Mi espada, mi conjuro.
La puerta. Magia.
La mazmorra. Un troll.
Nos gusta la fantasía

"Sabe, oh príncipe, que entre los años en que los océanos anegaron Atlantis y las resplandecientes ciudades [...] hubo una edad no sonada en la que brillantes reinos ocuparon la tierra como el manto azul entre las estrellas."

LA

en la tinta

Mi espada, mi conjuro. La puerta, magia, Igni. La mazmorra,
un troll. El mundo. Nos gusta la fantasía.


- La fantasía es la poción mágica de la literatura -

Síguenos

Por Crom y los Siete, bús-
canos en las redes sociales y
evitaremos el Sueño Eterno.

¿Dónde están ahora el caballo y el caballero? ¿Dónde está el cuerno que sonaba? ¿Dónde están el yelmo y la coraza, y los luminosos cabellos flotantes? ¿Dónde están la mano en las cuerdas del arpa y el fuego rojo encendido? ¿Dónde están la primavera y la cosecha y la espiga alta que crece? Han pasado como lluvia en la montaña, como un viento en el prado; los días han descendido en el oeste en la sombra de detrás de las colinas. ¿Quién recogerá el humo de la ardiente madera muerta, o verá los años fugitivos que vuelven del mar?

El Señor de los Anillos

Últimas lecturas

Un destacado

Otro destacado

Esta es nuestra
Definición

de fantasía

Dícese de tener la espa-
da a mano
y el hechizo aprendido, abrir la puer-
ta a ganzúa, recorrer las mazmorras, enfrentarse al troll, al gnoll y al conjurador de la torre. Encontrar la biblioteca del nigromante y aprender sus antiguos y preciados conjuros escritos en lengua dracónica.
Explorar un universo imaginario...
o quizá no.

#arte Jakub Rebelka

#arte de JAKUB REBELKA

No te pierdas

Literatura

The Banner Saga 3
en Kickstarter

Stoic ha iniciado la campaña de mecenazgo para sacar adelante la conclusión de su trilogía de fantasía vikinga.

Cine

La fantasía africana de Marlon James

Será una trilogía de fantasía inspirada en los antiguos mitos y leyendas africanos.

Echa un ojo a nuestra sección
de noticias para estar al día.

También
en Twitter

Mi espada, mi conjuro. La puerta, magia, Igni. La mazmorra, un troll. El mundo. Nos gusta la fantasía en todas sus formas.

16 de mayo de 2013

La fantasía heroica de Lin Carter o la ciencia-ficción de Edgar Rice Burroughs, entre las novedades de La Biblioteca del Laberinto para mayo

Compartir

Los amantes del pulp están de enhorabuena, puesto que con motivo de la inminente Feria del Libro de Madrid, la editorial especializada en literatura fantástica de corte pulp La Biblioteca del Laberinto –la cual atesora en su catálogo numerosas recopilaciones y publicaciones inéditas de auténticos clásicos de la literatura fantástica como Edgar Rice Burroughs, Lin Carter o Robert E. Howard, entre muchas otras rarezas que hacen las delicias del aficionado–, publicará tres nuevos volúmenes de su colección "Delirio", además de un volumen de lujo en tapa dura fuera de colección, ni más ni menos que la novela de ciencia-ficción Edgar Rice Burroughs El Cerebro Supremo de Marte –sexta entrega ambientada en Barsoom o perteneciente al también llamado Ciclo John Carter de Marte– iniciando con este título una nueva colección paralela a "Delirio".

Pero además publican, para todos los interesados, una novela de fantasía heroica de Lin Carter, primera entrega de la serie "Las crónicas de Kylix" que se inicia con La Búsqueda de Kadji, una novela destinada a todos los amantes de Conan y los fans de la aventura. Por otra parte, publican la novela de Gabriel Bermúdez Castillo, Los herederos de Julio Verne, donde el autor crea una novela de aventuras en la mejor tradición verniana, homenajeando de paso al idolatrado escritor francés. Finalmente, llega una nueva antología de relatos de ciencia-ficción provenientes de la edad dorada del pulp, con una selección elaborada por Francisco Arellano, editor de La Biblioteca del Laberinto. La información de todas estas novedades a continuación:

El Cerebro Supremo de Marte
Edgar Rice Burroughs

Edición en tapa dura, fuera de colección, 102 páginas. 19 doblones. A la venta en mayo. Ciencia-ficción, sexta entrega del Ciclo John Carter de Marte.

Escribe Richard A. Lupoff, en su magnífico , que el luxemburgués Hugo Gernsback era un correcto, puntilloso, orgulloso y singular editor de ciencia ficción de espíritu prusiano. El americano Burroughs, en cambio, era un hombre rudo, robusto, sereno y grande como un oso. El uno mantenía un gran respeto por el rigor científico, mientras que el otro sentía una benevolencia desdeñosa por cualquier cosa que pudiera interponerse en el camino de una animada aventura.

Cuando los dos coincidieron, hacía ya doce años desde que Burroughs pasara a ser el excelentísimo señor Don Edgar Rice Burroughs. Es un historia muy conocida y muchas veces contada. Un arruinado Edgar encontró un empleo mal pagado en la Liga Antialcohólica Americana. Había tenido un segundo hijo y se había visto obligado a empeñar las joyas de su mujer y hasta su propio reloj. Su trabajo consistía en examinar los anuncios de periódicos y revistas, en particular de los , así llamados porque sus páginas eran de pulpa de papel para abaratar su precio. Leyó en ellos muchos relatos y esto lo sé hacer yo, debió pensar, de modo que pasó a emplearse en una fábrica de sacapuntas para disponer de tiempo para escribir.

En los Estados Unidos solo había por entonces tres revistas en las que pudiera publicar, los magazines de Munsey. Se dice de Frank A. Munsey que era malo por los cuatro costados. En cita de Jacques Sadoul en, a su muerte mereció este epitafio: «Aportó al periodismo de su época el talento de un charcutero, la ética de un usurero y el estilo de un empleado de funeraria». Sin embargo, la historia de la ciencia ficción americana hubiera sido otra sin él.


La Búsqueda de Kadji
Lin Carter

Edición en rústica con solapas, col. "Delirio" número 69, 216 páginas. 18 doblones. A la venta en mayoFantasía heroica, primera entrega de "Las Crónicas de Kylix".

Zarouk, anciano guerrero y abuelo del joven Kadji, le pide al muchacho que destrone al Príncipe Yakthodah, usurpador del Emperador del Trono del Dragón, y que le corte la cabeza como venganza por las afrentas cometidas contra su pueblo. A lomos de Haral, su fiel y negro poni feridoon, y con la hermosa y pelirroja Thyra a su lado, Kadji galopa hacia el este para vencer a su enemigo: sabe que si fracasa en su misión de decapitar a su enemigo será tratado como un cobarde... o como algo peor. Con estas premisas dan comienzo las aventuras de Kadji, el Halcón Rojo, uno de los miembros más jóvenes del Chayyim Kozanga, una horda de bárbaros de las llanuras que asolan el mundo de Gulzund, bajo la estrella Kylix. La  Búsqueda de Kadji, desesperada y mortal, le llevará cada vez más hacia el este, hasta alcanzar finalmente el mismo Borde del Mundo, donde se alza la ciudad de Ithombar, la ciudad de los Inmortales, donde ningún hombre mortal puede penetrar. Una aventura de fantasía heroica, de épica fantástica del mejor estilo, por uno de los más afamados continuadores de Conan el bárbaro y del rey Kull, los personajes creados por Robert E. Howard, y también un autor capaz de inventar sus propios mundos de fantasía, terror y ciencia ficción. Esta aventura, en la más pura tradición de Conan (no me he podido resistir a decirlo), encantará a los amantes de un género que en nuestro país es tan poco conocido como a veces denostado: el de espada y brujería.


Los herederos de Julio Verne
Gabriel Bermúdez Castillo

Edición en rústica con solapas, col. "Delirio" número 70, 524 páginas. 25 doblones. A la venta en mayoCiencia-ficción, Independiente.

Dice el autor: «Un día, a mediados de abril del año 2012, apareció en mi mente el título de la misma. ¡Los herederos de Jules Verne! Ahí estaba, como colgado en el espacio, solo por completo, sin una sola palabra, idea o imagen que lo completase. Recuerdo que pensé que era un título bonito, sugerente, y desde luego, que me gustaría ponerle una novela detrás. Ya no pude pensar más que en ello a partir de ese momento. Afortunadamente, comenzaron a unirse ideas a ese hermoso pero solitario título. La primera fue que Jules Verne había dejado en poder de un notario de Amiens una serie de documentos que, con ciertas condiciones, debían entregarse a determinadas personas, a las que calificaba como «sus herederos», aun no siendo de su propia sangre. En esos documentos, trataba de proyectar en el futuro su solitaria existencia, esperando que esas personas le comprendieran mejor que lo habían hecho muchos de los amigos o familiares que le rodearon en vida. Se unió a ello un gran interrogante que siempre se me había plantado: ¿de donde sacaba tiempo Jules Verne para las múltiples actividades que realizaba, y para el enormemente complejo sistema de escribir y corregir pruebas que utilizaba? Y también, ¿cómo era posible que se documentase tan profundamente sobre lugares y sucesos? Incluso hoy, con internet a muestra disposición, a veces es difícil documentarse sobre determinados temas».

Con estas ideas en mente, Gabriel Bermúdez Castillo nos ofrece una novela que es, en sus propias palabras, el relato de una búsqueda tanto material como espiritual. Sus personajes, a semejanza de otros tantos de su amado Verne, deambulan por el espacio y por el tiempo en busca de maravillas sin cuento, recreando con cada nueva aventura de su interminable periplo alguno de los mundos vernianos. Una novela de aventuras de la gran escuela, pero también una moderna novela sobre los viajes por el tiempo en  la que no falta nada de las muchas cosas que pueden encantar y atraer a los lectores.


Wonder Stories (1929-1936)
Una selección de Francisco Arellano

Edición en rústica con solapas, col. "Delirio" número 73, 314 páginas. 25 doblones. A la venta en mayoCiencia-ficción, Independiente.

Cuando a Hugo Gesnback le arrebataron con malas artes la dirección de su querida revista a principios del año 1929, este director de publicaciones de carácter científico no se rindió y se dedicó en cuerpo y alma a la creación de una revista que continuaba directamente con lo que llevaba apenas tres años publicando en la que fue la primera revista de ciencia ficción de todos los tiempos. Fruto de aquella bancarrota ficticia en la que le sumieron sus «amigos» fue el nacimiento de una serie de revistas que, bajo diversas denominaciones, se editaron a lo largo de casi treinta años (1929-1955) y con diversas cabeceras  todas encarriladas alrededor de la palabra «Wonder». La primera de ellas fue (junio de 1929 a mayo de 1930); simultáneamente se publicó (julio de 1929 a mayo de 1930); en mayo de 1930 ambas revistas se fusionaron y aparecieron sin solución de continuidad en el número de junio de 1930, ya bajo el nombre de Wonder Stories,  extendiéndose su historia hasta el número de marzo-abril de 1936. Además, de otoño de 1929 a la primavera de 1930 aparecieron tres números de Science Wonder Quarterly; a estos habría que unirles los diversos Wonder Stories Quarterly que, trimestralmente, vieron la luz entre el verano de 1930 y el invierno de 1933. Bastantes números, más de cien, casi todos ellos con cubiertas del grandísimo Frank R. Paul. Pero la historia no termina aquí, ni muchísimo menos. Nada más cerrar , aparecerá una nueva revista del grupo « en el mes de agosto de 1936 (las cubiertas, a partir de aquí, ya no eran de Paul) con el título de , que duraría hasta el año 1955.

Lo que sigue son relatos de ciencia ficción de la edad dorada de los ; historias que marcaron toda una generación de textos y que, una vez más, se encuentran en las mismas raíces del género. Sin ellas no estaríamos donde estamos ahora. Además, vale la pena echar un vistazo a su temática para darnos cuenta de lo poco que han avanzado las letras en nuestro campo, porque los argumentos (salvando las distancias del tiempo que de ellos nos separan), no son tan diferentes de los que inventan hoy en día los autores más reputados. Juzguen por ustedes mismos.

2 comentarios

Hola. ¿El Cerebro Supremo de Marte forma parte de la saga de John Carter, verdad?

Efectivamente, ha sido un fallo. Es la sexta entrega del ciclo de Barsoom, novela que anteriormente sólo estaba publicada por la denostada Pulp Ediciones.

Un saludo.

Conversaciones




Si Frank Frazetta hubiera ilustrado la Tierra Media

El legendario artista de fantasía heroica y ciencia ficción podría haber ilustrado El Señor de los Anillos de J. R. R. Tolkien, pero el proyecto nunca salió adelante.

Ilustración

 

© 2009-2016 La Espada en la Tinta. Todos los textos y arte son propiedad son propiedad de sus respectivos autores.
La web

La Espada en la Tinta lleva desde 2009 acercando la literatura fantástica a
los lectores de habla hispana apasiona-
dos por el género.
Síguenos

No dejes de visitarnos en nuestras redes sociales.

Nosotros

Editor/Redactor
jefe
Loren Sparrow

Más

Qué es
La redacción
Contacto
Guía para
comentar

En breve
activamos
esta sección
Gracias por aceptar las cookies. Puedes cerrar este mensaje o leer más sobre la política de cookies. Más información | Sobre las cookies