Mi espada, mi conjuro.
La puerta. Magia.
La mazmorra. Un troll.
Nos gusta la fantasía

"Sabe, oh príncipe, que entre los años en que los océanos anegaron Atlantis y las resplandecientes ciudades [...] hubo una edad no sonada en la que brillantes reinos ocuparon la tierra como el manto azul entre las estrellas."

LA

en la tinta

Mi espada, mi conjuro. La puerta, magia, Igni. La mazmorra,
un troll. El mundo. Nos gusta la fantasía.


- La fantasía es la poción mágica de la literatura -

Nuestra
definiciónde
Fantasía

Dícese de tener la espada a mano y el conjuro aprendido, abrir la puerta a ganzúa, recorrer las mazmorras, enfrentarse al troll, al gnoll y al conjurador de la torre. Explorar un universo imaginario... o no.

Russ Nicholson

El editor
recomienda

Literatura

Neil Gaiman retrata la mitología nórdica en su próximo libro

Todos los trabajos del autor británico están influenciados por las diversas mitologías de la humanidad, entre ellas la nórdica, por lo que es natural que su nuevo trabajo sea precisamente un análisis novelado de los mitos nórdicos.

También
en Twitter

Publihechizo

Publihechizo

Mi espada, mi conjuro. La puerta, magia, Igni. La mazmorra, un troll. El mundo. Nos gusta la fantasía en todas sus formas.

Literatura

‘La Espada de la Verdad’ sigue adelante con ‘The Nicci Chronicles’

Ahora que Terry Goodkind ha cerrado la saga principal, es hora de que Nicci tome el relevo.

Por Grayskull

Dark Horse publicará las tiras cómicas de ‘He-Man y los Masters del Universo’

El sello del caballo negro recupera y recopila en primicia las tiras cómicas de He-Man.

Reinos Olvidados

El elfo oscuro Drizzt Do'Urden vuelve pronto

El drow y los Compañeros de Mithril Hall viajan de nuevo hasta Gauntlgrym para buscar a un viejo amigo.

Literatura

Ediciones B publicará novelas de The Expanse

Tras el éxito de la serie en el canal SyFy, la colección Nova publicará al menos el primer libro de la saga escrita.

Las últimas novedades

Grimorio de novedades

diciembre 20, 2013

¿Qué hacen Fafhrd y el Ratonero Gris en «Fábulas»? (¡Spoilers!)

Compartir

El primer libro de las aventuras de Fafhrd y el Ratonero Gris que ha publicado Ediciones Gigamesh está en todas las librerías. En él podemos encontrar numerosas historias que previamente habían sido publicadas por Martínez Roca, y que la editorial barcelonesa actualiza con una nueva traducción de Jesús Gómez. Véase de paso la intención de hacer llegar a los lectores un auténtico clásico del género fantástico que llevaba largo tiempo descatalogado y desconocido para muchos de los aficionados adictos a la fantasía. El Primer libro de Lankhmar incluye entre sus páginas Espadas y nigromantes (1970), Espadas contra la muerte (1970), Espadas en la niebla (1968) y Espadas contra la magia (1968). Pero además de juegos de rol, esta pareja de aventureros también ha aparecido en unos cuantos cómics de Howard Chaykin y Mike Mignola. Pero hay una historia, aparecida en "Fábulas", la exitosa y multipremiada serie de los cuentos de Bill Willingham para el sello Vertigo, que pone a estos compañeros en jaque en lo que es la última de sus aventuras.

Esta historia que ahora mismo vamos a pasar a relatar tiene lugar en Las edades oscuras, el décimo primer volumen de la serie de los cuentos y el inicio del nuevo arco argumental largo una vez finalizado el anterior en La gran guerra. En el caso de que todavía no hayáis llegado a esta altura de la serie, aconsejamos que dejéis de leer porque habrá spoilers, no ya de las anteriores entregas de la serie –puede dar pistas de todas maneras–, sino del inicio de Las edades oscuras. En el que caso de que no os importe saber un poco de qué va Las edades oscuras y de lo que tiene lugar allí, podéis seguir leyendo sin problemas con tal de conocer la aparición de estos dos personajes. Empecemos entonces.

Donde se narra la última y decisiva aventura de Fafhrd y el Ratonero Gris en las lejanas tierras de Tiabrut. Acerca del hallazgo de un gran tesoro que no resulta ser lo que parece y sobre terminar sus días como acólitos del Señor Oscuro. De paso se coopera en la construcción de un nuevo castillo en la ubicación original de Villa Fábula.

Tiabrut, un mundo al borde de la revolución y uno de los muchos mundos que componen el recién decapitado Imperio (leer los volúmenes anteriores de "Fábulas"). En este momento es cuando aparecen los dos compañeros, Fafhrd y el Ratonero Gris, para encontrar algo de botín entre los restos, pero en su lugar contemplan lo que le ha ocurrido al rey de la ciudad tras el ataque de los rebeldes.

Una vez presentados a los personajes en el primer número de "Las edades oscuras" con diálogos que sirven de introducción a la personalidad de estos aventureros, hemos de notar que Bill Willingham tuvo una gran idea a la hora de incluir a estos dos iconos de la fantasía en una serie tan popular como "Fábulas". Todos los mundos de la literatura fantástica pueblan el cosmos de las Tierras Natales (así es como se les llama a los lugares de donde provienen los protagonistas de la serie), y este ejemplo es una prueba de ello. En ese vasto universo no sería en absoluto raro visitar la Tierra Media y encontrar a Frodo, a Gandalf o a Elrond (¿será uno de los mundos que el Emperador también conquistó?), como tampoco lo sería encontrarnos con Elric de Melniboné, Hellboy o Tyrion Lannister, por citar unas pocas posibilidades de las muchas que ofrece esta visión de lo cuentos y las historias de ficción (es todo un Multiverso al estilo del de Michael Moorcock). Mark Buckingham, por otro lado, hace un retrato fiel, sin desperdicio y totalmente adecuado al tono de la serie y a la idea que podamos llegar a tener de los personajes gracias a las descripciones de Fritz Leiber, su creador.

En esta viñeta en concreto, los compañeros viajan por los páramos helados hasta un lugar llamado Fuerte Firmeza, donde hace tiempo estuvo Fafhrd y sobre el que se dice que alberga un gran botín. Han llegado tarde a la revolución de la primera escena, por lo que no están dispuestos a irse con las manos vacías. La diferencia abismal de tamaño entre Fafhrd y el Ratonero es palpable.

El fuerte parecía abandonado, pero nada más lejos de la realidad: tienen que luchar contra unos cuantos soldados, e incluso un hombre lobo, antes de poder hacerse con los tesoros de la cámara, que son muchos.

La legendaria habilidad de los compañeros en los momentos de combate es legendaria, no por nada han sobrevivido tanto tiempo en sus correrías a base de hachazos, mandobles y puñaladas.

La sangre corre por doquier en la sala del tesoro, bastante abundante como puede verse en la viñeta, lo suficiente como para hacerles ricos y retirarse de por vida.

Ratón, con las manos llenas, sugiere a su compañero que pueden largarse de allí ya buscando unas carretas para transportar la carga. Hay tesoro suficiente como para comprar castillos, mujeres, ejércitos y beber hasta hartarse durante cientos de vidas.

Pero la avaricia de Fafhrd le puede, no le basta con todas las riquezas halladas en el fuerte, necesita más oro. Tanto es así que en la propia sala hay un cofre rodeado de cadenas, y cuyo contenido es un misterio para el resto del mundo.

Pero Ratón tampoco se queda atrás en esto de la codicia, así que juntos se ponen a investigar la manera de abrir ese misterioso cofre que parece fuera de lugar entre tantas riquezas mundanas.

Efectivamente, ese cofre no contenía lo que se dice demasiadas fortunas, sino el nuevo villano de Fábulas. Los compañeros de Lankhmar admiten haber cometido un error, posiblemente el mayor error de sus vidas, acostumbrados como están a tratar con entes sobrenaturales. Esa mano blanca que se alza desde el interior del misterioso cofre no debe traer nada bueno. Si esto hubiera sido un librojuego, el escritor nos habría dirigido directamente a la página correspondiente a nuestro final, y tendríamos que haber empezado la aventura otra vez; un videojuego pondría un sencillo cartel de GAME OVER, en mayúsculas.

Los compañeros se quedan paralizados por la magia del Señor Oscuro en cuanto éste surge del cofre que en realidad era su prisión. Hicieron falta muchos magos, años atrás, para encerrarle en ese cubículo tan reducido, la única manera de contrarrestar su poder y evitar así que siguiera hiciendo daño a los habitantes de las Tierras Natales. Pero el Señor Oscuro es demasiado poderoso, tanto como la propia Baba Yaga, y puebla numerosos cuentos e historias; cuanto más numerosas más fuerte es su magia y su presencia en los mundos que habite.

Fafhrd y el Ratonero Gris seguirán paralizados por la magia oscura por siempre, siguiendo una decrepitud de su cuerpo hasta el punto de ser muertos en vida. Un triste final para semejantes iconos de la literatura fantástica. Mientras tanto, el Señor Oscuro charla animadamente sobre sus razones para vengarse de todos aquellos que le encerraron en el cofre, y lo que hará a continuación una vez los encuentre. Porque no hay duda de que los encontrará –este hechicero es capaz de viajar entre mundos tan fácilmente como quien cruza la puerta de su casa–. ¿Los dos amigos son capaces de escucharle? Posiblemente no, porque a esas alturas están más que muertos.

El Señor Oscuro habla de la capa que está en posesión de Azul, un objeto mágico ultrapoderoso gracias al cual, y en conjunción con la espada vorpal –sí, la de Lewis Carroll que aparece en A través del espejo y lo que Alicia encontró allí–, el chico de azul pudo entrar en las Tierras Natales sin ser visto e internarse en lo más profundo del Imperio. Una cosa está clara: el Señor Oscuro piensa arremeter contra las Fábulas y acabar con ellas.

El deterioro físico de los pobres Fafhrd y Ratón va en aumento. Están convertidos en cadáveres, su piel está deshaciéndose y se la lleva el viento cual ceniza. Pero el Señor Oscuro también tiene planes para ellos, aunque continúe hablando como si los compañeros estuvieran escuchando.

Horrible final. Espantoso. Una vez desaparecida toda la carne de sus huesos, el Señor Oscuro –quien puede invocar vestimentas a voluntad– utiliza los huesos de Fafhrd y el Ratonero Gris con un único y terrible propósito: ¡devorar sus dientes y hacerlos regresar como sirvientes no muertos! 

El eterno descanso no será posible tras la muerte de estos dos inseparables compañeros de aventuras.

El poderoso conjuro del Señor Oscuro permite invocar a los dos amigos hasta un total de treinta y dos veces nada menos, tantas como dientes tiene la boca de un ser humano, para llevar a cabo las tareas que él quiera.

Una vez sometidos a la voluntad del Señor Oscuro, y sin posibilidad de salvación, los compañeros se prestan a las actividades que les son encomendadas: encontrar y traer las fábulas que aún queden en Villa Fábula. Sí, el Señor Oscuro ha llegado al mundo mundano –nuestro mundo– y destruido por completo el edificio en el que residían las fábulas en Nueva York ajenas a los habitantes de la ciudad. Este acontecimiento es uno de los puntos de inflexión más graves de la serie.

La moraleja que extraemos de todo esto es que la ambición rompió el saco y que responde a la pregunta formulada en el título de este artículo que acabáis de leer. De no haber sentido curiosidad por el extraño cofre de Fuerte Firmeza, Fafhrd y el Ratonero Gris seguirían vivos (¿habrían protagonizado el resto de aventuras escritas por Fritz Leiber?). Un cofre envuelto en cadenas seguramente tenga una buena razón para estar de ese modo. Rompes la cautela, lo pagas. La máxima del aventurero y el saqueador de mazmorras, ¡pero hasta los más avezados cometen errores! Hasta aquí esta aparición de sendos personajes en "Fábulas", una serie de cómic cuya lectura que recomiendo encarecidamente, así como todas las historias sobre los personajes que podemos encontrar recopiladas en buena parte en el Primer libro de Lankhmar.

2 comentarios

Debo reconocer que inicialmente no reconocí a estos dos personajes. Más que nada porque nunca me leí nada con ellos. No se si es porque nunca se había publicado anteriormente o porque yo llegué demasiado tarde. Lo que sí puedo decir es que pese a no conocerlos me acordé de muchas parejas de protagonistas de libros que he leído. El más reciente es el de las Revelaciones de Ryiria, con Hadrian y Royce. Igual que en este caso son un guerrero grandullón y un pícaro escurridizo. Por lo que en mi mente yo los cambié para que fuesen como los que conocía.

De todos modos, esto me sirvió para ilustrarme de mejor forma a la hora de entender como comienza la historia.

En esta parte de Fábulas comienza una historia que llevaría esta serie por nuevos villanos independientemente de El Adversario ¡y a mi que me encanta!. Yo no puedo entender toda esa gente que dice que la serie decayó cuando lo que hizo fue ir a más, expandiendo sus posibilidades y su universo.

Conversaciones




Si Frank Frazetta hubiera ilustrado la Tierra Media

El legendario artista de fantasía heroica y ciencia ficción podría haber ilustrado El Señor de los Anillos de J. R. R. Tolkien, pero el proyecto nunca salió adelante.

Ilustración

Mi espada, mi conjuro. La puerta, magia, Igni. La mazmorra, un troll.
Nos gusta la fantasía

 

© 2009-2016 La Espada en la Tinta. Todos los textos y arte son propiedad son propiedad de sus respectivos autores.
La web

La Espada en la Tinta lleva desde 2009 acercando la literatura fantástica a
los lectores de habla hispana apasiona-
dos por el género.
Síguenos

No dejes de visitarnos en nuestras redes sociales.

Nosotros

Editor/Redactor
jefe
Loren Sparrow

Más

Qué es
La redacción
Contacto
Guía para
comentar

En breve
activamos
esta sección
Gracias por aceptar las cookies. Puedes cerrar este mensaje o leer más sobre la política de cookies. Más información | Sobre las cookies