la fantasía

"Sabe, oh príncipe, que entre los años en que los océanos anegaron Atlantis y las resplandecientes ciudades [...] hubo una edad no sonada en la que brillantes reinos ocuparon la tierra como el manto azul entre las estrellas."

LA

en la tinta

Mi espada, mi conjuro. La puerta, magia, Igni. La mazmorra,
un troll. El mundo. Nos gusta la fantasía.


- La fantasía es la poción mágica de la literatura -

Nuestra definición
de fantasía

Dícese de tener la espada a mano y el conjuro apren-
dido
, abrir la puerta a gan-
zúa, recorrer las mazmorras, enfrentarse al troll, al gnoll
y al conjurador de la torre. Explorar un universo imaginario... o no.

#arte de Jakub Rebelka

El editor te
recomienda

Literatura

Marlon James escribirá una trilogía de fantasía inspirada en las leyendas africanas

El autor de Brief History of Seven Killings se prepara
para escribir una trilogía de fantasía épica inspirada en los antiguos mitos y leyendas africanos.

Echa un ojo a nuestra sección
de noticias para estar al día.

También
en Twitter

Publihechizo

Publihechizo

Mi espada, mi conjuro. La puerta, magia, Igni. La mazmorra, un troll. El mundo. Nos gusta la fantasía en todas sus formas.

Literatura

V. E. Schwab cierra
en febrero la trilogía ‘Shades of Magic’

La escritora cuenta en A Conjuring of Light el desenlace de la batalla mágica entre los cuatro Londres alternativos.

Cómics

Yermo Ediciones recu-pera Lanfeust de Troy

El sello del planeta rojo publica una nueva edición
de este clásico de la fantasía francobelga en forma
de viñeta.

Literatura

Booket reeditará los cuentos inconclusos
de J. R. R. Tolkien

Esta importante colección de relatos y ensayos de la Tierra Media saldrá finalmente
en formato de bolsillo.

Literatura

Ediciones B publicará novelas de The Expanse

Tras el éxito de la serie en el canal SyFy, la colección Nova publicará al menos el primer libro de la saga escrita.

Las últimas novedades

Grimorio de novedades

14 de marzo de 2014

Lee en exclusiva este relato inédito de Félix J. Palma

Compartir

Félix J. Palma se ha dado a conocer a nivel mundial por su aún inacabada trilogía victoriana formada hasta el momento por El mapa del tiempo (Algaida, 2008) y El mapa del cielo (Plaza & Janés, 2012). A la espera de su conclusión con un nuevo “mapa”, somos muchos los que hacemos cábalas con el posible título, los posibles personajes que se mezclarán en la trama y algunas incógnitas más. Aparte de la magnífica localización de la historia y el enrevesado argumento repleto de innumerables giros que te dejan con la boca abierta, sus novelas destacan por una prosa inigualable, la que me hace definirle como un auténtico mago de las palabras. Pero lo cierto es que Palma destaca en otra faceta literaria que pasa bastante más desapercibida que sus novelas: es un excelente cuentacuentos. Me gustaría recomendar por ejemplo El menor espectáculo del mundo (Páginas de Espuma, 2010) para que vierais que tengo razón. Historias humanas totalmente desmarcadas de lo que puede ser la tónica principal de sus aclamadas novelas, eso sí, manteniendo en todo momento esa belleza única que solo él sabe dar a las palabras.

ACTUALIZADO: El broche final de la trilogía victoriana del autor será finalmente El mapa del caos. En este enlace pueden verse todos los detalles, así como la portada en alta resolución.

Félix ha tenido el detalle de querer compartir con nosotros uno de sus relatos cortos de ficción. Simplemente deciros: ¡Disfrutadlo!


INTRODUCCIÓN A LOS CUENTOS DE HADAS

por Félix J. Palma

(La imagen es un fragmento de Girl Beside a Stream, de Arthur Rackham)


Érase una vez una princesa de ojos del color del mar embravecido y cabellos de oro viejo. Una princesa que sin dejar de ser princesa se dejaba acariciar como una gata sumisa por mis manos de labriego y, a veces, cuando una bandada de cuervos le cruzaba la mirada, me buscaba con urgencia y tiraba de mí hacia un reino desconocido con pericia de ramera. Una princesa que era infeliz porque debido al hechizo de un malvado brujo nunca podría ser enteramente mía. Una princesa que, desnuda en la humilde crisálida de mis brazos, me susurraba siempre las mismas preguntas, y yo respondía siempre que sí, que la amaba de verdad, que la amaba como nunca había amado a nadie, que haría sin dudarlo cualquier cosa que ella me pidiese. Cualquiera.

         Una princesa que me dio una daga plateada y me dijo que nuestra felicidad aguardaba en la punta de su hoja.

         Una princesa que era todo lo que yo tenía.

         El brujo moraba en un pequeño castillo a las afueras de la comarca, al borde de un acantilado que se abría al vacío de un mar probablemente atestado de monstruos.  A aquellas horas, las lechuzas dormían, la luna brillaba plena y una sombra huidiza sorteaba el muro y se deslizaba entre los árboles, llorosos de otoño, con una daga de plata sedienta de felicidad quemándole el pecho. Fue encontrar la ventana indicada e irrumpir en su cubil con ojos de animal de monte. Fue atravesarle el corazón antes de que pudiera comprender y verle volverse rígido sobre la mesa, sorprendido por una muerte intempestiva y mísera, esparciendo papiros y cartografías celestes sobre la alfombra. Fue cerrarle los ojos con unos dedos asesinos que también entendían de piedad. Aullaban las lechuzas, la luna brillaba plena y una sombra huidiza corría entre los árboles, llorosos de otoño, sin mostrar sorpresa ante ese regusto amargo con el que a veces la felicidad lastima el paladar.

         Sin dejar de correr hacia el muro, pude ver a los sicarios del brujo arremolinándose tras la piedra, dispuestos a lo largo de la calle como un ejército de piezas de ajedrez. Pude oír cómo sus gritos rasgaban la noche, demandando una rendición que era desmentida por sus ballestas prestas y hambrientas, y no me detuve porque no había vuelta atrás, porque correr era la única opción, porque mi destino ya había sido acordado por otros desde mucho antes y aún quedaba tierra para mis  Adidas. Recibí una saeta en el pecho cuando ya tenía medio escalado el muro. Y tuve tiempo de absorber dos impactos más mientras admiraba el brillo fantasmagórico de la luna. La última de ellas me hizo caer hacia atrás y enterrar un rictus de dolor en la hojarasca.

         Oí cómo la cancela era brutalmente descorrida y los maderos se desplegaban por el jardín, en busca de algún socio inexistente. El sangriento resplandor de las sirenas emborronaba de tragedia un mundo que la luna ya envolvía en papel de plata. Mientras me esposaban pude verla a ella, clavada en la puerta de la mansión con un camisón celeste, fingiendo un sueño interrumpido, luciendo la misma mirada desamparada con la que se había dirigido a mí en el bar hacía ya meses, haciéndome pensar en las princesas de los cuentos de hadas mientras se dejaba invitar a una copa.

4 comentarios

Me encanta, menuda chulada. ^^ Y qué majo es Félix J. Palma. *.*

Sugerente cuento, prosa poética y bella.

Estupendo texto...

Estupendo texto...

Conversaciones




Si Frank Frazetta hubiera ilustrado la Tierra Media

El legendario artista de fantasía heroica y ciencia ficción podría haber ilustrado El Señor de los Anillos de J. R. R. Tolkien, pero el proyecto nunca salió adelante.

Ilustración

Mi espada, mi conjuro. La puerta, magia, Igni. La mazmorra, un troll.
Nos gusta la fantasía

 

© 2009-2016 La Espada en la Tinta. Todos los textos y arte son propiedad son propiedad de sus respectivos autores.
La web

La Espada en la Tinta lleva desde 2009 acercando la literatura fantástica a
los lectores de habla hispana apasiona-
dos por el género.
Síguenos

No dejes de visitarnos en nuestras redes sociales.

Nosotros

Editor/Redactor
jefe
Loren Sparrow

Más

Qué es
La redacción
Contacto
Guía para
comentar

En breve
activamos
esta sección
Gracias por aceptar las cookies. Puedes cerrar este mensaje o leer más sobre la política de cookies. Más información | Sobre las cookies